Mikell
mik

En 1978, Mikell Bright comenzó a criar a sus dos hijos en el rancho que había heredado. Los cielos eran azules y la tierra seguía siendo fértil y salvaje. Sus hijos jugaron bajo el cálido sol del medio oeste y construyeron fuertes en la nieve blanca y profunda, y los caballos eran fuertes y estaban bien formados. Mikell silbó mientras trabajaba porque la sangre salía fácilmente y los cuerpos ardían limpios; así que cuando la vision de su Hijo no disminuyó, Mikell hizo lo que cualquier buen padre haría. Remover las garras de un perro pastor. La domesticación de un potro. La conmoción del ganado para sacarlos adelante.

Pero esa no es la historia de Jack para contar.

regresar

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License