Propuesta de Proyecto 2014-012: "Retratos de los Árboles"
Puntuación: +1+x

Título: Retratos de los Árboles

Requisitos de Material:

  • Jeringuillas desechables (5mg, al menos 5 de repuesto pero se agradecería tener más)
  • Corticosteroides y epinefrina (5mg respectivamente, se necesitarán dosis adicionales de cada uno)
  • Mary Powell, mujer, 55 años (actuando como mi artista, ya en mi poder)
  • Mesa y silla ordinarias (1 para cada una, ambas ya en mi poder)
  • Papel (se requiere al menos 1 pila, ya en mi posesión)
  • Chinchetas (ya en mi poder)
  • Utensilios de arte, incluyendo lápices de dibujo, acuarelas y pinturas acrílicas, etc. (ya en mi poder)
  • Máquina de reciclaje reconvertida (ya está en mi poder)
  • Pistola Colt 1911 estándar (cargada con 1 cartucho, a la espera de la aprobación de seguridad y ya en mi poder)
  • Dispositivo volumétrico de dilatación temporal (puede obtenerse en la mayoría de los sitios de la Fundación con un Departamento Temporal)
  • Cámara aislada de 4,5 m x 4,5 m, con una sala de observación adicional suficientemente sellada y equipada con una gran ventana semitransparente (se ha completado la solicitud de alojamiento especial, a la espera de verificación).
  • Los Árboles de Adderbury Lane (ya en mi poder)
  • Fenciclidina en aerosol (ya en mi poder)

Resumen: Retratos de los Árboles será una pieza artística en la que los visitantes podrán obtener una visión de primera mano de la mente humana y su respuesta a niveles elevados de estrés. Todo el mundo se congregará en la sala de observación designada para garantizar que nadie se vea afectado accidentalmente por la exposición. Una vez situada la multitud, me presentaré a mí mismo y a mi artista, que estará sentado en la mesa del interior de la otra sala. Una vez que lea mi discurso guionizado, la actuación comenzará oficialmente. Nadie podrá entrar en la sala de exhibición en este momento, excepto yo mismo.

Al comenzar la escena, mostraré al público el cuadro Los Árboles de Adderbury Lane, realizado por mí. Al ver el retrato, muchos de los asistentes comenzarán a sentirse ansiosos o deprimidos. Algunos incluso se sentirán incómodos y me pedirán que lo guarde. La provocación de estas respuestas será, por supuesto, intencionada. Asimismo, también mostraré este cuadro al artista, al que se le indicará que rehaga la obra exactamente. Los suministros, las herramientas y los materiales diversos estarán bien organizados y colocados en la mesa de la artista para su comodidad.

Mientras realiza su obra de arte, la sala de exposiciones comenzará a llenarse lentamente de fenciclidina en aerosol, que circulará por la máquina de reciclaje reutilizada. Esta sustancia hará que la artista se disocie rápidamente y se separe de su entorno. Además, esto hará que la tarea asignada sea cada vez más difícil de realizar e incentivará a la artista a terminar de pintar lo antes posible.

Una vez que la artista termine su recreación, se le pedirá que sostenga su pintura en la ventana para que yo y los visitantes de la sala de observación la critiquemos. Como director de la representación, el que sus resultados sean satisfactorios o no dependerá de mi criterio. Si considero que su arte es un éxito, se le permitirá abandonar la sala de exposición, en cuyo caso cancelaré el resto de la actuación y retiraré mi presentación de la Expo 2014. Sin embargo, si no estoy satisfecho con el contenido de su obra, se le indicará a la artista que vuelva a realizar el cuadro. Su intento anterior se descartará y se clavará en las paredes de la sala de exposición.

Por cada fracaso, entraré en la sala de exhibición y le inyectaré diversas cantidades de corticosteroides y epinefrina. Esto hará que la artista se ponga ansiosa y entre en pánico. Además, por falta de tiempo, he decidido rodear las inmediaciones del espacio de trabajo de la artista con un dispositivo volumétrico de dilatación temporal. Su objetivo es doble: alargar los efectos de las drogas en el cuerpo de la artista mediante la ralentización de la realidad que la rodea y darle tiempo suficiente para crear todos los cuadros que desee.

Después de que nuestra artista intente y fracase varias veces en la recreación de la pintura, debería empezar a sucumbir a los efectos tanto de los corticosteroides como de la epinefrina en su interior, así como de la fenciclidina en aerosol. Será en este momento cuando algunos de nuestros visitantes comiencen a darse cuenta de la inutilidad de su situación.

Sobre la mesa, frente a la artista, también habrá una pistola Colt 1911, cargada con una sola bala. En cualquier momento, ella podrá utilizar la pistola de la forma que desee.

La actuación alcanzará su punto álgido y concluirá cuando se dispare la pistola.

Intención: El aislamiento puede ser algo muy poderoso.

No es de extrañar lo eficaz que puede ser para atraparnos. Encadenando a personas inocentes a sus miedos y ansiedades. Cada vez que hablo del tema del "aislamiento" con mis amigos o colegas, muchos afirman que sienten un tinte de tristeza o lástima por quienes comparten una complicada historia de lucha contra él.

Sin embargo, otros que son más afortunados que el resto, ven el aislamiento como un arma que pueden esgrimir y perfeccionar contra los débiles.

De niño, los únicos sentimientos que he experimentado son los asociados al aislamiento. Verán, nací en este mundo con un don. Una habilidad que permitía a los demás sentir las emociones que yo tenía a través de mi arte. Por ejemplo, cuando me sentía feliz o emocionado, mis dibujos hacían que los demás se sintieran igual de alegres. Del mismo modo, cuando dibujaba algo que surgía de la ira o la malicia, quienes contemplaban mis creaciones también compartían y se alimentaban de esa rabia.

Mi madre fue la primera en descubrir esta capacidad, mucho antes de que yo me diera cuenta de que existía. Una vez que fue consciente de ello, hizo todo lo posible por alejarme de todos los demás. Para ocultarme de otros que pudieran intentar utilizar mis dones para sus propios deseos.

Siempre me pedía que pintara algo para ella. Por supuesto, en mi ingenuidad, siempre accedía a sus peticiones. Pintura tras pintura, pronto lo único que me hacía feliz eran los árboles de la ventana de mi habitación. Con sus largas ramas y sus elegantes hojas que se mecían con el viento otoñal, deseaba imitar en mi obra la belleza que veía en ellos. Todos los días intentaba rehacer esos preciosos árboles, pero incluso ahora me parece que nunca podría conseguirlo exactamente.

Mi madre encontraba placer y euforia en mi trabajo. Ya fuera por la venta de mis creaciones o por la gratificación que recibía al experimentar mis retratos, Mary Powell había sido completamente ajena al hijo que había criado. Dolorosamente ajena al hecho de que, detrás de esos retratos y de ese misterioso don que tenía, había un niño gritón que pedía libertad. Ser rescatado de las cadenas de las paredes de su habitación y tener por fin alguien en quien confiar y con quien hablar algún día.

Ella le había robado todo lo que deseaba buscar, dejándole ser nada más que una cáscara desolada y hueca.

Y ahora aquí estamos. Con las tornas totalmente cambiadas. En su ignorancia, nunca pensó que volvería. Que no buscaría algún día algún tipo de recompensa por mi sufrimiento. Qué absurdo es lo de mi madre. Seguramente ella debe saber que la manzana no cae lejos del árbol, ¿verdad?

Oh, pero no piensen que soy realmente como mi madre. Después de todo, las puertas que conducen a su habitación se dejan sin cerrar. No soy un tonto decrépito como ella. En cualquier momento de la actuación, ella puede salir libremente si lo desea. Eso también significaría mi retirada completa de la Expo 2014. Incluso cancelaría todas mis presentaciones a cualquier exposición futura también, solo para poder demostrar que no me parezco en nada a mi madre, Mary Powell.

Pero, en caso de que esto incite al pánico, no hay que preocuparse. Recuerden que mi madre y yo compartimos la misma sangre en nuestras venas. Ella también se considera una perfeccionista, muy parecida a mí en ese aspecto. Puedo prometerles, con cada fibra de mi ser… que ella no se irá. Demonios, ella no hará nada más en absoluto. No por el resto de sus días.

No hasta que termine sus retratos de los árboles, quería decir.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License