Asciende

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.

Aviso%202.png

Puntuación: 0+x

Asciende.

El Profesor Charles Burrows no tuvo más remedio que cumplir. No tenía idea de cómo llegó aquí, ni siquiera de dónde estaba "aquí"; en un momento estaba sentado en la oficina de su casa, haciendo algo de papeleo, y al siguiente estaba aquí, parado solo en una habitación vacía de concreto. Solo con la voz.

Que bien que me acompañe, Profesor. Venga, hay mucho que ver y muy poco tiempo.

"¿Qué? ¿Quién eres? ¿Qué es este lugar?"

Muchas preguntas. Supongo que es de esperarse de un hombre en su posición. Todo a su debido tiempo, Profesor. Comencemos nuestra pequeña excursión.

Una puerta apareció en la pared opuesta de la cámara, aparentemente de la nada. El Profesor Burrows, al no ver otra opción, caminó por ella. No era alguien que perdiera la calma rápidamente; Vería lo que esta cosa quería y evaluaría la situación en consecuencia. Se encontró en un bullicioso complejo de oficinas: Hombres y mujeres de aspecto ocupados caminaban entre filas de computadoras y archivadores, deteniéndose ocasionalmente en una estación u otra para revisar un monitor o mirar un archivo. Todo el lugar era una colmena de actividad intencional. Nadie pareció darse cuenta del pequeño hombre con vaqueros y una chaqueta de lana.

Bienvenido a Sitio-27, Profesor.

No se suponía que estuviera aquí, pensó Burrows. Esta era una situación peligrosa; ya podría estar comprometido. Sin embargo, no estaba seguro de que la voz supiera exactamente quién y qué era, y no estaba dispuesto a darle ninguna pista.

"¿Sitio-27? ¿Es una especie de instalación gubernamental?" dijo, fingiendo ignorancia.

El gobierno nunca podría soñar con poder esconderse tan bien. Incluso este primer nivel está oculto a simple vista, disfrazado de la sede regional de una importante empresa de análisis de datos. La mayoría de los empleados que ven aquí no tienen idea de lo que hay debajo de sus pies. Pero yo si. Continuemos.

Burrows sintió que sus pies avanzaban, sin detenerse nunca para consultar con su cabeza. Se acercó a uno de los escritorios. Un hombre liso, con ligero sobrepeso y vestido con un traje marrón estaba sentado, mirando su monitor con una expresión en blanco.

Este es Robert Helms, analista de datos junior. Ha estado trabajando aquí durante los últimos nueve años, sin saber qué escondía este lugar bajo su fachada aburrida. No es un hombre particularmente inteligente, aunque se considera a sí mismo como tal, ni tiene un talento especial de ninguna manera significativa. Odia su trabajo, le gusta pescar, ama a su familia y, en general, trata de sobrevivir hasta su jubilación. Nunca esperó mucho de la vida, y nunca consiguió mucho. Estará muerto en veinte minutos. Su posición se le otorgará a algún otro engranaje sin rostro, su familia se afligirá y se mudará, y muy pronto, será completamente olvidado, ya que no tuvo un impacto duradero en el mundo en el que pasó cuarenta y dos años viviendo.

"¿Cómo puedes saber eso?" Preguntó Burrows, más por ira que por cualquier otra cosa. El hombre, Helms, se sacudió a sí mismo y se estiró, con la mano atravesando el pecho de Burrows. El Profesor saltó hacia atrás, sobresaltado. Helms no pareció darse cuenta y se apartó de su escritorio, dirigiéndose a una máquina de refrescos cercana.

Profesor, me decepcionas. Pensé que ya te habrías dado cuenta de que en realidad no estás aquí, al menos en el sentido limitado de la palabra. En cuanto a cómo sé qué será del pobre Sr. Helms, bueno, quizás nuestra próxima parada arroje algo de luz sobre ese tema. Hacia adelante y hacia abajo, Profesor. Siempre hacia abajo.
 
Burrows sintió una extraña sensación de hundimiento, y miró hacia abajo para ver sus piernas atravesar el suelo. Trató de luchar, pero cada movimiento que hizo solo lo hizo hundirse más rápido. Después de un momento extremadamente desagradable en el que sus ojos y el cemento ocupaban el mismo lugar al mismo tiempo, se encontró en un espacio bastante diferente al que acababa de abandonar; el caos zumbante del piso superior fue reemplazado por un silencio casi total, interrumpido solo por el susurro ocasional de los científicos que trabajan en una de las muchas estaciones.

Este es el verdadero Sitio-27, o al menos su sección de investigación, hogar de algunas de las mentes más grandes de la humanidad. Como el Dr. Spengler aquí mismo.

Una vez más, el cuerpo de Burrows se movió por su propia voluntad, esta vez acercándose a uno de los científicos. El hombre no podría haber sido mucho mayor que veinticinco, un hombre alto, con gafas y con una bata blanca.

Dr. Henry Spengler, de veintiséis años. Con un coeficiente intelectual de 190, es una de las personas más inteligentes del planeta. Podría haber sido lo que quisiera y eligió trabajar para la Fundación. Sacrificó una carrera en el centro de atención del mundo científico para trabajar en las sombras, ayudando a la humanidad a defenderse de los peligros que la mayoría de ellos nunca podrán saber ni siquiera que existen. Él es, por todas las cuentas, un hombre bueno y noble. En sus seis años de trabajo para la Fundación, salvó las vidas de al menos cincuenta de sus compañeros de una forma u otra, y su investigación de varios objetos SCP salvó a muchos más. Estará muerto en quince minutos. A pesar de todas sus buenas intenciones y talento, sus contribuciones finalmente no tendrán un efecto duradero en el destino del mundo, y al igual que el Sr. Helms, está condenado a ser olvidado, habiendo despilfarrado su potencial.

"¿Desaprovechó su potencial? Si este hombre salvó incluso una vida, no despilfarró nada."

Si fueras otra persona, Profesor, podría haber pensado que realmente crees eso. Sin embargo, usted sabe mejor que yo. Ven, una última parada.

Hacia abajo de nuevo. Esta vez, el Profesor se encontró en un largo pasillo gris, flanqueado en ambos lados por enormes puertas de acero.

Área de contención del Sitio-27, el corazón de la instalación. Veintitrés elementos de nivel Seguro y siete elementos de nivel Euclid se almacenan aquí. Algunos de ellos son de particular interés para nuestra pequeña expedición.

Siguiendo la voz, el Profesor entró en una de las celdas. Dentro había una criatura pequeña y brillante hecha de lo que parecía ser un vidrio multicolor. Un colibrí.

Esta criatura es completamente inofensiva en su forma actual. Está clasificado como Euclid, ya que lo que lo hace peligroso es increíblemente raro. No eligió ser como es, nunca quiso ser tan peligroso. Es un inocente espectador de su propio poder. Aún así, lo mantienen encerrado, por si acaso. Si lo piensas, "por si acaso" cubre aproximadamente el 90% de lo que hace la Fundación. Una organización tan cuidadosa. Tan…preparada. O eso creen ellos.

Un pequeño tintineo. La puerta fue abierta por un gran hombre de uniforme. Sacó un objeto pequeño de su bolsillo y lo dejó en el suelo junto al ave reluciente, un lingote de metal.

Capitán Vincent Tallow, vicepresidente de seguridad. Se cansó de trabajar turnos de doce horas durante seis días a la semana por el salario que estaba recibiendo, así que fue a buscar a otro lado. Encontró una organización más que dispuesta a pagarle lo que quería, una organización con la que pronto se familiarizará mucho más. Piensa que tendrá tiempo suficiente para escapar. Él está equivocado.

El ave notó el lingote, y rápidamente comenzó a chuparlo, como si fuera una flor. El brillo se hizo más fuerte y más brillante, convirtiéndose rápidamente en uno cegador.

Iridium, su favorito. Comerá y comerá hasta que no pueda comer más y luego, bueno…

A pesar de sí mismo, el Profesor habló. "La Fundación está preparada para lidiar con las brechas de contención. Es para lo que está aquí. No vas a hacer nada con eso."

¿No más ignorancia fingida? Bien, se estaba poniendo cansado. No, estoy de acuerdo, una brecha de contención no haría mucho. Pero ¿qué hay de dos?

El sonido de las alarmas perforó los oídos del Profesor. Vino de la siguiente celda.

¿Cinco?

Más alarmas, ahora procedentes de muchas más celdas.

¿Diez?

La cacofonía estaba partiendoles las orejas.

¿Treinta?

El sonido de las alarmas ahora estaba salpicada de gritos.

El Profesor miró a su alrededor con horror. La criatura ardía como un sol en miniatura, y la puerta de acero de su celda comenzaba a derretirse. "¡Tienes que detener esto! ¡No tienes idea de lo que estás haciendo! ¿Sabes cuánto daño podría causar, cuántas personas morirán?"

Por supuesto que sí, y ese es el punto de esta expedición. Las personas morirán porque eligen permanecer impotentes, restringir sus ambiciones de poder para mantener una falsa sensación de seguridad, de normalidad. Tantos fenómenos sin sentido como ese pájaro pueden derribarte sin pensarlo dos veces, sin un primero. ¿No te das cuenta del tipo de poder que puedes poseer si solo te permites ejercerlo? Estoy destruyendo el Sitio-27 porque puedo, porque elijo hacerlo. ¿Cuándo fue la última vez que hizo una elección, O5-3, una elección real? ¿Cuándo alguno de ustedes?

La cosa sabía quién era él. Lo supo todo el tiempo. "¿Que eres?" O5-3 preguntó.

Soy la Llama en el Sur, la culminación de la ambición y el deseo humanos. Soy el más grande de los cuatro, lo que conduce hacia adelante. Soy el Pulso del Mundo. No soy tu enemigo, todo lo contrario. Seré tu salvador, si me lo permites. Regresaré a la humanidad a su lugar apropiado en la parte superior, incluso si tengo que arrastrarla allí pateando y gritando. Y el camino hacia la humanidad se encuentra a través de la Fundación, como ambos sabemos.

O5-03 no tenía nada que decir a eso.

Creo que te dejé bastante con que pensar. Es hora de que te vayas a casa.

Y así, O5-3 se encontró de vuelta en su escritorio, con pilas de papeles sin terminar sin ser molestadas. Junto a ellos, el teléfono rojo sonaba. No se hacía ilusiones sobre de qué se trataba la llamada.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License