Phantom Blunt

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +1+x

La nieve estaba empezando a derretirse. Habría vuelto a cursar otro semestre en la escuela, si no fuera tan horriblemente antipático continuar con los estudios. Todo estaba todavía muerto, pero estaba empezando a volver.

A Jude le gustaba eso. Siempre le gustó el heroísmo de las estaciones, la reencarnación casual de la tierra cada maldito año, como un puto reloj, lo cual era gracioso porque era en lo que se basaban los relojes. Probablemente.

Se lo merecían. No era una cuestión. Podía hacerlo. Ni siquiera estaba en discusión.

Hacerlo sería catártico. Nunca borraría lo que le hicieron, pero era justicia, ¿no? Ojo por ojo. Dios nunca lo perdonaría. ¿Pero el Señor de todas las cosas no vería su lógica, vería su razón? Tenían que morir antes de volver a hacer algo de eso. El Escultor había demostrado ser un monstruo, y era responsabilidad de Jude acabar con él. Habría sido inmoral no hacerlo.

Estaba sobrio. A Jude nunca le gustó estar seco, ni siquiera cuando las cosas iban bien. Pero era mejor así. Necesitaba estar completamente en la bola para esto. Y no la falsa en la que se drogó de antemano y dijo que era genial y que todavía estaba en la bola, pero realmente no era, pero la mierda real.

Se iba a dejar llevar. Eso sí lo sabía. Jude miró por la ventana de su asqueroso apartamento, que daba a una hermosa y pintoresca vista del garaje de un almacén.

En algún lugar, en el fondo, Jude esperaba que lo matara. Jude esperaba que uno de ellos tuviera la capacidad de hacerlo.

No lo hicieron. Aunque tuvieran tiempo para prepararse. Siempre ha sido el mejor en el viejo razzle dazzle.


La exposición de arte era lo suficientemente agradable como para que uno casi pudiera olvidar que era el escaparate de un violador y un asesino. Parecía tan normal. El vino. Chicos torpes codeándose con gente que valía más que cualquiera de los que habían conocido, multiplicado por siete. Cerca de la inocencia. Tan cerca.

El artista era el Escultor. Un buen título, ¿verdad? Definitivamente rompió el molde con ese. Jude no se dio cuenta, pero había estado esperando hasta ahora para hacer su jugada, por así decirlo. Tenía un vaso de vino blanco en la mano y miraba fijamente hacia fuera.

Las exposiciones de arte genial rara vez eran muy diferentes de una exposición de arte normal. Ciertamente, había magia, pero ¿por qué joder un formato perfectamente bueno? Era un momento para relacionarse, para cobrar, para ver cosas nuevas que eran hermosas u horripilantes o ambas cosas. ¿Pero no solía ser horripilante en los espectáculos geniales? Claro, él había visto algunas cosas hermosas. Incluso del Escultor.

Pero hacer una cosa hermosa no podía quitar las cosas horribles.

Jude tenía migraña. Jude siempre tenía migraña. Jude se preguntaba si el origen de toda su magia era una salvaje sensación de disforia y un perpetuo dolor de cabeza. Incluso en este cuerpo que había hecho él mismo, un cuerpo que había forjado con su propia carne y sangre, seguía preguntándose si era suyo. Si lo merecía. Si no se desmoronaría bajo todo su estrés. Y se revertiría. Últimos datos guardados conocidos. Una niña de trece años en este pozo de tigres.

Y muchos de ellos eran hombres. La mayoría de la multitud, en realidad. Sólo contó una mujer. Una mujer de la alta sociedad. Probablemente. No pudo ubicar su edad. No quería hacerlo.

Hicieron la estatua y nadie pensó que fuera un gran problema. El escultor esculpió la estatua, y las mujeres se sintieron heridas. ¿Estaban tan alejados de sí mismos que no podían ver el terror en su arte? Jude se preguntó si estaba teniendo un ataque de pánico.

No les dio un discurso. El verdugo y el juez no les hicieron saber sus crímenes.

En cambio, se metió en sí mismo. El frío se apoderó de él, y el calor salió.


Todo el mundo tenía un teléfono móvil. Incluso en 2008. Quizá no eran tan fantásticos. Tal vez no todo el mundo estaba conectado a Internet. Pero todos los tenían.

Y había muchos enchufes en un lugar tan grande como en el que estaban. Aparatos de luz. Una nevera. Aire acondicionado. Tantas cosas que funcionaban con electricidad. Jude siempre pensó que la gente ignoraba los pequeños trozos de magia de la vida. Como la electricidad. ¿Cómo diablos funcionaba eso?

Siempre asombraba a Jude, las cosas que podía hacer cuando estaba enfadado.

Desgarró sus cuerpos. Poco a poco. Electrones. Protones. Él no sabía de ciencia. Lo que sabía era que dolía. Gritaban eléctricos, zumbando en el aire. El olor crepitante del ozono.

Todo era luz amarilla y chillidos. Algunos fueron arrastrados a través de los receptores de sus móviles, con los teléfonos abiertos. Unos pocos se atascaron en tomas de corriente, con cuerpos ondulantes y con arcos amarillos visibles. Estaba limpio. No había sangre. Sólo había ese olor. Y luego había silencio.

Fue entonces cuando empezaron las llamadas telefónicas. Cientos en el área triestatal. Podía oírlas todas sonando. Teléfonos móviles y fijos, encendidos y apagados. Las baterías muertas cobraron vida. Y el calor las apagó. Carne en una carnicería. Nada más que ruido. ¿No sonaba como un grito? Siendo separados, siendo arrastrados, hasta que incluso sus átomos chisporrotearon en energía.

En medio de una galería de arte ahora vacía, cubierta de móviles que zumban y de ropa de abrigo, el rodillo cayó al suelo. Jude lloró.


El Crítico no había estado allí. Por supuesto que no estaba. Deseó que el viejo cabrón hubiera estado allí. Tuvo que conformarse con los compinches.

Catorce personas. A juzgar por los zapatos, los teléfonos móviles y la sensación en sus entrañas de que acababa de hacer algo que nunca podría deshacer. Trece de ellos importaban. Una era desafortunada. Se preguntó cómo había sido ella. María, madre de Dios. Una Magdalena. Volvió a llorar, se limpió una lágrima del ojo.

Saúl hizo trece. Y Matías reemplazó a Judas. ¿Y no era él? Se había nombrado a sí mismo como el santo patrón de los casos desesperados. ¿Pero no estaba Judas tan cerca de Judas? ¿Pero a quién había traicionado?

"Dios". A mí.

En el campo de la ropa, encontró las gafas del Escultor. Sin sangre. Se agachó y recogió los pantalones que llevaba puestos. La ropa interior seguía dentro. Asqueroso. Sacó una bolsa del bolsillo del pantalón. Fantástico.

Lo único bueno del cabrón era que siempre estaba aguantando. Hierba sucia. Pero era hierba, y estaba sobrio.

En el montón de ropa, cruzó las piernas debajo de sí mismo y se enrolló un porro. Mientras encendía el extremo con la BIC verde, Jude supo que iba a ir al infierno cuando muriera.


Había salido en las noticias. Los conserjes lo habían limpiado. Nadie más lo habría hecho. Decían que era un incendio de almacén. No había nada sobre las llamadas telefónicas. Se preguntó si serían capaces de conectar las dos cosas. Si eran buenos como todos decían, probablemente unirían siete y siete. O trece y uno.

Catorce. El número zumbaba en su cabeza. Vidas. Extinguidas. Jude habría sido capaz de traerlos de vuelta, tal vez. Si no hubiera sido tan minucioso. Si no les hubiera quitado toda la vida, la vitalidad y la chispa como un capullo en un vaporizador.

Tenía sentido pasar desapercibido. Grecia. Atenas. Lo atrajo como un imán infernal dentro de él. Había traicionado a Dios. Grecia tenía sentido. Teseo mató al Minotauro en Jericó, y los muros se derrumbaron. ¿No fue así?

A Jude Kriyot nunca se le dio bien pasar desapercibido. Y en Atenas, decidió que iba a hacer algo. Arte. Nunca le había gustado demasiado el arte de los chicos geniales. Escribió. Hizo cumplir. Era uno de los pequeños secuaces del Crítico, a veces, cuando había que hacer cosas malas. Pero, había algo en la ciudad que lo inspiraba.

Y esperaba que el Crítico se enterara. Y esperaba que al viejo bastardo le diera un ataque al corazón antes de que Jude pudiera salir de la ciudad.


A veces, Jude deseaba poder recordar la realización de la obra de arte. A veces, Jude deseaba seguir teniendo esa chispa creativa. Sólo recordaba trozos. Recordaba las monedas. Recordaba el llanto. Recordaba a los hombres de hielo.

Teseo tomó el hilo y salió del laberinto, pero fue absorbido por él y escupido. Cristal frío y transparente. Paredes demasiado blancas. Qué estupidez. No podían ver la magia. No conocían el oro ni aunque saliera de su propio culo.


La obra de arte había hecho que lo atraparan los conserjes. Había pensado que eran un mito. Y había dado suficientes problemas como para que se rebajaran a aclararlo todo. Dos veces en dos semanas. Quizá fuera un récord. Pero, ver su funcionamiento interno era un viaje. Jude salió del avión, sacudiendo la cabeza de lado a lado en un vano intento de sacarse las telarañas de las orejas. Para alguien como él, para alguien tan mágico, un poco de pérdida de memoria no iba a funcionar. Sólo hacía que todo fuera un poco extraño. Como un deja-vu permanente. No iba a durar mucho. Lo sabía, porque lo pensaba. Y cuando pensaba algo sobre su cuerpo, siempre se hacía realidad.

Le habían arreglado el billete de vuelta a casa, y se hizo el remolón y el vacío. El bajón le hizo querer drogarse. Muy drogado. ¿Cómo lo llamaban? ¿Una Clase-B? Tal vez una Clase-Z podría hacer que se jodiera. Debería haber pedido uno. Los conserjes no reconocerían el oro aunque les saliera del culo.

Habían pasado dos semanas desde que lo probó. Lo cual, para él, era una eternidad. Sintió que su cuerpo gorgoteaba de irritación. Se había puesto nervioso con una camarera, un pecado peor que los asesinatos, tal vez. Irritación. No podía dormir. Pero no quería dormir. No si no podía ir a un hermoso mundo de oscuridad sin sueños. O lo que sea.

En el aeropuerto, se detuvo en un Starbucks. Era caro, pero normalmente la gente no se daba cuenta de que los números de serie de un billete terminaban todos en los mismos tres dígitos. Un poco estúpido, pero la magia de Jude era particular. El número de la hierba simplemente aparecía a veces, en las partes más extrañas. Pidió un café helado. Negro. Sin hielo.

Cabeza abajo, ojos anillados de costra. Sus uñas estaban sucias, sin cortar. Jude no se había afeitado y su vello facial era una vergüenza. Faltaban parches, aquí y allá. Pero, ¿para qué molestarse en cuidarse cuando se iba a quemar por la eternidad? Así que se sentó solo, bebiendo su café negro.

Jude estaba tan ensimismado en sus pensamientos que no se dio cuenta de que había alguien sentado en su mesa hasta que habló.

"Oye. Amigo. Se te ha caído esto". Y la persona colocó un encendedor verde sobre la mesa. Le quitó el seguro, para que se encendiera más rápido y suave.

"Gracias". Se lo quitó al tipo, tomó un sorbo de su café y dijo, "Pero es sólo un encendedor".

"Sí, pero lo vi. Y me dieron ganas de agarrarlo. Y me dieron ganas de dárselo. Y he aprendido que cuando tengo una idea, es mejor hacerlo en ese momento. Como hablar contigo. Se siente bien. Se siente como si tuviera que hacerlo. ¿Cómo te llamas?"

"Jude". Este tipo era raro como el infierno. "No me gusta el sexo anónimo".

"Soy JJ. Y no te preocupes. No estoy tratando de joderte". Una pausa y señaló el mechero: "Nada es casualidad. Mira el alquitrán en el fondo del mechero. Lo usas para empacar debajo de tu tazón, ¿no es así? No somos un hombre de porros, ¿verdad?". Una pausa. "Apuesto a que quieres fumar hierba, ¿no? Acabo de recibir una llamada de la chica con la que me voy a quedar. Me dijo que su ex dejó un montón de hierba en su apartamento. No pudo ser una despedida amistosa, ¿eh? ¿Dónde está tu equipaje? Podemos tomar un taxi".

Jude se quedó mirando a este bicho raro. JJ. Olía bien. Duchado. A diferencia de Jude, que había olvidado lo que era una ducha en su neblina. Pelo oscuro. Ojos brillantes. Era lindo. Pequeño. Labios de arco de cupido. Como un querubín. Querubines, serafines, tronos, yadda yadda. ¿Tal vez fue el destino?

"Sí, supongo". La cabeza de Jude se sentía bien. Se sentía como si estuviera nadando. Espesor. Era el aire. ¿Era el destino, o sólo tenía hambre de más hierba? "No tengo una maleta".

"Genial. Vamos. Te va a encantar".

JJ le tendió la mano a Jude.


La chica era bajita y regordeta, con el pelo oscuro y encrespado y los ojos anillados por el sueño. Su boca estaba un poco torcida. Sus dientes tenían un hueco, pero estaban limpios y blancos. Lo cual le parecía increíble a Jude, teniendo en cuenta todo lo anterior. Apenas recordaba que la pasta de dientes existía la mayoría de los días. ¿Pero los de ella? Prístina. Jude trató de recordar la última vez que se duchó cuando ella le dijo: "Amigo, ¿me estás mirando los dientes?".

“No.”

"¿Cuál es tu maldito problema?"

"Tranquilo", dijo JJ, con la voz cortada como un laúd o algo así. "Sólo es raro. Tú también lo eres. Jude, esta es Esther. Esther, este es Jude".

"Así que, eh, son ustedes dos, ya sabes."

"¿Qué coño se supone que significa eso?" Esther golpeó a Jude en el pecho. Era más baja que él. Por un pie y medio o algo así, supuso sin estar muy seguro de la medida.

"En el aeropuerto, dijo como. Ya sabes. Se estaba quedando contigo", dijo Jude.

"¿Así que si un hombre se queda con una mujer, significa que van a coger? ¿Es esa la clase de mierda que crees? Hueles a imbécil. ¿Alguien te lo ha dicho alguna vez?"

"Algunas veces".

"Calma, señora y caballero. ¿Por qué no nos relajamos? Hace un día precioso fuera". JJ estaba sonriendo. Nada de eso le preocupaba. Ya se había deslizado hasta la cocina y se estaba preparando algo para comer. "En un día como éste, es una providencia divina fumar hierba. El cielo es perfecto para ello. El aire también es bueno. Pero el cielo es mejor".

Jude se volvió hacia la ventana. Estaba nublado. La lluvia caía en pequeñas gotas casi heladas. El cielo era negro oscuro en el horizonte. Hacia el este. O al oeste. O realmente cualquiera de ellos. Jude no tenía una puta brújula. Pero sabía cómo era el viento, cuando hacía que los árboles se dispersaran, cuando traía hojas deslizándose por el pavimento. La tormenta se acercaba. Sólo se pondría peor.

"Sí, de acuerdo. Será mejor que no te lo estés cogiendo cuando vuelva", dijo Esther.

"No le gusta el sexo anónimo".

La risa de Esther fue áspera y rápida. Una singular proclamación de hilaridad. Salió de la habitación antes de que él pudiera decir nada más. Jude se sonrojó y luego movió la cabeza de un lado a otro. Hacia arriba y hacia abajo. Sentía como si se le hubieran destapado los oídos, pero estaba en lo más profundo de su cerebro. Era como una botella de gaseosa descorchada. Estaba perdiendo toda su efervescencia.

"¿Sabías que puedes meter el dedo en el pop para que la espuma baje más rápido?" Jude no se había movido. Se había quitado los zapatos. Su propio olor estaba empezando a afectarle, lo que tenía que ser una mala señal. Tomo una botella de desodorante (el amigo de todos los fumadores) de una mesa y empezó a rociarse.

Si JJ pensó que eso era raro, no mostró ninguna señal de ello. "Sí, si te limpias la nariz con el dedo y te lo metes, baja aún más rápido. Pero se te pone aceite de nariz en la bebida".

"Sí". Jude se sentó en la mesa de la cocina. Y luego se levantó y se sentó en el sofá. Y luego se levantó, caminando hacia la cocina, demorándose. JJ estaba preparando un sándwich que Jude trató de no mirar. Una combinación de cosas en las que no quería pensar. Ketchup y pepinillos y carne y queso. Intentó evitar mirar el sándwich cuando dijo: "Me odia, ¿verdad?".

“si.”

"¿Por qué me has traído aquí entonces?"

"Porque es una buena idea". Dio un mordisco.

Jude decidió volver a la mesa, sentándose. El apartamento era pequeño. Tres habitaciones. Un salón y una cocina apenas divididos por una barra y esos extraños armarios superiores. Tenía un baño, probablemente. Y un dormitorio. Tres habitaciones. Si se contaba el baño. Y lo hizo.

"Odia a todo el mundo", dijo JJ. Jude intentó no mirar una mota de ketchup en su diente. Intentó no vomitar. "Le caerás bien en cuanto haga algo que la moleste. A mi chica le encanta un compañero de equipo durante ese tipo de cosas. Es lo que siempre pasa".

"¿Cómo lo sabes? ¿Has hecho esto antes?"

"No", dijo JJ.

Antes de que Jude pudiera cuestionarlo, Esther volvió a entrar, con un bol y una bolsa de hierba que hizo que Jude salivara visiblemente.

"No puedo encontrar un maldito encendedor. Creo que ella lo tomó. Perra". Tiró la bolsa sobre el mostrador. "¿Quién quiere ir a la puta gasolinera?"

"Tengo un encendedor". Y lo sacó del bolsillo y se lo tendió a Esther. Ella se lo arrebató de la mano. No le dio las gracias.

Mientras Esther empezaba a desmenuzar la hierba, de una forma lenta que, para Jude, la mostraba como una completa novata en el tema de la hierba, dijo: "Es una mierda que tenga que confiar en la ayuda de este tipo que huele a mierda cuando tengo un puto niño mágico con suerte en casa".

"Lo encontré", dijo JJ, al igual que Jude: "Yo también soy mágico, sabes".

Esther apenas había llenado el cuenco cuando se lo llevó a los labios y dio una pequeña calada, puntuada por un ataque de tos que Jude podría haber contado como un vendaval si tuviera un barómetro o lo que fuera. "No seas un fanfarrón. Me imagino que todos los que recoge lo son. No eres especial. Yo también puedo hacer mierda".

Jude fue el siguiente en tomar la pipa. El humo llenó sus pulmones. Y dejó que se quedara allí. Podía sentirlo dentro de él. Sus capilares lo tomaron. Su pulmón se abrió como una puta concha. Su sangre era un pequeño hombre de Macarena bailando, llevándolo a su cerebro y difundiendo el entumecimiento como el más bello escalofrío. Como un sueño. Como un zumbido.

Y entonces, por primera vez, Esther sonrió. Sonrió con todos sus dientes. Pero se sorprendió a sí misma. Y frunció el ceño. "¿Qué puedes hacer de todos modos, Jude?"


Fumar hierba con alguien, especialmente cuando era más de lo que podían soportar dos tercios de las personas de la sala, era una experiencia extraña. Esther había estado en el suelo, riendo y riéndose. Estaba casi desmayada. Fue un ataque de tos lo que lo había provocado, mucho después de admitir que había sido la primera vez que fumaba hierba.

JJ estaba tranquilo, pero estaba claro que no se le pasaba ni un solo pensamiento por la cabeza. Jude intentaba explicarle que JJ era como el Hombre de Oro de la historia de Philip K. Dick, pero JJ se limitaba a sonreír, con esos hermosos ojos de dos pequeñas rendijas.

Jude no era la mejor niñera. Era difícil para él. Por lo general, él era el que estaba en ácido y la gente cuidaba de él. Por supuesto, la gente que cuidaba de él estaba muerta. O lo querían muerto. O se olvidaban de que había existido.

Mientras se agachaba para poner a Esther en pie, sonó el timbre de la puerta. Sin detenerse, JJ se dirigió a la puerta y la abrió de par en par.

"¿Qué cojones está…?", dijo Jude. Un zarcillo puntiagudo salió de la bolsa de hierba y le rodeó la boca. Era espinoso, duro. Olía a hierba. De la parte superior del zarcillo crecía una única flor púrpura que se agitaba ante sus ojos. Cardo de Toro. Cardo mariano. Y había más. Salieron de la bolsa. No tenían un punto de partida, simplemente salieron de repente del capullo.

Los zarcillos se enroscaron en sus extremidades, tirando de él hasta el mostrador y dejándolo caer en un asiento. Esther volvió a caer hacia delante, y JJ cerró la puerta con calma después de que el hombre de la puerta entrara.

"Podía olerte desde fuera, Jude", dijo el hombre de pelo esmeralda y ojos como el mar. "Catorce. Eso es lo que hay. Catorce vidas. La cantidad perfecta para mis Green Fields of France, hombrecito. Video Killed the Radio Star no funciona si no puedes moverte, ¿verdad? Siempre te he dicho que mi stand es mucho mejor que el tuyo. No necesito estar ahí. No necesito tocar nada. Green Fields of France ama las plantas y odia a todos los que asesinan. Y tú, Roller, tienes bastante sangre en tus manos".

Esther se levantó con pies temblorosos y dijo: "¿De qué mierda de nerd estás hablando, amigo?".

"¿No se lo has dicho, Jude? Qué bonito. Tu culpa católica es lo que te matará al final, sabes, Jude. ¿Crees que una pequeña estatua va a deshacer lo que hiciste, pequeño? Eres una mierda a los ojos de Dios, y a los ojos de todo lo que es genial". Y el hombre sonrió a Esther. "Hola, querida. Me llamo Eric Furey. Mi viejo amigo Jude me conocía como El Jardinero. He venido aquí en nombre de unos viejos amigos. Para una retribución".

JJ se rió y se sentó al lado de Jude, dando vueltas en la silla. "Estás fingiendo totalmente que tienes un stand, ¿verdad?"

"¿Qué es un stand?", dijo Esther.

"Es una cosa de poder anime. Como, es un fantasma de puñetazos. Excepto que el de este tipo es supermierda".

"No es un stand de mierda", dijo Eric. Los zarcillos se estrecharon sobre Jude. Catorce. La sangre resbaló por su camisa, por sus piernas, y emitió un ruido que sonó como un gemido y un grito. Era una especie de ambas cosas. Jude se agitó contra el agarre. Tenía las manos atadas con fuerza a los costados. Las espinas eran horribles. Olía a cortar la hierba. Olía como caerse en un campo mientras se practican deportes de contacto. Los dedos de su mano derecha se movían. "Es un stand muy útil para el trabajo en la red, y es absolutamente sorprendente en lo que hace. Todo lo que necesita es una planta, y puedo matar al hijo de puta más culpable en una habitación".

"¿Y si no hay plantas?" Dijo JJ. "¿Y si no se siente culpable?"

"Espera. ¿Te has teñido el pelo para que encaje con tu… stan?" Una pausa. Esther soltó una risita. "Amigo, eso son lentillas, ¿no? Ni siquiera tienes los putos ojos verdes, ¿verdad? Y mira sus uñas. Oh, Dios. JJ, mira sus putas uñas. Verdes. Oh, Dios. Creo que brillan. ¿Ves eso?"

"¿Me están escuchando, carajo?" Los zarcillos tiraron a Jude al suelo, junto con la bolsa. La hierba y el cardo animado cayeron al suelo. Les dio una mejor cobertura. Mejores ángulos, ya que se extendieron por el suelo, y a su vez, extendieron a Jude en un ángulo doloroso. "Este apestoso bastardo que has traído aquí es un asesino. Un puto asesino asqueroso. Lo muerden por eso. Crujen los dientes porque ha derramado sangre sobre la Madre Tierra. Y a la Madre Tierra no le gusta que la manchen". Para puntualizar el momento, los zarcillos se tensaron y retorcieron el cuerpo de Jude. Su mano derecha brilló.

Demasiado rápido para que lo viera Eric, que miraba fijamente a JJ y a Esther. Por fin habían escuchado. Y a él siempre le gustó un buen público.

"¿Te refieres a Jude? ¿A quién mató?" La expresión de JJ estaba en blanco. Había curiosidad, pero ya no había calidez. Tampoco había frialdad. Era clínica, interesada. A Jude le habría encantado estudiarlo si no lo estuvieran matando las plantas.

"¿Ese pedazo de mierda maloliente?"

"Catorce". Trece hombres. Una mujer. Gente inocente. Artistas. Según cuentan, no lo vieron venir. No podrían haberlo hecho, por supuesto. Pero créanme, les conviene que nos dejen hacer esto. Es nuestro código".

"¿Qué carajo?", dijo Esther.

El momento era perfecto. El mechero verde cobró vida en su mano. Él era la llama. El calor que era todo dentro y fuera de él. Irradiaba hacia fuera. El extremo de cada zarcillo chisporroteaba y se deslizaba hacia dentro, como un cigarrillo del que tira un gigante invisible. Los ojos de Eric se desorbitaron antes de darse cuenta de que su cuerpo estaba en llamas. Y luego estaba en el suelo, rodando. La llama fue rápida. Quemó la alfombra, pero no lo consumió.

Cuando Esther se dirigió a la cocina en busca del extintor, las llamas se apagaron. Eric estaba crujiente en el suelo, jadeando, pero muy vivo.

"Enviarán más, Jude". Tosió. Eric se esforzó por hablar, con la boca sin labios y carbonizada. "No pueden vencernos a todos".

Jude tosió y se limpió la sangre de la boca. Extendió la mano y recogió un cogollo de marihuana sin tocar de la alfombra. Uno solo sin tocar. Se alegró de que no hubiera habido una decimoquinta persona allí. Sin pensarlo, se lo metió en el bolsillo. Probablemente a Esther no le importaría.

"Creo que deberíamos irnos", dijo JJ. "Todos nosotros".

"No voy a ir a ninguna parte con un maldito asesino. ¿Qué carajo, JJ? ¿Qué carajo?"

"Vamos a ir con él. Tienes que venir".

Esther no discutió. Tampoco lo hizo Jude. Había un hombre quemado gimiendo. Esther guardó su portátil, su ropa, unas cuantas fotos que hicieron que a Jude le doliera la cabeza y unos cuantos libros que Jude no vio. Dos maletas. "¿A dónde vamos? ¿Por cuánto tiempo?"

"Depende de a dónde vaya Jude", dijo JJ mientras salía de la habitación, caminando por el pasillo. Las puertas del ascensor se abrieron y cerraron.

Esther y Jude se miraron durante un largo rato. Él tosió y se incorporó. Y luego se puso de pie.

"Puedo llevar una de tus maletas por ti. Si quieres".

"Puedo sostener mis propias cosas", dijo.

Jude tomó una maleta y no dijo nada. Los dos no se movieron.

"Estuve en Are We Cool Yet?, y no paré algo malo. Le hicieron algo a una mujer. A mi amiga. La lastimaron. La violaron. La mataron. Por una obra de arte. Hicieron magia para hacer esto. Así que los maté". Jude tosió, pasando del pie derecho al izquierdo. "No sé si lo desharía. Pero los maté. No quería que lo hicieran de nuevo. Estaba allí. No pasa nada si te extraña. Es bastante jodido. Debería haber mencionado, lo de mi asesino. Supongo".

Esther le miró fijamente. Tomó su maleta en la mano y se dirigió a la mesa de la cocina. Recogió las llaves de su coche mientras tintineaban en sus manos. Al pasar junto a Eric, le dio una patada en el estómago. Salió de su apartamento y Jude la siguió. Entraron juntos en el ascensor y las puertas se cerraron tras ellos.

"¿En serio habéis puesto a todos vuestros poderes el nombre de algún anime?" preguntó finalmente Esther, rompiendo aquel largo silencio.

"Sí".

"¿Quién diablos hace eso?"

"Es más común de lo que crees. ¿Has oído hablar de la Mano de la Serpiente? Sé que muchos de sus asesinos fingen ser super saiyans".

"¿Y qué hace tu stan?"

Jude tosió, miró al suelo y arrastró los pies. El ascensor se abrió y JJ les sonrió plácidamente, agitando la mano lentamente de derecha a izquierda.

"Entonces, ¿a dónde vamos?", dijo Jude.

"Vete a la mierda. ¿Cuál es tu stan?"

"Se llama stand. Con una d. Video Killed the Radio Star. Manipulo la electricidad".

"Pero dijiste que podías hacer mucho más que eso".

"Ellos no lo saben. Los verdaderos usuarios del stand mantienen sus superpoderes en secreto. Es el maldito movimiento. Todo lo que hago es enviar a algunas personas a través de llamadas de móvil y mensajes de texto y esas cosas. Nada, ya sabes, demasiado mágico. No quería, eh, que me obligaran a hacer demasiado".

Esther se quedó callada un momento, antes de decir "Jude, ¿crees que los mensajes de texto se envían a través de la red eléctrica?".

"Sí. ¿Por qué? ¿No lo hacen?"

JJ se echó a reír, con los ojos tan rojos como sus mejillas. "Eres un idiota, amigo. Menos mal que no has visto Naruto, joder. Maldito Gran Hokage Jude, que no sabe lo que es un satélite".

"Si tuviera un stand, sería Joy Divison", dijo Esther, mientras salían del complejo de apartamentos. Las alarmas sonaron en la calle mientras un camión de bomberos y un coche de policía bajaban a toda velocidad.

"No puedes", dijo Jude, mirando al suelo. El coche de Esther era un maltrecho Honda Civic. Era de un tono azul enfermizo. Jude lo odiaba. "Se lo han llevado".

"Sabes que no es jodidamente real, ¿verdad? ¿Que esto es sólo un puto juego? Tu anime no es real. Como, Dios, Jude. Cálmate".

Cuando Esther abrió la puerta, JJ abrió la parte trasera y se deslizó dentro, dejando a Jude y Esther sentados juntos en la parte delantera.

Ella se puso delante y Jude se sentó en el asiento del copiloto.

"Entonces, ¿alguno de ustedes conduce?"

"Probablemente podría", dijo JJ.

"No", dijo Jude.

"Jodidamente genial. Muy bien. Bien. En un coche con niños. ¿A dónde entonces?"

Jude se encogió de hombros.

JJ dijo "Vamos a comer algo. Me muero de hambre".

Jude y Esther miraron a JJ al mismo tiempo, ambos ladeando la cabeza confundidos.

"Un sujeto acaba de arder como un loco frente a ti, amigo", dijo Esther, justo cuando Jude dijo "¿Me estás tomando el pelo?".

Esther suspiró y giró la llave en el contacto. "¿Puedes creerlo, amigo?"

"No. No, no puedo", dijo Jude, apoyando su mejilla en la fría ventana.

En el asiento trasero, JJ sonrió y cerró los ojos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License