Hagan más Extraño a Portland
rating: +4+x

Agosto de 1970

Mientras la Agente Josephine Creed estaba sentada bajo un pino en el Parque Estatal Milo McIver de Oregon, se dio cuenta de que odiaba su actual misión. Usar ropa de civil durante una operación de campo era una cosa, pero las camisetas hippies, los pantalones de campana y las flores trenzadas en el cabello la hacían querer pegar a alguien. Para luego pegarles de nuevo. Ella suspiró y luego miró a su alrededor. A su alrededor, el festival de música Vortex I ya estaba comenzando, llenando sus ojos y oídos con las vistas y sonidos que la escena local de rock and roll tenía para ofrecer.

"¿Qué demonios hago aquí?" se preguntó Creed.

Ella ya sabía la respuesta. Más de un año antes, durante el Festival de Woodstock, varios anartistas habían causado múltiples incidentes. Desde el LSD mezclado con un compuesto que te hacía ver tu vida en universos paralelos hasta los jabones que hacían que tu piel brillara de varios colores en patrones hippies, todo el festival fue un caluroso lío de brechas en el velo. Al menos se produjeron tres disturbios entre las actuaciones, y en uno de ellos todo un escenario descendió al infierno, con la banda y todo. Era bueno que el uso de drogas hubiera proliferado allí, y que las drogas preferidas afectaran la memoria, porque se habían dado suficientes amnésticos para borrar el recuerdo colectivo de una pequeña ciudad. Sin embargo, esta vez la Fundación estaba preparada para lo peor. Docenas de agentes de campo como ella estaban dispersados por todo el lugar, con rociadores amnésticos y otros trucos bajo la manga para sofocar rápida y silenciosamente cualquier actividad anómala que encontraran.

Los aplausos y las ovaciones hicieron que Creed se apartara de su reflexión. Mirando hacia arriba, vio como la banda Portland Zoo Electric Band terminaba su actuación y comenzaba a despejar el escenario para la siguiente. Dio unas cuantas palmadas a medias mientras escudriñaba a la multitud en busca de un contacto que se suponía que la conocería hace una hora y media. Un hippie llamado Phineas. La habían dicho que él tenía los medios para permitirle alterar literalmente la forma en que veía el universo. Ella mantenía los dedos cruzados para un arresto legítimo, y no sólo otro vendedor ambulante de sustancias de Clase-I.

"¿Eres Cherry?" Se oyó una voz masculina detrás de Creed. Girando la cabeza, vio a un hombre grasiento con el pelo largo y enmarañado que la miraba desde el otro lado del árbol. A pesar de que el resto de él estaba sucio, su sonrisa mostraba unos dientes inmaculados.

"¿Supongo que eres Phineas?", dijo ella.

"Ese soy yo."Continuó sonriendo. "Marco dijo que buscabas algo especial para mejorar tu experiencia en los conciertos. Dijo que pasaste su prueba."

"Claro que sí", contestó Creed con una sonrisa, y se levantó. "Aunque no sabía que me estaban haciendo la prueba en ese momento."

"Nadie lo hace nunca", se rió Phineas. "Eso es lo que lo hace tan descabellado. De todos modos, ¿estás lista?"

"Cuando quieras." Creed enroscó una cuenta en su pulsera, enviando una señal a su cuartel general de que ella estaba en el proceso de una potencial redada. Se produjo una pequeña descarga mental en la parte posterior de su cabeza mientras el cuartel general confirmaba la recepción de su situación.

"Maravilloso". Entonces Phineas se giró y comenzó a alejarse de las multitudes. "Sígueme."

"¿Espera que?" preguntó Creed. "¿Tenemos que irnos? ¿Por qué?"

"Este lugar está lleno de Trajeados, hermana", comentó Phineas por encima de su hombro. "No soy tan estúpido como para traer nada a granel cuando Tres Ports está a un tiro de piedra. Vamos. Si no nos apuramos, no tendrás tu regalo a tiempo para el próximo concierto. Lo necesitarás."

Los dos se abrieron paso entre la multitud, de vez en cuando los asistentes al concierto asintiendo a Phineas mientras pasaban. Poco después llegaron al borde opuesto del claro, y Phineas los llevó a un gran abeto de Douglas. Se detuvo y asintió con satisfacción al árbol, y luego se dirigió de nuevo a Creed.

"Muy bien, Cherry," dijo, "aquí estamos. Camina alrededor de este chico malo cinco veces en el sentido de las manecillas del reloj y luego golpea el baúl siete veces".

"Vaya…" Creed alzó una ceja confundida.

"Realmente no lo sabes, ¿verdad?" Phineas comentó con una sonrisa. "Oh vaya, esta va a ser tu primera vez. Te esperará una sorpresa".

"¿De qué estás hablando?"

"Ya verás", se rió Phineas y le hizo un gesto para que se pusiera manos a la obra. "Continúa. Camina y golpea".

Creed se encogió de hombros, suspiró, y luego procedió a hacer lo que se le había ordenado. Tan pronto como acabó de golpear por séptima vez, sintió que el viento salía de su cuerpo al oscurecer su visión, seguido de un blanco brillante. Creed parpadeó y ahora estaba frente a una sombra tridimensional del árbol. El sol de verano había sido reemplazado por nubes grises y lluvia. Cuando recobró el aliento, miró a su alrededor y se encontró dentro de un gran parque, rodeada por los edificios de una gran ciudad. Hubo un ruido sordo, y Phineas apareció a su lado.

"Bienvenida, hermana", dijo riéndose, "a Tres Portlands.

"¿Qué coño…?" fue todo lo que Creed pudo responder mientras su cabeza giraba de un lado a otro para aceptar el cambio de lugar.

La ciudad en sí era enorme. Una mezcla de la costa oeste, la costa este y la arquitectura europea salpicaba el horizonte, acentuada por las sombras de los edificios que reconocía de Portland. Desde un cielo nublado caía una lluvia constante. No fue sino hasta que se dio cuenta de que las gotas de lluvia se movían entre numerosos patrones psicodélicos al caer, dándole al cielo una alucinante capa de color. Dentro del parque en el que se encontraba, cientos de personas se reunían alrededor de escenarios de madera donde se representaban los hologramas de los diversos espectáculos de Vortex I, algunos de los cuales aún no se habían producido, y su música impregnaba el parque y la ciudad más allá. A pesar de los múltiples espectáculos que tocaban a la vez, sus sonidos no se mezclaban. Todo lo que se necesitaba era concentrarse en la canción que querías escuchar para que el resto desapareciera de tus oídos. Creed enroscó una cuenta diferente en su pulsera, una que indicaba el descubrimiento de un importante hallazgo anómalo, pero nunca recibió la señal mental que indicaba que el Cuartel General había recibido su señal.

“¿Dónde coño estamos?"

"Como dije," contestó Phineas, "estamos en Tres Portlands."

"¿Qué rayos es un Tres Portlands?"

“El espacio donde el Portland de Oregon, el Portland de Maine y la Isla de Portland en el Reino Unido se unen en un hermoso todo", explicó Phineas. "Piensa en ello como una especie de… dimensión alternativa… Una ciudad que existe fuera del mundo mundano. Un pueblo lejano. Es cierto que no siempre se hace así de bien. Realmente hicieron todo lo posible por Vortex. Caray, deberías haber visto la fiesta que organizaron para Woodstock".

"¿Cuánto tiempo lleva esto aquí?"

"Me has pillado." Phineas se encogió de hombros. "¿Quizás desde siempre?"

Creed miró a Phineas con la boca abierta. Tenía muchas preguntas, pero no salieron más palabras de su garganta.

"Necesitas un momento, te lo aseguro." Phineas sonrió. "¿Pero te importa si tomamos ese momento sobre la marcha? Mi apartamento aún está a tres manzanas cuando salgamos del parque".

"¿Vives aquí?"

"Es una ciudad…. mucha gente vive aquí. Toda clase de gente, de hecho. Artistas, escritores, científicos, magos, músicos. Ya sabes. Gente guay. En serio, tenemos que ponernos en marcha…"

"Cierto… por supuesto…" Creed hizo un gesto a Phineas para que le indicara el camino. Sin demora, la sacó del parque y la llevó a la ciudad. A pesar de que su distancia del parque aumentaba, el sonido de la música de Vortex I sonaba como si todavía estuvieran al frente y en el centro.

Mientras los dos se abrían paso por las concurridas calles de la ciudad, Creed se sentía cada vez más como un pececillo en un tanque de tiburones. A su alrededor, los anartistas compraban abiertamente materiales, la magia se exhibía libremente y vagaban anahumanos de todas las formas y tamaños. El mundo anómalo inundó sus sentidos y temía que pronto detectaran su ocupación y se precipitaran sobre ella como una avalancha. Pero la perdición nunca llegó, y lo único con lo que Creed fue bombardeada fue con la sonrisa ocasional de un transeúnte, y las risitas divertidas de Phineas.

"Aquí estamos", dijo Phineas, deteniéndose frente a un alto edificio de apartamentos cubierto por una gruesa capa de musgo que se alternaba con carteles de conciertos. "Hogar dulce hogar".

Creed subió unas escaleras hasta un estudio. En el interior, la gran mayoría del espacio estaba ocupado por bancos de trabajo cubiertos por una amplia gama de máquinas de relojería semiacabadas y diversas esculturas y obras de arte. Platos sin lavar, tazas de té medio vacías, enormes tomos polvorientos y una impresionante cantidad de discos de vinilo llenaban los espacios entre ellos.

"Lo siento por el desorden", contestó Phineas mientras se dirigía hacia uno de los bancos de trabajo y comenzó a escarbar en los cajones. Creed se tomó el tiempo de estudiar la colección de arte que se exhibía, y sus ojos finalmente se fijaron en lo que parecía ser una especie de serpiente de relojería.

"Espera…" La frente de Creed se arrugó. "Recuerdo haber oído hablar de estas cosas. Un par de personas del este los tenían como mascotas. Se los compró a alguien llamado Tick Tock. Espera, ¿eres Tick Tock?"

"En carne y hueso", contestó Phineas, aún escarbando en los cajones. "Tuve que dejar de hacerlos después de que los Trajeados empezaran a arrestar a la gente por ellos. Aunque para ser justos, fueron una verdadera lata para hacer. Casi pierdo algunas extremidades una o dos veces. ¡Ajá! Sacó un pequeño gotero y lo levantó.

"¿Es por eso que te mudaste aquí? Los Trajeados".

"Si, por un motivo." Phineas se encogió de hombros. "Por lo que sé, los Trajeados no conocen este lugar. No puedes ser arrestado por seguir tus sueños aquí. Además, si meto la pata aquí, la gente normal no saldrá herida. En mi opinión, es un trato muy ventajoso".

Luego le entregó el gotero. Creed lo examinó cuidadosamente. El vaso de color marrón oscuro estaba etiquetado con la imagen de una paloma, y parecía estar lleno de arena.

"Se convertirá en líquido una vez que uses el gotero. Dos gotas en cada ojo. Verás todas las versiones posibles de cualquier actuación que estés viendo a la vez, y también podrás comprenderlas. Sólo di la palabra 'Patas de Pollo' en voz alta cuando desees que cesen los efectos". Luego sonrió, sus inmaculados dientes reflejando la luz del estudio. "Te esperará un momento increíble. Créeme, es la mejor manera de ver un concierto. Tienes la oportunidad de escuchar todas las canciones".

Creed asintió y puso la botella en su bolsillo. Normalmente en este punto, sacaba su arma y procedía al arresto, pero dada su situación actual esta acción parecía imprudente.

"Gracias", dijo ella.

"No hay problema, hermana", contestó. "Aunque será mejor que te vayas si vas a asistir al próximo concierto. Puedes salir por donde entramos. Sólo golpea siete veces y luego cinco en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor del árbol".

"¿No vienes?"

"Tengo algunas cosas más que recoger antes de volver al mundo real. Estarás bien. Si necesitas ayuda, busca a alguien en el parque. Ellos sabrán cómo ayudarte".

"Gracias por todo entonces…" Creed asintió. "Este lugar está bastante lejos. Yo, uh, probablemente volveré más temprano que tarde."

"Nadie se queda lejos por mucho tiempo. Disfruta el espectáculo, Cherry".

Sin decir una palabra más, Creed se encontró de nuevo en las calles de la ciudad, con la lluvia psicodélica aún lloviznando sobre las cabezas de los ocupados transeúntes. Era todo lo que podía hacer para no volver corriendo a su salida. Este iba a ser el mayor descubrimiento de la Fundación desde la Biblioteca de los Errantes. Permaneció tranquila y serena mientras desaparecía en el flujo del tráfico peatonal, resurgiendo en la frontera con el parque. Allí, un hombre con un largo abrigo marrón la esperaba. Los ojos de Creed se abrieron de par en par mientras sonreía y asintió.

"Heeeeeeeeey esecepeadora", dijo, y empezó a meterse la mano en su abrigo.

Creed no esperó a ver lo que iba a sacar, sino que optó por sacar la pistola oculta y disparar antes de salir a la calle. Mirando por encima de su hombro pudo ver que su disparo erró,y golpeó un árbol en el parque; la multitud de asistentes al concierto gritaba confundida al sonido del disparo. El hombre del abrigo largo se lanzó a un lado y se puso de pie para perseguirla.

Ella zigzagueaba a través de las calles atestadas de gente, su plan para moverse al otro lado del parque, y luego atajar hacia el árbol que contenía su salida. Al doblar la esquina, otro hombre con un abrigo marrón se abalanzó sobre ella desde una puerta. Creed lo agarró de la solapa y, volviendo su ímpetu en su contra, se volvió y lo arrojó al carro de un vendedor ambulante lleno de flores. Cuando se estrelló contra el establo, los pétalos de las flores se convirtieron en colibríes y se alejaron volando. Creed habría mirado asombrado a las pequeñas criaturas, pero estaba demasiado ocupada corriendo por la calle hacia un tranvía, que era el primer hombre con un abrigo largo que la seguía de cerca. Con un último acelerón, Creed saltó a la plataforma trasera del tranvía y se subió a bordo.

"¡Hey!" El empleado le gritó mientras se abría paso entre los atestados vagones. "Oye, necesitas un billete, no puedes simplemente saltar…"

Creed le apuntó con el cañón de su pistola y el hombre se quedó en silencio, levantando sus manos en rendición.

"Disfrute de su paseo…" dijo con una sonrisa nerviosa, y se apartó del camino de Creed mientras navegaba hacia el coche delantero. Hubo un ruido sordo en la espalda cuando uno de los hombres de los abrigos largos saltó a bordo.

"Abre la puerta", le dijo al conductor, mostrando su pistola.

"Señora, no puedo hacer eso mientras estamos en movimiento", contestó el conductor con los ojos entre la pistola de Creed y las vías del tren. "Si esperaras a que pare, me encantaría…"

Click. Creed apretó el gatillo contra la pistola.

"¡Abre la puerta!"

El conductor asintió y tiró de la palanca. Creed saltó rápidamente del vagón y cayó al suelo para evitar las complicaciones del aterrizaje. Saludó al hombre del abrigo largo mientras el tranvía seguía su camino. Levantándose, hizo el último sprint hacia el sombrío árbol que la esperaba en el parque.

Tan pronto como llegó a la sombra del abeto, golpeó su mano contra él con fuertes golpes, contando en voz alta con cada golpe.

Bang. "¡Uno!"
Bang. "¡Dos!"
Bang. "¡Tres!"
Bang. "¡Cuatro!"
Bang. "¡Cinco!"
Bang. "¡Seis!"
Bang. "¡Siete!"

Luego procedió a hacer sus recorridos en sentido contrario a las manecillas del reloj alrededor del árbol, apenas completando su cuarta vuelta cuando fue derribada por detrás y golpeada contra el césped mojado del parque.

"¡Maldita sea, esecepeadora!" Gritó una voz familiar. "¡Estamos de tu lado!"

Le mostró una placa en la cara.

Agente Fredrick Gibson
Buró Federal de Investigaciones
Unidad De Incidentes Inusuales
Division de Tres Portlands

"UdII…" Murmuró Creed. "¿Estás bromeando? ¿Eres de la UdII?"

Entonces empezó a reírse. El hombre la ayudó a ponerse de pie, esposando sus brazos detrás de su espalda, mientras su compañero llegaba y mostraba su insignia a la multitud de asistentes al concierto que se habían reunido para ver el espectáculo.

"Agente Tobias Wood. UdII. Muévanse", dijo. Con murmullos y encogimientos de hombros, la multitud no tardó en dispersarse.

"Vamos. Vayamos a un lugar un poco más privado", dijo el Agente Gibson. Wood asintió con la cabeza y pronto Creed fue conducida a un pequeño claro lejos de los escenarios donde les esperaba una mesa de picnic desierta. Se sentó y miró a sus dos nuevos amigos.

"Tengo que admitir que encontrarme con UdIInútiles probablemente sea la mayor sorpresa de mi día", comentó Creed, rompiendo el silencio.

"¿Quieres dejar de llamarnos así?" Wood contestó frunciendo el ceño. "Para empezar, atrapamos tu huesudo trasero."

"Me parece justo." Creed se encogió de hombros. "¿Hace cuánto que conocen este lugar?"

"El Gobierno Federal ha operado aquí desde la era Hoover", respondió Wood. "Diría bienvenido a la fiesta, pero las chicas ya saltaron de la tarta, y todos han comido un trozo."

"Lindo", dijo Creed. "¿Y nunca nos contaste sobre una posible brecha masiva del Velo porque…?"
"No necesitábamos hacerlo", contestó Gibson. "El hecho de que la Fundación se esté enterando ahora mismo de la existencia de este lugar debería decirnos lo autónomo que es. Generalmente, este lugar opera bajo las reglas de Las Vegas. Lo que pasa en Tres Portlands se queda en Tres Portlands".

"Entonces, ¿qué, me están deteniendo?" Creed levantó una ceja, y señalando a sus brazos aún esposados con la cabeza. "¿Estás preparado para las consecuencias de ese tipo de acción?"

"No deteniendo sino retrasando", se rió Wood. "Hemos tenido un protocolo para este mismo escenario preparado desde mediados de los años 60, cuando el número de carros y latas en el noroeste del Pacífico comenzó a aumentar. Ahora mismo, nuestro director probablemente esté al teléfono con uno de tus hombres. Diciéndoles lo que es cada cosa."

"Oh, nos van a decir qué es lo que son? ¿Y por qué vamos a escucharte?"

"Porque si no lo haces, y tratas este lugar como de costumbre, vas a hacer tu trabajo infinitamente más difícil", comentó Gibson.

"No entiendo…"

"¿Alguna vez te has preguntado por qué el Noroeste del Pacífico es mucho más tranquilo que otras secciones de los EE.UU. en términos de lo extraño y misterioso?" Gibson suspiró. "Es porque la mayor parte de esa actividad se desvía hacia aquí. No hay necesidad de poner en peligro la magia y la ciencia loca en el mundo real y arriesgarse a ser esecepeado cuando sólo se puede mover a un lugar donde la práctica abierta es legal y la norma. Vosotros venís aquí y tratáis de contener las cosas, toda esa actividad se va a desbordar de nuevo. Te lo aseguro. Sólo estarás haciendo tu trabajo más difícil."

El agente Wood presionó dos dedos contra una oreja, luego miró como si fuera su reloj, y luego le dio un golpecito. Gibson asintió y le quitó las esposas a Creed. La agente de la Fundación se frotó las muñecas mientras veía a los agentes de la UdII marcharse.

"De todos modos, ya basta de rodeos, ya hemos establecido contacto", dijo Wood. "Disfruta el resto de Vortex, ¿de acuerdo, esecepeadora? Intenta llegar a la actuación de la Escalera de Jacob si puedes. No son tan malos".

Creed observó cómo Wood y Gibson desaparecían entre la multitud dentro del parque. Ella suspiró y se levantó, regresando a la sombra del árbol por donde ella y Phineas entraron. Como se le indicó, golpeó siete veces, y luego hizo cinco círculos en sentido contrario a las agujas del reloj. Sintió como el viento la dejaba sin sentido de nuevo, mientras su visión se volvía blanca, y luego se desvaneció en negro.

Cuando recobró el sentido, estaba de pie bajo el cálido sol del verano, cerca del gran abeto de Douglas en el Parque Estatal Milo McIver. Sus agentes de campo de la Fundación la rodearon, cada uno con una expresión de preocupación.

"¿Creed? ¿Qué pasó?" Preguntó el Agente Stuart, quitándose las gafas de color rosa mientras la miraba en busca de lesiones.

"Te tropezaste con la perla anómala más grande. ¿Está todo bien? ¿Dónde está la anomalía?" Interrogó el Agente Philips. Tenía una mano en su lata de spray amnéstico y un ojo en la multitud.

"¡Desapareciste completamente! ¿Adónde diablos fuiste?" preguntó el Agente Ferrell. Su cabeza se movía hacia delante y hacia atrás mientras miraba alrededor del árbol, como si algún gran descubrimiento se escondiese tras él.

Levantó un dedo mientras respiraba.

"Informe", Creed finalmente se las arregló para decir. "Necesito un informe. ¡Ahora!"


Noviembre de 1971

Los días soleados en Tres Portland eran poco frecuentes. Desde la lluvia torrencial hasta la simple nubosidad, el azul puro del cielo rara vez se hacía visible para los residentes de la ciudad. Sin embargo, aún más raro era que el cielo estuviera despejado al atardecer, el sol desapareciendo pintando un vibrante lienzo de rojos, naranjas, púrpuras y amarillos sobre el cielo.

La Agente Josephine Creed se sentó en un banco del parque, viendo cómo se ponía el sol. Tarareó una melodía para sí misma cuando un hombre conocido, con un largo abrigo marrón, se sentó junto a ella, sosteniendo un maletín en su regazo.

"Agente Creed", dijo mientras miraba al cielo. "Bienvenida de nuevo a Portlands."

"Alguien que conocí en mi primer viaje aquí dijo que nadie se queda fuera de aquí por mucho tiempo", contestó Creed. "Encantado de volver a verla, Agente Gibson."

"Sabias palabras." Gibson asintió de acuerdo, abriendo su maletín y mirando el contenido. "Por fin están empezando a vigilar el noroeste, ¿eh? quedándote por aquí un tiempo?"

"Dada la posibilidad de que algún día Tres Portlands se extienda al mundo real, lo consideramos prudente", dijo Creed. "Entonces, ¿lo trajiste?"

"Todos los Caminos a Tres Portlands catalogados, y donde se conectan con la realidad de referencia." Gibson le entregó un folleto anónimo. "Si vais a estar vigilando y asegurándoos de que las rarezas permanecen en su jaula, ese tipo de información será crucial. Tenga en cuenta que no le estamos diciendo lo que son las llaves. No necesitas ser capaz de abrir una puerta para ver quién entra y sale de ella".

Creed asintió con la cabeza y colocó el folleto en su bolso. A cambio, ella le entregó un gran sobre sellado. "Como prometí, cinco objetos anómalos con propiedades anti-taumatúrgicas, uno de los cuales es un muñeco cabezón de Richard Nixon."

"¿Y qué hace ese?" Preguntó Gibson riendo mientras colocaba el sobre en su maletín.

" Los taumaturgos en su presencia no pueden mentir".

"Ingenioso".

"Ya lo creo", se rió Creed, y luego volvió a prestar atención a la puesta de sol. "Es gracioso, Tom McCall patrocinó a Vortex para sacar a los hippies de Portland porque Nixon iba a asistir a la reunión de la Legión Estadounidense. Entonces Nixon terminó cancelando su aparición. Si Nixon hubiera decidido no aparecer desde el principio, Vortex no habría ocurrido, y nunca habríamos sabido de su lugar. Así que, en cierto modo, puedes culpar al Presidente por esta pequeña brecha".

"Dick el Tramposo lo ha vuelto a hacer". Gibson también se rió. Luego se puso dos dedos en la oreja y dio un golpecito a su reloj. Frunció el ceño, y luego se puso en pie y se preparó para marcharse. "Ya que tú y tus colegas probablemente van a estar aquí por un tiempo, debería darte una pequeña advertencia. Ten cuidado. Este lugar se te pega. No querrás perder el contacto con la realidad porque estás perdida en todas las maravillas".
"Hablas en serio…" Creed levantó una ceja. "Wow…"

"Como cáncer", contestó Gibson. Su sonrisa se convirtió en un ceño fruncido. "Es demasiado bueno y todo eso".

"Gracias por el aviso", dijo Creed. "Se lo agradezco."

"Ni lo menciones", Gibson hizo un pequeño saludo. "No tan UdIInútil después de todo."

"Todo lo contrario", se rió Creed, y vio desaparecer su contacto.

Luego volvió a prestar atención a la puesta de sol y respiró hondo. El olor de los pinos y la sal marina llenaban sus fosas nasales. A lo lejos, un grupo de personas sobrevolaba el horizonte con palos de escoba. Cerca de allí, un par de jóvenes de aspecto amistoso estaban montando un espectáculo de magia para un grupo de niños, fantásticas figuras de luz y sonido bailando alrededor para divertir a los pequeños. Se podía escuchar música lejana entre el ajetreo de gente de todo tipo disfrutando de la luz moribunda.

"No puedo imaginarme por qué alguien querría quedarse aquí", se dijo Creed con una pequeña sonrisa, y luego comenzó su viaje de regreso a su Camino. Necesitaba presentarse ante el nuevo sitio de la Fundación con sus hallazgos.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License