Pluriempleo
Puntuación: 0+x

Cuando Santosh tenía seis años, descubrió que Santa Claus no existía. Después de escribir su lista de Navidad, les contó a sus padres al respecto, mencionando el Game Boy y los patines en la lista. Sus padres se rieron de él y le dijeron que Santa no era real. Ellos fueron los que compraron los regalos y ciertamente no iban a obtener nada en esa lista.


8 DE MAYO, 2000

"¡Hola Santosh! ¿Cómo te va?".

"Hola, Guy. Gracias por reunirte conmigo".

"¡Por supuesto! No hemos hablado en años. Además, ¡anarte! ¡ quieres hacer anarte! ¿Cómo podría decir que no?".

"Sí. Oye, muchas gracias por aceptar ayudarme. Nunca he hecho esto antes. Pero, ¿qué pasa con este lugar? Tuve que enchufar un dispositivo USB en una puerta para entrar aquí".

"¿Qué, Eurtec? ¡Casi lo olvido! Esta es tu primera vez aquí, ¿no es así? Antes de hacer cualquier otra cosa, ¡tengo que darte el gran recorrido!".


Cuando Santosh tenía ocho años, olvidó que tenía una reunión con su equipo de matemáticas. En casa, su padre lo sentó y le regañó por ser tan estúpido. Dejó en claro que Santosh nunca tendría ningún tipo de futuro además de limpiar los baños o cortar el césped para los chinos. Después de todo, los niños chinos tenían diez veces más ética de trabajo y motivación para tener éxito y merecían vencerlo en todo. Santosh nunca se volvió a perder otra reunión de matemáticas.


"Así que, Eurtec", comenzó Guy. Los dos caminaban por un enorme y brillante paseo de cromo, flanqueado por un rascacielos de cemento de una milla de altura. Lo que parecían ser miles de humanos, cyborgs, robots, androides e incluso hologramas fluían de ambas direcciones. Grandes carteles que parpadeaban aparentemente en todas partes transmitían anuncios de unidades de expansión de petabytes, implantes de realidad aumentada nuevos, reemplazos de prótesis biónicas y fregaderos de cocina inteligentes.

"De acuerdo, entonces antes de hablar de Eurtec, tenemos que hablar sobre este grupo llamado Sirvientes de las Nornas de Silicón. Para resumir, son transhumanistas que piensan que estas tres supercomputadoras en el centro de la ciudad van a producir la singularidad, y para ello la tienen muy dura con la paratecnología. Así que en 1985, los Sirvientes llegaron a pensar que a medida que avanzaban las cosas, la singularidad nunca iba a llegar. Decidieron acelerar el proceso".

Mientras hablaba, Guy esquivó a una araña cibernética, que chilló enojada hacia él. Saludó con la mano en tono de disculpa, y luego se detuvo frente a una vitrina de una tienda aparentemente anodina sin logotipo, mostrando solo un icono de un cerebro sentado en una computadora portátil. Las ventanas eran de piso a techo, mostrando todo tipo de piezas electrónicas.

"Primera parada, necesitamos obtener una matriz de cognición positrónica transistorizada. BrainGate debería tener muchas restauradas".

Santosh lo siguió. Guy continuó hablando mientras observaba la selección de cerebros digitales. "Como estaba diciendo. 1985. Los sirvientes se impacientan. Ellos creen que las agencias de normalidad como los Gocks y los Fundis mantienen un rumbo firme. No hay un buen lugar para que las personas se reúnan y colaboren en la paratecnología. Entonces, los Siervos decidieron hacer uno. Lo modelaron después de un grupo de centros tecnológicos globales, ¡y aquí vamos!".

Guy levantó un arrugado cerebro plateado y gris. Se lo tendió a Santosh. "Mira eso. Ocho petabytes de espacio de almacenamiento, un terabyte lleno de RAM, ¡incluso tiene una neurona de estado sólido! ¡Esto es perfecto!".

Guy sacó una tableta del tamaño de una barra de chocolate del bolsillo. "Mira esto", dijo, sosteniendo el cerebro debajo de él. "Se llama un smartphone. Puede tomar fotos, escanear productos como esta matriz, jugar juegos y, ya sabes, llamar a personas".

Santosh admiró el dispositivo. Mientras salían de la tienda, Guy explicó algunas de las características del teléfono, "… ¡Además, incluso actúa como un punto de acceso a Internet! Por supuesto, solo puedes encontrarlo aquí en Eurtec. En realidad, volviendo con Eurtec. El nombre es similar a un portmanteau de "Europa" y "tecnología". También escuché que se suponía que era un juego de palabras: "Eurtec, tu técnología"1 … No sé. Realmente no sé cómo lo construyeron ni cómo ocultan el lugar, creo que es una especie de dimensión de bolsillo, pero el punto es que Eurtec es básicamente un paraíso para los amantes de la paratecnología".


Cuando Santosh tenía once años, mostró orgullosamente a su padre los 95 que había recibido en su examen de diagnóstico de matemáticas. Su padre lo presionó sobre dónde estaban los 5 puntos restantes y señaló agitadamente que todos los estudiantes asiáticos habrían recibido el puntaje completo. A este ritmo, su padre comentó, Santosh nunca llegaría al MIT. Santosh contuvo las lágrimas. A partir de ese momento dejó de mostrarle a su padre sus pruebas.


Guy y Santosh salieron de la tienda, Santosh llevando una bolsa con la matriz de cognición. "La siguiente parada, Anna's para algunas partes del cuerpo. No necesitas ningún aumento, ¿verdad? ¿Las partes orgánicas regulares son buenas?".

Santosh asintió. Los dos cruzaron el paseo hacia una pequeña cabina para dos personas. Guy deslizó una pequeña tarjeta de plástico en la puerta e hizo un gesto con la mano a Santosh. Luego lo pasó de nuevo y entró. "De acuerdo, ponte en este círculo aquí. Esto es un telepod. Está basado en el modelo de LP, en realidad. ¿Tu papá no trabajó allí?".

Santosh se encogió de hombros. "Solía. De todos modos, ¿me estabas hablando de Eurtec?".

"Sí, espera un momento". Guy se movió hacia un círculo de vidrio en la pared de la cabina y presionó su dedo hacia él. El círculo brilló en rojo y luego sonó una voz electrónica, "Por favor seleccione un destino".

"Um … Centro Urthor. Quincuagésimo piso", respondió Guy.

"Su destino es … Urthor Center, quincuagésimo piso. Si esto no es correcto, proporcione el destino correcto. De lo contrario, quédese quieto. Viaje en cinco … cuatro … tres … dos … uno…".

Un brillante destello de luz forzó a Santosh a cerrar los ojos. Cuando los abrió de nuevo, no estaban en el paseo. Se pararon en un piso de mármol de un rascacielos, mirando por una ventana a quinientos pies en el aire. Las puertas del stand se abrieron, y Guy salió.

"Vamos. Anna's está a la vuelta de la esquina".

Doblaron la esquina y entraron a una tienda. Para sorpresa de Santosh, la tienda estaba llena de cadáveres y partes del cuerpo, apoyada sobre racks y doblada en estantes. "Uh … ¿Guy? ¿Qué demonios es esto?".

Guy rio. "¿No estabas escuchando? Anna vende partes del cuerpo. No te preocupes, solo son conchas. Por ejemplo, biotecnología. Ya sabes, implantes, biónica, ese tipo de cosas. Tienen que ser probados en algo. estamos aquí por uno de esos cuerpos ".

En el momento justo, una anciana asiática se acercó. "Ah, Guy. Es bueno verte".

"Tardes, Anna. Estoy aquí con un amigo mío, Santosh. Santosh, conoce a Anna".

Santosh estrechó cautelosamente su mano, haciendo todo lo posible para ignorar la piel arrugada. "Eh… Hola".

Guy dijo: "Santosh aquí está interesado en comprar una carcasa de duplicado. ¿Tienes la foto?" Miró hacia atrás expectante.

Santosh tragó saliva, pero sacó una foto de su bolsillo. "Uh, aquí", murmuró, entregándole la foto. "Estoy buscando una versión más joven de ese hombre, tal vez once o doce años. Mi padre".

"Excelente. ¿Qué etnia?" Anna preguntó.

"Uh, asiático del sur, indio asiático". Santosh respondió.

"¿Dónde quieres que sea enviado?".

"¿Enviado?" preguntó Santosh.

Guy interrumpió. "Envíalo a mi casa, Anna".

"Por supuesto. Ahora, quédate quieto. Necesito algunas fotos tuyas para completar los lados y la parte posterior de la cabeza. Este hombre es tu padre biológico, supongo, así que las características faciales deberían ser similares".

Aparentemente de la nada, Anna sacó una cámara que era casi tan grande como su cofre. Ella dio la vuelta a Santosh, la cámara haciendo clic. Luego, la cámara volvió a desaparecer y Anna le tendió la mano.

"Esos serán … cuatro mil".

Guy se volvió hacia Santosh. "Ella prefiere Visa".

Santosh tragó saliva de nuevo. Esto iba a ser una empresa costosa. Se armó de valor, sacó su billetera y le entregó su tarjeta Visa. Anna tomó la tarjeta y se fue. Regresó unos minutos más tarde con la tarjeta y un recibo. "Aquí".

Santosh miró el recibo. "Uh … ¿por qué dice esto un anillo de diamantes?".

"¿Qué, vas a decir 'Compré un cuerpo por cuatro mil' en tus declaraciones de impuestos?" Guy se rió.

"Oh. No, ya lo pillo".

"¡Oh!, casi lo olvido", exclamó Guy, mirando su teléfono. "Anna, ¿tienes hipocampos psiónicos?".

"Hipocampi, Guy. Cam-pi. Incluso rima con tu nombre", le regañó Anna.2 "Y sí, tengo. Lo empacaré con la carcasa. Eso serán mil. Tarjeta por favor".

Santosh retiró a regañadientes su tarjeta de nuevo. Anna la tomó y se fue. Regresó cinco minutos después con la tarjeta y otro recibo.

"¿Una … tarjeta gráfica?" Santosh preguntó incrédulo. Anna se encogió de hombros.

"Gracias Anna. Te veré por aquí", le dijo Guy, antes de darse la vuelta y marcharse. Santosh corrió tras él. "Espera, ¿cómo van a enviarlo?".

"Por Telepod, entonces probablemente por Fedex".

"¿¡Fedex?!"


Cuando Santosh tenía trece años, su padre recibió una llamada para avisarle que Santosh había sido expulsado de la clase de shloka de la comunidad. Le gritó a Santosh y le dijo que era más estúpido que un mono medio lobotomizado. Cuando el padre de Santosh terminó sus gritos, le informó a Santosh que ya no era su padre. Pasarían cuatro meses antes de que el padre de Santosh volviera a hablar con él, porque sus primos estaban de visita por Navidad.


"Entonces, juntar el duplicado es bastante fácil. Todo lo que tenemos que hacer es ranurar el hipocampo en la matriz positrónica. Luego abrimos el cráneo y lo dejamos caer ahí. Entonces la matriz hará el resto, y luego solo cargaremos un duplicado de tu conciencia en él y ¡bam! Todo listo".

Santosh y Guy estaban de pie en la sala de estar del departamento de Guy. La carcasa de un niño indio yacía tendida sobre la mesa de café. Junto a ella, la matriz positrónica todavía estaba en su bolsa.

"Guy, no sé nada sobre cirugía cerebral".

"No se trata de una cirugía cerebral si no hay cerebro del que hablar", señaló Guy.

"Dijiste que sería más fácil que ensamblar una PC".

"Y lo es! Tienes que poner cinco cosas diferentes en una PC y luego conectarte a tierra. Todo lo que tenemos que hacer es abrir el cráneo y colocar la matriz en él. Ni siquiera tenemos que fijarlo en su lugar o lo que sea, solo asegúrate de que no esté boca abajo cuando volvamos a poner el cráneo".

Santosh se llevó los dedos a la sien. "Joder, hombre … debería haber hecho más investigación … joder. Voy quedar en la jodida bancarrota…".

"¡Oye! ¡Cálmate! ¡Mantén la calma!" El chico lo tranquilizó. "Te pagaré una vez que hayamos terminado. ¿De acuerdo? No es tan difícil. Mira, tengo la sierra. Tengo el marcador. Tengo cinta métrica. Todo lo que tenemos que hacer es marcar alrededor del cráneo y cortar. Fácil. Habremos terminado en dos horas".

"Sí, está bien …" Santosh se acercó cautelosamente a la carcasa, se envolvió con la cinta métrica alrededor de la cabeza y comenzó a trazar una línea de corte.


Cuando Santosh tenía diecisiete años, se le dio la oportunidad de enviar un CV a ciertas universidades. Una semana más tarde, estaba mirando las solicitudes de su universidad con su padre cuando notaron que el CV que presentó era una versión anterior. Su padre explotó, acusándolo de sabotear deliberadamente su aplicación y preguntándose furiosamente por qué lo haría. En una rabia de apoplejía, declaró que debía haber sido hecho por despecho y le preguntó furiosamente por qué Santosh estaba tan ansioso por fastidiar a su padre.

Santosh huyó al baño y sollozó en la ducha durante varios minutos. Cuando salió, se dieron cuenta de que era una falla en la aplicación digital. Su padre se disculpó y lo abrazó. Santosh no se lo devolvió.


"Dos horas, ¿eh?" Santosh resopló. Se sentó en una silla en la sala de estar de Guy, con un casco de aspecto sospechoso. La carcasa, una cicatriz bastante prominente que rodeaba la mitad de su cráneo, llevaba un casco similar, conectado al primero por un grueso manojo de cables. Otro grueso manojo de cables llevaba desde el casco de Santosh hasta la computadora portátil de Guy.

"Dos horas, dos semanas, ¿cuál es la diferencia?" Guy se encogió de hombros.

Santosh entrecerró los ojos. Guy se rió entre dientes en respuesta y levantó las manos. "Está bien, está bien. Oye, ¡ya casi terminamos con esto! Solo tienes que escanear tu lóbulo temporal, eliminar todo lo que haya pasado… de los 22 y copiarlo a la matriz de la carcasa".

Mientras hablaba, Guy tipeó comandos en la computadora portátil.

"Y … listo. De acuerdo, puedes quitarte el casco".

"¿Huh?" Santosh preguntó. "No sentí nada".

"Se supone que no debes", señaló Guy. "Es una imagen no invasiva".

Santosh se quitó el casco. Él y Guy se inclinaron sobre la carcasa. "Entonces … ¿qué se supone que debe hacer?".

"Espera …" Guy respiró.

No pasó nada. Entonces los ojos de la carcasa se abrieron de par en par y tomó una respiración profunda. Guy apretó los puños y Santosh susurró con entusiasmo: "¡Sí!".

"Qué queda?" Guy preguntó mientras apagaba la matriz cognitiva de la carcasa.

"Uh … tenemos que conectar el casco de realidad virtual a la matriz y, eh … conectarlo al hipocampo. Ya tienes el casco, ¿verdad?" preguntó Santosh.

"Sí. No es, ya sabes, uno oficial ni nada. Lo hice yo mismo de un par de Virtual Boys y una PC Titán", explicó Guy con orgullo. "Pero si pasamos las imágenes como estilizadas, hará el truco".

"Sí, está bien. Coge el casco. Cogeré el taladro y los cables".


Cuando Santosh tenía veinte años, recibió una llamada de su madre. Cuando respondió, sin embargo, su padre estaba en la línea. Santosh le dejó hablar por unos momentos. Su padre quería saber cómo estaba, expresó sus mejores deseos para su éxito y reiteró lo orgulloso que estaba de él.

Santosh hizo una excusa para colgar.


El celular de Santosh sonó. Lo miró y luego notó la identificación de la persona que llamaba.

Arvind Desai

Lo consideró por un momento. Luego, rechazó la llamada y miró hacia atrás, admirando su exhibición.

En un rincón del Centro de Artes y Humanidades Skuldir, un pequeño niño indio estaba sentado en una silla de plástico rodeado por una multitud intrigada. Varias docenas de cables sobresalían del casquete en la parte superior de su cabeza, conectándose a una media docena de cascos rojos con forma de burbuja que actualmente usan otras personas sentadas en sillas de plástico.

Además del niño, un letrero decía:

COMO PADRE E HIJO
por Guy Chesapeake y S.D.

Conoce a Arvind. Asume el papel de su padre e influye en él a través de varios puntos críticos en su infancia. Mira cómo cambian la personalidad y los objetivos de Arvind en función de lo que tú le digas. ¿Serás el padre que nunca tuvo? ¿El padre que nunca quiso? El futuro de Arvind está en tus manos.

Instrucciones: Simplemente use el casco para comenzar a interactuar con Arvind. En cada etapa, cuando suene la campana, puedes hablar con él hasta durante diez minutos antes de que suene la campana de nuevo. Luego verás un breve montaje de cómo cambia la vida de Arvind según lo que le dijiste. Si terminas antes, simplemente di "Shazbot razzmatazz" para activar la respuesta de Arvind.

Una mujer se levantó, quitándose el casco. Ella parecía vagamente perturbada. Santosh apartó rápidamente a unos pocos miembros de la multitud y se sentó en la silla, poniéndose el casco.

Inmediatamente, su visión fue reemplazada por una burbuja 3D en blanco y negro. Estaba sentado al volante de un Nissan Stanza. Santosh miró a su derecha y vio una escuela. La puerta del pasajero se abrió y un pequeño niño indio subió a la camioneta. "¡Papá, papá! ¿Te acuerdas de la prueba de diagnóstico? ¡Obtuve un 95 en ella!".

Sonó una campana. Santosh volvió la cabeza para mirar al niño. "¿95? ¿Y qué pasó con los otros 5?".

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License