ΩK
Puntuación: +7+x

1_2020_es.png

"Umm…. ¿Señorita Michaels?"

"¿Sí?"

"Creo que al doctor le gustaría, um, mostrarle algo."

El padre de Joyce Michaels se sentó en su camilla por primera vez en meses. El monitor de latidos que se encontraba a su lado mandó un pitido muerto - había sido desconectado.

"¿Quién es usted?" preguntó el hombre.

Finalmente estaba despierto, aunque no lucido.

Joyce miro a la enfermera. "¿Qué pasó?"

La enfermera hurgo sus palabras. "Desconectamos el soporte vital hace unos momentos - 07:02, eso es, 14:02 GMT. No hizo… nada cambió."

Los pulmones de Joyce ardieron. Su corazón se ralentizó. Esto no puede ser real.


07:32. Media hora después. Joyce estaba en el lobby del hospital. Los doctores le dijeron que esperara mientras trataban de saber que fue lo que paso.

En un rincón de la habitación, un televisor estaba sintonizado en el canal de noticias. No fue sólo su padre. Fueron todos los demás. En la última media hora, la vida continuó, ininterrumpida por la muerte por primera vez. Nadie murió. Ni siquiera los animales.

La cámara estaba enfocada en un chico que aplastó a un mosquito en su brazo. Entre sus restos, lo que quedaba de el aun se retorcía, tratando de volar.

La presentadora estaba sonriendo. 'Un milagro', lo llamó. Joyce no podía sonreír - lo único que tenía en mente era la cantidad de trabajo que le esperaría.

2020_12_es.png

"Hey, Joyce."

Ella rápidamente termino de escribir su mensaje y darle click a "mandar" antes de que ella viese quién entró a su oficina. Sonrió cuando vio que era Darryl Lloyd, un investigador con el cuál había trabajado antes. "Hey, Darryl. ¿Qué te trae aquí?"

"Me asignaron a un nuevo proyecto, y quería despedirme. ¿Qué haces tú?"

"Acabo de mandar un email al director de sitio pidiéndo que me transfieran."

"¿Puedo verlo?"

"Claro."

Para: Director de Sitio Fletcher
De: Dra. Joyce Michaels
Asunto: Solicitud de Investigación para Omega-K.
Hola Tom,
Me gustaría solicitar ser parte del equipo de investigación de Omega-K. No solo por ser mi campo de especialización, sino también por asuntos personales.
Trabajé con los equipos analíticos de SCP-2679 y SCP-3138, los cuales requirieron de mí para determinar la causa de muerte de los cadáveres anómalos. Aunque comprendo perfectamente que Omega-K no involucrara ningún cuerpo, siento que ser parte del equipo de investigación sería algo en lo que podría trabajar bien.
Muchas gracias.
Joyce

"Ningún error gramatical, excelente" comento Darryl, su cabeza estaba encima del hombro de Joyce a lo que revisaba el texto. "¿Estás segura de que lo conoces lo suficiente para llamarlo "Tom"? Creo que deberías ser un poco mas formal."

Joyce negó la sugerencia con una seña con su mano. "Está bien. Hemos hablado… al menos unas 3 veces. Ya lo mande de cualquier forma".

"Darryl suspiró por un momento. "Muy tarde, por cierto. Emily Young ya pidió el proyecto - se clasificó como SCP-3984."

"¿Y por qué no me lo dijiste antes?"

"Hey, no es mi culpa que no pudieses haber esperado para mandar el email."

"Es justo. De cualquier forma ¿Cómo ella logró asignárselo tan rápido?"

"Parece que lo pidió literalmente unos cuantos minutos después de que sucedió. No me preguntes como lo logró."

Joyce se cruzó de brazos. "Supongo que ella trabaja rápido ¿Cómo es que sabes todo esto?"

"Estoy en su equipo de investigación."

"Oh, vamos, eso no es justo ¿Puedes conseguirme un puesto?"

Darryl se rió suavemente. "No estoy seguro de que pueda. Ella ha estado pidiendo un equipo muy pequeño."

"Que pena" Joyce suspiro "Mira, tengo que ir a una reunión en unos minutos, así que no tengo mucho tiempo para charlar."

"¿Sabes…?" Darryl comenzó, su voz sonó apagada.

Joyce lo miró. Un momento largo pasó. "¿Qué?"

"…es gracioso cómo es todo esto del Rapto, pero aún así mis vecinos están de manera normal, podando el césped como si fuese un Domingo cualquiera."

"¿Rapto? ¿Quién lo esta llamando así?"

"Uh, creo que unos hippies en las noticias empezaron a concientizar sobre la sobrepoblación o algo así. Se propagó por el Internet."

"Cierto. Lo siento ¿Cual era tu punto?"

"Simplemente me causa gracia como todo esto es un escenario clase-K, pero las mundanidades cotidianas siguen su curso".

Joyce se rió gentilmente, solo para decirle a Darryl que entendió la broma pero no la encontro graciosa. Él sonrió, golpeo con sus nudillos un par de veces la puerta de su oficina y la cerró a la vez que salía.

Ella revisó su correo otra vez. 2 mensajes nuevos - uno a su dirección de trabajo y otro a su dirección personal.

Para: Dra. Joyce Michaels
De: Director de Sitio Fletcher
Asunto: RE: Solicitud de Investigación para Omega-K.
Dra. Michaels,
ΩK es un asunto personal para todos en la Fundación. Es un asunto personal para todos en el planeta, sin excepción.
Dicho esto, la razón por la cuál no puedo dejarte investigar el ΩK es porque ya ha sido pedido. la Dra. Emily Young ya tomó el proyecto y pidio su propio equipo para asistirla. una tripulación esquelética podría añadir. Te recomendaría enviar tu pedido para trabajar con ella.
Debería mencionar que ella dejó en claro que el propósito de la investigación de ΩK deberá ser su limite, no su origen, y estoy a favor de esto.
Te recomendaría que hicieses algo mas útil con tu tiempo. Los insectos deberian ser un problema por ahora, creo que deberias enfocarte en porqué aún no lo son.
Espero que estés bién.
Director de Sitio Thomas Fletcher

Para: joycemichaels79@gmail.com
De: administrative@newstarthospital.org
Asunto: Respecto al alta próxima
Querida Joyce
Debido a las restricciones de presupuesto y el incremento de tráfico en el hospital, lamentamos informarle que su pariente, George Michaels, será retirado del hospital el 15 de éste mes.
Ya que el Sr. Michaels ya no se encuentra en condición terminal, confiamos que esta noticia sólo conlleve un inconveniente menor.
Asegurese de informarle a alguien de nuestro equipo si necesita ayuda para transportar al Sr. Michaels a su hogar.
Saludos,
Hospital New Start

2020_11_es.png

Una larga y delgada linea de saliva se babeó desde la boca de su padre. Joyce tomo una toalla y la limpió gentilmente. Sus ojos, viendo, pero probablemente sin poder entender, estaban centrados en la TV.

La televisión mostró, en silencio, la proclamación de Jonathan Narsimmes como el presidente de los Estados Unidos. La elección fue aplastante. El manifiesto de Narsimmes no fue ni izquierdista ni de derecha - simplemente tenía una solución, que era lo que todos querían oír.

3 fuertes golpes en la puerta frontal despertaron a Joyce de su letargo. Sus ojos se apartaron de la TV - que estaba encendida pero callada- a la puerta. Ella se levantó de su asiento y se dirigió a la fuente del sonido. Ella revisó a través del agujero de la puerta y vio a alguien que podía reconocer a duras penas, una cara que le costaba recordar y del que ciertamente no podría reconocer su nombre.

Ella abrió la puerta y allí estaba alguien vestido con el uniforme de South Cheyenne Point, una instalación de vida asistida a unas horas de dónde estaba. Allí fue dónde Tony, el hermano de Joyce trabajó - sí creíste que la Fundación le decía a la gente que sería mejor que hubiesen cosas que no deberían saber. Pero Joyce sabía la verdad, por supuesto, pero el veinteañero de la puerta claramente tenía algo que entregar.

"Lo lamento Sra. Michaels." El empezó. "Y-Yo lamento informarle, pero Anthony falleció. Murió pacificamente-"

"Que truco tan viejo, chico" preguntó Joyce, con los ojos cansados hacia el "Nadie ha muerto en año y medio."

"Tartamudeó, ahogado en sus propias palabras. No tenía un plan de respaldo. "No he hecho esto en un largo tiempo, disculpe señora."

"¿Usted es de la Fundación, no? ¿No es un cívil?"

"Sí, señora."

"¿Si sabe qué también trabajo para la Fundación?"

"N-no, señora. Pero ahora sí."

"Entonces deberías saber que yo conocía el hecho de que mi hermano llevaba tiempo muerto."

"Lo lamento señora", dijo el joven. "Hizo lo mejor que pudo. ¿Supongo qué es mejor que haberse dado cuenta justo ahora?"

Una mirada rapida lo silenció. "No lo es."

"Lo lamento. ¿Cu-cuándo murió, si no le molesta que le pregunte?"

"10 días antes de que todo se fuese al carajo. 10 malditos días. Si el se hubiese tomado unas vacaciones o un descanso, el seguiría vivo."

"Lamento su perdida."

"Sabes", Joyce continuó - ahora que ella había empezado a hablar, no podia detenerse. "Me dijeron que él fue un buen hombre. Un gran agente. Uno de los mejores. Me dijeron que salvó incontables vidad, pero nunca me dijeron cómo."

Joyce se hizo a un lado, dejando al joven ver la habitación, la TV silenciosa y el anciano que se sentaba opuesto a ella, mirándola atentamente, probablemente sin darse cuenta que no era capaz de oir nada.

"Ese es mi papá," continuó ella. "Lo he estado cuidando estos días. Se supone que debería estar muerto. Hospitalizado por meses - el iba a morir ese mismo día, ya sabes. El sólo se mantuvo con vida, como todos los demás, pero su memoria se fue para siempre."

Las lagrimas empezaron a brotar lentamente de sus ojos. A lo que ella parpadeó rápidamente para devolverlas, estaba agradecida de que no estaba mirando al joven, ya que no la pudo ver.

Ella se volteó hacia el joven. "Uno sobrevivió, pero perdió su memoria. El otro murió. Debio haber sido al reves, pero la vida no funciona como quieres que lo haga, no crees? ¿Cómo fue posible que mi hermano haya podido morir 2 veces?"

El chico tartamudeó. No tenía como responder a eso. Se supone que debió haber sido una visita rapida. "Lo siento señora. Debio haber sido una equivocación. Yo… yo…. ya sé, podriamos hacer algo con su padre. Podriamos cuidar de el. De esa forma usted podría volver a la Fundación, tendría mas tiempo para trabajar."

"Lo pensaré", dijo Joyce, y cerro la puerta gentilmente frente al joven. Se sento al lado de su padre. Preguntó quién era el joven, pero ella no respondió. Él no recordaría por qué pregunto para cuándo ella hubiese terminado de hablar.

2020_8_es.png

Joyce se sentó en su escritorio, compilando el reporte que se le pidió arreglar. Una lista de anomalías en contención y cualquier cambio que haya ocurrido a estas por acción de ΩK.

Ella miró la lista, sus 4 entradas mas recientes - las que acabó por hoy.

SCP Comportamiento Post-ΩK Clasificación Post-ΩK
SCP-1440 SCP-1440 entró a un pueblo en las cercanias y residio alli por una semana sin causar ningún desastre anómalo. La Fundación posteriormente capturó y contuvo al objeto en un sitio cercano Euclid, esperando reclasificación a Neutralizado
SCP-2935 La Fundación ya no puede ingresar a SCP-2935 debido a que lleva a un sistema de túneles no anómalos Neutralizado
SCP-2718 El error que hizo a la entrada inaccesible desapareció. La entrada estaba vacía, y probablemente no estén relacionados. Reasignado
Anomalía Desmantelada A315 A315 ya no posee ningún tipo de anomalía. Neutralizado
SCP-2339 La población empezó a incrementar hasta millones. Ahora es capaz de simular hasta 20 sinfonías simultaneamente. Euclid

3 golpes fuertes en la puerta de la oficina de Michaels la distrajeron de su trabajo.

"Entra" dijo ella.

La puerta se abrió y Darryl Lloyd entró rápidamente. Se veía un poco despeinado y su cabello fuera de lugar, con las mejillas rojas.

"Joyce", comenzó, casi sin poder respirar, "Young trato de matarse. Se que habías trabajado con ella anteriormente, y yo… yo solo quería informarte"

"¿Emily Young?"

"Emily, sí."

Joyce cerró el documento en el cuál estaba trabajando y levantó su mano para rascar un lado de su cuello.

"¿Acaso ustedes no estaban trabajando directamente con 3984?" preguntó ella.

"Lo estábamos. Tu sabías que ella, de todas las personas, sabría las consecuencias."

"¿Cómo se encuentra ahora?"

"Llegue aquí tan pronto como pude. Ella está bajo cuidados intensivos. Si tuviese que dar un diagnóstico, diria que daño cerebral como mínimo."

"¿Qué tan severo?"

"Muy severo."

Joyce presionó ambas manos contra su cabeza, y dejo salir un largo y silencioso gemido. Darryl lo escuchó, pero no hizo ningún comentario al respecto.

Un momento largo pasó. Darryl rompió el silencio.

"Lo lamento, Joyce" dijo él, "¿Eran cercanas?"

Joyce bajo las manos de su cara. Ella tomo un respiro corto, y lo exhaló lentamente.

"No. Mi hermano trabajó con ella."

Darryl asintió. El entendió.

"Puedes decirle a alguien que voy a hacerme cargo de 3984?"

"¿Estás segura?"

"Sí, segura. Como quería desde el principio, ¿recuerdas? Escribiré el reporte post-incidental y todo lo demás, déjamelo a mí. Aunque quisiera ver a Emily primero.

Darryl sacudió su cabeza sistemáticamente. "Por supuesto, voy a llevarte allá."

2020_10_es.png

"Hola, ¿es ésta la casa de la Srta. Joyce Michaels?"

La mujer en la puerta tenía el pelo teñido de un color púrpura profundo, hecho en rizos que rebotaban alrededor de sus hombros. Su sonrisa, pintada de rojo brillante, era grande y se sentía genuina.

"Sí, esa soy yo."

"¡Encantada de conocerte! Mi nombre es Emma Preston, estoy trabajando con el Programa Sistema de Censo de la Población y estoy aquí para hacerle unas preguntas. ¿Tiene quince minutos?"

"Oh, he oído hablar de ustedes. ¿No encontraste que algo raro estaba pasando en Florida, o algo así?"

La mujer se encogió de hombros, una irónica sonrisa pasa en su cara. "Lo siento, no sabría decirle. Yo sólo hago las preguntas. ¿Te importa si entro?"

Sin ninguna excusa disponible, Joyce hizo un gesto con la mano para que entrara. Preston hizo una reverencia y entró en el salón. Las dos se sentaron en cada extremo del largo sofá.

"¿Tú eres Joyce Michaels?"

"Lo soy."

"¿Podría darme su edad y género?"

"Tengo Cincuenta y uno. Y soy mujer, pero espero que ya supieras eso."

Preston ríe suavemente. "Hey, no soy de los que juzgan."

Pasó otro momento escribiendo en su libreta antes de volver a mirar a Joyce.

"¿Puedo preguntarle si tiene algún familiar vivo?"

"Oh, seguro." Joyce se tomó un momento para pensar, y vio que Preston ya estaba escribiendo aunque aún no había dicho nada. "Mi padre, George, tiene ochenta y tres años, vive en un complejo de vida asistida. Mi hermano Eric tiene cuarenta y ocho, aunque no sé dónde vive en éste momento."

"¿Has visitado a tu padre recientemente?"

"Yo- uh, ¿eso es un poco personal? No, no recientemente."

Preston levantó la vista de su bloc de notas. "Lo siento mucho. ¿Eso es para todos?"

"Es para todos."

"Gracias, Joyce. ¿Puedo preguntarle si está esperando un hijo o si conoce a alguien que lo esté esperando?"

"No lo espero y no lo sé. Estoy bastante segura de que no se nos permite en estos días."

Preston asintió. "Lo eres, pero sólo si el embarazo está registrado, lo que tienes que declarar con una semanas de antelación. Y luego pueden negarlo, creo que es horrible, personalmente, pero es la ley. Perdón por preguntar - esto es para lo que sirve el Censo, después de todo."

Seguro que lo es. "No hay problema. Culpa a Narsimmes."

"Por supuesto. ¿Puedo preguntarle acerca de algún cambio en su estilo de vida desde el Rapto?"

"¿El Rapto? Oh, te refieres a omega-ka."

Preston inclinó ligeramente la cabeza hacia un lado, su cabello se balancea a partido. "Quiero decir, desde que la gente dejó de morir."

"Sí, eso. Uh… Supongo que no mucho, en realidad. ¿Qué tipo de información está buscando?"

Preston sonríe. "Por mucho que te parezca bien compartir. Por ejemplo, ¿han cambiado sus arreglos de vivienda?"

"Sí, por supuesto. Dejé mi trabajo hace unos años para cuidar a mi padre, que de otra forma, ya sabes. Eventualmente lo trasladaron a una vivienda asistida y me devolvieron mi antiguo trabajo. Todavía trabajo allí. Supongo que mis arreglos no han cambiado en lo absoluto."

"¿Dónde trabajas, por interés?"

"En este momento, sólo la administración general de la Fundación. Solía tener un papel más práctico, pero fue demasiado. Me retiré de eso hace unos meses."

"¿La Fundación?"

"Ya sabes, la, uh…"

A Joyce se le ocurrió que Emma Preston podría no saber lo que era la Fundación, a pesar de estar empleada de uno de sus frentes. Joyce había estado hablando con un civil todo éste tiempo.

"…la, uh, la Fundación de Caridad Manna. Somos… una caridad."

"¡Por supuesto, mis disculpas! ¿Diría usted que el trabajo de su organización ha cambiado mucho desde el Éxtasis?"

"Se trata de…"

Joyce nunca había trabajado con la Fundación de Caridad Manna, y no tenía idea de lo que realmente hacían. Decidió improvisar.

"…se ha vuelto mucho más difícil. Cuidar de las personas sin hogar ya es bastante difícil, y en los últimos años, muchas más personas se ven obligadas a vivir esa vida. Hemos hecho todo lo que hemos para cuidar de todos los que hemos podido, y seguiremos haciéndolo, pero… es difícil, ¿sabes? Cada día que entro al trabajo puedo sentir el peso de las personas que dependen de mí, que dependen de nosotros. Y siento que este es mi lugar en el mundo, aquí es donde pertenezco. Estoy agradecido de que tanta gente todavía esté feliz de donar su dinero a nosotros, para ayudar en lo que puedan."

Mientras hablaba, sus mentiras fueron puntuadas por las expresiones de simpatía y aprobación de Preston en el momento perfecto. Joyce suspiró. Tendría que hacer una llamada para borrar su entrada en el censo.

"¿Mencionaste que tenías un papel más práctico?"

"En el comedor público. Me quemé las manos, asi que ya no trabajo allí."

Preston asintió solemnemente, y comenzó a levantarse. "Bueno, gracias por su tiempo, Srta. Michaels, tengo más que suficiente con lo que trabajar, y muchas otras personas a las que acudir hoy"

"No hay problema. Que tenga una buena noche, Srta. Preston"

"Tú también, Srta. Michaels. Asegúrate de visitar a tu padre pronto."

2020_9_es.png

"Hola papá."

"Hola, ¿ya nos conocemos?"

Era la misma conversación cada vez que se veían. Cada vez, era una tortura. Pero sin embargo, de alguna manera, fue una bendición - había pasado más de un año desde que Joyce había visitado a su padre, y su culpabilidad fue reprimida por el hecho de que él ni siquiera recordaba quién era ella.

"Tengo un regalo de Año Nuevo para tí."

Ella sostuvo una pequeña caja - una en la que alguna vez había sostenido un anillo de bodas. La misma caja que le había dado a la madre de Joyce hace tantos años. Lo encontró, por pura casualidad hace unos meses. Ella esperaba que él lo recordara, que la sensación de su cubierta de terciopelo azul le trajera algo a la memoria. Lo mejor que podía esperar era una lágrima en su ojo.

Puede que su padre ni siquiera recuerde lo que es Año Nuevo, pero él sabía lo que era un regalo. Tomó la caja lentamente. Sus manos, débiles y cubiertas dentro con venas oscuras, temblaban suavemente mientras forcejeaba por abrirla.

Joyce se acercó y la abrió para él. La caja se abrió lentamente, su resorte interno trataba de mantenerse cerrado, hasta que se abrió con un leve chasquido.

Dentro había solo una pastilla.

"¿Qué es esto?" gritó, con su voz ronca y áspera.

"Es… medicina," dijo, "hará que el dolor desaparezca."

"No tengo ningún dolor."

Lo soy. "Evitará que olvides las cosas."

"No he olvidado nada."

"Papá, ni siquiera sabes quién soy."

"Por supuesto que sí," dijo, y por primera vez desde que Joyce había llegado, miró hacia arriba e hizo contacto visual con ella.

Joyce había olvidado cómo se sentía. La mirada de su padre, aguda, inteligente y aburrida. Sonrió, no con la boca, sino con las amistosas arrugas alrededor de sus ojos. Todo regresó inundado, todos los preciosos recuerdas que ella había escondido y encerrado: cómo le había enseñado a cocinar, todos esos largos viajes en bicicleta, las conversaciones que habían tenido juntos. Se sintió como si su padre estuviera de vuelta, y por un momento, ella se atrevió a esperar que finalmente recordara a su hija.

"Eres mi enfermera," terminó.

Por supuesto. Su padre se fue hace mucho tiempo.

Joyce miró la píldora de la caja del anillo. Estaba arriesgando su trabajo para darle a su padre algo de paz.

Tal vez si entendiera lo que era esto, lo difícil que había sido para Joyce.

"Sabes, papá," ella comenzó, "esta píldora fue muy difícil de encontrar. Fue hecho por una compañía llamada Marshall, Carter and Dark, llaman a está pequeña píldora 'Hipnotralina'. Es muy caro." Mucho, mucho más caro de lo que podría permitirme.

Se acercó un poco más, a los ojos de su padre mirando intensamente. "En realidad robé esto. Nosotros - la Fundación, ahí es dónde trabajo - interceptamos un cargamento de cientos de estas píldoras, y por pura suerte conseguí robar una sólo para tí."

Puso la mano de su padre sobre la píldora, deseosa de no tocarla ella misma, sólo por si acaso. "Es muy importante para tí… Quiero que tomes esto, Papá. Es por tu propio bien."

Ella no le dijo que la píldora era el resultado de una colaboración entre MC&D y Laboratorios Prometheus, por lo que la Fundación pudo decir, que las dos corporaciones habían intercambiado la investigación, cómo y cuándo era rentable para ambos. No había forma de saber lo que Laboratorios Prometheus había obtenido del acuerdo, ya que sólo MC&D tenía un producto para demostrarlo.

Tal vez si su padre supiera todo esto, entonces tomaría la píldora. Tal vez, si supiera que es una píldora para dormir, que te pone a descansar tan profundamente que nunca te depertarías, entonces la tomaría.

No lo hizo, y Joyce no era un monstruo.

2020_7_es.png

Eres viejo. Estás enfermo. Tal vez sólo estés cansado.
Cansado de la vida. Pero todos sabemos que no hay un final a la vista.
Pero, ¿quién necesita un fin, cuando podemos tener un nuevo comienzo?
¿Por qué ser tú, cuando puedes ser nuevo?
Laboratorios Prometheus. Haz el cambio, hoy.

El anuncio había terminado hace diez minutos, pero su mensaje aún resonaba en la mente de Joyce. Laboratorios Prometheus estaba literalmente ofreciendo la posibilidad de intercambiar todo su cuerpo con otro - y de alguna manera, ni una sola persona en la Fundación había sido consciente de ello antes del anuncio final. 110-Montauk no había dejado víctimas, pero la limpieza había consumía muchos recursos.

A Joyce se le había encomendado la tarea de escribir el informe sobre lo que estaba haciendo Prometheus y cómo se las había arreglado para pasar desapercibido durante tanto tiempo. Su trabajo era lento, aunque - no sólo había muy poca información para la investigación (la mayoría proveniente directamente directamente de la publicidad de Prometheus), sino que le preocupaba que fuera demasiado tarde - que para cuando tuvieran la apariencia de un plan para oponerse a la compañía, la gente ya estaría acudiendo en tropel para hacerse la cirugía.

En poco tiempo, las noticias podrían incluso revelar que la cirugía realmente funcionaba, y para entonces, estaría fuera de las manos de la Fundación.

Tres golpes fuertes en la puerta de su oficina desviaron su atención.

"Entre" ella dijo.

La puerta se abrió y Ardal Rogers, capitán de uno de los equipos de seguridad del sitio - Joyce no podía recordar cuál exactamente - entró parcialmente a la habitación.

"Dra. Michaels. Siento molestarle, pero un interrogado solicita su presencia."

"¿Un interrogado?"

"Sí, señora. Le encontramos intentando acceder a un documento clasificado, el archivo de 3984."

"No he tocado eso en años. Nadie lo ha hecho. ¿Por qué querría eso?"

"No lo sabemos, señora. Esperamos que sea un poco más abierta si se le permite hablar con usted."

Joyce asintió. "Muy bien. Llévame con ella."


No la mantenían en la miseria, con cada muñeca atada a una pared, la sangre goteando de su boca luego de ser golpeada por los guardias. En cambio, estaba sentada en una silla de madera, esposada a un anillo de metal en el lado izquierdo de una mesa. Se veía bastante saludable, si se ignoraban las cicatrices alrededor de su cuello y la mancha roja en su camisa.

Su cabeza estaba ligeramente inclinada, pero mantuvo un contacto visual estricto cuando Joyce entró a la sala de interrogatorios. Se sentó en el lado opuesto de la mesa. Ninguna de las dos dijo una palabra durante un largo momento.

Ella sonrió, con sus ojos muy abiertos y vacíos. "Pareces vieja."

"Me dijeron que intentó acceder a la documentación de SCP-3984."

"Lo hice."

"Y que usted solicitó específicamente mi presencia."

"Lo hice."

"¿Por qué?"

La mujer se inclinó un poco hacia adelante. "¿Te acuerdas de mí?"

"No."

"Ha pasado mucho tiempo. ¿Dieciséis años?"

"Tienes más de 16 años. Pude ver que tenías cincuenta años."

"Dieciséis años desde que cosiste mi cabeza de nuevo en mi cuerpo."

Todo volvió a la realidad. 3984, cada Clase-D a la que Young puso las manos encima, el destino que les tocó. Todos ellos seguían vivos. Uno había regresado.

"Ella te decapitó."

Su sonrisa se ensanchó. "Tú me recuerdas a mí."

"Lo siento." Joyce empezó. Las palabras volvieron a ella, palabras que ella había estado planeando decirle pero que nunca se le había dado la oportunidad. "Siento mucho que hayas tenido que pasar por eso. Ocho años en un congelador—Yo, Yo estoy—"

Ella asintió con la cabeza, pero fue demasiado rápido - fue más como un tic nervioso. "Te cambia a tí. Pero sobrevives."

"D-11424. Esa fue tu designación. ¿Cómo te llamabas?"

Una mirada de confusión pasó por su cara, cómo si no supiera la palabra, o tal vez la respuesta, pero desapareció en un instante. "No tiene importancia."

"¿Por qué querías hablar conmigo específicamente?"

"Young intentaba ocultar algo. Lo sabía, lo sé, encontré la evidencia."

Por supuesto que estaba tratando de ocultar algo. Mató a puñados de gente Clase-D, gente viva que tuvo que soportar la tortura que ella infligió y llevarla consigo para siempre. "Si has leído el archivo, sabes tan bien como yo que ella intentó-"

"¿Sabes qué es el Proyecto Dammerung, doctora?"

"¿Qué?"

"Proyecto Dammerung. ¿Te suena de algo?"

Joyce recordó. La palabra le suena, aunque no podía recordar de dónde venía. "No reconozco el nombre."

"Existió. Lo sé. Hay un enlace, un enlace a él en SCP-3984. Una referencia. Pero no pude forcejearlo."

"Fui la investigadora principal de 3984 durante años, lo sabría si hubiera algo así allí."

"Por supuesto que no podrías verlo. ¡Estaba enterrado! Escondido, muy por debajo. Sólo acceso Nivel 5. Young, Young lo puso ahí."

Habló demasiado rápido, escupió alrededor de su boca. Alcanzó su mano derecha libre para limpiarse.

Joyce sabía que podía tener razón. Si había tal vínculo, era muy posible que se le hubiera ocultado.

Joyce se volvió hacia la puerta. "Creo que hemos terminado aquí."

"No, ¡no!" lloró, extendiéndose hacia adelante con su mano libre, ojos de pánico mirando a Joyce. "Dígame entonces, doctora, dígame por qué se prohibió la investigación sobre omega-kay."

"Porque no hay ningún punto." Pero no tenía sentido en ninguna de las pruebas que hicimos para 3984. La voz de un guardia resonó por la puerta, gritando alguna orden.

"Prométeme que lo investigarás."

"No." Lo haré.

La puerta se abrió y Joyce fue empujada a un lado. Un guardia cogió a la vieja D-11424 y la obligó a ir a su asiento. Otro cogió a Joyce, de forma suave, y la sacó de la habitación. La puerta se cerró tras ella con un tinteo metálico.

Ardal Rogers puso su mano en el hombro de Joyce. "Siento que hayas tenido que pasar por eso, señora. Olvida lo que dijo. Nos ocuparemos de ella."

"No hay problema," Joyce respondió, pero su voz era distante. D-11424 podría tener razón.

Sin embargo, antes de que pudiera investigarlo, tenía un informe sobre Laboratorios Prometheus para terminar.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License