Orientación del Departamento de Pastafísica
Puntuación: +4+x

Mi nombre es Dr. Jeremiah Cimmerian. Soy miembro del Comité de Ética de La Fundación SCP. Algunos de ustedes parecen algo confusos, lo que me demuestra que no son estúpidos. Ahora podrán estarse preguntando, "¿qué tiene que ver el Comité de Ética con el personal de servicio de comida?".

Bueno, primero me gustaría preguntarles cuánto disfrutaron sus donas rancias, el café frío, y la soda caliente. Probablemente no los disfrutaron mucho ayer tampoco. Cada comida que han comido esta semana ha sido terrible. Eso fue intencional.

Algunos de ustedes han sido reclutados directamente desde la milicia. Algunos de ustedes son chefs civiles entrenados. Otros han trabajo en cadenas de comida rápida por años. Tomen las donas rancias como una lección: Una buena comida puede significar un mundo de diferencia, tanto en humor como en la moral.

La gente que van a alimentar van a trabajar con algunos de los objetos más peligrosos del mundo. Si el Dr. McDoctorson está trabajando trabajando con un potencial artefacto fin del mundo, todos los días se va a poner un poco más apático.

El estado de ánimo incorrecto en el momento incorrecto puede provocar que el buen doctor cometa un error del que nadie se va a recuperar. ¿Y qué si en ves de eso él se despierta pensando en la rica Pizza que se va a servir en el almuerzo? El efecto que una buena comida tiene en la eficiencia y seguridad de las cosas no es una exageración.

Pero esa es solo la mitad de nuestro propósito. Y no es la razón por la que les estoy dando esta orientación. La Fundación SCP es un tipo de organización de investigación. El mundo es mucho más extraño de lo que parece. Algunos de ustedes incluso están cerca de conseguir sus propias credenciales de seguridad. Ustedes ya deben haber aprendido, al menos un poco, sobre qué tipo de extraños y maravillosos objetos mantenemos en contención por aquí.

Lo que no les han contado aún es sobre las anomalías vivas. Si, murmullos, murmullos. Sigan murmurando. Los entiendo. Eso no estaba en el folleto. Tristemente, "también somos una prisión" no es una publicidad muy buena para contratar a lo mejor de lo mejor en lo que ha comida se refiere.

Para proteger al mundo ponemos a gente bajo cerrojo y llave. 24 horas al día, los 7 días de la semana. Esto causa problemas que ustedes deberán ser capaces de resolver.

Déjenme hablarles sobre Jacob Mackenzie. Él era un contador que nació con una anomalía que causaba perturbaciones sísmicas si él experimentaba dolor. Las perturbaciones empeoraban dependiendo de qué tan severo era el dolor. Su naturaleza anómala fue descubierta y fue contenido por La Fundación a medidados de sus veinte años.

Él tiene una serie de restricciones dietéticas. No tiene permitido comer comidas frías por temor a que se congele su cerebro, no tiene permitido comer comida con puntas o muy duras por la posibilidad de que se pueda cortar la garganta o la boca, y no tiene permitido comer comida picante de ningún tipo. Su tipo favorito de comida era la mexicana. La gente a cargo de su contención también lo mantenía bajo los efectos de narcóticos casi todo el tiempo.

Sus requerimientos nutricionales reflejaban su realidad, por supuesto. Él requería de más hidratación de la normal por las medicaciones que le estábamos dando, por ejemplo.

Sin embargo, los encargados de su cuidado no necesitaban hacer cumplir las restricciones dietéticas. En ese momento, La Fundación alimentaba con la misma comida a todos los objetos conscientes. Con un puré que sabía a calcetines sudados. Pero era barato y podía mantener a un humano con vida indefinidamente.

Jacob experimentó un período de depresión grave que lo terminó matando en el 2004. La totalidad del Sitio-134 se perdió durante el evento sísmico que ocurrió durante el incidente.

¿Hacer un pedido a Taco Bell podría haber salvado a Jacob de su depresión? No. Pero si nos hubiésemos preocupado por lo que él estaba comiendo nos hubiéramos percatado de que ya no estaba comiendo tanto. Y tal vez una comida así, combinada con un montón de otras precauciones, hubieran ayudado.

Aún así, durante su tiempo por aquí, se encontrarán con personal de La Fundación de la vieja escuela que siguen tratando a quienes cuidamos como prisioneros. Ellos están y no están en la razón. No somos carceleros; somos cuidadores. La mayoría de esta gente no ha hecho nada para merecer castigo y prisión. Están en contención por la seguridad tanto de ellos como del mundo, pero deben ser tratados con respecto, amabilidad y dignidad, como cualquier otro ser humano.

Esa es la razón de por qué el personal del servicio de comida fue puesto bajo la vigilancia del Comité de Ética en 2005. Es por eso que tienen preparadas varias orientaciones más a las que asistir durante esta semana junto a mucho más personal recientemente contratado.

Cada uno de ustedes estará a cargo de la necesidades dietéticas del Sitio o un proyecto. Algunos de ustedes tendrán docenas de compañeros, otros trabajarán solos. No importa como queden, necesitarán estudiar a los objetos bajo su cuidado. Lo que quieren, lo que necesitan, su estado de ánimo. Todo eso les concierne.

No estarán solos, sin embargo. Son solo una de las muchas cosas que hacemos para salvar la vida del próximo Jacob Mackenzie que entré por nuestras puertas.

Si necesitan más información sobre el historial o preferencias de la personas a su cuidado que los dossiers no les pueden proporcionar, entonces se contactan con el departamento de inteligencia. Ellos los ayudarán. Si les tocan Investigadores particularmente testarudos que creen que su comportamiento afectará psicológicamente a las anomalías que estudia, entonces contacten con el Intermediario del Comité de Ética de su Sitio o del proyecto al que estén asignados.

Tendrán más reuniones esta semana y muchos de ustedes recibirán alguna que los especializará sobre el objeto de turno, o los objetos de turno que tendrán a su cuidado. Para cerrar, me gustaría dejarlos con el eslogan del personal del servicio de comida: Sé educado, sé profesional, pero ten un plan para alimentar a todo a quién conozcas.

Puede que hayan olido la pizza en la habitación de al lado. El pan es gratis y tenemos opciones veganas. Y café caliente. Y bebidas frías. Les deseo un buen día.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License