Pesadillas de Óxido
Puntuación: 0+x

Corre.

El metal oxidado se extiende tan lejos como se ve. Al corredor no le importa que esto esté solo a unos pocos pies por delante de él. En lo que a él respecta, el corredor claustrofóbico se prolonga para siempre. Y lo hace.

Pero no para él.

No te detengas.

Una mujer se golpea contra una puerta de acero, prístina y brillante en la oscuridad de la bodega. El óxido se escama del suelo cuando ella se arroja contra el acero, jadeando pesadamente. Sus uñas se rompen mientras se arrastran contra la cara lisa de la puerta, buscando frenéticamente algo para girar.

Ellos nunca dejarán de mirar.

No de esta manera.

Un hombre camina lentamente a través de una habitación, llena de cinturones humeantes y pistones. Un ojo humano rueda hacia él mientras una cara se estira a través de un de los cinturones, encerrada en un rictus de dolor y agonía. Un codo humano bombea rápidamente en una máquina cercana, forzando un trozo de algo no identificable estar dentro y fuera. Un par de cuencas vacías lo miran fijamente.

Él nunca mirará hacia otro lado.

Has que se detenga.

Un hombre entra corriendo a una habitación sin salida, deteniéndose a mirar la pared. Grita y se da vuelta, un grito de rabia, confusión y dolor, solo para ver la puerta cerrarse de golpe detrás de él. Él nunca se irá.

Hasta que su linterna muera.

El dolor.

En lo profundo del casco oxidado, una mujer grita. Ella ha estado gritando durante segundos, durante años. Ella no sabe la diferencia. Ella solo sabe que nunca debió haber entrado en este lugar de muerte, acero y carne.

Ella nunca corregirá su error.

No hay salida.

Un hombre se para encima de una cubierta oxidada, flaca y pálida de sus días pasados en la oscuridad, buscando una salida. Un foco de luz lo golpea, se envía un bote y llega un equipo para rescatarlo. El hombre, lleno de alegría, se mueve para saltar.

Él no golpea agua.

Quédate con nosotros.

En el corazón de la nave, mil voces gritan en agonía. Todos están perdidos, muchos durante cientos de años. Algunos por días Todos gritan el mismo grito desgarrador que solo los moribundos saben.

Y nunca se detendrán.


El equipo se perdió después de reportar la entrada a la "navegación central". El equipo de rescate se perdió después de informar la investigación de "gritos" en una sección de la carga.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License