Proyecto Sensuikan
Puntuación: +1+x

Proyecto Sensuikan, 1990

Próposito: La destrucción de Hy-Brasil ha hecho que la comunidad anómala se ponga de cabeza. Debido a la naturaleza mágica de la criatura, AIJECA cree que Japón puede ser el próximo objetivo, si tal monstruo ha de regresar. Nuestros paracientíficos han descubierto un método para permitir a nuestros submarinos entrar en el mundo del Tokage-tako, utilizando un sistema de sellos recuperado de textos antiguos, tenemos la capacidad de estudiar ese mundo, y los demonios que lo habitan.

Los objetivos principales del Proyecto Sensuikan son los siguientes:

  • Exploración de la Zona-001 de AIJECA.
  • Examen y análisis de material devuelto e la Zona-001 de AIJECA.
  • Análisis de entidades Tokage-tako.
  • Descubrir los medios por los que una entidad Tokage-tako entró en nuestra dimensión.

IJO-256 («Asahi») hizo una revisión final de su submarino, preparándose para su descenso. IJO-573 («Iroha») e IJO-375 («Ueno»), los dos agentes bajo su mando hicieron lo mismo.

— ¿Han hecho tus últimos preparativos? - Dijo el general Sako por el intercomunicador del submarino: — Recen, no sabemos exactamente qué hay al otro lado, pero sabed que os honráis con vuestro sacrificio.

— Entendido, General Sako. -Asahi respondió: — ¿Tendremos comunicaciones en el otro lado?

— Nada de comunicaciones. Estarán solos cuando lleguen al otro lado. Es crucial que si el submarino está en peligro, regresen con nosotros para que podamos examinar sus imágenes y datos.

— Entendido, señor. Ueno se quedará junto al sello. Iroha, ven conmigo para el equipo de buceo. ¿Permiso para bucear?

— Cuando estén listos.


Primero la niebla, luego las burbujas y luego el agua. Los tripulantes del submarino examinaron sus cambiantes alrededores, observando cómo su país natal, Japón, se sumergía bajo las profundas aguas. El primero en recuperar su orientación, Iroha empezó a grabar lo que le rodeaba.

— ¿Estamos en una especie de extraño mundo acuático? No estoy seguro de lo que está pasando, todo se parece a donde partimos, sólo que… bajo el agua.

— Sí, eso se supone que tiene que pasar. Este no es nuestro Japón, es una especie de copia demoníaca. -Asahi respondió, que acababa de recuperarse de la conmoción: — Ponganse las pilas, hombres. Este es un territorio inexplorado.

— Pero no es del todo desconocido, ¿verdad? Si es una copia de nuestro mundo, ¿tal vez haya algunos de nuestros ordenadores ahí? En el peor de los casos, acabamos de enterarnos de lo similar que es este mundo.

— Buen punto. Ueno, ¿puedes acercarnos un poco más al puerto?

— Sí, señor. -Dijo Ueno, casi mecánicamente.

— ¡Oiga, Ueno, anímese! De todos los lugares a los que podemos ir, al menos todo es un poco familiar aquí. ¿Qué, le preocupa que vayamos a encontrar su diario ahí dentro?

— No señor, lo siento señor. Intentaré ser más alegre, mientras me aseguro de cumplir con mi deber aquí.

— No tienes remedio. Vayamos al puerto.

El submarino flotaba alrededor del agua, de vuelta hacia el puerto de donde venía. Las puertas de la instalación estaban cerradas, selladas con llave. A pesar del cierre, varios agujeros grandes se habían roto en la gran instalación portuaria. A pesar de la destrucción, no se pudieron ver cuerpos en ningún lugar de esta ciudad costera inundada.

— Iroha, póngase el tanque de aire. Vamos a entrar. -Ordenó Asahi, poniendo en marcha su propio tanque de aire. — Ueno, sigua recogiendo muestras aquí. Si no regresamos en… digamos, 30 minutos, regresa a nuestro Japón con los datos.

— Entendido, señor. -Ueno dijo: — Abriendo la escotilla.

Los dos hombres abandonaron el submarino y entraron en el agua helada. Silenciosamente, se dirigieron hacia las instalaciones. El hoyo más cercano estaba en el área de viviendas del Puerto-15 de AIJECA, donde ambos hombres habían estado alojados durante el último año y medio. Aunque familiar en el exterior, la vivienda era desconocida, con muebles viejos en la habitación.

— Comandante, esté atento, el interior de la instalación portuaria se ve un poco raro, -informó Asahi, — Por lo que parece, algo impío ha ocurrido en este mundo.

— Un poco melodramático, ¿no cree? Todo es más antiguo… y bajo el agua, supongo. Aunque, tengo que estar de acuerdo, este lugar está realmente jodido, algo terrible estuvo aquí.

Los dos hombres continuaron nadando por los pasillos de la instalación, buscando la habitación del transcriptor principal. El pasillo se dividía en dos, a la derecha, el puerto y a la izquierda hasta su destino, las oficinas de los oficiales principales. Moviéndose a la izquierda, todas las puertas habían sido selladas bajo el encierro, así que Iroha preparó la brecha submarina. Después de una fuerte explosión que sacudió la instalación, los dos hombres entraron a la oficina.

— No hay discos duros en ningún lugar de aquí. -Asahi dijo en su micrófono: — De hecho, no he visto un ordenador aquí en todo este tiempo.

— Oiga, mire esto. -Iroha hizo una seña a Asahi para que se dirigiera a la esquina de una habitación donde se podía encontrar una carpeta sellada al vacío.

— Comando, creemos que hay algo aquí que quedó para los supervivientes y que nadie se lo ha llevado. Lo llevaremos al submarino lo antes posible. Parecen documentos de AIJECA, pero el agua está demasiado turbia para saberlo.

— Volvamos al submarino, seguro que conseguiremos un ascenso por este hallazgo. Y este lugar me da escalofríos, quiero salir de este lugar de mierda.

Los agentes japoneses salieron de la habitación, hacia el pasillo. Mientras nadaban por el pasillo, Asahi notó algo en el rabillo de su ojo.

— Comando, creemos que hemos encontrado algo más. Parece que hay una gran pila de esferas verdes en el puerto. -Asahi informó a su micrófono, cambiando de dirección para ir al puerto, — Me acerco para tomar una foto.

— Asahi, vuelva aquí, no sabemos qué son esas cosas. Podrían ser huevos o algo así, -dijo Iroha, agarrándole la pierna a Asahi, — No deberíamos quedarnos aquí mucho tiempo, tenemos una carga valiosa.

— Si son huevos, más razón para documentarlos. Soy su oficial superior aquí, es mi decisión.

Mirando más de cerca, las esferas verdes iridiscentes contenían algo, cinco brazos girando al lado de un fluido verde. Cientos de estos huevos apilados uno encima del otro en una contrastable montaña de caviar.

— Comando, hemos encontrado huevos, parece que la vida puede existir aquí después de —-

Asahi dejó de hablar, tras la mirada de Iroha hacia un gran agujero en el puerto, donde cinco grandes ojos les miraban fijamente. La criatura, este demonio, tenía al menos 80 metros de altura, con cinco largos tentáculos. La cara era de un cocodrilo, una bastardización impía de los animales, de un tamaño que rivalizaba con los monstruos más grandes de cualquier película. Los dos hombres se quedaron paralizados en el agua, esperando que de alguna manera, el demonio que los miraba fijamente, no los hubiera visto de alguna manera. El agua reposaba en silencio, casi tan silenciosa que si hubieran escuchado, podrían haber oído caer un solo huevo de la parte superior de la pila, y aterrizar en el suelo junto a ellos.

La criatura se dirigió hacia la pareja, acercándose rápidamente a la distancia entre las dos partes. Iroha arrojó la carpeta sellada al vacío a los brazos de Asahi.

— Todavía hay submarinos en el puerto. Tómelo, regrese a donde Ueno y lárgese. -Dijo Iroha, moviéndose de vuelta hacia los huevos. — Estaré justo detrás de usted si eso no está interesado en comerme.

— No haga esto Iroha, ambos podemos salir de aquí.

— Váyase de aquí. Para esto nos entrenamos, es más importante que yo.

Iroha empujó a Asahi hacia los submarinos flotantes, y empezó a agarrar huevos para aplastarlos en sus manos. Los únicos sonidos que Asahi podía oír eran sus propias respiraciones y la respiración de Iroha en sincronía entre sí. Silenciosa. Calmada. Asahi miró hacia atrás, hacia Iroha, y entró en el submarino. A pesar de su aparente daño y edad, la esclusa se abrió, y Asahi entró.

El micrófono de Iroha aún estaba encendido, y Asahi pudo escuchar la respiración tranquila y calmada del nadador entrenado. Asahi apagó el altavoz, justo antes de que la respiración se interrumpiera por el fuerte crujido de un cuerpo que se rompía. El único sonido que Asahi podía oír era su propia respiración.

La energía volvió y el submarino se activó. El submarino destrozado se dirigió hacia su propio barco y Ueno también se dirigió hacia él. Asahi salió del viejo submarino y se fue al nuevo. Cuando Asahi entró en el submarino, raspó sin decir palabra el sello con su cuchillo, luego el mundo azul de su ventana se convirtió en burbujas, luego niebla, y luego el claro cielo azul.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License