Mary Sue Quién
Puntuación: +3+x

La Agente Dra. Merry Soo fue la mejor investigadora y trabajadora que la Fundación haya conocido. Y a la edad de diecisiete años, ¡también era la más joven! Se unió a la Fundación directamente después de su increíble año en West Point, donde al mismo tiempo logró estudiar durante cuatro años en la parte superior de su clase y sobresalió como la estudiante físicamente más perfecta.

La Fundación tuvo la suerte de tenerla. Casi todo el personal superior lo dijo! «¡Ella es el verdadero mérito del espíritu de trabajo de equipo operativo!» A menudo se oía al capitán Strelnikov hacer comentarios. «¡Nadie puede lidiar con un SCP como ella! ¡Y ella sabe exactamente el lugar detrás de mis orejas para rascarme y hacer que mi pierna patalee!» solía decir el Doctor Crow. En una ocasión, el Dr. Snorlison comentó: «Ella no es mala.» Inmediatamente, el personal del sitio le dio una reprimenda, después de la cual solicitó que se cambiara su comentario a «¡No podríamos hacer todo esto sin ella!»

Y, aunque no es algo por lo que le gustaba que la juzgaran, ¡también era la chica más guapa del lugar! Las otras mujeres en el lugar también lo sabían. Se oía a Rights lamentar: «Nunca podría ser tan guapa como la Agente Doctora Soo.» Pero Merry era tan buena persona que no podían echarle la culpa. ¡La amaban! Incluso la Dra. Light, una amargada reconocida, había dicho, a través de unos dientes extrañamente apretados: «Nunca podríamos reprocharle eso. Es una buena persona. La amamos.»

¡Fue la Agente Doctora Soo quien descubrió cómo evitar que los clase-D tuvieran que ser eliminados cada mes! ¡Después de todo, un simple borrado de memoria y una muestra de SCP-500 (que ella también había descubierto cómo replicar fácilmente) y la Fundación ya no tenía que matar a nadie! Y luego fue asignada a SCP-231, donde pudo rescatar a esa pobre niña y evitar que se sometiera a esos HORRIBLES experimentos. Ella tuvo una dura conversación con SCP-082, y lo convenció de no comer carne humana nunca más. Por supuesto, su mayor logro fue cuando se enfrentó a SCP-173. Todo lo que realmente quería era un abrazo, y algo de SCP-500 para detener esa horrible sangre en el problema de sus heces. También trajo a un escultor para que luciera un poco más amistoso. Ella fue incluso la única que señaló que ese anciano parecía estar ahí siempre, pero él sólo le dio una palmadita en la cabeza y se alejó.

Pero la Agente Doctora Merry Soo no llevaba una vida libre de preocupaciones, ¡oh no! A menudo lloraba sobre ellas a sus muchos amantes. «¡Es tan horrible!» Lloró, su cabeza descansando suavemente contra el torso de Kondraki.

«¿Qué ocurre?» El Dr. Kondraki habría fruncido el ceño, pero nunca podría fruncir el ceño alrededor de la encantadora Merry. No importa cuánto lo hubiera querido.

«¡Mi horrible, horrible secreto! ¡Si lo supieras, ya no me amarías!» Y ella lloró contra su varonil torso.

«Oh.» Exclamó Kondraki. Le llevó unos minutos más contarle cómo no la amaría, y lo horrible que era su secreto, antes de que tuviera que preguntarle «¿Qué secreto?».

«¡Oh! ¡Mi amor! ¡Es terrible!» Y se lanzó a la cama llorando. Pasó una hora más o menos antes de que finalmente se dignara a contarle el secreto. «Verás, mi querido y amable Konny, ¡soy media dragona! Sé que esto no me convierte en un SCP, ya que sólo soy la mitad, pero es terrible y horrible. Además, tengo algunas escamas en sitios curiosos.»

«Bueno, supongo que eso explica por qué tu boca está tan caliente cuando tú…» ¡Pero ese no era el menor de sus problemas! ¡NO! ¡Merry Soo tenía muchos más problemas!

«¡Nunca lo sabrán, mi verdadero amor!», exclamó mientras se acurrucaba junto a Abel. El una vez horrible SCP, convertido en novio amoroso, gruñó en respuesta. A pesar de su verdadero amor, y de los sentimientos que sólo tenían el uno por el otro, o quizás, debido a la profundidad de tales emociones, Abel encontró que apenas podía hablar en su presencia. El hecho de que no pudiera evitar que sus manos apretaran tampoco tuvo ningún impacto en esta historia.

«¡No pueden saber nunca que tengo un hijo tuyo! Lo llevo con amor, y gracias a mi buen uso de SCPs, no lo veré, pero nuestro hijo estará aquí pronto». Ella huyó rápidamente de su presencia. Poco después de su partida, el Sitio-52 fue destruido en una brecha de Clasificación Keter, pero eso no importa.

El Doctor Clef habría sido su amante, pero por alguna razón desapareció antes de que ella pudiera hablar con él. Raro.

«¡Mi dulce, dulce Gearsito!» Ella acarició su cabeza mientras yacía sobre su pecho. La boca del Dr. Gears se levantó con una extraña sonrisa. Era verdad, ella era la única que aún podía alcanzar su frío, frío corazón. Ella lo hizo feliz, de veras lo hizo. «¡Tengo que darte las gracias!»

«Por… ¿Por qué?» El Dr. Gears siempre tuvo problemas para expresar sus pensamientos en torno a la querida y dulce Agente Dra. Merry Soo. Era una batalla, para sacarlos de allí, como si su cerebro quisiera decir cosas que su corazón nunca diría. «¡Por guardar mii terrible secreto, mi amor! El otro personal superior nunca debe saber que mi padre fue el Fis-» Pero no era una chica que se definiera por sus amores, ¡aunque muchas sí lo hacían! ¡Además, ella era una investigadora de primera clase!

«¡Gracias Merry!» Se le oía a menudo exclamar a Gerald. ¡Nadie sabía cómo apagar un incendio como la querida Agente Soo! ¡Y sus obedientes Ayudantes, el Agente Elroy y el Dr. Mann, siempre estaban contentos de trabajar con una científica tan prestigiosa! «¡Ella realmente me enseñó un par de cosas sobre anatomía!» Mann le comentó a Yoric. «¡Y ella me ha salvado la vida tantas veces! Parece que no puedo hacer nada más que meter la pata!»

«Está perfectamente cuerda,» dijo una vez el Dr. Glass. «Perfectamente. ¿Sabes lo extraño que es eso?» Luego tuvo que acostarse para evitar que le sangrara la nariz.

Pero lo más importante para ella era su relación con su -mentor, el Dr. Bright. «¡Oh, Jack!» Dijo ella, mientras acariciaba su suave pelaje. «No te preocupes. Un día, encontraré la forma de liberarte de ese amuleto maldito.»

El Mono le sonrió, orgulloso del trabajo que había hecho su alumna estrella. «Así que, uh, ahora también tengo un poco de meneíto, ¿verdad?» preguntó con una mirada de soslayo.

Soo no pudo evitar sonrojarse. «Oh, Dr. Bright, nunca podría, ¡no contigo! ¡Eres como un padre para mí! Un padre peludo, raro y apestoso, que sigue tocándome el trasero, pero que sigue siendo un padre!» Bright puso los ojos en blanco y asintió con la cabeza a alguien que salía por la puerta.

«¡Doctora Agente Merry Soo!» El Agente Break llamó, entrando corriendo, con cara de preocupado. «¡Tenemos un problema que sólo tú puedes arreglar! ¡Te necesitamos, y te necesitamos ahora!»

La Dra. Soo se apresuró a seguir a Break, para observar al resto del personal superior reunido. Fue Heiden el que se adelantó, por alguna razón, con la mitad de una rama agarrada en su mano izquierda. «¡Dra. Soo, gracias a Dios que estás aquí!» Señaló al final del pasillo. «¡Algo raro está pasando, tienes que detenerlo!»

La Agente Dra. Merry Soo corrió por el pasillo hasta la habitación en cuestión, mientras los demás miembros del personal superior entraban apresuradamente en una habitación de seguridad/cámara de observación cercana. La habitación en la que se encontraba Merry era enorme, pero podía ver al personal superior observándola desde arriba. Les hizo un gesto con la mano, mientras escuchaba el sonido de una puerta abriéndose tras ella. Espera… ¿Cuándo Clef se unió a ellos?

Lo que ella pensaba no importaba. Un chasquido, dos mordiscos y la señoritita Merry Soo se había ido, desapareciendo en el gaznate de la bestia conocida como SCP-682.

Arriba, Clef apretó un segundo botón, encendiendo los rociadores de ácido, llevando a 682 de vuelta a su foso. Los otros miembros del personal superior suspiraron, se dieron palmaditas en la espalda, agradecieron a Clef y se alejaron, muchos de ellos para tomar largas duchas calientes.

Al final, sólo estaban Clef y Bright viendo a 682 disolverse bajo el rociado de ácido. «Eso si que ha sido pensar rápido, Alto», comentó el mono.

«He visto a demasiados de ellos pasar por aquí, tratando de vencernos uniéndose a nosotros. Nunca pueden esconderse de nosotros.»

«¿Nunca?» Bright no quiso echar una mirada de complicidad a su viejo camarada.

«Bueno.» Clef no pudo evitar sonreír. «Tal vez una vez.»

Los dos, si no amigos, entonces compañeros de trabajo, volvieron a mirar al foso y, en señal de que ambos habían estado trabajando juntos durante demasiado tiempo, suspiraron idénticos suspiros, y dijeron las mismas palabras juntos.

«Putos Mary Sues.»

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License