Anuncio de Servicio Público: ¡Cognitopeligros y Tú!
Puntuación: +2+x

El Agente Mills cerró la puerta del utilitario con un silencioso golpe bajo la luz de la luna llena. Las luces de la casa estaban encendidas, lo cual era una buena señal a la hora de responder a posibles situaciones de dispersión memética. Los vegetales solían ser incapaces de utilizar interfaces electrónicas complejas como los interruptores de la luz.

Por ello, Mills se relajó minuciosamente mientras llamaba a la puerta principal.

Dos minutos más tarde, el alivio momentáneo de Mills fue borrado por una sensación de hundimiento en sus entrañas. Había intentado mirar por las ventanas de la pequeña casa suburbana, pero las persianas estaban cerradas.

No fue hasta que regresó al umbral cuando se dio cuenta de que algo goteaba por debajo de la puerta. Algo viscoso, y rojo.

"Mierda". Mills maldijo en voz baja, se puso unas gafas SCRAMBLE y pulsó el botón de emergencia de su reloj.


Timothy Deering Tercero, o "Timmy", como lo llamaban todos y su madre, había regresado a casa desde la escuela después de un día particularmente tranquilo.

Como la mayoría de los alumnos de tercer curso, estaba completamente absorto en su teléfono, desplazándose por su feed de Tiktok. Tan absorto estaba en sus vídeos que casi se metió en el tráfico en una intersección especialmente concurrida. Solo los dedicados y ruidosos bocinazos de varios conductores le evitaron una experiencia cercana a la muerte.

Por desgracia para ellos, sus esfuerzos estuvieron a punto de provocar lo contrario, ya que, mientras Timmy estaba ocupado cruzando la calle, hizo clic accidentalmente en un enlace de la sección de comentarios, titulado "CUIDADO CON LAS LOCURAS, BRO".

Cuando volvió a mirar hacia abajo, supo inmediatamente que algo iba mal.

Pero era demasiado tarde. Ya había visto la organización anómala de las formas y las figuras, y ahora se abría paso en su córtex prefrontal.


La puerta de la casa suburbana era, afortunadamente, del tipo de contrachapado endeble por el que eran famosas las viviendas en serie estadounidenses, por lo que Mills pudo entrar a la fuerza con facilidad.

Sin embargo, la escena que le recibió cuando su pie la abrió de una patada le hizo lamentar profundamente no haber esperado a un DM.

Incluso a través de la pantalla pixelada y retrasada de sus gafas SCRAMBLE, la visión de la sangre y las vísceras que cubrían casi todas las superficies fue suficiente para que se le revolviera el estómago.

Sus dedos tomaron la decisión reflexiva de taparse la nariz, pero el sabor acre del cobre seguía filtrándose en su boca.

Con la otra mano sacó su arma y el agente comenzó a recorrer la casa.


Timmy nunca había tenido una sensación así. Era como si le doliera el cerebro detrás de los ojos. Como si alguien tratara de abrirse paso fuera de su cráneo.

Era casi suficiente para hacerle llorar. Casi.

Y en voz baja, comenzó a susurrar algo.

"Cuando ves un Cognitopeligro, y te sientes muy impactado, es muy importante que recuerdes "CCOAQ"…"


Mills empezó en la cocina. Una mujer, la madre, presumiblemente, estaba tumbada boca abajo sobre los fogones activos, mientras algo con su sangre se extendía sobre la encimera.

Su equipo SCRAMBLE difuminó la imagen manchada de sangre, ante lo cual Mills dejó escapar un suspiro de alivio.

La mano izquierda del agente mantuvo sus fosas nasales firmemente cerradas mientras su mano de la pistola alcanzaba un gran charco de sangre en el suelo, y apagó la estufa, sin mirar lo que había hecho en la cara de la pobre mujer.


"¡Timmy!", llamó su madre desde la cocina. "¿Quieres comer algo?"

Él negó con la cabeza en silencio, sin mirar a su madre a los ojos mientras subía lo más rápido y discretamente posible la escalera hasta su habitación.

Los ojos de la madre lo siguieron mientras subía la escalera, y aunque su comportamiento era extraño, tenía ocho años, así que simplemente se encogió de hombros y lo dejó pasar.


Mills miró a su alrededor, agachándose aproximadamente donde estaba la cabeza de la mujer, y trató de mirar a su alrededor. Estaba claro que había caído rápidamente, ante un Cognitopeligro visual, así que lo que fuera que había visto era de acción rápida, y tuvo que haberlo visto donde había estado parada.

No fue hasta que miró por la ventana que se dio cuenta de que SCRAMBLE estaba difuminando algo que se reflejaba por detrás.

Se apartó de la sombría escena y se dirigió con cautela hacia la escalera.


Timmy cerró la puerta tras de sí y echó el cerrojo. Para mayor seguridad, imitó una película que había visto y apoyó una silla contra la puerta.

Imitando aún más los vídeos que había visto, cerró las persianas e incluso metió una toalla en la rendija que había bajo la puerta, antes de sentarse en la cama y marcar tranquilamente el 555.


Al final de los escalones estaba el cuerpo del hombre de la casa. El Cognitopeligro que su mujer había visto estaba garabateado sobre la escalera con su sangre. El resto de su sangre se acumulaba en la parte inferior del cuerpo, presumiblemente incapaz de dejar de salir de él una vez terminada su nota garabateada.

Los ojos de Mills siguieron el rastro de sangre del hombre mientras regresaba tras los pasos del padre por la escalera.


"Bien Timmy, cerraste la puerta, ¿verdad?"

"Sip. ¿Qué… qué hago ahora?"

"Nos desconectarán en un segundo, pero cuando lo hagamos, quiero que saques las baterías de tu teléfono y de tu ordenador ¿vale?"

"¿Y si no puedo?"

"Entonces ponlas debajo de tu cama, o simplemente rómpelas con un martillo ¿vale?"

"¿No sé si se puedo hacer eso?"

"Timmy, vamos a hablar con tus padres, ¿de acuerdo? Confía en mí, puedes culparme si se enfadan. Ahora, después de eso, solo espera, ¿de acuerdo chico? Lo estás haciendo muy bien".

"De acuerdo. Uh. Sí. ¿Quieres saber cómo ha quedado?"

"¡No! Mierda, Alex, espera, él no va a hacer…"

Hubo un clic en la otra línea, y la línea se cortó.


En la parte superior de la escalera, el rastro de sangre continuaba por el pasillo, frenando solo donde se utilizaba para añadir más dibujos que activaban su equipo SCRAMBLE.

Afortunadamente, el rastro de sangre también terminaba en una puerta parcialmente abierta.


Timmy desenchufó su ordenador y lo arrastró con todas sus fuerzas de niño de 8 años hasta su armario, donde tiró su teléfono desactivado encima y lo cubrió con bolsas, ropa y juguetes para enterrarlo.

Por si fuera poco, también quitó las pilas a varios de sus juguetes y los metió más adentro de la pila.


Mills empujó lentamente la puerta, preparando su estómago para lo que había dentro.


Timmy se sentó en la cama, tratando de alejar su mente del creciente dolor en su cabeza.

Por desgracia, el dolor se transformaba en pensamientos que no eran los suyos, pensamientos sobre hacer daño a la gente y a sí mismo.

Estaba tan consumido por el dolor que ni siquiera podía oír los gritos que estaba soltando, los gritos de respuesta de sus padres mientras intentaban desesperadamente abrir su puerta, o el ulular de las sirenas de la policía en la distancia.


No quedaba nada vivo en la habitación.

Solo había sangre. Solo… tanta sangre. ¿Quién iba a saber que podía salir tanta sangre de un niño tan pequeño?

Mills se inclinó, y en silencio se acercó a cerrar sus ojos.

Ninguna niña de 11 años debería ser sometida a esto.


Un niño de ocho años, demacrado, con los ojos inyectados en sangre, la expresión fija, está sentado en una silla de ruedas en el hospital.

Sus padres y un celador hablan en el fondo.

"Ha tenido suerte, señora. Solo era un Cognitopeligro de nivel 1, habría destruido el cerebro de un adulto en minutos, pero las cabezas de estos pequeños son más resistentes que las nuestras. La llamada de Timothy podría haber salvado su vida, y definitivamente salvó la suya".

"… pero, ¿se pondrá bien?"

La enfermera hizo una pausa y releyó su portapapeles. "…Sé que no lo parece, pero sí. Debería hacerlo. El régimen amnéstico no es bueno para las mentes jóvenes, pero, como dije, su hijo es un tipo duro, y lo salvamos a tiempo. Estará bien".

Al oír estas palabras, su madre rompió a llorar y él se vio envuelto en sus brazos. Aunque no pudo decir nada de inmediato, una lágrima se deslizó lentamente por su rostro.



skippie.png

¡Hola Niños! Soy Skippie, ¡la Experta en Cognitopeligros! ¡Mi trabajo es enseñaros todo sobre las medidas de seguridad básicas para manteneros a vosotros y a vuestra familia a salvo!

Como sabéis chicos y chicas inteligentes, el mundo de ahí fuera es peligroso. Hay todo tipo de delincuentes y ladrones ahí fuera, pero hoy queremos hablar de una amenaza diferente.

¿Alguno de vuestros hijos ha oído hablar de algo llamado "Cognitopeligro"?

Un Cognitopeligro es cualquier pieza de información que puede causar daño físico a alguien con solo conocerla. Un Cognitopeligro puede estar en cualquier cosa, en fotos, vídeos, cuadros, música, etc.

Ahora bien, estos Cognitopeligros son raros, así que no deberías preocuparte demasiado por ver uno. Muy poca gente se encuentra con ellos. Pero, con el levantamiento del Velo, los Cognitopeligros se han vuelto más comunes, así que es importante que todos sepáis qué hacer cuando veáis un Cognitopeligro.

Para recordar qué hacer cuando veáis un Cognitopeligro, recordad la palabra CCOAQ.

C significa "Calma". Los Cognitopeligros son de todo tipo, pero la mayoría de ellos provocan sensaciones extrañas después de mirarlos. La sensación más común es como si alguien estuviera pinchando el interior de tu cerebro con un tenedor, pero también los hay que se sienten como un ardor o una abrumadora sensación de miedo. Lo más importante cuando te sientes así es mantener la calma. Aunque duela, es importante que mantengáis la calma para poder terminar el resto de CCOAQ.

La segunda C significa "Cerrar". Cuando os calméis, buscad una habitación en la que podáis encerraros. Esto se debe a que los Cognitopeligros tardan más en afectarte si ponéis más cosas entre vosotros y la fuente del Cognitopeligro. Lo ideal es una habitación que requiera una llave a cada lado para cerrarla, pero como mínimo, tenéis que aseguraros de que las puertas se cierran desde dentro. Si es posible, coged las llaves y aseguraos de que las tenéis antes de encerraros. ¡No queréis que esos Cognitopeligros entren fácilmente!

O significa "Órdenes". Después de encerraros en una habitación, es importante que llaméis a la línea directa de Cognitopeligros de la Fundación, al 555. El representante de la Fundación enviará agentes para ayudaros y daros órdenes más específicas sobre vuestro Cognitopeligro. La Fundación tiene experiencia con ellos, ¡e incluso puede que hayamos oído hablar de vuestro caso antes! Recordad que debéis hacer exactamente lo que haga el representante, aunque os parezca raro.

A significa "Apagar". Si no podéis comunicaros con la línea de atención, o si el representante se corta inesperadamente, es importante que Apaguéis todos vuestros dispositivos virtuales. Apagad todos vuestros dispositivos. No solo ponedlos en modo de reposo, desactivadlos por completo. Si tenéis un ordenador en el que es fácil hacerlo, quitadle las pilas y desenchufadlo de la pared. Si es un producto de Apple, pulsad el botón de encendido diez veces seguidas y seleccionad "Sí" cuando el producto pregunte si queréis iniciar un apagado de emergencia. Recordad, niños, que cuanto más os aisléis, más difícil será que el Cognitopeligro haga daño a la gente. Si no podéis apagar tus dispositivos fácilmente, intentad al menos colocarlos en algún lugar fuera de vuestro alcance.

La "Q" significa "Quedarse". Tened la seguridad de que, aunque vuestra llamada se interrumpa, la Fundación está al tanto de la situación. Lo más importante que podéis hacer es quedaros donde estás. Así, la Fundación podrá encontraros más fácilmente y combatir la infección. Incluso si las cosas empiezan a parecer extrañas, ya que algunos Cognitopeligros afectan a la visión, es importante que no os mováis.

Ahora, niños, ¡es hora de aprender una canción que os ayude a memorizar esto!

Cuando veáis un Cognitopeligro, y os sintáis realmente conmocionados, es realmente muy importante, que recordéis "CCOAQ".

Esta C es de Calma, y la otra C es de Cerrar la puerta.

La O es de Órdenes, y esperad, ¡hay más!

La A es para apagar los dispositivos, la Q es de quedarse

Diría que hay más, pero ¡estaréis todos bien!

¡Recordad, cuando vuestro cerebro esté en llamas, escuchad a Skippie, y usad CCOAQ!




ESTOS ANUNCIOS DE SERVICIO PÚBLICO ESTÁN PATROCINADOS POR LA FUNDACIÓN, EL GOBIERNO FEDERAL DE ESTADOS UNIDOS Y ESPECTADORES COMO USTED.
GRACIAS.






El joven miró expectante a su jefe cuando el hombre terminó de leer su propuesta. "Dos cosas. En primer lugar, si nos ponemos técnicos, este anuncio de servicio público se refiere más a los Peligros Meméticos que a los Cognitopeligros".

"Somos conscientes, señor. El problema es que los niños ya tienen una definición muy específica de 'meme', así que nos preocupa que llamarlos así los confunda".

El jefe asintió ligeramente. "Me parece justo. Mi segunda pregunta es, ¿se le ha ocurrido que su "CCOAQ" aquí no protege a los niños de los Mem… Cognitopeligros?"

El joven le miró confundido. "¿Eh, duh? Cualquier cosa por encima de un Cognitopeligro de nivel 3 le convertirá en un vegetal o en un maníaco homicida nada más verle. Se supone que CCOAQ no protege a los niños".

Su jefe lo miró con fastidio. "Por Dios, hombre, se supone que esto es un anuncio de servicio público sobre la protección del público ante los Cognitopeligros. CCOAQ parece estar destinado a encerrar a los niños infectados en una habitación oscura lejos de sus padres…", se interrumpió el hombre.

El joven tenía una mirada casi agridulce cuando su jefe se dio cuenta de las implicaciones. "Señor, no podemos proteger a la gente que ya está infectada por el Cognitopeligro, al menos no de forma sistemática. Lo único que podemos hacer es convencer a los afectados de que no infecten a nadie más".

"…" Su jefe se quedó pensativo ante el razonamiento. "Quiere convencer a todos los niños de América de que si se infectan, deben encerrarse en una habitación oscura para que sus padres no puedan acudir a ellos y ayudarles mientras el cerebro de su hijo se fríe desde dentro hacia fuera".

"Así se evita que se infecten, y se reduce el daño que crea cualquier brote Cognitopeligroso".

"…si los padres se dan cuenta de lo que intentamos que hagan sus hijos, se van a amotinar".

El joven sonrió ligeramente. "Y para eso está el resto de la versión 'adulta' del anuncio de servicio público. Skippie debe decir a los niños lo que deben hacer, mientras que Timmy y Mills deben mostrar a los adultos lo que ocurre cuando los niños no escuchan a CCOAQ".

Su jefe frunció el ceño y volvió a hojear la propuesta, antes de suspirar. "…aprobado. Pon el programa completo en Adult Swim todos los días de la semana en algún momento entre las 9 de la noche y las 7 de la mañana. Llamaré a Janet, de la sección de jóvenes, para que ponga la parte infantil como anuncio de servicio público a nivel nacional".

"…¿y Skippie?"

"Sí, puedes ir a DAIA y pedir que contraten a Skippie para las excursiones. Solo a Skippie. Su hermano asustaría a esos niños. Y asegúrese de que sabe lo que anuncia, no necesitamos la pesadilla de relaciones públicas de Skippie preguntando de repente en 60 Minutos por qué encerramos a los niños en sus habitaciones".

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License