SCP-100
Puntuación: 0+x
1YBBZ.png
Exterior de la tienda frente a SCP-100

Ítem #: SCP-100

Clasificación del Objeto: Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-100 debe tener seis (6) guardias patrullando el perímetro del interior del cercado y dos (2) guardias dedicados al monitoreo del interior y exterior de ambos almacenes y del edifico de vivienda, con rotaciones cada tres (3) horas. Cualquier persona no autorizada que se encuentre dentro de SCP-100 será detenida e interrogada, hasta que se le administren amnésicos y sea liberada.

Tres (3) guardias deben permanecer en la entrada principal de SCP-100, con rotaciones cada ocho (8) horas. La entrada principal de la tienda permanecerá cerrada en todo momento, con las llaves provistas solamente al personal necesario. Se han colocado letreros de "Propiedad privada" y "No Pasar" en el frente de la tienda para detener cualquier intento de ingresar al SCP-100.

Cualquier objeto creado por SCP-100-1 debe ser removido de SCP-100 y derretido, con la excepción de SCP-100-2-A y SCP-100-2-B. En caso de que SCP-100-1 no se muestre cooperativo, SCP-100-2-A y SCP-100-2-B serán removidos de SCP-100 hasta que SCP-100-1 se vuelva cooperativo otra vez.

Los dos (2) almacenes más grandes dentro de SCP-100 han sido convertidos en instalaciones de investigación básicas. Todos los objetos creados por SCP-100-1, excluyendo a SCP-100-2-A y a SCP-100-2-B, deben ser usados para propósitos de investigación. Las pruebas en SCP-100-1 solo podrán llevarse a cabo con la aprobación escrita de el investigador encargado de turno.

Descripción: SCP-100 es un deposito de chatarra abandonado a ochenta (80) kilómetros de █████████, Carolina del sur, conocido como "Jamaican Joe's Junkyard Jubilee". El deposito cubre aproximadamente cinco mil (5,000) metros cuadrados de tierra cercada, que consta de dos almacenes, una tienda delantera y una pequeña vivienda, así como también tierra descuidada y espacios usados para el almacenamiento . SCP-100 tiene aproximadamente mil quinientos (1,500) vehículos, tanto completos como compactados, asi también cuenta con aproximadamente con mil cuatrocientos (1,400) kilogramos de chatarra separada, estimada en 5,000 $ (3,870 €).

Los efectos anómalos de SCP-100 se manifiestan a través de SCP-100-1 y sus construcciones, incluyendo a SCP-100-2-A y SCP-100-2-B. SCP-100-1 y sus creaciones pierden autonomía cuando cruzan el perímetro vallado de SCP-100 y permanecen en este estado hasta que son reintroducidos.

SCP-100-1 es una construcción autónoma e inteligente con forma humanoide consistente en su mayoría por tuberías de cobre, cableado de cobre no aislado y latas de aluminio. SCP-100-1 carece de habilidad para escribir o comunicarse verbalmente, sin embargo posee la habilidad de comunicarse usando un rudimentario lenguaje de señas. SCP-100-1 no se muestra interesado en conversar más allá de las ventas y la información obtenida de él ha sido limitada. SCP-100-1 parece poseer habilidades en artesanía, demostrando habilidad para operar herramientas como soldadores de arco, taladros y sierras, así como maquinaria pesada como por ejemplo compresores de autos.

SCP-100-1 posee la habilidad de crear construcciones autónomas similares a el mismo, usando el material disponible dentro de SCP-100. SCP-100-1 tiende a crear cuatro (4) animales específicos - iguanas, cocodrilos, tortugas y flamencos - sin embargo, se sabe que SCP-100-1 ha creado otras especies como por ejemplo animales domésticos. Para mantener conforme a SCP-100 conforme, se le ha permitido conservar dos (2) objetos, etiquetados como SCP-100-2-A y SCP-100-2-B.

Dtddh.jpg
SCP-100-2-A y SCP-100-2-B patrullando una reparación de la cerca

SCP-100-2-A y SCP-100-2-B son construcciones superficialmente parecidas a insectos, se asume que fueron creados por SCP-100, ya que han estado ocupando SCP-100 desde su descubrimiento inicial. Los nombres "Raymone" y "Beatrice" están soldados en la parte posterior de SCP-100-2-A y SCP-100-2-B respectivamente. Ambos parecen operar tanto como compañeros, como guardias de SCP-100 ya que patrullan su perímetro diariamente excepto durante intervalos de interacción con SCP-100-1.

SCP-100-1 Parece seguir un horario ritual, repitiendo las mismas acciones todos los días.

  • De 0800 a 1500, SCP-100-1 entra a la tienda delantera de SCP-100, sentándose detrás del mostrador e intentando negociar con cualquier humano dentro de SCP-100. Ocasionalmente, SCP-100-1 regresara antes de tiempo por razones desconocidas.
  • De 1500 a 1600, SCP-100-1 interactua con SCP-100-2-A y SCP-100-2-B, comunicándose usando un vago lenguaje de señas usando sus brazos. La interacción parece consistir en el aseo, reparación y actividades parecidas a 'atrapar' y 'escondidas'.
  • De 1600 a 2000, SCP-100-1 realiza varias tareas, incluyendo la recogida de materiales dentro de SCP-100, limpieza y mantenimiento de las herramientas y la maquinaria pesada y limpieza del interior y exterior de las estructuras presentes dentro de SCP-100.
  • De 2000 a 0000, se asume que SCP-100-1 realiza actividades de ocio, desde crear nuevos objetos, interactuar con SCP-100-2-A y SCP-100-2-B, y patrullar SCP-100.
  • De 0000 a 0800, SCP-100-1 entra en la vivienda, donde permanece entado en un escritorio durante todo este periodo

En el caso de que un humano entre a la tienda de SCP-100 durante el intervalo de tiempo en el que SCP-100-1 esté sentado detrás del mostrador, éste intentara negociar con los humanos presentes, usando varios gestos para transmitir su significado. La mayoría de los intentos de SCP-100-1 son de vender chatarra, figuras de su propia creación o servicio de reparación, sin embargo se ha sabido de intentos por parte de SCP-100 de comprar chatarra. Más allá de la incapacidad de SCP-100-1 de leer, posee la habilidad de realizar matemáticas básicas, como se ha demostrado a partir de las ventas.

Las ventas hechas por SCP-100-1 son normalmente algo injustas. Se sabe que SCP-100-1 ha usado escalas fraudulentas de precio y ha contaminado pilas de chatarra con metales más baratos y ha demostrado conocimiento del área de efecto de SCP-100, así como SCP-100-1 ha vendido construcciones repetidamente, a pesar de que pierdan autonomía cuando salen de SCP-100. Esfuerzos para confrontar a SCP-100-1 acerca de este tema han sido recibidos con sufrimiento o indiferencia y siempre refiriéndose a un cartel que hay en la pared que dice "¡No se admiten devoluciones, mon!" independientemente de la respuesta emocional SCP-100-1.

SCP-100 fue descubierto el 11/09/76, siguiendo reportes de extrañas máquinas operando dentro de la chatarreria. Estos rumores fueron descreídos como leyendas urbanas, y un agente de La Fundación fue enviado a SCP-100 para actuar como el propietario de las tierras hasta que la contención fue realizada con el pretexto de una compra de propiedad. Una valla de madera fue construida alrededor del perímetro de SCP-100, ventanas unidireccionales fueron instalados en la entrada principal, y una carretera fue instalada a través e la cercana ciudad de █████████ que redirije la mayoría del trafico civil.

Anexo 100-A: Los registros muestran que la propiedad pertenece a un tal "Joseph Duval", con la dirección de correo al mismo nombre. Compañías de servicios locales reportan que la facturación se había detenido tres (3) meses antes del descubrimiento de SCP-100, que fue encontrado abandonado salvo por SCP-100-1, SCP-100-2-A, SCP-100-2-B y varias figuras de aves y caninos presuntamente hechas por SCP-100-1. El barrido inicial de las estructuras revelo que el área residencial estaba impecable, la única señal de ocupación fue una nota que se encontró pegada al frente de la tienda. (ver Documento 100-A)

Incidente 100-A: El 06/03/05, SCP-100-1 creó una construcción humanoide y autónoma de diez (10) centímetros de altura, esta era la primera vez que lo hacia. esfuerzos significativos fueron puestos en esta construcción comparadas con otras, con grandes detalles aplicados, incluyendo rasgos faciales y "J.J." soldado a su espalada, y hecha en su mayoría de acero inoxidable. SCP-100-1 puso el objeto en el aparador de la tienda durante el periodo en el que el esta detrás del mostrador, ambos usaban un vago lenguaje de señas para comunicarse entre si. siguiendo el procedimiento de confiscación y destrucción del objeto, SCP-100-1 permaneció sentado dentro de la residencia de SCP-100 por un total de diez (10) días.

Documento 100-A: El siguiente documento es una copia de la nota recuperada en el descubrimiento de SCP-100.

SALÍ A ALMORZAR, POR FAVOR HABLEN CON MI ASISTENTE –J.J.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License