Pestilencia en la Corte del Rey Ahorcado
Puntuación: +1+x

Su libro…su libro…¿por qué había regalado su libro?

Este estaba enfermo, aunque no sabía con qué. Pecho agitado, el placer agotado en sus amantes, ojos desenfocados.

¡Algo estaba mal aquí, algo estaba mal! ¿Qué era, donde estaba?

Abrasiones. Sangre. Giros bruscos demasiado cerca del borde afilado de un estrado de piedra. Eso, eso si sabía cómo arreglarlo. Su garra sacó una bolsa de su plumaje de medianoche. Un familiar snap, y sus garras se hundieron.

¡EL LIBRO! ¡DÓNDE ESTÁ! ¡SIEMPRE ESTÁ AQUÍ! ¡SIEMPRE AQUÍ! Un CAW frustrado brotó de su pico sin ser solicitado. Frenéticas garras rasgaron la basura en la bolsa, lanzando tubos de vidrio, gasas y pinzas por igual. ¿Cuántas veces he hecho esto? El pensamiento lúcido encontró su camino espontáneamente en su mente. Su forma se desplomó, impregnada por el sabor familiar de la falta de propósito y la desesperación. Ningún cuero reconfortante tocó sus pinzas. Abatido, sacó una aguja fina que trazaba un hilo fino y negro.

La mente ausente no impedía la mano practicada, y la sangre de la mujer no fluía más. Aún así, su mirada se demoró. Algo estaba mal con ella, pero no podía señalarlo. ¡ENFERMO! ¡ENFERMO! Se retiró de la plaza y su orgía, temeroso de esta enfermedad. ¡CURA! ¡¡CURA!! ¡SIN CURA! ¡SIN LIBRO, SIN CURA! Sus manos con garras se sacudieron, golpeando las paredes mientras se abría camino a través de las tortuosas calles, hacia el salón oculto donde venían a descansar los buscadores de conocimiento de Alagadda.

Lo vieron entrar, los ojos frenéticos, la sangre negra goteando de sus garras maltratadas. "Permítale ver sus diarios y notas", dijo un hombre encapuchado a otro. Sus máscaras huesudas y su atuendo negro no les eran familiares, un artefacto de su paso por la Puerta de la Alquimia en Londres. "No se quedará con ellos, lo hace con suficiente frecuencia. Es inofensivo, solo déjalo ver que no tienes lo que busca". El hombre más viejo se movió rápidamente entre los demás, se reunió y ofreció la pequeña biblioteca en sus bolsas.

La atmósfera de asombro y júbilo se desvaneció cuando los hombres vieron a la bestia negra emplumada rasgar sus notas, ojos enloquecidos probando cada página. Ninguno más habló, el puñado de extranjeros observaba con constante preocupación mientras la criatura gritaba ocasionalmente LIBRO, o ENFERMO. Vieron como arrojó el libro final a un lado con un ruido de ira y parecía que por primera vez veia a los otros en la habitación con él.

"¿Doctor Hamm?" la pregunta surgió de su interior, su cráneo inclinado hacia los doctores.

"No…Doctor Rydell", se presentó el anciano, "y los doctores Erasmus y Arderne. Venimos de una ciudad llamada Londres. Estos son todos los libros que tenemos con nosotros". Rydell se detuvo incómodo cuando el momento se extendió más y más.

¡ENFERMO! los pronunció al fin, sin parecer darse cuenta. Se movieron, separándose mientras acechaba a su alrededor. Ojos hundidos, gotas de negro en un charco blanco, la única carne dentro del cráneo, estudiaban sus máscaras. A pico de Aquiline, a unos centímetros de sus ojos, la lavanda de sus máscaras los protegía de más que los viles vapores de la criatura.

"Solo hemos venido aquí para estudiar y no presentamos ningun peligro. Somos hombres de ciencia y medicina".

"Y de Dios", agregó el primer hombre que él había presentado.

"De hecho", continuó Rydell "Quizás podamos ayudarte a encontrar el libro que buscas. Tenemos acceso a vastas tiendas de libros en Lo…"

¡LIBRO! ¡¡LIBRO!! ¡NO LIBROS, LIBRO! La bestia negra interrumpió. Su mente frustrada soltó un tremendo suspiro, incapaz de darle forma a las palabras que necesitaba. Incapaz de encontrar los conceptos que quería. "No tengo nada que enseñarte. ¡Reúne tus cosas y abandona mi morada!" ¡SALIR! ¡SALIR! La saliva voló, y la furia redujo sus cuencas en cada grito no deseado.

Anduvo solo, ahogándose en la soledad. Su mente vagó una vez más a otro mundo, persiguiendo este nombre, Hamm. Doctor, sí lo llamaron así, y otras cosas también. Un número…pero hace tiempo que lo había olvidado. Se puso de pie, se sintió, aturdido, sus ojos clavados en sus huesudas garras aviares, manchadas de un negro tan profundo que parecía rojo. Transfigurado, se perdió en la bruma. El olor a quemado de las velas, el olor a almizcle de los papeles viejos, el olor empalagoso del moho, por un tiempo, era todo lo que sabía.

Por fin, el doctor se encontró subiendo una escalera, buscando su pasado. Fue su libro tomado? ¿Lo habría regalado? Gritó un CRUAC irregular y cayó de rodillas, revolviendo su bolsa. Tal vez lo había extraviado…

Desesperadamente cavó, fue en vano. Se derrumbó en la escalera, a cientos de metros por encima de la plaza blanca de mármol, y alzó brevemente la vista para considerar las formas retorciéndose en su orgía perpetua. ¡ENFERMO! ¡¡ENFERMO!! Pero ¿por qué? ¿Y cómo? ¿Y cómo iba a arreglarlo? Estirando el cuello para ver a la vista, el suelo parecía colgar muy por encima de todo el mundo. O tal vez era él, mirando hacia abajo desde lo alto.

¿Cuántas veces había leído ese libro? ¿Cuánto tiempo he estado aquí, para olvidarlo todo? No podía decir cuánto tiempo se había sentado en la escalera, algo horrible e indescriptible. Se volvió por fin al sonido de pisadas huesudas que venian desde atrás.

Verlo hubiera destrozado la mente de una criatura menor. Quizás lo rompió, porque no temía contemplar semejante horror. Detrás, en la meseta del escalón, vislumbró un pasillo negro más puro. Por encima, más allá, el cielo amarillento de la Corte del Rey Ahorcado. Dentro de ella, un llanto atormentado.

El serafín del Señor Angustiado habló:

El Señor de Negro ha escuchado tu súplica
Su corazón se derramo, vacío de simpatía
El tomo que buscas, memoria perdida
El precio que pagará es su deber
Supera su presencia y verás
El quid de toda tu cirugía.

Y así fueron, juntos dentro del negro mas profundo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License