Tiempo Perdido
Puntuación: 0+x

"¿Qué eras tú, Harken?"

"¿…qué, como en un sentido cósmico? Probablemente sea un perro o algo así ".

"¿Siempre debes ser un idiota?"

"No, es una elección".

Habían estado atrapados en la mismo puesto durante tres días, y los actos de violencia al azar eran cada vez más atractivos. Un escaparate destrozado, tenía la distinción de estar al otro lado de la calle desde un punto de encuentro de la Iglesia escondido. También se suponía que era el lugar donde estaban "respaldando", debido a los nuevos procedimientos de represión implementados. Hasta ahora, ni los Agentes ni los asistentes a la Iglesia habían aparecido. Incapaz de llamar hasta que los refuerzos o los sujetos de la Iglesia aparecieran tenían cinco días de retraso, Harken y Kramer se molestaron mutuamente para pasar el tiempo. Es decir, más de lo normal.

"En serio, dime".

"¿Por qué a todos ustedes les importa eso? Soy un agente, un engranaje sin rostro en una máquina sin rostro".

"Díme, o romperé algo que recientemente se curó".

"…bien…bien, ¡BIEN! Atras, Jesús".

Kramer se escabulló con flexibilidad felina, manteniéndose bajo en la línea del techo. Técnicamente, estaban observando el negocio al otro lado de la calle, pero habían renunciado a cualquier acción real. Aún así, no pagan si se es sorprendido tomando siestas. Harken suspiró, se acuclilló más abajo en la repisa baja del techo y observó la sonrisa satisfecha de Kramer.

"Sabes, no es justo que tengas cero problemas con el daño corporal causal, y yo ni siquiera puedo amenazarte con nada en realidad".

"La vida apesta. Aceptalo."

Harken alzó las manos exasperado, sacudió la cabeza y suspiró profundamente, resignado a la derrota.

"Estuve en el ejército durante, como, dos años. Algún perfil de personalidad decía que tenía 'alta flexibilidad moral', así que me movieron a inteligencia y…¿qué?

"Lo siento, solo intento imaginarte con camuflaje y botas de combate" sonrió Kramer, sofocando una risa.

"COMO SEA. Creo que estaban felices de cambiarme. No soy bueno en el combate directo de todos modos…hice un montón de interrogatorios, de las cuales estoy un tanto orgulloso y avergonzado. La CIA llamó un día, prometió toda la mierda de James Bond. Los rechacé…sé cuando me estan vendiendo mierda. Simplemenete me quede un poco…atascado. Un par de meses más tarde, tuvimos un interrogatorio fuera de control. Muy fuera de control…un niño nuevo, se puso un poco patriótico y electrocuto a alguien sospechoso de terrorismo. Normalmente no es un problema …pero resulta que era inocente, y su padre era un jugador importante en la OPEP. De repente, la CIA no parecía una opción tan mala".

Harken encendió un cigarrillo, echándose hacia atrás y evitando la mirada fija de Kramer con facilidad. Siguió fumando en silencio el tiempo suficiente para molestar a Kramer sin causar represalias corporales.

"Entonces me llevaron a la CIA y pasaron por alto las cosas que hice para aparentar que estaba muerto". O encarcelado…ya sabes, realmente nunca revisé lo que dijeron. De todos modos, hice la mayoría de las mismas cosas que hice con el ejército, pero con un presupuesto más grande y casi cero supervisión. A veces era divertido, pero la mayoría de las veces solo era papeleo. Espías espiando espías para obtener información que nadie realmente necesitaba. Suficiente para hacerme sentir nostálgico por los ejercicios de fuego en vivo. Casi. Comencé a beber más, no mal, solo con más frecuencia de lo normal ".

"¿Es decir que hubo un momento en que no bebiste?" El rostro de Kramer era tan expresivo como un Moi.

"Bueno…sí, en realidad. Todos éramos niños nuevos, una vez, aunque solo fuera por un rato." Sonrió, señalando con el extremo encendido de su cigarrillo. "Incluso tú. Lo sé, lo sé, la iglesia lleva a los cruzados a una edad temprana…pero jugaste a la rayuela y dormiste sin pesadillas una vez ".

"Estamos hablando sobre ti, no yo, tu comadreja sociópata".

"De hecho lo fuimos". Él sonrió, tomando una gran carga. "Lo hice bien y me metí en problemas casi a la par. Todo terminó con un equipo siguiendo una pista sobre algún tipo de sospechosa arma biológica rusa. Esperaba que siguiéramos fantasmas durante semanas, luego terminara varado en un hotel por un tiempo y volviera a casa sin nada, pero termine en una granja en el oeste, mirando a una iguana infernal en un baño de ácido, rodeado de agentes de la 'CIA' de otro departamento. Los otros compañeros se tragaron esa mierda, pero yo no deje el sitio. En realidad sostuve a un tipo a punta de pistola por un momento ".

Harken suspiró, recordando la total falta de preocupación en la cara del agente, incluso con un arma apretujada. "Todo se sentía podrido, y tuve que pedirle a un comandante que me dijera expresamente que estaba por encima de mi grado de pago y que se DETUVIERA antes de dejarlo ir. Incluso entonces, traté de poner una queja…lo que me dio otra reprimenda. Seguí viendo esa gran…cosa, en el tanque. Me estaba mirando, de alguna manera. Podría…sentirlo. Me emborraché increíblemente, le dije a mi jefe que se joda una cabra, orine en las rosas de alguien y me quedé dormido en el césped frente a mi apartamento. En algún momento, me arrastré dentro".

"Me desperté con un tipo sentado en mi maldita mesa lateral, fumando. Incluso mejor, yo estaba desnudo en ese momento, así que la primera parte fue que yo solo estaba dando vueltas, tratando de descubrir qué carajos había pasado. Él comenzó a hablar antes de que me calmara, así que me perdí algo de la primera explicacion. Me contó sobre lo que había visto el día anterior…sobre lo que podría hacer, y lo había hecho. Me contó cómo podía seguir tratando de ignorarlo, apartarlo…o tratar de entender qué estaba pasando realmente".

Harken se rió entre dientes, sacudiendo la cabeza. "Honestamente, no recuerdo todo lo que dijo…pero lo que me vendió fue honestidad. Por una maldita primera ocasion, me dijeron cosas desagradables junto con las buenas. Sin dorar el lirio, sin tono idealizado…Me impresionó. Además, pensé que volver a la vida después de que mi pequeña excursion no seria bueno, así que…me inscribí. Pasé por admisiones durante aproximadamente seis meses, haciendo pruebas y evaluaciones, siendo tuteado por hombres grandes con armas de fuego, cuán serio era todo…lindo estándar para mi vida hasta ahora ".

Se detuvo, mirando a Kramer, con el rostro todavía calculado, mirando como un pájaro depredador. Encendió un cigarrillo nuevo del viejo y se frotó la cabeza.

"Oye, ahora que lo pienso, ¿alguna vez pasaste por admisiones?"

"No. No estoy archivado como un agente. Diferentes protocolos".

"Oh…bueno, sí. Entonces…ahh…sí, esa es mi historia".

"No, no es."

"¿Qué…oh? Escucha, ya te lo dije un poco, no es…

"No, no lo has hecho".

"¡Sí, maldición, Kramer!"

"Has parafraseado en el mejor de los casos. Eres el hombre de inteligencia, ¿no sientes que el conocimiento de las operaciones plenas es fundamental para cualquier misión?"

"…vete definitivamente a la mierda".

"Debidamente anotado. Estamos iguales."

Harken suspiró pesadamente, cerrando los ojos y frotándolos con su mano libre. "Me metieron con un equipo de tres hombres, los Agentes Billik, Hon y Catorce. Lo hicimos bastante bien, Billik y Hon fueron el músculo, Catorce fue el agente tecnológico, y yo manejé el Intel y la 'mierda de espionaje', como diría Hon. No hicimos muchas cosas directas relacionadas con SCP…fuimos tras grupos y personas en su mayoría, pero hicimos nuestra parte". Se rió, el humo nublaba su alrededor. "Jesús, fue después de un nuevo skip una vez con un equipo de evaluación…Catorce era normalmente esta chica ruda, todo de bronce y uñas, pero resultó que esta cosa tenía un efecto atractivo con los insectos y tal…todos nos despertamos por sus gritos, salimos corriendo para encontrarla en una silla, en un mar de orugas…oh Dios…" Comenzó a reírse con fuerza, medio asfixiándose con el humo, tosiendo y doblándose incluso mientras soltaba una risita.

"Quiero decir, sé que fue peligroso, y terminamos perdiendo a uno de los tipos de recuperación, pero Dios, catorce en esa silla, chillando y saltando de un pie a otro, gritando 'quitenmelosquitenmelosquitenmelos'…fue genial. Estuvo bastante enojada con nosotros por un tiempo, pero creo que finalmente llegó a ver lo divertido. Fue genial". La risa se detuvo en silencio. El silencio se extendía lentamente, el extraño sonido de un automóvil lejano o el viento apenas lo llenaba. Harken suspiró profundamente, mirando sus zapatos.

"Íbamos en camino de regreso de una misión de reconocimiento que no resultó en nada. Tenía un informe de SCP que escapo durante el transporte. Se había soltado y estaba dentro de un hospital. Los equipos de DM estaban en camino, pero se les ordenó a todos los Agentes disponibles que se reporten para ayudar a contener las consecuencias y cosas por el estilo. Idiotas que éramos, respondimos incluso cuando dijeron que era SCP-106. Esto fue poco después de que lo agarraron la primera vez, no lo entendieron del todo…ahora tiene sentido por qué fue a un hospital. De todos modos, respondimos, aseguramos el exterior, que no fue difícil porque todos…se habían ido. Esa mierda negra estaba por todas las puertas inferiores. Heh…terminamos reventando una ventana en lugar de acercárnos, dijimos que lo escribiríamos como 'entrada táctica' en el informe".

Tragó saliva, con los ojos fijos en sus zapatos. "No fuimos el primer equipo allí. Encontré a dos de ellos aún móviles, tratando de salir como una exhalación…los tomó frente a nosotros, los tiró a la pared, sonriéndonos todo el tiempo. Se agarró a su carne como si agarraras una pila de ropa sucia, solo…se hundió. Esa mierda negra comenzó a expandirse, y…sí. Intentamos retroceder, o salir, pero no nos…déjaba. Nos sigui llevando más profundo, conduciéndonos…Hon perdió un pie, a Billik le perforaron el hígado…no hacía más que seguirnos. El…nosotros…perdimos a Billik en Cirugía. Hizo…una cosa…con las herramientas, y Billik fue a mirar. Lo…lo arrastró hacia él, frotándolo contra él, murmurando algo mientras el rostro de Billik se hacía trizas, todo simplemente…rasgándolo y… finalmente lo atrapó. Yo digo que estaba muerto cuando lo hizo. Nosotros… intentamos salir de nuevo, pero siguió empujando y empujando. Terminamos en la unidad natal, y…nosotros…"

Su voz vaciló, y se llevó una mano a la cabeza, suavemente, con un pequeño temblor en los dedos. Kramer observó, silenciosa e inmóvil como una gárgola. La mano de Harken se curvó, las uñas presionadas contra su cráneo, sosteniéndose durante unos segundos, contrayéndose, antes de volver a bajarlo, con los ojos fijos en sus zapatos.

"Fue malo. Intentamos hacer una salida, solop ara fallar, de verdad, y agarró a Catorce, la jalo hacia…sí. Yo y Hon, comenzamos a tratar de liberarnos, simplemente tomando curvas al azar, corriendo y corriendo. ¿Sabes cómo dicen que 106 no es sapiente? Y una mierda. Por lo menos, es un buen imitador…el…siguió cantando. 'My Bonnie Lies Over The Sea' de todas las cosas…y solo esa línea, una y otra vez, en esa voz chispeante y burbujeante. Llegamos a la sala de recepción principal, quiero decir, vimos las puertas…y luego escuchamos a Catorce".

"Ella apareció en una esquina detrás de nosotros…¿quizás treinta yardas? Ella…ella estaba hecha un desastre, tenía partes faltantes, habia algo malo con su mandíbula… pero estaba cojeando, tratando de gritar detrás de nosotros. Nos congelamos, miramos, y vimos que esa cosa se deslizaba del techo detrás de ella. Simplemente…cayó, aterrizó, luego se levantó y comenzó a ir por ella. Ella gritó y gritó, suplicándonos…Hon corrió, trató de agarrarla, arrastrarla, pero eso…se lanzó. Los agarró a los dos y comenzó a deslizarse hacia el suelo, esa cosa negra que se filtraba y se extendía por todas partes, en el piso…hacia ellos. Comenzó a tocarlos, no bruscamente, simplemente…gentil, provocativamente, incluso mientras gritaban, y luchaban, hundiéndose en el suelo negro".

Hizo una pausa, tomando una profunda y lenta bocanada de aire. "Los escuché morir".

"Yo…me congelé. Me estaban llamando, suplicando. El los tenía, sonriéndome, solo…plano, muerto… como mirar una pintura. Corrí. Corrí y salí un poco antes de que llegaran los equipos de del DM. No encontraron a nadie, recuperaron al viejo…Fui a una junta de supervisión. Dijeron que actué al servicio de la integridad de la misión, que al menos pude informar, probablemente salvé algunas vidas, bla, bla, bla, bla. Pedi tiempo libre, lo conseguí, y me quedé ciego ebrio durante aproximadamente…¿dos semanas? ¿Tal vez tres? Volvi, recibió un montón de evaluaciones, segui bebiendo, me metió en problemas, realmente no me importaba. Seguí cambiando más y más hasta que terminé en el centro de entrenamiento. Me dejaron allí para pudrirme, hasta que necesitaran a alguien para lidiar contigo barril de risas".

Kramer observó en silencio, finalmente hablando, con los ojos todavía fijos y fijos. "No fue tu culpa, tú hiciste-"

Los ojos de Harken se abrieron de par en par, girando y mirando con furia, con la boca fija en una línea de furia. "JODETE. No, no, cierra la puta boca ahora mismo. He escuchado esa mierda de todos, siempre, y es solo eso, mierda. No necesito maldita perogrullada de ti, vete a la mierda. Querías saber, solo tenías que curiosear, así que ahí está. No estoy pidiendo tus 'interpretaciones' o 'consuelo', o cualquier otra trifulca que la gente se traga para sentirse muy bien con sus jodidas decisiones. Dejé que mis amigos murieran para poder vivir. Fin de la historia, sin suavisarla, nada de 'sí, pero' ni de sentirse bien después de la lección especial al final. Olvidalo."

Estaba casi jadeando, asomándose sobre la forma encorvada de Kramer, sin hacer caso de las cantidades de muerte contenidas en ese paquete inestable. Se sentó nuevamente, pesadamente, sacudiendo su cigarrillo del techo con disgusto. Kramer permaneció fija, tal vez un poco más acurrucada, más compacta en su esquina. La rabia que partía de Harken pareció alejarse de él como el calor. Ella parpadeó lentamente, un pequeño clic saliendo de algún lugar de sus órbitas.

"Noté que tu infancia no fue parte de esa historia".

"Guau. De Verdad? ¿Qué demonios, quieres saber de mí follando a mis primas, o mi madre tratando de dispararle a mi padre, primero?"

"…"

"Sí, tienes razón, tenemos una maldita misión que hacer".

El silencio se abrió como el espacio de un diente roto.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License