Revelación
Puntuación: 0+x

Yahvé entró en el valle, más asombrado de lo que nunca podía recordar sentido. Un asombro más allá de las palabras. //Nunca/ estuvo en un estado de pérdida de palabras.

El Valle - Su Valle - estaba lleno. Una inundación masiva de espíritus, de cosas con alas, de serpientes, de monstruos, de gente, de… de…

De otros.

Un espíritu de ballena se abalanzó encima. Una gigantesca cosa peluda pesadamente abrió su camino a través de una montaña distante. Un grupo de pequeños y brillantes humanoides azules volaron por delante de su cara, riendo, y desaparecieron otra vez. Una figura humanoide de negro puro apareció, parpadeó ante Él, y desapareció de nuevo. Un masivo no-ciempiés se deslizó, dándole una mirada pasajera.

Casi en un estupor, Yahvé hizo su camino hacia la multitud humanoide, sintiendo, por primera vez que podía recordar, la necesidad instintiva de estar cerca de otros como Él.

Mientras se acercaba, una figura se separó de la multitud. Una serena mujer de piel morena con piercings en el labio, y el pelo largo y oscuro. Por un momento el Señor se encontró extrañamente atraído—

Yo no soy un hombre, no deseo el conocimiento carnal-

"¡Él!" dijo la mujer.

"¿Quién eres?" Preguntó el Señor, antes de que pudiera registrar la imposibilidad de la pregunta en la cabeza.

La mujer lo miró divertida. "Supongo que no es de extrañar que no me recuerdas. Todos hemos olvidado mucho en los últimos mil años. Pero sobre todo."

Yahvé no se le ocurría nada que decir.

"Asera," dijo ella. "Es Asera. Yo era tu consorte durante varios cientos de años."

Había indicios extraños dentro de su cabeza, recuerdos exóticos que Él no podía comprender—

Eran otros dioses, fueron los falsos ídolos de los tiempos antiguos, Él se acordó de ser un dios del viento y un dios de la tormenta y un dios del sol, una deidad celosa, Él se acordó de la creación de los Cielos y la Tierra en siete días, Él (él) recordó ser un chico no-divino todavía, indescriptiblemente poderoso nacido en el sufrimiento y el dolor, Se acordó de ser otra persona obligada a ser la forma de un dios artificial, Se acordó de un sentimiento de júbilo al darse cuenta que fue el último dios de pie, el último dios que no se había desvanecido, y el futuro de la Tierra era su siempre, Se acordó de que no tiene padres, Él (él) recordó la sonrisa de su abuela, Recordaba un millón de recuerdos contradictorios imposibles, y qué estaba haciendo que esta maldita forma humana los dejase entrar, eran ellos-

"¡Suficiente!" Rugió.

Yahve levantó la mano, miró a la multitud de criaturas pisoteando a través de su valle, y con un gesto de su mano limpió todos los falsos dioses de la existencia.

O… Intentó, de todos modos. Lo que realmente hizo fue alzar su mano, y luego nada sucedió.

"Sabes," Asera dijo con una sonrisa irónica, "Puedo ser tu ex, pero ser borrada de la existencia es una cosa muy desagradable a tratar de hacer."

Ella puso su mano sobre el hombro de Yahvé sin su permiso, y no explotó en la nada de la blasfemia.

"Sé por qué estás aquí," dijo ella. Señaló, dirigiendo su mirada hacia el centro del valle.

Yahvé vio, un pequeño objeto que flotaba en un núcleo de ondulaciones de luces de colores que se movía como si fueran agua.

Era el bloqueo.

"Estás aquí para el fin del mundo", dijo Asera. "Y así que somos todos. Aquí todo el mundo."

"Esto no es posible", dijo el Señor. Se sentía con vértigo de nuevo.

"Para ser franca," dijo Asera. "No estoy realmente segura de que soy la Asera, y no estoy realmente seguro de que eres el Yahve."

"Qué."

"Tu puede haber notado que recuerdas un montón de cosas contradictorias", dijo. "Yo también me acuerdo ayudando a crear el mundo y haber nacido en él cuando era antiguo. Eso es sólo el comienzo. Ahora tal vez este tipo de cosas es parte de ser un dios, o tal vez… Tal vez es sólo parte de ser más poderoso de lo que un humano nunca fue destinado a ser". Volvió a mirar a la multitud. "No todas estas cosas son dioses, lo sé a ciencia cierta. Somos sólo dos de los seres que se "supone" van a acabar con el mundo. Todo el mundo en este valle."

Yahvé volvió su mirada en ella. "Así que - todos ustedes - están para hacer la guerra contra mí, ¿venir contra mí para detener Mi Fin de los Días?"

"Bueno sí." Ella parecía un poco incómoda, como si estuviera tratando de explicar algo a alguien dolorosamente lento. "No es realmente acerca de usted… en concreto. En realidad, no creo que la mitad de los, uh, sí, pero el mundo aquí se conoce entre sí desde hace, literalmente, unos minutos. No pueden pelear aquí, pero… más de ellos no están contentos al saber que tienen competencia. No sólo tú".

Trató de comprender esto. Un pensamiento que Él estaba completamente acostumbrado a tener. "¿Crees que se puede estar en contra de la fuerza del único Dios verdadero? ¿Crees que se puede decretar tu propio Fin de los Días?"

Asera se encogió de hombros. "No lo sé ¿Tal vez? Yo no lo voy a intentar."

Él parpadeó, momentáneamente desconcertado. "¿Tu no vas a tratar de acabar con el mundo?"

"¿Yo?" Asera resopló. "Joder no".

"Me dijiste… ¿Entonces por qué estás aquí?"

"Pude haber sido llamada aquí, pero ni siquiera ese bloqueo puede hacerme acabar con el mundo. ¿Alguna vez has probado mariscos en Singapur? ¿Alguna vez has utilizado un teléfono inteligente? ¿Pasar a través de la selva? ¿Visto Cirque du Soleil? ¿Volado en un avión? ¿navegar? ¿Mirar en Internet porno con tentáculos? ¿Visto Star Wars? ¿Explorar la Biblioteca del Errante? ¿Te has perdido en los laberintos de hormigón de las nuevas ciudades humanas? No, me gusta el mundo tal como es, gracias. Puede ser jodido, pero destrozarlo no va a mejorar nada".

Él la miró fijamente.

"Así que no," dijo ella. "No pienso en el fin del mundo. En realidad no pienso dejar que se termine el mundo, sea por mí, o cualquier otra persona." Hizo una pausa. "Lo lamento."

Ira divina se levantó en el Señor de nuevo, y abriendo su boca, sólo para ser interrumpido una vez más.

"Perdón", dijo la voz de otra mujer.

La voz de la mujer nueva no fue elevada, o potente, pero de alguna manera todo el mundo en el Valle la oyó. Y todos se volvieron a mirar.

Era una mujer de piel oscura, de África, con un traje gris, caminando hacia el valle. Su lenguaje corporal decía que era un tanto modesta y confiada. Yahvé supo de inmediato que era un ser humano ordinario, no como estas criaturas extrañas pululando a su alrededor, pero él no la reconoció.

Él no la reconoció.

Eso no debería haber sido posible, nunca, ni siquiera en esta forma humana limitada. Yahvé sabía todo, y aunque estos falsos dioses y "Finales del Mundo" fueron capaces de obstaculizarla de alguna manera, no debe ser humana–

"Vengo en nombre de la Fundación SCP", dijo la mujer. "Algunos de ustedes saben quiénes somos. Algunos de ustedes no. La Fundación son los protectores de la humanidad. Algunos de ustedes los hemos encarcelados, algunos de ustedes los hemos negociado, todo en defensa de la humanidad." Se sentó en el suelo, con las piernas cruzadas, con una formalidad inherente en sus movimientos, una especie de ritual que Yahvé casi reconoció… "Yo he venido a hablar."

Hubo un largo silencio.

"¿Y qué eres tu?" Una criatura de piel carmesí le preguntó.

"Yo soy un ser humano", dijo. "Yo soy el administrador de la Fundación SCP."

"Imposible," dijo el Señor. "Yo sabía de todos los Administradores. El último de ellos murió hace años, y tú no eres él. Tu no eres ninguno de ellos."

"Estoy protegida de—" la mujer comenzó.

"Tu no eres humana", una entidad con forma de pantera gritó entre la multitud. Yahvé hervía por la interrupción. "Si fueras humana, sería capaz de tocarte."

"Yo estoy protegida", dijo el nuevo administrador. "Pero fuera de mi protección, yo realmente no soy más que un ser humano. Al igual que todos los seres humanos que planea matar en su búsqueda para acabar con el mundo."

"Entonces, ¿qué es lo que quieres, humana?" preguntó otro Fin del Mundo.

"Podemos abrirles el camino a mundos libres de la vida sensible. Muchos mundos. Espacio suficiente para todos ustedes. Usted no tendrá que poner fin a este mundo. Ningún ser humano tendrá que morir. Usted tendrá un centenar de otros." Hizo una pausa. "Quiero que dejes este mundo vivir y el resto de su historia en paz."

Un clamor de voces estalló. No todo fue verbal - mucho fue transmitido por el pensamiento.

Qué estas diciendo—

Se supone que esto es un insulto—

Yo vengo a salvar el mundo, tengo que acabar con el para salvarlo—

Este no es el lugar de un humano—

Este es el final de los días—

¿Cómo llegaste aquí?, ¿cómo no lo hizo ninguno de vosotros?—
Todo se quema—
//Esta edad es superior, como la de los siglos antes de este que también tuvieran un fin—

Qué me va a negar, ciertamente no es una cosa pequeña como—

"¿Qué es lo que ofreces a cambio, humana?" una masiva, era lo que pedía un zorro peludo, una vez que las voces empezaron a tranquilizarse.

"A cambio…" vaciló El Administrador. Aunque no podía leer su mente, el Señor podía decir que no estaba seguro de lo que iba a decir. Incierto, incluso asustado.

"A cambio, no vamos a destruir."

Silencio. Algunas de las entidades se rieron. La mayoría parecía indiferente o simplemente desconcertado. Muchos comenzaron a seguir adelante, al parecer por perder el interés.

"¿Será que ninguno de ustedes considerar mi oferta?" pidió al Administrador.

Ni uno respondió.

"Muy bien." El Administrador se irguió.

"¿Por qué no unirse a nosotros, humano?" una forma azul amorfa llamaba entre la multitud. "Lleve a su Fundación y haga llegar el fin del mundo con nosotros. En el nuevo mundo, usted tendrá todo lo que pueda desear. Cualquier cosa que te puedas imaginar."

"Somos la Fundación", dijo el Administrador. "No vamos a adorarlos a ustedes. No nos uniremos a ti. No vamos a volver a escondernos en tu miedo. Espero que cambie su mente, pero vamos a estar en contra de usted, y solo, si tenemos que hacerlo."

Miró a Yahvé, directamente, y por un instante fugaz, el Señor pensó en sí mismo como SCP-343.

"Todos ustedes", dijo el Administrador.

Su forma parpadeó, y ella desapareció del Valle, sin dejar rastro.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License