Samuel el Topo
Puntuación: +18+x

Samuel era un topo, como cualquier otro topo. Excepto, por supuesto, que al ser un topo, no tenía nombre, porque los topos no pueden inventar nombres para sí mismos ni hacer mucho más que cavar. Y era bueno en eso, o al menos tan bueno como cualquier otro topo.

Aquel día, Samuel estaba cavando, como hacía a menudo, cuando se encontró con un trozo de tierra especialmente firme. Por mucho que cavara, no parecía moverse. Intentó cavar a su alrededor y sólo encontró más tierra firme.

Qué curioso, pensó. O al menos, lo habría pensado, si los topos fueran capaces de pensar. No era normal que Samuel se encontrara con un trozo de tierra tan grande y firme, y él al menos lo sabía. Pero viendo que tenía una guarida que cavar, nuestro querido Samuel se puso a cavar de nuevo contra el suelo grande y firme.

Después de unas horas de cavar, Samuel no se sentía más cerca de atravesar este suelo grande y firme. O al menos, lo habría sentido si los topos fueran capaces de sentir. Decidió tomarse un descanso, apoyándose en ese material frío y duro que parecía no poder traspasar.

Unas horas de sueño más tarde, Samuel sintió un gran THUD del suelo debajo de él. El sonido del impacto lo despertó, haciendo que el pobre Samuel se pusiera nervioso. El suelo bajo él cedió de repente y todo empezó a caer, incluido nuestro pobre Samuel.

Sacudió la cabeza mientras salía del montón de tierra que había obstaculizado su caída. Samuel miró a su alrededor, tratando de identificar en qué situación acababa de aterrizar. Sin embargo, al ser un topo, su visión no era su sentido más fuerte, por lo que Samuel sólo era capaz de ver los contornos de cosas mucho más grandes que él, que se dirigían con pánico hacia una puerta en la distancia.

¿De qué estaban huyendo?

Samuel se dio la vuelta para ver un monstruo aún más grande detrás de él. Era absolutamente enorme, tan grande de hecho, que ocupaba la mayor parte del espacio en el pequeño pasillo abarrotado en el que parecía encontrarse. Samuel olfateó al monstruo, ya que el olor era su sentido más fuerte.

Olía fatal. Olía claramente a metal, como si estuviera cubierto de sangre. Normalmente, una criatura así ahuyentaría a la mayoría de los topos, incluido Samuel, ya que él era un topo normal y corriente. Pero no huyó. No porque fuera valiente, sino porque no tenía a dónde ir.

El monstruo no se movió por un momento. Samuel no lo sabía, pero estaba siendo investigado por la gran monstruosidad. Después de una cuidadosa consideración, el monstruo llegó a la conclusión de que Samuel era un simple topo. Se inclinó hacia adelante, sus poderosas garras apartaron la suciedad de Samuel y lo expusieron a la criatura.

Samuel emitió un chillido asustado, típico de cualquier topo al ser levantado de la suciedad en la que tanto le gustaba estar. Antes de que se diera cuenta, estaba en las garras del monstruo. Samuel movió su cabecita con pánico, sin saber si estaba a punto de ser comido o algo peor. Pero el monstruo no se lo comió.

El monstruo examinó a Samuel, casi pareciendo alegrarse por el hecho de que hubiera soltado semejante grito. Samuel, por su parte, siguió chillando, pues no sabía qué otra cosa hacer ante semejante monstruo que jugaba con él. Con cada chillido el monstruo parecía sonreír más y más, mostrando una dentadura espantosa. La bestia presionó con sus garras a Samuel, no para herirlo, sino simplemente para apretarlo. Samuel respondió de la única manera que sabía, chillando aún más fuerte.

"Me gusta esta criatura."

Aunque Samuel no sabía lo que decía la bestia, ya que los topos no entienden el español, sabía que no estaba siendo devorado. Y eso era algo bueno. No, no sería devorado ese día. En lugar de eso, la criatura se sentó, con su espalda tocando el techo del pasillo y enviando otro fuerte THUD a través de la zona. Sostuvo a Samuel en el agujero del que había caído antes, permitiéndole encontrar apoyo en el suelo y levantarse de sus garras.

Samuel era libre.

Y así decidió alejarse del terrible lugar con el suelo firme y largo. Samuel aprendió algo ese día, o al menos lo habría hecho si los topos fueran capaces de aprender lecciones. Pero aun así, la Fundación seguía sin ser un lugar para los topos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License