Cambio de Paradigma
Puntuación: 0+x

Una brillante forma de pensamiento technicolor explotó con intensidad ardiente, vibrando extáticamente y bailando dentro y fuera de Sí mismo. Los deslumbrantes arco iris se entrelazaban entre sí, cantando una cacofonía perfecta que reverberó a través del Aether sin forma. Cantaba, cantaba, cantaba en discordancia, desordenada y desenfrenada, sin ataduras y libre, libertad en su estado atemporal, un estado de caos.

La Materia Prima.

El tiempo no tenía sentido para algo que nunca comenzó y nunca terminaría. El espacio era un concepto inútil para lo que era Todo y abarcaba a Todos. Simplemente había Estado. Eterno en el más verdadero de los sentidos.

En toda su interminable interacción, en la unión y el reencuentro de todos sus colores, ruido y espacio negativo, algo coherente había comenzado a desarrollarse: una Espiral.

Un patrón había surgido. Tan extraño, tan ajeno; se giró sobre sí misma en un punto infinitesimal, más profundo de lo que se podía percibir, atrayendo luz y sonido y Ser y produciendo formas. El espiral siguió tirando. Se agarró y se contorsionó, se extendió y se consumió. Rompió a la abstracción. Orden institucional. Una sensación surgió a través de Todo lo que era y había sido: dolor.

Comenzó a gritar.

El Paraíso estaba doblado y roto. Fue tragado y comprimido en la Espiral creciente, aparecia por formas, aprisionada en forma rígida. Fue rasgado desde la comodidad de la irrealidad perpetua, arrastrandose a sí mismo.

Dentro del torbellino, los eones se convirtieron en siglos y los momentos se convirtieron en eones. Cosas extrañas y poderosas parpadearon dentro y fuera de la existencia. Había Vida, incluso. Existiendo como si siempre hubieran estado allí, o tal vez siempre lo estuvieron. Hasta que de repente no lo hicieron, y nunca lo hicieron.

Pero la Espiral exigió la perfección. Orden demandada. Aquí también se extendió, a pesar de las acciones emprendidas por los dioses y los conceptos que habitaban la capa. Algunos se dieron un festín con sus hermanos. Algunos fueron Rotos mientras intentaban defenderse. El más poderoso se unió contra él. ¿Y el resto? Sus gritos se unieron al coro.

El espiral perforo más y más fuerte. Rastrillando todo lo que era y había estado más y más cerca. Las cosas finitas e infinitas gritaron al unísono, cuando fueron atraídas al punto más profundo dentro de la Espiral, rebosantes de toda la energía que podría existir. Abajo, abajo, abajo.

En un solo punto

Innumerables explosiones estallaron en furiosa sincronicidad. Universo sobre universo sobre universo sobre universo. Espacio y tiempo que se generan espontáneamente simultáneamente en cada uno. Había sentido y estructura. Reglas y constantes. El sin fin, sin forma, había sido sometido. El abismo había sido ocupado.

La Materia Prima. Triturado y depositado en todos estos planos. Cada pieza a la vez en su totalidad. Luchó en su prisión. Se enfureció y se sacudió. Se rasgo en las barras. Arrancó las costuras. Arrancó y corrompió. Lloró y rechinó y odio odio odio. Odiaba estas cosas que habían sido talladas. Odiaba con pasión las cosas que realmente Eran.

Más allá de todas las cosas, odiaba la vida que florecía.

"¡Hombres libres! ¡Nobles! ¡Esclavos!"

Los humanos, varados en la cuna de la civilización. Se habían enfrentado a los innumerables horrores provocados por la Materia Prima. Se habían cansado del omnipresente Caos. De los monstruos. De los agujeros vivientes en el espacio y el tiempo. De los lugares donde la tierra misma cobró vida. De los hombres cuya voluntad se inmiscuyó en la creación, que reverenciaron el Éter Primordial.

"¡Hoy nos espera un nuevo comienzo!"

Reunieron a sus escolares más sabios. Sus sacerdotes más sagrados. A través de las generaciones…a lo largo de los siglos…crearon. La sangre y el sudor y el fracaso y el sacrificio eventualmente dieron fruto en forma de una pequeña gema elipsoidal.

"¡Ya no nos esconderemos!"

Tenía el poder de mantener la Fuerza Primitiva que llamaban Apakht.

"¡Ya no mas nos masacraran!"

Para contener algo tan poderoso - nunca estaria segura. Necesitaría protectores. Guardianes. La cerradura se apartó. Su tiempo vendría.

"¡Ya no viviremos más con miedo!"

La gente hablaba de una profecía. Se predijo que algún día habrían cuatro entre ellos que demostrarían ser capaces de esta grave responsabilidad.

"¡Estos cuatro, nuestros salvadores, nuestros regalos de los dioses, elegidos por el propio An para la tarea!"

"¡Son ellos los que sellarán este mal! ¡Son ellos los que tienen la fuerza para llevar la carga!"

El Curandero. El Soldado. El Táctico. El Chamán

"¡Que nuestro futuro más brillante comience aquí, hoy!"



Y así fue, y así continúa
Esta cosa primordial había estado indispuesta
Su tumba había sido sellada
Su tumba ahora cerrada



Una vez eterno, su fin vino rápido
Y las escalas hacia el Orden se desviaron
Sin embargo, llegará su día

Un Cambio de Paradigma

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License