Manna
Puntuación: +4+x

Manna.

Manna el poder,
manna el alimento,
manna la bebida,
manna la entidad y Manna la Entidad,
manna la autoridad,
manna el respeto,
manna en el pasado lejano,
Manna la persona.

Manna.

¿Quién es Manna?


En una pequeña habitación, oscura, llena de suciedad y olor a descomposición, había un niño pequeño.

Este niño tenía hambre. Siempre había tenido hambre, por lo que su propia necesidad de comida era normalmente superada por su necesidad de escapar de los monstruos. Sin embargo, este era el hambre de aquellos que no pueden pensar en otra cosa que en el peso ardiente de su estómago, drenando su cordura y la poca fuerza que tenían hasta que solo quedaba un animal en el lugar donde estaba la persona, y luego drenando al animal hasta que…

Pero no, todavía no es el momento.


Manna vio las luces en el cielo. Manna las tomó y las trajo al suelo, donde los Niños las usaban para aliviar los peligros en su camino.

Manna vio los frutos en los árboles, muy, muy lejos de los Niños. Así que Manna saltó al aire, subió desnudo a los árboles y arrojó sus frutos al luchar contra las sombras de la gente que vivía en ellos.

Manna vio el río que bajaba, bajando de las montañas, bajando, bajando, bajando. Venía de la cima de la montaña más alta, pero solo los que la tocaban podían tomar el agua, compartirla y vivir. Y así Manna fue a la cima, llevando solo un cuenco y las pieles de unas pocas bestias para protegerse del frío.

Manna fue sabio y bueno y valiente ante los guardianes de la Confianza, la Convicción y la Memoria, quienes fueron superados y se hicieron a un lado avergonzados. Manna llegó a la cima después de cuatro días y cuatro noches de viajar por las terribles montañas, y luego, exhausto, sumergió su cuenco en el agua helada que eran las lágrimas interminables de los dioses muertos.

Y, sabiendo que necesitaba beber el agua más que nadie en el mundo, porque estaba exhausto y hambriento, la bebió.


¿Qué es Manna?


Una mujer estaba dando a luz a un niño. La mujer había sido forzada a la vida, forzada al matrimonio, forzada a la concepción; nunca pidió la primera, nunca quiso la segunda y nunca perdonó la última. Pero vivir para dar a luz una nueva vida fue una decisión que tomó por su cuenta, de la manera en que solo una madre podía hacerlo.

Ese día nació Manna, y ellos moldearían la Tierra estéril en un nuevo y abundante lugar donde los Niños vivirían y prosperarían.

A medida que Manna crecía, su madre envejeció, se marchitó y murió antes que todos los que la conocían, pues había sido generosa y amable incluso con aquellos que le hacían daño. Manna, generoso incluso en su ira, tomó a los que le hacían daño y les habló durante un día y dos noches, y todos vieron lo erróneo de sus actos.

El padre de Manna se quitó la vida. Los abuelos de Manna se comprometieron a seguirle y a guiar a los Niños fieles al espíritu de sus madres. Los Niños lloraban una vez cada noche, y se reían una vez cada hora, para recordarla a Ella, Su Madre, y mantener viva Su memoria, pues Ella había traído a los Niños.


¿Qué es Manna?


Y Manna llegó a las puertas de la Muerte después de una vida de grandes tareas y grandes logros. Estaban heridos y viejos. Su Bien estaba bajo asedio perpetuo por la desilusión, su Sabiduría era asaltada en cada paso por la duda, su Valor estaba plagado y cargado de recuerdos, porque al final, él era solo una persona.

Y era cauteloso.

Pero entonces, sus hijos, sus nietos y todos sus Niños se acercaron a él y les dijeron: "Oh, Tú, Quién nos has guiado a tus Niños, por favor, dinos qué podemos hacer por Ti, nuestro primer y más grande Benefactor, en tu último día en este mundo."

Y Manna, la persona, el ser humano, el Benefactor, vio que había hecho el bien a los demás. Y el Bien era todo lo que Manna necesitaba. Así que les dijo a sus hijos, a sus nietos y a todos sus Niños, y por el resto de sus cortas vidas, les habló de la Generosidad, de la Empatía, y de la Solidaridad.

Y luego, murió y falleció y fue enterrado, y de sus huesos se alimentaban los huertos que alimentaban a los Niños.


¿Qué ERA Manna?


Con el paso de los años, los Niños crecieron y cambiaron.

Muchos estaban resentidos con el Benefactor, porque vieron que Manna los abandonaba en un mundo oscuro e indiferente que nunca les daría nada ni compartiría sus frutos, y llamaron a Manna traidor y mentiroso; y, para llenar el vacío hueco que quedaba en sus seres, aprendieron el Odio.

Muchos estaban resentidos con el Benefactor y vieron que Manna los abandonaba en un mundo gris y sucio que nunca los entendería ni los amaría, y llamaron a Manna un necio y un embaucador; y, para ignorar el vacío hueco que quedaba en sus seres, aprendieron la Desconfianza.

Muchos estaban resentidos con el Benefactor y vieron que Manna los abandonaba en un mundo vacío y estéril que los recordaría una vez que llegaran a la Muerte o la Muerte viniera a ellos, y le dieron la espalda a Manna y los olvidaron; y, para deshacerse del vacío hueco que quedaba en sus seres, aprendieron la Cobardía.

Pero muchos nunca se resentirían de su Benefactor, cuyo cuenco guardaban, que contenía lo que llegó a llamarse el Manna. El Principio de toda la Humanidad, el Concepto de la Abundancia, el Fin de todo el Sufrimiento. E incluso una vez que el cuenco fue robado y escondido, recordaron.


Pero entonces, ¿qué es Manna?


Es el momento adecuado para hablar del niño.

El niño hambriento y perdido.

"¿Estás bien, niñito?"

La mujer era una persona bajita y fornida, escondida bajo una masa de pelo, girando y retorciéndose en formas que el niño nunca había visto. Ella le dio una mano. "¡Ven con nosotros, chico!"

El niño estaba desesperado, así que tomó su mano…


Lo que de hecho.


… el niño era ahora un joven que había aprendido a confiar. La mujer era ahora una amiga y una maestra, y él era solo un aprendiz que quería ayudar con un huerto que había surgido de los sólidos y oscuros terrenos de un páramo.

Mordió la fruta, pensando en su sabor dulce, su carne tejida sangrando un jugo ácido que conquistó su lengua y le hizo sonreír, con los ojos medio cerrados. Y, por un segundo, miró al Grupo de Trabajo y se dio cuenta de que no solo confiaba en ellos, sino que iría hasta los confines de la Tierra por ellos.

Eran más que una familia. Eran iguales. Eran parientes.

Se volvió para observar a los pobres y hambrientos refugiados detrás de la valla, a los que se les daba el alimento, la semilla, el agua y la tierra. También eran parientes, su gente. Sabían que podían confiar en el Grupo de Trabajo, porque se habían ganado su confianza.

Y así debían hacerlo en cualquier otro lugar, pensó el muchacho, pues ¿no eran todos ellos Humanidad? ¿No eran los hermanos buenos y generosos que vagaban por la Tierra y se daban un festín con su fruto generosamente cedido?

Miró la fruta, medio comida, y se rió. "¡Oigan, muchachos! ¿Alguien quiere media naranja?"


¿Qué podría ser?


… el niño ya era un hombre adulto y había aprendido la convicción. Era fuerte, era valiente, sabía que la valentía tenía que llegar todos los días en una batalla interminable contra el hambre, la enfermedad y el odio.

Cubrió una herida cerrada con vendas; luego limpió otra con rápida pericia, la suturó y la cubrió con vendas; luego limpió otra, sacando rápidamente la carne muerta, la suciedad y las astillas de madera, metal y roca, y la cerró.

Y luego levantó la vista y vio que la siguiente herida había sangrado hasta que la siguiente había sangrado a través de ella.

El viejo miró fijamente a la mujer muerta. Por primera vez en su vida, no sintió ira, frustración o tristeza al perder una vida.

Sintió pura desesperación.


Manna es…


…el hombre estaba muerto.

Opal miró al cuerpo desnudo. Luego levantó la vista, una sonrisa en su cara.

"Sabes, lo conocí el mismo día que se unió. Hace treinta años. Solo era un recién llegado. Yo era tan inocente como ellos, y él también. Sabía que iba a pasar un mal momento cuando lo llevamos con nosotros, pero la cosa es que… ¡vivió!"

Las lágrimas cayeron, cayendo por su rostro sonriente.

"Me dio su confianza. Él prestó todas sus fuerzas a nuestros beneficiarios. Siguió adelante, adelante, adelante, adelante. Nunca se detuvo", se rió y sollozó casi al mismo tiempo, "-nunca dejó de amar la vida y a nosotros, su familia, y nunca, nunca se dio por vencido con nosotros, con nadie. Y nunca se dio cuenta de que eso era un sacrificio, un peso o algo doloroso".

Volvió a levantar la vista, aún llorando, aún sonriendo, y los miró a todos con fiereza.

"Era como nosotros."

Todos asintieron en silencio. Todos eran diferentes, todos eran imperfectos, y sin embargo, todos eran iguales. Opal asintió y en silencio tomó el tazón, lleno hasta el borde con agua cristalina.

"Ya saben cómo es esto, gente. Démosle la vida que quería".

Y así aquellos Niños que no odiaban, que daban la espalda a la sospecha, que no olvidaban, cubrían el cuerpo con hojas y semillas y luego arrojaban tierra fértil a ambos hasta que se erigía un montículo y se rodeaba con piedras verticales. Entonces, Opal dejó caer su contenido sobre él.

Algunos de ellos lloraban, los más jóvenes. Algunos de ellos parecían distantes y pensativos, uno o dos silenciosos y perdidos en sus recuerdos de los difuntos. Algunos rezaron lo que sus mentes habían aprendido a rezar sobre sus vidas.

La mayoría de ellos sonrió. Lo habían conocido.

Pero Opal, que siguió abrazando, acariciando y besando mejillas y susurrando pensamientos reconfortantes y riéndose con la nariz empapada de mocos, lo sabía. Ella sabía la verdad. No la verdad de una secta, o una ley, o una visión. Ni la verdad de una loca, ni la de un fanático, ni la de una creencia autoimpuesta. De una docena de maneras diferentes, con una docena de latidos diferentes, sus corazones estaban haciendo lo mismo.

Todos estaban recordando silenciosamente a Manna, el Caritativo.

"¡Vamos, chicos y chicas!", gritó Opal. "¡Es hora de dejar Níger, nos necesitan en Somalia!"


Muerto Es Manna,

Enterrado En Lo Profundo De La Tierra,

De Qué Huesos Y Carne Que Bebieron Del Río De Los Dioses Muertos Brotan De Regreso A Un Mundo Ahora Exuberante

Pero Nunca Olvidaremos a Manna Y Lo Que Manna Hizo Por Nosotros

Porque Manna Amaba Como Nosotros Amamos

Porque Manna Soñaba Como Nosotros Soñamos

Porque Todos Somos Iguales

Porque Manna Nos Ayudó,

¿Y Qué Podemos Hacer Sino Compartir Esa Misma Ayuda Con Todos Sus Hijos?


« Comparte Tus Cargas | Vive | Comparte Tu Felicidad »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License