Rota
Puntuación: 0+x

Duele… No saben lo que duele, pero sí. Tan mal.

Cada vez que trato de hablar, sólo empeora. Ellos vienen a mí, me escuchan, me examinan… Abrieron las cosas, cortaron en mi carne… Y cuando intento correr, lo hacen peor. Incluso cuando los miro, se pone peor…

No puedo respirar. El aire aquí está tan… mal. Echo de menos mi casa, pero no me dejan ir… ¿Por qué no me dejan ir?

Los otros enviaron a algunos de ellos a buscarme… No muchos, pero algunos. Puedo sentirlos. Al principio, era sólo la observación de uno y algunos de los otros. El desconocido. Entonces… ellos los enviaron.

Y no sólo uno de ellos. Enviaron… a tantos. Las habitaciones. Del mundo. Incluso trozos del universo. Razas enteras, desarraigadas, arrojadas a través del vacío. Para mi. Todo por mí. Incluso llegó el dragón, y eso… eso fue aterrador. Nunca pensé que la enviarían. Ella está cerca. Ella puede olerme. Ella sigue tratando de alcanzarme, pero estos nuevos la mantienen encerrada también…

No soy tan importante. Era el único, ¿no? Sólo uno de ellos. Tan dulce. Suculento. ¿Cómo iba a saber qué le pasaría? Sólo estaba siguiendo mi naturaleza. Y su piel era tan suave…

Quieren que me vaya. Destruido. Todos ellos. Incluso los que solían amarme…

Estos nuevos… me sofocan. Cegarme. Lastimarme. ¡Yo los quemo y los corto y los rasgo, y NO ME DEJAN IR! ¡ELLOS SÓLO SIGUEN DAÑANDOME!

¡Sólo quiero CORRER! ¡Ser LIBRE! ALIMENTARME.

Sólo quiero sus pieles.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License