Herman Fuller Presenta: Maya la Magnífica
Puntuación: +2+x


Maya la Magnífica

Una vez una

Bestia

Salvaje

Sólo

Capaz de

Muerte y

Destrucción!



Ahora Una

Bailarina

Oso

Pardo,

Civilizada

Para Su

Diversión!

Ven a ver a nuestra maravillosa música! Atrapada en una feroz lucha de vida o muerte en algún lugar de las profundidades de las montañas!

Ahora domesticada, ¡escúchala cantar con voz humana y bailar con una gracia asombrosa! Ven a verla en vivo en el Menagerie de Mayhem!

SOLO UN DÍA
2 PM este Domingo en la Feria del Condado de Clackamas.
Un espectáculo, una oportunidad! ¡Vengan, vengan todos!

Lo siguiente es una página de una publicación titulado Nacidos del Circo: La Colección de Fenómenos de Herman Fuller. No se han establecido las identidades de los editores ni de los autores, y se han encontrado páginas dispersas en libros de temática circense en bibliotecas de todo el mundo. La persona o personas detrás de esta diseminación son desconocidas.

Maya la Magnífica

Nacidos del Circo

empezó cuando nos instalamos en las afueras de Denmascus. Habíamos realizado uno de nuestros mayores espectáculos del año, casi todo el mundo participó en la Prestación de la Carpa Principal. Incluso Fuller estaba contento con el resultado. Después de limpiar la carpa, empezamos a empacar el circo. Fue entonces cuando oí un ruido detrás de la tienda de Confitería de Carnaval. Fui a investigar. Ahí estaba, en toda su gloria: La cabeza atascada en un cubo de basura.

Uno de los Fenómenos gritó cuando la vio…. la asustó. Fuller estaba furioso. Nunca antes habían venido osos. Nunca lo vi tan enojado como la noche que ella regresó buscando comida. Fuller se encargó de hacer algo de la manera en que sólo Fuller puede hacerlo. La arrastró a su tienda y no salió en toda la noche. En cada momento de la noche, lo escuchamos estrellarse en su tienda de campaña haciendo su "trabajo" junto con el ocasional gemido de Maya. Un día, reunió al Circo. Tenía que hacer una presentación.

Fuller nos la presentó como "Maya la Magnífica". Ella podía cantar y bailar como si lo hubiera hecho desde que nació, afirmó. Lo que sea que le haya hecho, llamarlo cantar y bailar era generoso. Él la "dotó" con parodias enfermizas de canciones y bailes. Con una sonrisa casi maníaca en la cara, la hizo actuar allí mismo. Con un chasquido de su látigo, ella comenzó su retorcida actuación.

Se puso de pie lenta e inestablemente sobre sus patas traseras. Al principio se tambaleó y todo el circo esperó con la respiración contenida para ver lo que la nueva creación de Fuller haría a continuación. Para empezar, se tiró hacia delante. Casi cayendo en la audiencia de fenómenos, dio unos pasos vacilantes hacia adelante. Luego, unos pasos atrás. Luego algunos a la izquierda. Con el tiempo, se hizo evidente que los movimientos de Maya se suponía que eran un baile. Fuller estaba riendo en silencio en un rincón, mirando a Maya con una cara que casi sugería orgullo por la criatura que tenía frente a él.

Maya comenzó a realizar pasos más complejos, su cara traicionando que no estaba en control de sus movimientos. Mientras se agitaba entre los espectadores horrorizados, parecía que el espectáculo no podía ser más grotesco. Fuller, por supuesto, se aseguró de que así fuera y mucho más. Poco a poco, mientras se tambaleaba, Maya abrió la boca. Los ojos de Fuller se abrieron de par en par con anticipación y encendió un calíope. Hubo un chasquido, un estallido y un sonido como de metal sobre metal antes de que una voz saliera de los labios de Maya. Era ligero y alegre y cantaba la letra de una canción que Fuller tocaba a menudo. Apenas se ajustaba a los movimientos de los labios de Maya y se sentía como una grabación. Cuando la canción terminó y Maya se puso de nuevo en cuatro patas, Fuller se giró y le entregó la gruesa cuerda de su correa a Sal, el Maestro de la Bodega.

Así como así, Fuller había hecho un acto de la nada. Todos los días a las 2, Fuller y Sal la vestían con un tutú sucio y un sombrero. Nunca olvidaré ese tutú; estaba hecho jirones y sucio e hizo que Maya se tropezara consigo misma. Al principio, tenía un acto en solitario, pero al público no le gustó cuando tropezó o se negó a actuar e hizo que Fuller entrara al ring con su látigo y una silla. No queriendo perder en un acto, la entregó a los Payasos. Su acto era horroroso; arrojaron a Maya de un lado a otro y la obligaron a hacer cosas como montar en triciclo o nadar en crema pastelera. Todo mientras la extraña voz de Maya cantaba sobre la cacareante risa de los Payasos. Al público le encantó, pero Maya estaba más deprimida que nunca.

Los otros Fenómenos hicieron lo que pudieron, pero ella estaba en un estado lamentable. Estaba cubierta de heridas, sus pies tenían llagas y su piel estaba desgastada por la crema. Su canto se descompuso, siguió tocando la misma canción de circo una y otra vez. Lo que me impactó, sin embargo, fue su dolor emocional. Detrás de esos suaves ojos marrones, había algo inteligente, algo roto. Algo que podía entender el dolor y quién lo causaría. Algo que podía entender la venganza. No era la simple osa parda que había entrado en nuestro Circo; esto era algo mucho más oscuro. Deberíamos considerarnos afortunados de que un par de semanas después, ella sólo se fue. Por supuesto, no podía irse sin darnos un espectáculo final; un acto de dos partes en el que hizo desaparecer a Sal antes de su gran final. La vi esa noche, bailando en la oscuridad, iluminada por la luz de la gran carpa en llamas.

348

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License