Nombre Equivocado

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

Sitio-23, Delhi, India. 22 de Noviembre de 1956.

Y es por eso que insisto es imposible enfatizar la importancia de permanecer neutral en este conflicto. La alineación con cualquiera de las principales potencias sería un profundo insulto para aquellos cuyos grandes sacrificios, ganaron nos dieron nuestra libertad.

Puede notar que a pesar del sentimiento de algunos de mis otros escritos, he elegido aquí subrayar que no debemos sentirnos más cómodos con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas que con los Estados Unidos de América. Sin significar ningún insulto a su causa u organización de su sociedad, no estaría en el mejor interés de nuestra nación incipiente escupir en nuestra independencia ganada alineándonos demasiado fácilmente con cualquiera de las superpotencias; más bien, debemos tom
ar nuestro antiguas crencias raciales y e

"Su retórica no es impresionante, pero para una nativa tiene una comprensión impresionante del idioma, Sra. Sanmugasunderam." El Sirector del Sitio, Eriksson, levantó una ceja por encima del pedazo de papel rasgado.

Satyana puso una sonrisa en su rostro cuando lo miró desde detrás de la máquina de escribir. "No me hubieras contratado si no lo hubiera hecho." Con un toque de vergüenza, "Y dijiste que tenias el dia libre."

El hombre pálido y corpulento suspiró y acercó una silla frente a su escritorio. "No querida. No puedo permitirme el lujo de disciplinar a todos los miembros del personal que participaron en diatribas políticas durante las horas de trabajo." Miró de nuevo el papel y luego la miró. "¿Otros escritos?"

Satyana retiró la hoja de papel rasgada de la mesa de papel y la desechó. "He escrito varios otros editoriales para el periódico local en inglés. Los hindi son aceptables, pero este usualmente está lleno de propaganda colonialista." Su sonrisa se amplió ligeramente e involuntariamente, antes de obligarla a volver a su estado predeterminado. "No te ofendas, por supuesto."

"Lo diré de nuevo, no me involucro en la política. Pero para abordar su punto anterior, hay mucho trabajo por hacer para tomarme más tiempo libre que el necesario." Sacó un paquete de cigarrillos y encendió uno, dando una pequeña calada antes de continuar. "Todavía nos falta un catálogo definitivo de todo lo que logramos evacuar, y solo tenemos la escasez de personal para agradecer este arreglo."

Satyana apagó su propio cigarrillo en el cenicero de su escritorio. "Lo sé. Sobre ese tema, tienes correo." Satyana tomó una carpeta de su escritorio y se la entregó a Eriksson. "Dos cosas en este sitio, y como es habitual, su posición le da derecho a recuperar información de otras partes de la Fundación."

Eriksson aceptó el archivo y abrió la primera página. Con el ceño fruncido a la resignación, "Sin duda, su posición como mi secretaria le da derecho a la misma información de alguna manera…tenga en cuenta que lo ignoro como un favor."

Satyana asintió. "Como desee. Primer orden de trabajo. Algunas municiones soviéticas que comercializamos hace tres días, todavía no están completamente escritas. Los informes iniciales indican que hacen árboles después de explotar." Ella le da otro archivo a Eriksson.

"¿Bombas que hacen árboles? ¿Qué demonios planean hacer con eso?" Tomó el archivo. "Parece que sería contraproducente si estás buscando invadir un área, dando cobertura a los defensores."

Satyana puso los ojos en blanco. "Bueno, yo prefiero pensar que están destinadas a…Sabes qué, no importa." Ella hizo a un lado el archivo.

"No, adelante. Dame tu discurso. Y mándalos a Hall, creo que técnicamente es un experto en explosivos."

"Anotado." Ella volvió a la atención. "Y yo iba a decir que me parecía que las…" Volvió a mirar el archivo. "-bombas-arboles son una incursión en el aumento de la producción agrícola."

"¿No es para eso que eran las granjas colectivas? Si tuviera que adivinar, las utilizarian cuando estuvieran huyendo. Si los estadounidenses tomaran Stalingrado, sería mucho menos útil para ellos si fuera un bosque."

"Posiblemente, pero no creo que nada que se aproxime a una invasión beneficie a ninguna de las partes. No invertirían este nivel de recursos en un evento tan improbable."

"¿Improbable? Difícilmente. O bien lanzarán bombas, o skips, o skips-bombas, o lo que sea. Luego se lanzarán para difundir la democracia o el comunismo o lo que sea."

"Dada la disparidad ideológica y económica, en realidad no es muy probable que esta dura prueba se resuelva mediante el combate en lugar de las palabras. Ha habido algunos análisis bastante perspicaces."

Eriksson agitó una mano para interrumpirla. "Tengo cosas más importantes que atender que los vagos tratados estratégicos, y usted también. ¿Hay algo más?"

Satyana parpadeó, un poco desilusionada. "Entendido. El siguiente orden de los asuntos sería Skip catorce veintisiete. Lo recuperamos de los soviéticos antes de que intentaran destruirlo con una bomba atómica. Por mi parte, creo que está terriblemente mal documentado, pero solo debería afectarnos en el pero de- "

"¿Está mal documentado?" Él escaneó el archivo. "Todo me parece en orden."

"Sí. Segundo párrafo de los Procedimientos Especiales de Contención. 'Los individuos habitualmente subyugados o políticamente oprimidos, como los que están bajo el gobierno comunista, son ideales para la contención de SCP-1427'."

Eriksson bostezó pesadamente y se enderezó en su silla. "Sí, lo leí. No veo cómo es objetable, dados los efectos documentados de la anomalía."

"Bueno-" Satyana preguntó. "No sería exacto llamar la atención por su compañero de trabajo o la lealtad a una causa mayor 'subyugación' y 'opresión'. E incluso están actuando como si fuera algún tipo de gran dilema moral mantenerlo contenido."

"No estoy seguro de que lo vean de esa manera." El tono de la declaración advirtió contra argumentar ese punto particular.

Satyana abrió la boca, luego la cerró. Cuando volvió a hablar, su actitud recatada era obviamente forzada. "Lo que usted o los autores del documento puedan sentir acerca de…las implicaciones políticas, el sesgo es transparente para lo que supuestamente es una organización apolítica."

"Aquí dice que está en el Sitio-81. La mayoría de sus jefes son franceses, si Durand todavía está a cargo allí. El sentimiento no está cambiando en un futuro cercano, y no creo que sea pragmático pedir la redacción de un Clase-Keter para cambiarse. Especialmente los Procedimientos de Contención."

"Muy bien." Se permitió fruncir el ceño ahora. "Como decía, esto solo podría afectarnos en el peor de los casos. Sin embargo, se solicitó a Veinte Ochenta por su potencial para amortiguar los efectos. Parece bastante sencillo, por lo que solo necesita su firma."

"Hacer una prueba cruzada de algo así como esto con otro skip, incluso veinte ochenta, es arriesgado. Haga que Galluzzo apruebe primero."

"Me aseguraré de hacerlo. Otro que en realidad se está transfiriendo aquí, Skip Quinientos Setenta y Cuatro. Es un artefacto del Dios Roto. El único caso que creo que será problemático es Cero Uno."

Eriksson barajó sus papeles para examinar la documentación relevante. "Tienes razón en eso…es bastante difícil transportar personal con trasfondo militar a través de las fronteras, incluso sin el reciente escrutinio de todos los veteranos de la OTAN y lo que sea que hayan establecido los soviéticos." Se frotó los ojos.

"El Pacto de Varsovia. Todavía no he tenido tiempo de revisar nuestros registros, pero si recuerdo bien, tenemos dos investigadores y tres asistentes que cumplen con los requisitos, descontándolos."

"No es suficiente…ponte al día con la logística, necesitaremos el doble. Asegúrate de que no sean budistas primero."

"¿La logística, o los investigadores?"

Eriksson sonrió brevemente. "Muy gracioso. Los investigadores. La logística puede encender incienso y cantar kumbaya si eso es lo que los mantiene trabajando, pero quiero estar más seguro de que los Tickers no intenten infiltrarse en más plantas."

"Notado. Eso es todo lo que está en su buzón hoy. ¿Hay algún otro negocio oficial que deba ser atendido?"

"¿Negocio oficial? Nada. Tengo un koan que me gustaría transmitirte." Una pausa. "Er, un koan es un dicho que te hace pensar".

"¿Oh? Vamos a escucharlo, entonces."

"Lo escuché de Taylor el martes, solo pensé en eso ahora." Él lo dijo, recordándolo lo mejor que pudo. "¿Por qué se llama una carrera de armamentos, cuándo ganar una carrera, necesitas usar tus piernas?"

Satyana reflexionó sobre la pregunta durante unos quince segundos antes de responder. "¿Se supone que eso tiene algún tipo de significado oculto? Es solo un juego de palabras."

Eriksson se encogió de hombros. "Demonios, si lo sé, solo algo que pensé que valía la pena compartir. Feliz día de Acción de Gracias." Se levantó y pasó junto al escritorio de Satyana y entró en su propia oficina.

Ella volvió la cabeza para mirarlo con curiosidad mientras él se iba. "Ni siquiera somos estadounidenses…" Satyana dejó escapar un suspiro y se puso a llamar a logística.

Eriksson cerró su puerta sin una explicación. Se sentó en su escritorio y colocó un pedazo de papel en su máquina de escribir.

Y exhorto a los ciudadanos de buen corazón y racional de la India a que se den cuenta de que simplemente negarse a alinear nuestro nuevo país con cualquiera de los dos poderes no es suficiente para mantener a raya a las fuerzas de la tiranía…

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License