Sobre el Fracaso de los Acuerdos de "Cielo Abierto"
Puntuación: +1+x

La primera vez que nos reunimos con su Agente Salisbury fue entorno a esta temporada el año pasado. Gran hombre del gobierno, traje y botones, gran roca maciza de un reloj en su muñeca. Eso fue lo que mejor recuerdo de él, seré sincero: La forma en que seguiría revisando su reloj cuando te hablaba, como si temiera que corrieras como un ciervo si cerrara los ojos por mucho tiempo.

No lo hacía parecer menos raro cuando nos preguntaba a nosotros los guardabosques cuánto tiempo había pasado en el parque.

Bueno, no se ofenda, pero ustedes tienden a pedirnos mucho. Así que cuando comenzó a hacer este tipo de solicitudes a nuestro personal, pensé que lo trataríamos igual que a todos los demás raros federales que vemos en estas partes. No hagas preguntas, no esperes respuestas. Lo normal.

Lo hizo todo bien hasta, hoy, supongo. Comenzó a convertirse en una broma interna entre nosotros; Los que no tuvieron que tratar con él en persona, de todos modos, si tuvieras que darle la mano, dejarias de encontrarlo divertido bastante rápido. El hedor después de uno de sus pequeños viajes era horrible, perdón por mi francés. Como cerdos pudriendose al sol.

Por supuesto que sabíamos que era extraño, no somos estúpidos. Nunca veniamos de los bosques oliendo así, así que la pregunta era cómo demonios había llegado de esa manera. Podríamos adivinar, claro, pero nada de lo que pudiéramos cocinar explicaba ese hedor.

Luego desapareció.

Mire, tal vez bajo cualquier otra circunstancia pensamos que él podría cuidarse solo, pero llevábamos unos meses bajo presion; la gente estaba desapareciendo en todo el condado, ¿y podrías culparnos por ponernos ansiosos al respecto? Siempre tratamos de mantenernos fuera del negocio de los Federales, pero él estuvo fuera casi siete horas y media. Nunca había salido tanto tiempo antes, así que pensamos que podríamos perder un poco de tiempo para buscarlo. Pensé, lo peor que sucedería si hiciéramos algo es que nos gritaran por entablar un asunto federal. Lo peor de todo es que si no lo hacemos, ustedes bien por nosotros por no hacer nuestro trabajo como personal del parque.

Así que tomé a Joan y Hall y me puse en marcha.

No sabía a dónde iba, claro, pero teníamos una idea general. A qué camino se dirigía, ese tipo de cosas, y además, hemos encontrado personas con mucha menos información. Pasé media hora caminando antes de encontrarnos con esta, uh, formación.

No, señor, no está en los libros oficiales. Ni siquiera estaba en nuestros libros no oficiales, tampoco, así que no empieces a pensar que es la mano izquierda, no desciendole a la derecha lo que está haciendo.

Era una gran protuberancia de piedra caliza. Extraña formación dada la geología del resto del área, por lo que ya habia hecho que sospechara. Vi lo que parecía algo de sangre con costra o musgo descolorido en el borde y, bueno, eso me dio una idea de dónde estaba.

Le dije a mis amigos que esperaran en el frente cuando fui a revisar la cueva. Supuse que todo lo que necesitaba era un rápido ingreso y salida para comprobar si él estaba dentro, no planeaba embarcarse en un viaje de montañismo mientras estaba allí.

No noté mucho mal en los primeros pies. Musgo del color equivocado, claro, pero ¿era eso algo que haria que dieras la vuelta y corrieras? No, nada parecía estar fuera de lugar hasta que había dado la vuelta a la primera esquina. Fue entonces cuando comencé a ver los…no eran restos, per se, ni huesos ni nada, pero había…había sobras. Anillos de boda, botones de plástico, gafas…

Pero aún seguí subiendo, hasta que vi el reloj. Probablemente sabes cual: Una cosa grande de plata, con una hermosa banda.

Vidrio agrietado. Ensangrentado.

Así que tuve una elección, justo en ese momento. Podría tomar el reloj y correr, decirle al personal en la base que el había sido, creo, asaltado de alguna manera. O podría seguir adelante, ver si podia encontrar alguna otra cosa sobre cómo lo había perdido, ver si quizás todavía estaba respirando.

No sé cuánto tiempo pasé pensando en esa elección, pero me decidí rápidamente cuando escuché el ruido proveniente de las paredes de la cueva.

Como en cena de Acción de Gracias, señor. Rompiendo el hueso de la suerte.

Ahora esto cambia un poco las cosas. Me hace pensar que hay un animal ahí dentro, de alguna manera, y es por eso que no está saliendo. También podría explicar el resto de las personas desaparecidas, a juzgar por el tamaño del recorrido. Así que me imagino que me serviría mejor tratar de averiguar por qué exactamente, erm, lo envió su creador, por no ser grosero.

Lo encontré. No sé si realmente puedo decir lo que era, pero lo encontré, está bien.

Vi el traje primero. Pequeña cosa, supongo. Todavía parecía que una persona podría estar usándola hasta que el resto salió de la esquina.

Alto, alto, sí. No pálido, más como si la piel estuviera-como si estuviera toda estirada sobre los huesos-como salchichas-¿me entiendes? Los brazos no se formaban en las mangas, ni las piernas, ni los grandes ojos del tamaño de un puño que parecían de una mosca. Pensé que tenía gafas de sol al principio hasta que, uh, las lentes revolotearon.

Si le importaba la oscuridad en absoluto, no me di cuenta, solo se volvió bruscamente y me clavó sus ojos como si estuviera a punto de saltar sobre mí.

Dame un momento para recordar el exacto orden y lo tendré.

"Nuestro acuerdo ha terminado."

Fue uno de esos momentos en los que estás demasiado asustado para hacer lo mas inteligente, en el que tienes tanto miedo que ni siquiera puedes correr. Estaba corriendo en piloto automático, supongo, porque ni siquiera me di cuenta de que tenía mi arma fuera hasta que se disparó.

Hice un infierno de desastre, está bien.

Dos tiros, centro de la masa. Funciona en casi cualquier cosa del tamaño de un hombre en ese rango, aunque no diría exactamente qué me encontré bajo esa categoria.

Sí señor.

Apreciaría la bebida algo fuerte, señor.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License