Juegos de Razumite
Puntuación: +1+x

Un xenobiólogo y una botánica se sentaron bajo la sombra de un árbol en el bosque fuera del Sitio-93. La última apoyó la cabeza en el hombro del primero y canto suavemente. Después de varios momentos, se cepilló el corto cabello rubio detrás de la oreja y buscó en el bolsillo de la chaqueta, donde sacó una delgada cadena. Una pequeña talla de plata de un tulipán colgaba de su extremo.

El xenobiólogo sostuvo delicadamente la flor de metal y la miró, con una ceja levantada.

"Entonces regresarás…" aclaró la botánica. “Los tulipanes son perennes. Siempre vuelven.”

La botánica apretó fuertemente la mano de su compañero.

“Prométeme que volverás…"

El xenobiólogo pasó un pulgar sobre el colgante. Un pequeño corazón fue grabado en el centro del tallo.

"Será una misión de rutina", respondió el xenobiólogo con una sonrisa tranquilizadora. "¿Que es lo peor que puede pasar?"


La Dra. Sandra González se sentó a los pies de un pino alto bajo un cielo violeta. En todo su uniforme, se podían ver varios pequeños cortes donde una horda de arañas mecánicas había intentado agarrarla, con la piel bronceada visible a través de los agujeros en la tela de color negro azabache. Su largo cabello hasta el cuello se dejó caer mientras silababa silenciosamente para sí misma, pasando los delgados dedos de su mano derecha sobre el fresco metal del colgante de tulipán que guardaba en su bolsillo.

Alrededor de ella, los miembros supervivientes de Eta-13 charlaron entre ellos, habiendo escapado de un peligro. Habían empezado el día con veinte. Ahora estaban disminuidos a trece.

"Está bien." La profunda voz de Well rompió su concentración. Miró hacia arriba para ver al sargento desgarrado por la batalla que señalaba un lugar en el centro del claro. "Reunanse gente, tenemos algunas cosas que discutir."

La Dra. González suspiró y se ató el cabello hacia atrás antes de unirse al pequeño semicírculo que se había formado frente a Wells y al Dr. Baldric. Cuando se contaron a todos los presentes, Baldric dibujó un pequeño esquema en la tierra.


Drawing1.jpg

"Está bien", comenzó Wells, señalando la X. "Aquí es donde estamos. Por razones obvias, no podemos volver por donde vinimos." Wells señaló el garabato de una araña enojada junto a la X. "Por suerte para nosotros, esta parte particular de la Pasaje tiene otro medio para acceder a SCP-2344, no lejos de aquí."

"Esta segunda puerta está ubicada en un antiguo puesto de avanzada de la Fundación", dijo Baldric mientras comenzaba a agregar al esquema.


Drawing2.jpg

“Se llamaba Puesto Cronos. Como todos aún tenemos nuestras llaves, deberíamos poder usar esto como un medio para volver a SCP-2344. Eso no solo nos ubicaría en una parte separada del pasaje de la que acabamos de encontrar, sino que esa sección del Pasaje también está cerca del Puesto Armstrong."


Drawing3.jpg

"Para aquellos de ustedes que no lo saben, eso cae dentro del territorio de 2344-1-Alfa. O como preferirían que se les llame, los Oldomeritas", continuó Baldric.

"Este grupo en particular es altamente cooperativo con las expediciones de la Fundación", agregó Wells. "Se asegurarán de ayudarnos a llegar a casa, o al menos a Puesto Armstrong. Sin alboroto, sin desastres."


Drawing4.jpg

Baldric agregó una pequeña carita sonriente en la tierra, sonriendo mientras miraba a Wells. El sargento puso los ojos en blanco. El resto del grupo de trabajo murmuró con los sonidos de aprobación, a excepción de González.

“¿Sin problemas?” Preguntó González. "Antes de que todos nos incorporemos a este plan, creo que deberías poner al tanto a los demás de un pequeño detalle sobre el Puesto Cronos."

González se volteo hacia Candle.

"James, recuérdame otra vez. ¿Por qué fue abandonado el Puesto Cronos?

El médico suspiró y cerró los ojos.

"Los nativos de allí mataron al personal y arrasaron la mayor parte del puesto de avanzada."

"Nuestro equipo actualmente está formado por un puñado de científicos y siete agentes de seguridad", continuó González. "Eso no es una fuerza de combate capaz de asaltar unas ruinas ocupadas."

"¿Y qué sugieres que hagamos, Sandra?", Preguntó Baldric. "¿Esperas que esperemos por aquí?"

"¿Por qué no?" González se encogió de hombros. "Espera un día para que esas arañas se retiren, y luego volvemos por donde vinimos."

"Lo que sea que envíen a esas arañas sabrá que no terminaron el trabajo", intervino Wells. "Si nos consideras muy poco contra los nativos, ¿qué tan bien crees que haríamos contra una fuerza radical de agentes de la mano?”

"Vamos por un enfoque de 'el menor de dos males'", agregó Baldric. "Confia en mí, si hubiera una tercera opción menos peligrosa, ni siquiera habríamos considerado este esquema. Estamos escasos de suerte."

"Nos estás llevando a nuestra muerte." González sacudió la cabeza.

"Es mejor enfrentarlo en lugar de esperar aquí para que nos encuentre", dijo la Agente Turner, su voz monótona sonaba desde la parte posterior del grupo. González se volvió hacia la esbelta mujer asiática. Mientras se preparaba para responder, se podían escuchar susurros de acuerdo entre el resto del grupo de trabajo. González levantó las manos con frustración.

"Bueno, está bien entonces", admitió.

Wells y Baldric dieron ambos asentimientos satisfechos.

"Prepárence para viajar." Wells ordenó. "Tenemos una buena cantidad de terreno que cubrir."


Después de varias horas de viaje, el sol comenzó a ponerse, provocando que el cielo violeta se convirtiera en un merlot profundo. Finalmente, la luz comenzó a morir, lo que obligó a Eta-13 a acampar en la cima de una colina. Mientras que el resto del destacamento movil se quedó dormido, González optó por permanecer despierto. Sus ojos estaban pegados al cielo. Si bien este mundo no tenía luna para iluminar el horizonte, la oscuridad estaba atravesada por el débil resplandor de innumerables estrellas.

"¿Por qué consideraste necesario discutir con Wells?"

González saltó ante el sonido de una voz monótona a su lado. Sentada en un tocón a pocos metros de distancia, estaba Jia Turner.

"Porque no quería que Wells nos matara al resto de nosotros", respondió González rotundamente.

"No todos…" Turner sonrió. "Esto es, que, ¿tu tercer viaje a través de la Puerta? ¿Cuarto?"

"Cuarto…"

"Eso pense. ¿Asustada?"

"…aterrorizada."

"Yo también." Turner asintió. "Este es mi decimocuarto. No es exactamente el récord de Candle, pero sí cerrado. Cada una de esas misiones fue dirigida por Baldric y Wells. Muchas casi terminan mal."

González dejó escapar un suspiro de agotamiento.

"¿Cuál es tu punto?", Preguntó.

"He trabajado con Baldric y Wells durante mucho tiempo", explicó Turner. "Discuten sobre todo. Una vez los vi entrar en un acalorado debate sobre si el papel higiénico va por encima o por debajo. Entonces, cuando están de acuerdo en algo, hay una gran posibilidad de que sea la mejor opción."

Luego se rió brevemente, mientras miraba hacia el cielo.

"Le prometiste a la Dr. Hayes que volverías con ella, ¿verdad?", Preguntó. "Ella es la que te dio ese colgante de tulipán, ¿verdad? Te he visto juguetear con el siempre que puedes.”

"¿Qué? ¿Cómo llegaste a esa…?" González regresó, deteniéndose cuando Turner levantó la mano con una sonrisa maliciosa.

"También paso mucho de mi tiempo libre en el bosque cerca del Sitio-93. Mi punto es que Baldric y Wells saben lo que están haciendo. Te llevarán de regreso a Cameron en una sola pieza. Solo tienes que darles el beneficio de la duda."

González se calló. Ella se quedó mirando el cielo por varios momentos antes de sacar el colgante de tulipán, frotando con el pulgar el grabado del corazón.

"Antes de irnos, le dije a Cameron que iba a ser una misión de rutina", dijo González con una sonrisa triste. "'Qué podría salir mal…pregunté."

"La ironía es una perra", dijo Turner mientras reprimía una carcajada. Se demoró unos instantes más antes de finalmente ponerse de pie, volviendo su mirada al cielo.

"De todos modos", agregó ella. "Seguro que es una hermosa noche fuera. Cuídate."

González sostuvo el colgante de tulipán con fuerza mientras Turner se alejaba en silencio.


Eta-13 continuó su caminata a primera luz. Las colinas y los árboles de los bosques descendieron lentamente en praderas y matorrales. Cuanto más avanzaba el grupo, más estrechamente sostenían sus armas todos los demás. Si bien todavía no había signos de los nativos, siempre existía la posibilidad de que una ballesta saliera volando de la hierba alta.

González marchó cerca del centro del grupo, detrás de Candle y un joven ingeniero que nunca parecía dejar de lado al médico. Los bordes del colgante de tulipán comenzaron a cortarse en su palma mientras apretaba continuamente la ficha de metal, sus ojos se lanzaban rápidamente en busca de luz reflejada en la hierba. Después de otra hora de caminata, Wells finalmente hizo que el equipo se detuviera para un breve descanso. González se sentó y cerró los ojos, murmurando para sí misma mientras intentaba calmar su corazón palpitante.

Vaya, vaya, vaya. Tantos humanos tan lejos de casa.

Una voz débil, familiar y femenina sonaba en el fondo de la mente de González. Los ojos de González se abrieron de golpe. El resto del destacamento movil se sorprendió igualmente, sugiriendo que también habían escuchado la voz. Las manos se lanzaron hacia las armas cuando una pequeña esfera de luz rosada resplandeciente se manifestó en el centro del grupo.

Pensé que habías abandonado tu pequeño fuerte aquí.

La voz llegó mucho más clara esta vez. González lo reconoció como la misma voz que pertenecía a cierta botánica que ella conocía.

"¿Qué eres?" Preguntó Bell con asombro, su boca ligeramente abierta mientras miraba con asombro.

"Eso es un 2344-1-Theta", respondió Baldric. "También conocido como Razumite. Pueden comunicarse directamente con la conciencia de la mayoría de los seres."

"Eso también significa que pueden leer las mentes hasta cierto punto", agregó Wells.

Algo. La entidad habló. Los humanos que vivían en esa base que tenías aquí me llamaban Lilith. Ustedes los humanos realmente saben adular. Pero suficiente acerca de mí, ¿qué los trae a todos tan profundamente en esta tierra aburrida? ¿Regresando para recuperar tu castillo?

"Es nuestro problema", respondió Wells.

Oh no. Ya no. Respondió Lilith, flotando hacia Wells. Tú eres el rey aquí, ¿verdad? O al menos el tonto líder. ¿Tratando de volver a casa? Tal vez pueda ayudarte?
 
“¿Ayudarnos cómo?” Preguntó Baldric.

Bueno… Lilith flotó perezosamente hacia Baldric. Alguien tiene que asegurarse de que no le diga a los Camdorianos que estás aquí. Después de todo, seguro que odian a los "seres de las tres flechas." Dios sabe lo que podrían hacerte si te atraparan.

La bola de luz se lanzó entonces hacia Candle.

Oh, tonto de mi, tu ya lo sabes, ¿verdad? Aun mejor.

Candle miró al suelo.

“¿Cuáles son tus demandas?” Preguntó Wells. La atención del orbe volvió a él.

Nada demasiado extravagante. Necesito una llave para la Ruta del Planeador. Todos ustedes parecen tener suficientes.

"¿Por qué?" Las cejas de Baldric se alzaron. "Los Razumites pueden aparecer dentro y fuera del Pasaje a voluntad. No necesitas una"

Es mi problema. Lilith alegremente chirrió. ¿Tenemos un trato?

"No puedo hacerlo", respondió Wells bruscamente. El orbe rosa parecía moverse rápidamente hacia arriba y hacia abajo, como si se estuviera riendo.

¿Y por qué?

"Nos está pidiendo que abandonemos voluntariamente a uno de nuestros miembros", dijo Baldric. "Eso no es algo que vamos a hacer. No hemos visto ninguna señal de estos "camdorianos" durante todo nuestro tiempo aquí. Por lo que sabemos, solo eres otro estafador."

Pero, ¿acaso no quieres aprovechar esa oportunidad, erudito? Lilith cerró rápidamente la distancia entre él y Baldric. ¿Vas a arriesgar trece vidas para salvar una?

El orbe rosa luego se acercó a Wells.

Tu pobre liderazgo ya te costó la vida de siete personas. ¿Quieres más sangre en tus manos?

Lilith luego desapareció, y reapareció al lado de Candle.

Ya dejaste a una persona atrás. Deberías poder volver a hacerlo fácilmente.

Candle inmediatamente apretó sus puños mientras miraba en silencio al Razumite.

¿O tal vez prefieres ser voluntario para quedarte atrás? ¿Aliviar esa pesada conciencia?

Lilith luego dirigió su atención a González.

Ooooooooh… El orbe flotó lentamente hacia ella. Tienes a alguien esperándote. ¿No vale una vida volver a ver a Cameron? Ayúdame y yo te ayudaré. Mi camino es el tercer camino del que habló Baldric antes. ¿No es gracioso cómo todavía está considerando ese esquema? Sigue adelante y toma tu pistola. Elige uno. No juzgare.

González miró a Wells y Baldric.

"¿Estas loco?" Preguntó González. "No estoy haciendo eso."

Entonces te mataré. Lilith siseó. Y después de eso la mataré también. Será sencillo. Fácil como 1, 2, 3.

El orbe desapareció y González sintió un zumbido en el fondo de su mente. Bajo al principio, pero luego creciendo a un fuerte rugido.

"No puede hacerte daño, Dr. González", gritó Baldric a través del estruendo "¡No pueden interactuar físicamente con las criaturas corporales! ¡No te dejes engañar!"

Los ojos de González estaban muy abiertos. Ella sintió que sus brazos se entumecían, mientras arañaba su cráneo. El rugido en su cabeza se sentía como si estuviera cubriendo su cerebro con un jarabe espeso. Rápidamente miró a Wells, que simplemente negó con la cabeza, luego a Candle, quien dijo en voz baja: Todo va a estar bien. Finalmente, su visión cayó sobre Baldric.

"Sandra", dijo, "Los Razumites son Loki, Coyotes, y todos los demás arquetipos de trampas en uno. Se está poniendo en acción. No escuches."

Última oportunidad…Mata a Baldric, sabes que quieres… Lilith gruñó.

González sintió que sus manos temblaban violentamente cuando una rápidamente se acercó a sus caderas. Cerró los ojos y soltó un gemido.

¡DISPARALE!

"¡Abajo!"

Las voces de Lilith y Turner sonaban al mismo tiempo. González se sintió derribada, golpeando la hierba con un ruido sordo. Al abrir los ojos, encontró a Turner encima de ella. La mano de González descansaba firmemente en su bolsillo, el diminuto tulipán plateado le enviaba un dolor abrasador en el brazo cuando lo agarró tan fuerte como pudo. González sacudió la cabeza violentamente.

¡Levántate! Lilith gritó en la mente de González. ¡LEVANTATE PERRA ESTUPIDA! ¡PELEA POR MI!

El rugido se detuvo de repente. González parpadeó varias veces y miró a su alrededor. Lilith flotó a unos pocos metros de distancia, su forma había cambiado de un orbe a la silueta rosa del Dr. Cameron Hayes.

Sandra… susurró la silueta. Pelea por mi…

Lilith luego se deslizó lentamente sobre el grupo y desapareció con un fuerte estallido, las mentes de la DM se llenaron con el sonido de una tuba a todo volumen.

Durante los siguientes momentos, todo el DM estuvo en silencio. Cada miembro recibió el incidente con varias combinaciones de suspiros agotados y murmullos preocupados. Turner ayudó a González a ponerse de pie. La xenobióloga se sacó la mano del bolsillo. Tres pequeñas gotas de sangre corrían desde donde el colgante se había cavado más profundo en su palma. Unos segundos después, Baldric y Wells se acercaron.

"Sandra", dijo Baldric, "Lo siento mu…"

El antropólogo no pudo terminar su oración. Tan pronto como estuvo cerca, González golpeó su puño ensangrentado en su cara. Cuando Baldric se echó hacia atrás, la multitud descendió a un torbellino incoherente de gritos.

"Bastardo," gritó González. Turner la retuvo para evitar cualquier golpe de seguimiento. Las lágrimas corrían por sus mejillas mientras ella negaba violentamente con la cabeza, la sensación pegajosa de la presencia de Lilith todavía persistía en su mente. "¡Te dije que esto es exactamente lo que iba a suceder! ¡Ahora esa cosa va a alertar a los nativos! ¡Nos estás llevando directamente a la masacre!"

González intentó liberarse de las garras de Turner, sus ojos inyectados en sangre mientras le gritaba a Baldric. Sin embargo, antes de que pudiera soltarse, Wells se acercó por detrás y agarró con fuerza a la mujer con un fuerte abrazo de oso, levantándola del suelo y comenzando a alejarla del resto del grupo. El sargento gruñó cuando González intentó darle una patada, pero él perseveró. La lucha de González pronto se desvaneció cuando se la llevaron.

"Candle, conmigo", gritó Wells. El médico lo siguió rápidamente, el trío finalmente se detuvo a varias docenas de metros del resto del DM. Sin una palabra, el médico procedió a vendar la mano de González.

"¿Me vas a pegar también?" Wells preguntó mientras veía trabajar al médico. "Porque no creo que vayas a echarme tan fácilmente como hiciste con la pobre Johna."

González no respondió. Wells suspiró.

"Lilith sonaba como la Dra. Hayes para ti, ¿no?" Wells continuó.

González asintió.

"Sí…eso pensé," murmuró Wells. Luego se volvió hacia Candle. "¿Cómo te suena eso, James?"

Candle negó con la cabeza y se rió entre dientes.

"Sonaba como Blaire, señor."

"Eso es retorcido…" Wells le dio al médico una pequeña sonrisa. "A mí me sonó al Director Kauffman."

"¡Guau!" Candle se rio. "Eso está mal en muchos niveles."

"Seguro que lo es", respondió Wells. "Ya ves, González, así es como operan los Razumites. Se meten dentro de tu cabeza y mueven toda la mierda dentro. No hace falta decir que no son delicados al respecto. Hiciste un gran trabajo manejando eso…"

González cerró los ojos y volteo la cabeza.

"Tienes todo el derecho de estar enojada, asustada, enojada, lo que tengas. No te culpo por eso. Pero, antes de que regreses al grupo y empieces a sacarle los dientes a Baldric, necesito que recuerdes tres cosas. Primero, es un buen tirador, así que lo necesitaremos cuando finalmente lleguemos a Cronos. Segundo, si te vas a enojar con él, es mejor que te enojes conmigo; ayudé a idear esta idea. Si estás tan molesta por darle una patada en el culo a Johna, debes esperar hasta que regresemos al Sitio-93. Incluso entonces, tendrás que esperar tu turno. Soy el primero en la fila."

El sargento le dio a González y Candle una pequeña inclinación de cabeza antes de comenzar a caminar hacia el resto del DM.

"Te dejo con Candle. Toma cinco para refrescarte. Una vez que regreses, lo único que puedes hacer con el Dr. Baldric es disculparte."

Sin otra palabra, Wells se alejó, dejando al médico solo con su paciente silencioso.

Candle terminó de aplicar el vendaje y sonrió. "Como nuevo. Vamos, Wells quiere que nos pongamos en marcha antes de que perdamos más tiempo."

González asintió, y comenzó a reincorporarse. En el camino, ella llamó la atención de Turner, articulando Gracias a ella. El agente asintió y le devolvió una pequeña sonrisa.

Eta-13 luego procedió a seguir adelante, el Puesto Cronos aún estaba muy lejos.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License