Búhos Entumecidos Festejando

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

0200: Dieciséis capsulas hechas de polímeros camuflados y una ligera veta de metal en el cielo. Cada uno se había lanzado desde microsubmarinos en reposo frente a la costa este de los Estados Unidos, y ahora cada uno se abre sabiendo que solo sobreviviría durante escasos minutos en el aire. Después de su exitoso lanzamiento, cada submarino se vuelve hacia un pequeño puerto francés.

0203: Dos capsulas pintadas de negro medianoche explotan sobre la infraestructura crítica para una cierta subsección del complejo de defensa en expansión de los Estados Unidos. Dos cadáveres carbonizados caen del cielo, cada uno con los restos de armamentos pesados, y caen hacia la matriz UNTGATE que fue construida originalmente para golpear cargas peligrosas fuera del éter.

0206: Tres capsulas estallaron sobre los Montes Apalaches. Cumberland Valley está adornado con tres cadáveres más caídos y sus escombros que lo acompañan, al igual que la esfera ANCOMB invertida debajo de su superficie. Interrumpir el vasto esfuerzo del Pentagrama para rastrear e identificar a los taumaturgos más poderosos del mundo no es más que un feliz efecto secundario de la operación.

0209: Seis capsulas sufren lo que luego se identificará como una falla del micro planeador por encima de un largo tramo de la I-76 y se desploman en cinco millas de concreto y automóviles. Los cuerpos dentro de cada uno están mucho más intactos, aunque gravemente heridos por el impacto, y el análisis forense los identificará más tarde como miembros de una determinada organización terrorista.

0210: Una cápsula aterriza en el patio de un complejo sin señal protegido de otro modo por cercas altas y guardias armados. El hombre que explota de su caparazón mata a tres soldados encargados de proteger a USAMPCOM. No posee la capacidad de disfrutar el éxito. Afortunadamente para él, la muerte sigue rápidamente. Sin embargo, otro peón de sacrificio para sugerir un esquema mucho más grande.

0213: Las cuatro cápsulas restantes atraviesan las paredes de la División de Investigación de Tecnología Predictiva y Armamento Atemporal (DITPAA, para cualquiera que pueda soportar la locura del acrónimo). Cada vehículo pulsa un gradiente electromagnético disruptivo al aterrizar, pero no lo suficientemente fuerte como para dañar las cámaras endurecidas que acechan en cada esquina de la instalación clasificada. A pesar de esto, ninguna registra las caras de los pasajeros cuando salen de sus cápsulas.

Cada uno lleva un halo de estática y empuña herramientas de muerte.


"Me niego a creer que somos los más adecuados para esto", dijo Munru. De hecho, ninguno de los miembros de Tau-5 llevaba sus brazos habituales. Apéndices o armas. La mayoría había sido despojada, reparada y reutilizada de los campos de batalla en otros lugares, y tenía formas desconocidas incluso debajo de la carne.

"Estoy de acuerdo", dijo Onru. "Nuestros…armamentos son escasos. Podemos perder algo en este estado."

"Lo hecho, hecho está", dijo Irantu. "No tiene sentido traer herramientas que excedan los requisitos de la misión."

Golpeó la superficie lisa de la cápsula más cercana. Los cuatro vehículos volvieron a pulsar. Las bombillas en el amplio pasillo temblaron, se quejaron y explotaron. Los cristales cayeron bajo una lluvia tintineante alrededor de los cuatro cyborgs, resonando en las esquinas y detrás de las puertas cerradas. Las vainas sobrevivientes temblaron y estallaron en llamas sibilantes. Caliente, pero no lo suficiente como para destruir piezas críticas de evidencia. Cerca, una mujer salió de su oficina. Agarrando una taza de café, frotándose un ojo rojo, se había despertado claramente de una larga noche frente a una computadora. A la luz de esas llamas, deben haber parecido monstruosos.

Irantu le disparó con su arma. Las sugerencias de orientación crearon una serie de balas lo suficientemente descuidadas como para parecer un bala bien manufacturada. Ella cayo hacia atrás, y un segundo tiro atrapó a un segundo científico que todavía dormía en su estación de trabajo. Se deslizó hacia el suelo en una pila blanda.

"Podemos estar en peligro si aparece un fantasma", dijo Nanku. "Actualmente no estamos equipados ni para el más mínimo revés". Su referencia fue recibida con un rotundo silencio.

Tau-5 siguió su camino planeado por el pasillo, deteniéndose solo para ejecutar a los empleados que se refugiaran. Las matrices de termografía y las superposiciones de visualización de sonido fueron suficientes para superar el ingenio humano. Las granadas incendiarias eran suficientes para manejar el resto. Órdenes para optimizar el terror en el espectro más amplio más que compensar las reducciones de armamento.

"La probabilidad favorece una emergencia espectral", dijo Munru mientras atravesaban una barricada fortificada apresuradamente matenida por agentes de seguridad que no tenían idea de a qué se enfrentaban. Tres murieron antes de disparar incluso una bala a cambio.

"¿Por qué dices eso?" preguntó Onru.

"Un porcentaje de todos los humanos debe estar embrujado."

"Convenido." Ella disparó su rifle corto por un pasillo lateral después a un investigador que huía. Dos balas en la cabeza. Uno a la columna vertebral. Tres rastros para disfrazar al resto.

"Y hemos observado fantasmas con una amplia gama de…disposiciones."

"También de acuerdo." Volvió a disparar, esta vez a un guardia que escapaba de una habitación en llamas. Su uniforme ya estaba encendido, pero el plomo resultó ser un final más seguro que las llamas.

"A medida que aumenta el número de fallecidos, también lo hace la posibilidad de liberar un espíritu que tenga afecto hacia su anfitrión. Probablemente seremos objetivos de venganza."

"Ah" Onru se volvió para atravesar una pared de yeso agrietada y agarró algo carnoso del otro lado. Ella apretó hasta que explotó. "Tenía razón. Estamos mal equipados."

"Estamos equipados para sugerir una amenaza continua", dijo Irantu. "Los fantasmas no fueron incluidos en el perfil de la misión."

"Hm", dijo Munru, parando en una alcoba para recargar.

"Hm", estuvo de acuerdo Onru, mirando alrededor de una esquina oscura.

"Los fantasmas a menudo aparecen en los cementerios de todos modos", dijo Nanku, "por lo que puede haber un…período de fermentación."

"Ah" Colocó su cargador vació en una parte más profunda de la grieta, donde más tarde podría encontrarse intacta y sin dañar las huellas aun intactas.

"Convenido." Disparó contra una puerta donde alguien intentaba desesperadamente agitar su bata blanca de laboratorio en señal de rendición. Las balas perforaron a través de yeso delgado y víctimas desafortunadas por igual. La prenda salió ilesa.

"Todos estamos de acuerdo en no preocuparnos por los fantasmas", dijo Irantu. "Nuestro objetivo secundario sigue siendo el mismo. Proceder al laboratorio central."

Su pasaje exigía menos precaución de lo habitual. De hecho, la eficiencia modulada fue una de las principales razones de su tarea. Los ángulos ciegos fueron ignorados intencionalmente. La cubierta fue intencionalmente desmarcada. Las puertas fueron derribadas y luego pasaron con escasa inspección. Cada error podría haber sido fatal si no fueran tan conscientes de su entorno, y para las cámaras de seguridad, cada uno no sería más que ceguera invocada por el fervor. Los destrozos de Roma habían sido tan minuciosos que la civilización nunca olvidó su miedo a que los bárbaros derribaran las puertas.

"¿Cuanto imaginas que es el período de fermentación de un fantasma?" preguntó Munru.

"Pensé que habíamos acordado no preocuparnos", dijo Irantu.

"¡Se supone que debemos parecer imprudentes y peligrosos!" dijo Nanku. Alegremente metió su puño a través de una ventana de cristal. "Hablar en voz alta sobre…asuntos no relacionados ayudará."

"Supongo."

"¿Cuánto tiempo lleva el proceso entonces?" insistió Munru.

"No tengo ningún punto de referencia", dijo Nanku.

"Yo tampoco", dijo Onru. Caminaron casi en silencio durante unos largos minutos después de eso, puntuados solo por los sonidos de violencia desenfrenada y destrucción calculada.

"He oído que la cerveza normalmente fermenta durante dos semanas", dijo Irantu.

"Entonces si tenemos una línea de base", dijo Onru.

"No estaba sugiriendo que deberían estar…combinados."

"¿A qué crees que sabe la cerveza fantasma?" preguntó Nanku.

"No los mezcles."

"Un cementerio de trigo." Munru asintió solemnemente.

"Una morgue de grano." Nanku sacudió la cabeza.

"Alto", dijo Irantu. "Estamos casi allí."

Un laboratorio fortificado yacía en lo profundo de las instalaciones de DITPAA. Sus paredes encaladas estaban perforadas con agujeros de bala ahora, y los guardias uniformados habían sido salpicado contra un conjunto de persianas de seguridad. Se mantenía orgulloso de todos modos. Los planos clasificados indicaron que una barrera de metal pesado cubría su superficie por completo. No habían respiraderos. No había líneas eléctricas convergentes. Era una tumba dentro de una tumba, construida para mantener algo realmente precioso lejos de las manos del mundo. Naturalmente, la Fundación creía que el Pentagrama no estaba calificado para hacerlo. También creía que otros deberían asumir la responsabilidad de probar ese punto.

"Cargas cortantes", ordenó Irantu. Él y Onru observaron cómo Munru y Nanku unían pústulas alargadas a la piedra astillada.

Botas con punta de acero golpearon en la distancia, audibles solo para aquellos con audición mejorada. Ladridos autoritarios mezclados con chistes oscuros. Existencias de armas golpeadas contra la armadura corporal. Sin duda, uno de los equipos de EEL altamente capacitados del Pentagrama había ingresado al edificio, con la intención de preservar los tesoros del gobierno estadounidense. Su progreso a través de los pasillos en ruinas fue más lento que el de Tau-5, pero se encontrarían pronto.

"Disparando uno." Munru preparó la detonación de sus explosivos.

"Disparando dos." Nanku hizo lo mismo.

"Enciendalos", dijo Irantu, todavía mirando por el largo pasillo. La tristeza se reunió en sus profundidades, incluso para él, y los sentidos agudos no significaban nada si no se aplicaban constantemente. El anillo de pústulas colocado alrededor del obturador de seguridad se encendió, ardiendo en ese lugar oscuro. También ardían, chamuscando las espaldas de los cyborgs más cercanos.

Aunque silenciosos, las cargas fueron lo suficientemente agudos como para masticar metal y piedra. Munru y Nanku empujaron la puerta cortada hacia adentro. Resistió momentáneamente, pero dicha construcción no estaba realmente preparada para grupo de músculos mejorados y amplificadores cibernéticos. La masa sólida se tambaleó precariamente y cayó hacia adentro, haciendo caer una nube cegadora de polvo en el proceso. Tau-5 se movió y se cortó inmediatamente el acceso al mundo exterior. La habitación forrada de bronce era un agujero negro de conocimiento, incluso con una entrada abierta. Habían cruzado la línea del horizonte, insistieron, y no tenían ninguna esperanza de escapar.

Los cuatro hermanos se desplegaron alrededor de la amplia cámara en busca de su premio. Onru hojeó pilas de archivos, confiando en la detección automática de palabras clave para marcar cualquier cosa que valga la pena leer o destruir. Unos cuantos de particular interés se encendieron incluso mientras ella ordenaba el resto. Nombres y números. Más nombres y números. Proyectos con nombres bonitos, luego muchos más números.

Irantu y Nanku examinaron largas mesas cubiertas con ensamblajes de maquinaria intrincada semidesmantelados. La Fundación protegió rigurosamente su monopolio para estabilizar los componentes fundamentales de la realidad, por lo que el Pentagrama se vio obligado a seguir otras vías de investigación. Inútil para el objetivo secundario de Tau-5, pero más que relevante para su objetivo principal.

"¿Conjuntos de cuarzo?" preguntó Nanku. Las pequeñas esferas brillaban tenuemente en sus cubiertas. Sus luces parpadearon, como para transmitir un mensaje discernible.

"Aplastalo", dijo Irantu. El puño reforzado de su hermana resultó insuficiente, la piel se rasgó sobre el metal, por lo que tomó la culata de su rifle. El leve tintineo fue aún más suave que el de las bombillas de luz.

"Componentes biológicos", dijo, continuando por la mesa. "Fúngico."

"Quémalos."

"Componentes biológicos. Humanos."

"Quémalos."

"Urna. Hm…cerrado herméticamente."

"Rompelo."

"Pero, ¿y si un fantasma es ins-"

"No hay fantasmas. Rompelo." Continuaron de esa manera, aplastando el progreso y quemando conocimiento.

Munru disparó por el pasillo al equipo invasor de EEL. Contraatacaron con más que balas. Sin embargo, los patrones de luz vertiginosos no tuvieron efecto en los ojos que cambiaron automáticamente para percibirlos de manera segura, y los gases nocivos tuvieron aún menos en las cavidades nasales preparadas para obstruirse. Sus rondas precisas encontraron grietas en su armadura, deslizándose debajo de los cascos y a lo largo de los muslos internos. Quizás más preciso de lo que su ficción debería haber permitido, pero alcanzar su objetivo secundario parecía lo suficientemente valioso.

"Lo he encontrado", declaró Onru. Golpeó una combinación de números en una de las muchas cajas fuertes que cubrían las paredes, luego abrió la puerta. La luz gris se arrastró. Avanzó en mareas suaves, avanzando y retrocediendo en olas calmantes, pero siempre progresando en suma.

Una vibrante corriente de balas disparó por el pasillo desde un punto vacío en el aire. Ninguno de los filtros a través de los cuales la visión de Munru parpadeó detectó ninguna fuente, ni siquiera los que rasparon las fronteras de la realidad. No se permiten movimientos posibles para la evasión total tampoco. Se movió de tal manera que un proyectil simplemente voló dos de sus dedos.

Ambos dígitos cayeron por el aire cuando más balas se estrellaron contra la placa frontal de su casco en un latido rápido. Ni siquiera la mejor tecnología podía desviar perfectamente esa fuerza, y estaban equipados con mucho peor. Munru se echó hacia atrás detrás de la esquina, sacudiendo la cabeza y sonando las orejas. Preparó una última granada incendiaria con su mano sangrante y la arrojó por el pasillo.

"El tema de los fantasmas se ha vuelto pertinente", le gritó a sus hermanos, quienes lentamente retiraban la masa brillante de su oscura bóveda. Aunque pequeño, el trozo de mineral dobló las rodillas con su peso.

"Puede haber un cementerio cerca", dijo Nanku. "No busqué en el área más amplia durante nuestro descenso."

"No te preocupes por los cementerios o los fantasmas en este momento", dijo Irantu.

"Esta estructura puede construirse en un cementerio."

"¿Entonces los fantasmas no deberían estar enojados con ellos?" preguntó Onru.

"Alto", insistió Irantu. Lo hicieron. Persistieron preocupaciones más apremiantes, a pesar de las muchas implicaciones interesantes de la ley fantasma.

Nuevos atacantes espectrales dentro del pasillo dispararon contra Tau-5 desde puntos adicionales, todo mientras el primero seguía aplicando fuego supresor hacia Munru. Las tenues figuras en el otro extremo del pasillo luchaban por acercarse al laboratorio, cuerpos uniformados que pasaban lentamente al aire libre. Ninguno reaccionó al tiroteo en lo más mínimo. Aun así, se habían acercado lo suficiente.

"Hemos terminado", ladró Irantu sobre el estruendo de la batalla. "Converge y ejecuta. ¡Por el Comando Delta!"

Otro miembro de Tau-5 suspiró ante eso. Uno se rió. Uno casi se rió. "¡Por el Comando Delta!" gritaron, lo suficientemente fuerte como para que los soldados distantes lo oyeran, aunque con una decidida falta de fanatismo.

Munru rodeó la habitación mientras sus hermanos mantenían posiciones cerca de la masa brillante, todos disparando de nuevo a la nada. Sus balas volaron por el aire en arranques y paradas. Deteniéndose, luego corriendo sin razón aparente. El fuego de regreso emergió más cerca de Munru que antes, golpeando con un patrón rítmico en su espalda blindada, empujando su cuerpo más rápido a lo largo del perímetro. Los bloqueadores de sus receptores de dolor se organizaron mientras él se movía. Los estimulantes químicos lucharon para mantener sus piernas en movimiento.

Detrás de él, el lento equipo de EEL finalmente llegó al origen de los primeros disparos fantasmales y sacó sus armas. Uno en particular apuntaba a donde Munru se había puesto a cubierto, aunque esta vez no salieron balas de su rifle. Munru mismo vio poco de eso. No cuando se zambulló profundamente en la luz blanca.

Los cuatro cyborgs se acurrucaron sobre el mineral incluso cuando las balas picoteaban sus cuerpos, algunos encontraron grietas en una armadura deficiente. Se aferraron el uno al otro incluso cuando los hornos construidos en sus entrañas se calentaron furiosamente. Murieron cuando cuatro explosiones quemaron hasta el último pedazo de carne, huesos y, lo más importante, el mineral brillante debajo de ellos.

Que los otros soldados salieron ilesos por la explosión puede haberles parecido un milagro a algunos, pero no debería haberlo hecho. Se requerían testigos para sellar la cera de su fachada.


A raíz de los acontecimientos de esa noche, se enviaron dos mensajes desde lugares muy diferentes a personas muy diferentes. El primero, de un burócrata sombrío a otro:

DE: vog.su.margatnep|nostennet.p.h#vog.su.margatnep|nostennet.p.h
PARA: vog.su.margatnep|nix.q#vog.su.margatnep|nix.q
ASUNTO: Actualizacion

Harry,

Nuestros amigos de buen tiempo en el oeste fueron menos abiertos de lo que esperaba, pero dijeron lo suficiente. Todo sobre esta 'insurgencia' verifica con lo que hemos aprendido hasta ahora. Te informaré por completo tan pronto como regrese a la ciudad. El presidente probablemente tendrá que aprobar nuestros próximos pasos. Hasta entonces, recomiendo la activación preliminar de los equipos EEL en Europa. Hablaremos pronto.

Xin

El segundo, desde profetas sombreados hasta subordinados ciegos:

DE: Dropbox 6, Dropbox 16, Dropbox 28, Dropbox 55
PARA: pmud.nibhsart|932yawaworht#pmud.nibhsart|932yawaworht
ASUNTO: Nidos Sangrientos

A todos,

Abran todas las cajas negras operando en las Américas. Revelen su contenido a sus superiores de inmediato. Hagan preguntas a sus colegas rebeldes, que usan máscaras como rostros y han olvidado sus nombres verdaderos. Soldados leales, encuentren al tonto que ordenó que comieran a los jóvenes del águila.

– Comando

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License