Propuesta de Proyecto 2018-145: "el deber de un hombre"
Puntuación: +4+x

Nombre: Valerie Sinclaire

Titulo: El Deber de un Hombre

Requisitos de Material:

  • un plátano (ya en mi poder)
  • dos mandarinas (ya en mi poder)
  • una papaya cortada por la mitad (ya en mi poder)
  • dos cuencos
  • una mesa
  • dos actores, un hombre y una mujer

Resumen: La pieza es una representación, con una duración de tres minutos y que se repetirá cada media hora. La representación se desarrollará de la siguiente manera:

  • Los actores se acercarán a la mesa con un cuenco de fruta en la mano. El hombre llevará el plátano y las mandarinas, la mujer la papaya partida por la mitad.
  • La actriz intentará colocar su cuenco en la mesa, pero será interceptada por el actor.
  • El actor le quitará el cuenco de las manos a la mujer y la regañará.
  • La actriz saldrá del área de actuación mientras el actor pone sus frutas sobre la mesa y proclama que su deber como hombre está cumplido.
  • El actor saldrá del área de actuación.

Intención: La comida es una experiencia humana universal.

Es algo que cualquier persona de cualquier rincón del mundo, de cualquier condición social, joven o mayor, puede entender. La compartimos entre nosotros, reuniéndonos para disfrutar de la abundancia que hemos recogido. Reúne a extraños y a familiares por igual.

La familia.

Mi padre era un hombre muy tradicional. Insistió en que mi madre se quedara en casa para criar a los niños y cocinar mientras él trabajaba. Insistía en que el trabajo de un hombre era poner comida en la mesa. Era algo en lo que se mantenía firme. Pero había días en los que no había comida que poner en la mesa. Los ingresos de mi padre simplemente no eran suficientes. Pero aun así, se negaba a que mi madre trabajara.

Empecé a dudar de mi masculinidad más o menos cuando cumplí 16 años. Mi padre me obligó a trabajar en la misma fábrica que él. Decía que me pondría pelo en el pecho, que me ayudaría a entender cuál era el deber de un hombre. La fábrica estaba llena de hombres como él. Todos ellos trabajando para poner comida en la mesa. Como es el deber de un hombre.

Cuando cumplí 18 años me envió a un centro de formación profesional, igual que él. Me obligaron a aprender fontanería para apaciguar a mi padre. Después de todo, ¿qué es un hombre sin competencias laborales? Seguramente no uno que pueda poner comida en la mesa. Como es el deber de un hombre.

Pero fallé como hombre, en más de un sentido. Sin embargo, creo que entendí la clave de la lección de mi padre.

Con esta pieza, solo estoy cumpliendo con el deber de un hombre.

awcy.png

'el deber de un hombre' - Valerie Sinclaire, 2014













Respuesta: el deber de un hombre

No entiendo por qué has enviado esto a mi galería. Esto no es anarte. Esto es solo tú resolviendo tus problemas con tu padre. Todos tenemos problemas con nuestros padres, por eso somos anartistas. Pero al menos la mayoría de nosotros somos capaces de hacer algo que sea realmente presentable en la galería.

Si vas a seguir proponiendo mierda simplona como esta, llévala al Art Basel la próxima vez.

- El Crítico

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License