Primae Formae
Puntuación: +1+x

Su garganta retumbó con una canción mientras colocaba un dedo sangrante en las cuerdas de la lira, estudiando el estado de la multitud desde los ecos de sus últimas notas. La escena era caótica; los edificios ardían, los cadáveres comenzaban a pudrirse y la multitud yacía ante él en el suelo e intentaba curarse las heridas del otro.

Era el éxtasis.

Estudió la partitura en el suelo antes de volver a mirar. Tocó la primera cuerda y el resto siguió su ejemplo. Armonías en conflicto resonaban en el aire mientras seguía tocando, zumbando junto con la frágil apariencia de un ritmo que había construido. La audiencia repentinamente reanudó su baile mientras se movían contra su voluntad. Los siervos y los filósofos por igual pedían misericordia, para ser liberados y para ser libres. Escuchó sus peticiones mientras las notas perdían gradualmente su tono y significado. Por un breve segundo, la idea de detenerse cruzó por su cabeza. No le importaba.

Mientras la ciudad seguía ardiendo alrededor de ellos, un espíritu entró en él. Sus dedos se detuvieron y la música cobró vida. El suelo había comenzado a cambiar y girar. Los acordes salieron de debajo de la tierra, las teclas formaron cáscaras de la orina y las melodías resonaron en el aire al observar posibles presas. Todos habían dejado de bailar para ver cómo se desarrollaba, mirando fijamente las maravillas que tenían ante ellos. Momentos suspendidos en el aire. Las llamas estallaron y crepitaron. El hombre observó la quietud a su alrededor, como si esperara permiso para moverse. Sus ojos se movieron a la partitura todavía en el suelo, mirándolo de nuevo. Estaba esperando que su director continuara. Después de un momento de vacilación, dejó su lira en el suelo y chasqueó los dedos mientras cumplía con sus deseos.

La música descendió sobre la multitud. Los sirvientes fueron chamuscados, su carne se volvió crujiente. Los filósofos fueron cortados, las entrañas se derramaron en las cenizas. Los niños clavaron sus uñas en la tierra mientras eran arrastrados por la fuerza a las grietas del suelo. La fosa era una completa anarquía y todos los involucrados cantaban hermosas y celestiales notas. La lira había empezado a tocar y la música que producía era la que tanto deseaba tocar mientras todo ardía. Lamentablemente, pensó para sí mismo, ninguno quedaría para capturar en detalle esta escena maravillosa. Todo se quemaría y se reduciría y los únicos restos serían cenizas.

Nerón entendió esto y supo que no tenía más que cumplir con la interpretación. Recogió la partitura. La sangre goteaba sobre él y la satisfacción lo llenó. Dio vuelta la partitura y encontró el espacio vacío suficiente. Las ideas y los pensamientos extraños susurraban en su cabeza y la inspiración se metió en él. Todavía había más por hacer.

La sinfonía continuó tocando cuando comenzó a componer diligentemente.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License