Presencia
rating: +1+x

Durante la reciente incursión de la Fundación en presentacion de Marshall, Carter y Dark "Exposición para la evaluación de anomalías artísticas", los agentes de la fundación descubrieron la siguiente entrada en un diario. La autora, la Sra. ██████ ████ (parte del personal del Hotel ██████ durante la exposición), está siendo interrogada en el momento de redactar esta nota.

1

La cosa … estaba viva. Después de un tiempo.

El arte del Sr. Victor es muy difícil de clasificar, como siempre. Y este nos confundió a todos terriblemente, cuando apareció en la última exhibición sin sus semi-camiones habituales llenos de maravillas autoensamblables, nada más que una pequeña semilla, acurrucada en la palma de su mano.

Durante los dos días de la convención, antes de que comenzara la exhibición, la exhibieron en la sala principal, en su pedestal de vidrio. Habíamos reservado todo el salón para él, esperando el habitual Brobdignagianismo, así que la pequeña parecía de alguna manera sola sentada allí.

Bueno, no sola. No realmente sola. Había algo al respecto…Oh, todavía no puedo entenderlo. Me persiguió, todos esos dos días. Pasé demasiado tiempo en esa sala, solo paseando por sus límites o parado frente al pedestal para examinar la cosa. Era diminuto, y de alguna forma invertido - enrevesado - curvándose sobre sí mismo. Sutil. Todos sus débiles contornos conducían hacia adentro, pero su presencia llenaba toda la sala.

Para la tercera mañana, todos estaban seguros de que la sensación de presencia era el arte: que Víctor había abandonado su medio habitual completamente y había ido a buscar algo más psicológico. Había murmullos de feromonas, incluso hipnotismo, entre los menos anclados de la clientela. Eso fue antes de que nos probara mal, por supuesto.

La suya fue la última presentación del día. Dirigió la reunión en la sala central, dijo algunas palabras (nadie parece recordar qué) y recogió la semilla. La sostuvo en su palma como si hubiera nacido de esta, lo que supuse era así. Luego sonrió e hizo un gesto, y la habitación se desvaneció.

No tengo idea de cómo lo había hecho, pero en esos dos días había remodelado el centro de convenciones para retirarse a sus órdenes. Las paredes se deslizaron hacia abajo, el techo se enroscó en sus vigas, y de repente estábamos parados en una amplia plataforma plana al aire libre. La ciudad se extendía a nuestro alrededor, su repiqueteo repentinamente ensordecedor después de la charla refinada de la convención.

Él dijo algo más. "Les doy esto", tal vez. Estaba demasiado asombrado como para prestarle mucha atención. (O tal vez hablar de hipnotismo tenía algún mérito. ¿Quién sabe?) Pero lo dijo, y se llevó la mano a los labios y besó la semilla.

Un murmullo se extendió por el techo, audible de algún modo incluso sobre los autos. La semilla…cayó.

Swish. Tap. Golpeó el piso y no rebotó.

Silencio.

El calma se extendió, inaturalmente equilibrada, hasta que estuve segura de que se rompería y azotaría entre nosotros con furia punzante. Casi lo extraño, incluso, cuando la semilla comenzó a separarse.

Su superficie se partió, plegándose hacia adentro a lo largo de un patrón de muaré intrincado, y luego sobresalió entre las hendiduras. El cuerpo de la cosa se hinchó, se levantó, y crecio. Vimos, extasiados.

Los brazos se elevaron, agarrando zarcillos esqueléticos que se movían para agarrarse unos a otros…Superestructura, me di cuenta con una sacudida, antes de que se conectaran por completo y comenzaran a hincharse y llenar los huecos entre ellos. Se movían como ramas al viento o como pinceladas. Mis ojos estaban insoportablemente llenos de cosas imposibles, equivocadas y hermosas.

Finalmente, un segundo o una hora más tarde, la escultura del Sr. Victor estaba completa ante nosotros. La forma era extrañamente familiar, una amalgama de formas demasiado comunes para reconocer: una tetera, tal vez, o un buitre encorvado. El silencio se desvaneció dentro del cuerpo de la cosa; el clamor de la ciudad se levantó a nuestro alrededor otra vez.

El Sr. Víctor hizo una reverencia.

Desamparados con asombro, aplaudimos.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License