Nec Deus Intersit...
Puntuación: +6+x

- Wow, me siento bastante mareado, en fin creo que… espera, ¿y esta oficina?

El chico se había despertado en medio de una oficina, rodeado de enorme libreros, junto con un escritorio y un piano, el problema es que no recordaba cómo había llegado allí.

- Espero no haber hecho algún daño, aunque todo se ve muy limpio, bueno, no importa saldré de aquí y…

La puerta de la oficina se abrió dejando ver una figura adulta ante él.

- Landon, vamos que va a iniciar la junta para… compadre, ¿que son esas formas de vestir? Trae al menos tu bata y sígueme.

No sabía que le hablaba, pero para evitar enfurecer al desconocido, tomo una bata que estaba en el suelo y siguió al tipo.

- Bien, al menos te ves más presentable, aunque te notó diferente, mmm, bueno, no importa vamos a la sala de reuniones que tenemos que hablar sobre algunos problemitas presentados ultima…

Las palabras se difuminaban dentro de su cabeza y lo peor era que el mareo había vuelto de nuevo. Se sentía enfermo.

Él y su acompañante entraron a una pequeña sala de conferencias en la que logro divisar otras tres personas, pero sin posar su atención a ninguna en concreto.

Se sentó en una silla cercana a la mesa central y escucho como una voz daba comienzo a esa charla en conjunto, la cual ignoro totalmente. Curiosamente, sentía que los conocía, no de manera directa, pero los conocía.

- Oigan, lamento interrumpir esto, pero no creo ser quien creen ustedes que soy, temo que tuvieron un error.

Aquel que había iniciado la plática lo miro con una curiosidad, al igual que el resto de los presentes y dijo:

- Mulnero, ¿estás bien? Te noto algo alterado, que tal si esperas afue…

No había terminado de acabar la frase cuando se levantó y salió de la oficina, sentándose en una pared cercana mientras analizaba lo que estaba pasando.

- Landon, Mulnero… creo que recuerdo todo de manera vaga, pero necesito mas información tal vez sí regresara a esa oficina.

Dicho y hecho volvió a la oficina donde había aparecido, y cuando entró, diviso a un hombre que gatilló sus recuerdos.

Era Landon.

- Espera… ¡eres el niño que me creó!

- ¿Niño?, pues sí, eso creo, ahora dime como llegu…

El creador cayó al suelo, acción de un ataque de su creación, mismo que comenzó a gritarle

- ¡Tú fuiste el niñato que me puso esos sueños raros! ¡Ahora me los quitaras!

- ¡Cálmate y suéltame! ¡Te los quitare si me dices como llegue acá!

Ambos se incorporaron y Landon tomó la palabra.

- Bueno, tomé “prestado” el cañón a Gauss, tenía curiosidad por cómo funcionaba. Jugué un poco con él y resulto en este cambio de… ¿Mundos? ¿Dimensiones? No sé, pero desperté en una habitación pequeña, lo bueno es que aun tenía suficiente energía pa…

Unos golpes detrás de la puerta interrumpieron la conversación.

- Chico, creo que es hora de que regreses, el problema es que se la acabo la ¿batería? Estúpido cañón.

Esta vez el creador se abalanzo sobre la creación

- ¡¿Que me estás diciendo?! ¡¿Ahora como volveré?! ¡Todo es tu culpa! Ojala te hubiera quitado las manos pa…espera, siento que puedo arreglar esto. ¡Es más, puedo controlarlo todo acá!

- ¿Se te fundió el foco de la cordura?

Ante la incredulidad de Landon, el chico tomó una libreta y un lápiz, en el cual comenzó a escribir:

- Recuerda, yo te puse esos sueños, ¡te cree! Así que tal vez pueda arreglar esto.

“Landon tenía una gran curiosidad por llevarse ese cañón, pero nunca lo hizo, regresándolo justo de donde lo había tomado”

La oficina había desaparecido, ahora estaba en una sala, en frente de un televisor, con un control en mano, haciendo zapping…

Por mera curiosidad, se acercó una hoja de papel y una pluma:

“Delante apareció un televisor Ultra HD”

Nada

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License