Perdido en la Traducción
Puntuación: +5+x

2021


1 de Enero

Sitio-34: Ubicación no revelada


Treinta años en el sector de IT, tres décadas de no obtener nunca una respuesta clara de un solo usuario, habían bifurcado el cerebro de Eileen Veiksaar. Ahora adoptaba un enfoque forense para cada interacción humana, dividiendo sus pensamientos en dos vías diferentes: el camino que los demás querían que siguiera y el camino hacia la verdad. A veces había un camino intermedio; muy rara vez había un solo camino. Este último era lo que la gente llamaba "honestidad".

Veiksaar lo llamaba casualidad, en las raras ocasiones en las que se encontraba con ella.

Cuando su interlocutor se deslizó por el vestíbulo hacia ella, ya estaba compartimentando. Lo que podía ver: era de mediana edad y parecía un H.P. Lovecraft bronceado. Lo que podía oír: un acento que su oído inexperto situaba como chileno, tímidamente.

Lo que él dijo: "Soy el Dr. Von Braun"

Así que este no iba a ser uno de esos momentos en los que las pistas encajan. Ella decidió no llamarle la atención. "Eileen Veiksaar. ¿Dónde, precisamente, está el Sitio 34?"

"¿Hablas español?"

Ella entrecerró los ojos. "¿Por qué eso es pertinente?"

"Porque si no hablas español, no te lo digo". Se rió. "Este lugar nos une. Eso es todo lo que necesitas saber". Se dio la vuelta y se alejó, mirando por encima del hombro para ver si ella le seguía.

La seguía. Normalmente le resultaba interesante, aunque no siempre provechoso, ver a dónde conducían los caminos falsos.


IT.png

Tras un breve altercado con una puerta corredera que se abría y cerraba a intervalos irregulares por voluntad propia, Von Braun hizo entrar a Veiksaar en una amplia cafetería que estaba llena de gente incluso a esas horas. La vista de medianoche desde los ventanales unidireccionales era gloriosa: la Patagonia en invierno, los Andes nevados salpicados de una gama de flora caducifolia y perenne. Por primera vez en su carrera, sabía con absoluta certeza dónde se encontraba el Sitio 34. Argentina.

Veiksaar.png

O Chile.

"Todo el Sitio está de patas arriba", explicó el putativo Dr. Von Braun mientras se sentaba en una mesa ocupada. El hombre que ya estaba sentado allí, con aspecto cansado y agobiado, asintió a su vez a los dos. "Empezamos a sospechar que se trata de un sabotaje, y por eso os hemos llamado. Si hubiera ocurrido antes…" Von Braun parecía frustrado. "Ya solicitamos el uso de 5109 en diciembre, pero Sokolsky nos rechazó. Eso demuestra lo que sabe".

"No veo cómo podría ayudaros", comentó Veiksaar. Volvió a mirar hacia la puerta, donde un par de agentes estaban reuniendo el valor para lanzarse a través de ella. "Si no sabes ya quién está haciendo esto, solo estarías añadiendo otra variable a la mezcla".

"'Mezcla' es correcto", dijo el segundo hombre con una mueca. "Dirijo los laboratorios de biología, y déjame decirte: no es divertido enviar los signos vitales de todo un departamento y luego verlos desaparecer de tu pantalla". Extendió una mano. "Castillo".

Ella la estrechó. "Entonces, ¿son dos problemas? ¿Desaparición de datos y puertas desobedientes?"

Un doctor con bata de laboratorio se apretaba suavemente en el marco de la puerta mientras pronunciaba estas palabras. Un hombre rubio con una chaqueta de cuero negra, que estaba sentado en el mostrador y que estaba consultando su teléfono, le sonrió.

Castillo hizo una mueca. "Ojalá fuera tan sencillo. Hemos recopilado una lista de quejas, de todos los sectores, y no está nada claro qué conexión puede haber."

Veiksaar frunció el ceño. "Entonces, ¿qué quieres que haga? ¿Escarbar en el código? Tienes que tener a alguien más cualificado que eso".

Castillo y Von Braun compartieron una mirada cómplice.

Ella suspiró. "Lo peor de estar cualificado", dijo, "es ser siempre sospechoso".

"Dímelo a mí", aceptó Von Braun. "La vida habría sido mucho más fácil si no hubiera nacido brillante. Pero sí, tienes razón, los técnicos están todos bajo sospecha. La mayoría han sido enviados a empacar por el día, mientras resolvemos esto".

"Mientras yo resuelvo esto", le corrigió ella.

"Bastante. Normalmente preferiríamos manejar esto internamente, pero como ya estabas en camino… El Dr. Sokolsky nos asegura que si alguien puede encontrar el topo, si es que lo hay, serás tú". Castillo cruzó las manos sobre la mesa. "Sin embargo, hay un inconveniente. Estamos restringiendo los viajes dentro del sitio en este momento debido al COVID-19. Tendrás una exención especial, por supuesto, pero aun así no queremos que vagues por ahí".

Un gato se subió a una silla al otro lado del camino y empezó a hacer extraños gestos a un joven que tecleaba en una máquina de escribir portátil. Parecía que el gato estaba hablando.

El hecho de que el gato llevara un fedora se le pasó por la cabeza muy lentamente, a pesar de sus esfuerzos por rechazarlo.

Decidió no mirar fijamente, y dejó que el último comentario de Castillo se asentara. "Espera, ¿viajes dentro del Sitio? ¿Por la COVID?"

"Así es. Estamos asignando a Von Braun para que se asegure de que te mantienes dentro de los canales autorizados. Sin ánimo de ofender".

"Se refiere a ti", intervino Von Braun. "Yo, personalmente, estoy destinado a ofenderme por esto".

"Podría ser peor", se burló Castillo. "Podría ser enviarte de vuelta a la Antártida".

"Atrás", dijo Veiksaar. "Todavía no lo entiendo. ¿Estás reduciendo el tráfico dentro del Sitio? ¿Por qué razón?"

Castillo sonrió. "34 cubre mucho terreno. Tenemos más instalaciones dedicadas bajo este paraguas que cualquier otro Sitio en el que hayas estado. Producción de energía, procesamiento de materiales, fabricación, administración, electrónica, invernaderos y hospitales; lo que sea, lo tenemos".

Se frotó la nuca. Sus músculos eran alérgicos al disimulo. "¿Y todo eso está escondido en las montañas de Argentina?"

Von Braun le lanzó una sonrisa nerviosa. "¿De dónde sacas eso?"

Ella señaló sin palabras por la ventana.

"La verdad es más extraña", comentó Castillo.


IT.png

Antes de salir del café, Veiksaar hizo tres cosas.

En primer lugar, utilizó su tableta de trabajo para escanear el teléfono del hombre rubio. Su nivel de autorización estaba por las nubes, y tenía suficientes contramedidas en su teléfono para frustrar toda DAIA.

En segundo lugar, tomó subrepticiamente una foto del gato.

En tercer lugar, cronometró las puertas correderas durante tres minutos enteros.


IT.png

Von Braun quería que ella viera primero los invernaderos. Atravesaron una sala completamente oscura — "Seguridad", explicó, por no dar explicaciones — y luego entraron en un espacio cálido con un techo de cristal unidireccional. Las estrellas del cielo no eran tan claras como en la cafetería, se dio cuenta.

"SCP-XXXX es", entonó una voz robótica, y un conjunto de aspersores de invernadero roció brevemente en tándem. Apenas pudo asimilar la gran variedad de plantas que llenaban la estructura abovedada, una verdadera cornucopia de vida y color.

"Es o no es qué", murmuró una voz. Veiksaar se levantó sobre las puntas de sus zapatos de correr y vio a un hombre agachado entre el follaje.

"Navarro", susurró Von Braun.

Ella asintió y se aclaró la garganta. Navarro la miró mientras los aspersores se disparaban de nuevo; retrocedió ante el agua, pero sonrió mientras le hacía señas para que se acercara.

"¿Qué es todo esto?", preguntó ella, abarcando la floracopia con un amplio gesto.

"Nada anómalo", le aseguró Navarro. "Es para los recintos".

"¿Recintos?"

"Mamíferos anómalos. Sudamérica tiene más fauna común y corriente…" Esperó a que el juego de palabras cayera, y ella sonrió complacida: "…que en cualquier otro lugar del mundo, así que imagina cuántos bichos más espeluznantes tenemos bajo llave. Hay que cultivar mucho para mantener sus cámaras llenas de vegetación".

Otro juego de aspersores desplegó su carga, y la voz se corrigió de repente: "Borrar. SCP-ES-XXXX no es."

"Eso es genial", murmuró Navarro. "Gracias por compartirlo. Ahora… ¿dónde he puesto…?"

Dio tres pasos y cayó de bruces. Veiksaar le ayudó a ponerse en pie, mientras Von Braun levantaba la escalera del suelo.

"Ahí", jadeó el criptozoólogo. "Ahí es donde lo puse".

Veiksaar le dio una palmadita en el hombro, luego desplegó la escalera y subió para examinar el altavoz montado en el techo. "Un dolor de cabeza en el diseño", murmuró.

"Si crees que poner paneles de control debajo de los aspersores es una buena idea", respondió Von Braun, "quizá no seas ni la mitad de genio que creen que eres".

"Borrar. SCP-ES-XXXX no debe ser permitido. Borrar".

"Bórrate tú mismo", maldijo Navarro.

Ignoró las tres voces en favor de trabajar el conector USB de su tableta en el puerto del altavoz. El suave repiqueteo de los aspersores continuó debajo de ella mientras realizaba algunos diagnósticos básicos, y luego colgó un brazo sobre la parte superior de la escalera para mirar a los hombres. "Bueno, el altavoz funciona bien. Está recibiendo datos textuales en la frecuencia apropiada, y luego los pasa a través de un texto a voz…"

"No hay pruebas concretas que apoyen la existencia de SCP-ES-XXXX. Está y no está contenido en una celda de contención humanoide estándar en el Sitio-34. No debe permitirse que exista, si es que su existencia es posible".

Miró al altavoz y bajó con cuidado. Los aspersores volvieron a activarse y luego se detuvieron; miró su tableta, se desplazó y pulsó un botón. Observó y esperó. Pasaron unos minutos en un silencio cuya incomodidad era obviamente variable.

"El otro día escuché un buen chiste", comenzó Navarro.

"Yo escuché un buen cierre", respondió Von Braun.

Veiksaar guardó sus hallazgos y luego metió la tablet en su bata de laboratorio. "Todo listo. ¿Adónde vamos ahora?"


IT.png

La siguiente parada fue el Departamento de Memética, donde le presentaron a un hombre de barba gruesa y voz grave llamado Investigador Mondragón.

"Por favor, apague eso", dijo a modo de saludo. "Por favor, apagua eso," y señaló la tablet que tenía Veiksaar en la mano, "apágala. Inmediatamente".

Ella la apagó y luego miró a Von Braun. Él se encogió de hombros. Ella también se encogió de hombros. "¿Qué sucede?"

Mondragón los condujo a las oficinas, donde un grupo de investigadores con gafas miraba las impresiones. Había muchas mesas vacías; en una de ellas sonaba un teléfono y nadie respondía. Ella memorizó el tono de llamada, porque ella es así.

"Hemos tenido que apagar todos los terminales activos", explicó el memeticista, "y no quiero arriesgarme con dispositivos del exterior".

Veiksaar negó con la cabeza. "No lo entiendo. ¿Alguien te está atacando?"

"Sí". Mondragón asintió. "Así es. ¿Cuál es tu nivel de inoculación?"

"Autorización 4", respondió en piloto automático. "Espera, por qué…"

"Date la vuelta, Von Braun". Mondragón hizo un movimiento despectivo. "A menos que quieras morir".

"Depende del día". Von Braun se dio la vuelta; de hecho, volvió a salir del despacho. Mondragón sacudió la cabeza y luego pulsó un botón de su teclado. Giró el monitor para mirarla.

Ella parpadeó. "Oh. ¿Cuántos…?"

"Todos", suspiró. "Todos los terminales del Departamento. El auto-servidor que las envía está en mi oficina; por suerte lo vi arrancar, comprobé la cola de acciones y eliminé a distancia todas las pantallas locales antes de que nadie… sí. Envié a la mayoría de mi personal a casa hasta que podamos solucionarlo".

La pantalla se llenó con un agente de eliminación memético Berryman-Langford.

"Algún fallo", ella respiró.

Asintió con la cabeza. "Siempre me da ardor parietal, personalmente".

"Los amnésticos ayudan". Apenas fue consciente de haberlo dicho. Esta imagen en particular siempre tenía una propiedad hipnótica, como un accidente de coche fractal…

"Para mí, no". Miró a su alrededor; Mondragón estaba haciendo una mueca. "Los amnésticos son inútiles. Un consejo profesional y vital: no te metas en la memética".

Un poco tarde para eso.

El teléfono volvió a sonar, y uno de los memeticistas restantes descolgó el teléfono.

"Entonces, ¿entiendo que no quieren reiniciar los sistemas hasta que tengas una teoría que funcione?" preguntó Veiksaar.

Mondragón asintió. "Y entiendo que sigues buscando datos. Espero que encuentres algo pronto".

Se quedó mirando los mortíferos espirales de la pantalla del terminal durante un momento más, y luego chasqueó la lengua. "Sí, ya se empieza a formar una imagen".


IT.png

Von Braun dirigió a Veiksaar hacia el siguiente punto de acceso, y luego se fue a usar el lavabo. "Ese lugar me da migrañas", explicó sin ánimo de ayudar.

Era fácil ver por qué. Su destino era una gran cámara de contención, un matrimonio impío entre un colegio electoral y una galería de arte, con obras de arte montadas en las paredes y protegidas unas de otras por gruesas cortinas blancas. Una mujer de pelo negro trenzado, ojos azules penetrantes y gafas más voluminosas que las de Veikaar (que eran muy voluminosas) estaba sentada en el suelo, de espaldas a un cartel que representaba…

Queso, una voz que Veiksaar reconoció como propia entonó en su propia cabeza. Queso, queso, queso.

"¿Queso?", repitió.

La mujer la miró. "¿Qué?"

Una áspera voz robótica bramó por el intercomunicador: "ESTA ACCIÓN INAPROPIADA HA SIDO REGISTRADA". Veiksaar se sobresaltó; la mujer en el suelo se limitó a poner los ojos en blanco.

Veiksaar se acercó, ignorando cuidadosamente el cartel y mirando con recelo en busca del altavoz de megafonía. "Queso", volvió a decir. "Miré esa cosa en la pared y me hizo pensar en 'Queso'".

La mujer se levantó. "Sí. Es un cuadro de queso; te hace pensar en queso". Extendió una mano. "Amalia Mondragón, Directora de Anarte y Restauración. También tengo un cuadro que te hace probar el vino, si necesitas una limpieza de paladar".

Otro Mondragón. No preguntes si son parientes. Veiksaar sonrió. "Supongo que ninguno de estos es terriblemente peligroso, dado el… aparato de contención".

"Solo para tu ape…"

"ESTA ACCIÓN INAPROPIADA HA SIDO REGISTRADA".

"Solo para tu apetito", respondió Mondragón entre dientes apretados. "Todos son de baja amenaza, solo los catalogamos antes del almacenamiento final". Sacó una pequeña cámara de fotos del bolsillo de su bata, hizo una foto del cartel del queso — que en realidad era un cartel de cine de algo llamado Casa de mi Padre — y salió de la cabina improvisada.

Queso, pensó Veiksaar, mientras se daba la vuelta y seguía a Mondragón.

La otra mujer señaló el techo, y Veiksaar por fin se fijó en el altavoz. Estaba a ras de los paneles y era mucho más pequeño que el del invernadero, ya que no tenía controles evidentes. "Lleva todo el día gritando", se quejó Mondragón. "Ni idea de cuál es su problema".

Veiksaar asintió. "Tal vez pueda tomar uno. ¿Tienes un puerto SCiPNET que me puedas prestar?"

Mondragón señaló un pequeño escritorio metido entre dos de las cortinas blancas. Su siguiente frase fue borrada por un mordaz "ESTA ACCIÓN INAPROPIADA HA SIDO REGISTRADA", y claramente tuvo que esforzarse para no maldecir. "Creo que he tardado demasiado con el póster del queso", se lamenta. "Voy a necesitar cenar pronto esta noche".

Un breve diagnóstico confirmó lo que Veiksaar ya sospechaba: al igual que antes, los altavoces estaban recibiendo una entrada legítima pero no intencionada. Estaba a punto de dirigirse a los lavabos para recuperar a Von Braun, cuando se le ocurrió un nuevo pensamiento.

"Por casualidad no tendrás", comenzó.

"ESTA ACCIÓN INAPROPIADA HA SIDO REGISTRADA".

Sonrió. "Él no sabe ni la mitad de esto. Pero no, vale, estoy buscando…"


IT.png

Veiksaar empezaba a cuestionar seriamente la cordura de quien había diseñado este Sitio. Parecía haber largos pasillos interminables entre cada Departamento — y no siempre se llamaban Departamentos, lo cual era extraño — con al menos una sala sin luz en algún lugar de cada ruta. (Von Braun solo gruñó cuando ella le pidió que le explicara el procedimiento de seguridad que la obligaba a dar tumbos como una idiota una y otra vez). Una parte de ella se preguntaba qué tipo de maquinaria de verificación de credenciales, de detección de intrusos o de amenazas podría estar oculta en la oscuridad; el resto de ella se preguntaba si su desorientación era todo el objetivo. De ser así, no estaba funcionando para calmar sus preocupaciones sobre la disposición del Sitio-34. Ahora se imaginaba algo así como un gigantesco anillo de estructuras que rodeaban un único pico de montaña a diferentes alturas; en un momento dado, en la maldita oscuridad, juró que sintió que le estallaban los oídos.

Puede que las salas oscuras se muevan. Ha visto cosas más extrañas.

El último pasillo antes de los Archivos y la Biblioteca (no es un Departamento, observó) ofrecía otra impresionante vista en un solo sentido; esta añadía "control climático" a su lista mental de los sistemas ofrecidos en el monolito sudamericano de la Fundación.

En el exterior había una selva tropical en el crepúsculo.

Empecé el día en Argentina, probablemente, y ahora estoy en Chile, sin duda. ¿Cómo de grande es este lugar?

El archivista era un hombre llamado Mallea, y no tenía un buen día. El archivo estaba lleno de agentes con trajes de protección, todos ellos ocupados en tratar, contener o retener para su tratamiento a una multitud de frenéticos investigadores cubiertos de ropa de laboratorio. Uno de ellos había cubierto sus dos manos con pintura azul, que estaba untando por toda la placa facial de su controlador. Otro estaba golpeando a su compañero de asiento, al parecer por la posesión de un sándwich de queso completamente manchado, mientras otros dos agentes trajeados tiraban de ellos en vano. Uno de ellos estaba simplemente sentado en un rincón, tarareando algo con un ritmo alegre, obviamente ajeno.

"Cognitopeligros", escupió Mallea. "Cognitopeligros en todas las terminales".

Veiksaar pensó en los agentes asesinos meméticos y se estremeció. "Podría ser peor. Todo esto parece bastante leve".

"¡Nada es leve cuando le ocurre a todo tu personal!" Mallea se tiró del pelo, luego hizo una pausa y, con un evidente gran gasto de fuerza de voluntad, volvió a tirarse del pelo. "No lo hago a propósito, por cierto", murmuró con impotencia.

"Espero que no estés planeando tocar documentos con esas manos". Von Braun señaló. "Los aceites de la piel, ya sabes. Corrosivos".

Mallea soltó su agarre mientras enfocaba a su colega. "Usamos guantes, imbécil". Hizo un gesto despectivo, como había hecho el Mondragón varón. "Y los documentos que estamos viendo ahora mismo, o deberían estarlo, son electrónicos. Estamos en medio de una revisión de la base de datos. ¡Literalmente no tengo tiempo para esto hoy! Literalmente. Cero tiempo. Absolutamente nada de tiempo".

Veiksaar esquivó por poco un globo azul lanzado en su dirección. Miró a Von Braun y se sorprendió al ver que él también lo había esquivado. Le recordaba tanto a Wettle que esperaba que su cara fuera azul.

"Estábamos haciendo la revisión anual del catálogo completo", continuó Mallea. "Revisando cada uno de los archivos de la base de datos, y marcando para su actualización o reevaluación".

"Parece mucho trabajo". Veiksaar reflexionó brevemente. "Suena a demasiado trabajo".

Mallea había pasado a tirar de los dedos de su mano izquierda con los de la derecha. "¡Lo es! Por eso se divide entre grupos de trabajo en cada sitio con archiveros dedicados. Nuestro bloque asignado es la primera mitad de la Serie I". Gruñó. "Lo cual es bastante injusto, ya que incluye la lista 001. Tenemos dos docenas más de archivos que mirar que todos los demás, y déjame decirte: esos 001 no son cortos. Solo ordenar la autorización ha sido… ¿qué?".

Veiksaar sonreía.

"¿Qué?"

Von Braun le dio un golpe en la espalda. "¿Qué?"

"Nada. Mira, si te hace sentir mejor, estoy seguro en un noventa por ciento de que esto es algo que puedo arreglar. Te espera un desastre de un día, como mucho".

Mallea se frotó los ojos. Estaban rojos, y no de pintura. "Simplemente habrá otro mañana".


IT.png

Veiksaar no pudo mantener la sonrisa por más tiempo. Von Braun trató de sacarle una explicación, pero ella se sentía satisfecha de saber algo que nadie más sabía — sobre todo porque lo sabía debido a su diligencia y experiencia — así que le ignoró. Después de la "diversión" con los cuartos oscuros periódicos y la enloquecedora recalcitrancia de Von Braun, ignorarle era un combustible aún más potente para sonreír.

Había llegado a disfrutar tanto de esta inesperada excursión que, al parecer, había perdido la noción del tiempo; estaba amaneciendo cuando se registraron en el último departamento, donde conocieron a un hombre de pelo suelto y gafas cuadradas llamado

"Borja Dowell". Le estrechó la mano. "Comité Regional de Ética".

Eso la hizo reflexionar, pero mantuvo la tonta cara de póquer. "¿Por qué estás editando archivos SCP?"

Él parpadeó. "¿Qué?"

Ella señaló por encima de su hombro, a través de la puerta, hacia las oficinas de más allá. "Estás editando archivos SCP ahí dentro. ¿No es así?" Las luces fluorescentes se apagaron, luego se iluminaron y volvieron a apagarse.

Dowell echó un vistazo detrás de él y se volvió hacia ella, confundido. "…sí. Así es. Acabamos de terminar la revisión ética de algunos casos conflictivos y estamos preparando nuevas versiones de la documentación. ¿Cómo…?" Sacudió la cabeza, se encogió de hombros y volvió a salir por la puerta. Veiksaar y Von Braun le siguieron.

Ella se asomó a las luces del techo y esperó. Dowell miró a Von Braun con reproche. "¿Le has dicho ya cuál es nuestro problema?"

"No. Ni yo mismo lo sabía".

"Definitivamente son las luces", dijo Veiksaar, más para sí misma que para cualquiera de ellos. Accedió al único banco de memoria para el que nunca había tenido una palabra dura, el que tenía entre las orejas, y cuando las luces empezaron a parpadear de nuevo vocalizó junto a ellas: "Bup bup-a-dup bup-a-dup".

Se sincronizó perfectamente.

Sonrió a Dowell. "¿Puedes llevarme a tu centro de comunicaciones?"

Dowell frunció el ceño. "No tengo la autorización, pero conozco a alguien que la tiene".


IT.png

Un digno hombre mayor, con barba y gafas, relevó a Von Braun y Dowell en la puerta. Condujo a Veiksaar por el último pasillo; esta vez el trayecto fue corto, y no hubo ninguna mancha de oscuridad en medio. "¿Lo has descubierto?", le preguntó, su tono sugería tanto un leve interés como una afabilidad general. Desde luego, no parecía demasiado preocupado.

"Creo que sí". Ella asintió. "¿Conoces la picadura de Sokolsky?"

El hombre asintió. "Me han informado. 5109, la contraseña".

"Bien. Bueno, para asegurarnos de que cada uno de nuestros agentes pueda obtener su segunda copia en cuestión de segundos, tan pronto como la necesiten, desarrollé un sistema de comunicaciones de onda portadora fuerte e inhackeable. El Sitio-34 estaba en la carrera inicial para una picadura, así que te equiparon con el sistema; no sé por qué no fue desinstalado cuando Daniil finalmente te rechazó, pero obviamente no fue así. Es lo único que tiene sentido".

"Hmm," el hombre dudó.

"Lo que normalmente utilizas para las comunicaciones internas — señales de todo tipo, no solo de radio — se ha cambiado a mis comunicaciones de largo alcance. Tu suposición de por qué es tan buena como la mía, pero apostaría que tengo razón sobre el problema al menos". Se detuvieron frente a una puerta bien etiquetada y ella le dio un golpecito para enfatizar. "Cinco minutos aquí y pondré fin a estos fallos".

"Pero, ¿qué es lo que los causa específicamente?"

Ella levantó su tableta para que él la viera. Había tomado notas cuidadosamente. "Cada pieza de la electrónica en este sitio se ejecuta en una frecuencia de comando específico. Por alguna razón descabellada, varios de ellos están operando en la misma frecuencia de comando. Normalmente estarían tan separadas, que el solapamiento no importaría, pero con el impulso que proporciona mi sistema, señales perfectamente sensatas están causando resultados perfectamente absurdos en lugares a los que nunca debieron llegar. Tu directora de Anarte está sacando fotos de carteles meméticos, y cuando intenta subirlas a su base de datos, en realidad las sube a los archivos. Tus archivistas están estudiando el archivo 001, y cada vez que se supone que tienen que recibir un Berryman-Langford, tus pobres meméticos lo reciben en su lugar. Los teléfonos de Memética están interfiriendo con las luces de los archivos, los aspersores de la botánica están activando las puertas de la cafetería, el Comité de Ética está dictando archivos SCP que se gritan por la megafonía de la botánica, y un tipo rubio con gafas de sol está cometiendo violaciones éticas en su teléfono que están activando las alertas en Anarte".

El hombre puso los ojos en blanco ante este último punto. "Yerko".

"Lo que sea. La cuestión es que tus líneas están cruzadas, y es porque estás manejando mis comunicaciones de larga distancia sin ordenar las frecuencias". Hizo una pausa. "Sin embargo, no sé a dónde iban los datos médicos de Castillo".

El hombre sonrió. "Yo sí. Departamento de Patafísica. El Dr. Merlín me asegura que no queremos saber qué pasó con eso".

Ella asintió. "Bueno, los tendré limpios en un santiamén". Puso una mano en el pomo de la puerta.

"Podríamos llamar a los técnicos habituales, ahora que has aislado el problema", se ofreció el hombre.

Ella negó con la cabeza. "La investigación está hecha, pero todavía tenemos que desenterrar tu topo. Alguien ha cambiado los sistemas y quiero saber quién". Empujó la puerta, tarareando en voz baja; era la melodía que había escuchado en los archivos.

Esto estaba funcionando mucho mejor de lo que se había atrevido a esperar.

Es tan agradable quitarse las tareas de encima antes de llegar a casa.


IT.png

Él seguía esperando en el pasillo cuando ella terminó; se sintió extrañamente conmovida por el gesto. "¿Todo listo?", preguntó él.

"Todo listo", sonrió ella.

"Todo listo", coincidió Daniil Sokolsky, asomando la cabeza por los hombros del otro hombre.

Veiksaar estuvo a punto de saltar. "¿De dónde demonios has salido?"

"Del mismo sitio que tú". Se acercó, con las manos en los bolsillos de la bata; su sonrisa selacimorfa estaba extrañamente ausente. "He estado en la cabina, he podido ver todos los indicadores y demás. ¿Qué te parece?"

"Hicieron bien en llamarme. O hiciste bien en enviarme. Sea como sea". Se metió las manos en los bolsillos de su bata. "Ha habido un fallo de seguridad".

Sokolsky asintió. "¿Fue Von Braun?"

Ella no reaccionó. "¿Qué te hace decir eso?"

"Pff. Conociste al tipo. Pasaste tiempo con el tipo. Es Wettle 2.0, ¿verdad? Piensa en sí mismo primero, último y siempre. Probablemente trató de vender algunos datos vitales, los transmitió fuera del sitio con su elegante tecnología telefónica, sin saber el caos que causaría. Para mí tiene sentido".

Sintió que sus ojos se estrechaban. Sintió que su constante corriente subterránea de duda sobre las intenciones de los demás aumentaba hasta convertirse en un torrente. Tomó una decisión y le entregó su tableta. "Bueno, no tiene sentido para . Quien hizo el cambio era muy experto en tecnología. Prefiero sospechar de los técnicos locales, que es lo que me dijo Von Braun para empezar. Puedo ver los cambios en el código, pero no puedo descifrar la identificación de quien los hizo. Encriptado hasta la saciedad".

Sokolsky miró la tableta y asintió. "Autorización de Nivel-5".

"¿Tal vez ese tal Yerko?", aventuró ella.

"No es probable", respondió el otro hombre. "Esto no".

"Aun así", continuó Sokolsky, "buena pesca. No creí que encontraras nada".

"Deberíamos llevar esto al Director, a ver si saben quién…" Ella parpadeó. "¿Cómo que no pensaste que encontraría nada? Le dijiste a Castillo que solo yo podía desenmascarar al topo".

"Y lo hiciste", suspiró.

Pasó un momento.

"¿A quién llamaste ahí, Eileen?"

Pasó un segundo momento.

"¿De vuelta a 120?" Casi parecía apenado, pensó ella; era solo un pensamiento, porque nunca lo había visto apenado. "¿Cuando me dijiste que una de las contraseñas no había pasado? Todavía sentí que salía de mi mente. Sé que nunca habías tenido más de una copia en la cabeza, así que no sabes lo que es… con la cabeza tan llena de memes, todo el alivio es palpable". Seguía sin sonreír, a pesar de la evidente nota de triunfo en su voz. "La has robado, Eileen, y hace un momento, en la intimidad de ese servidor de comunicaciones, se la has enviado a otra persona. ¿A quién?"

Ella no dijo nada.

Sokolsky dio un codazo al otro hombre. "¿Quién, Richard?"

Richard sacó su propia tableta. "Ella dirigió el mensaje a algún lugar del sur de Estados Unidos".

"Hmm. ¿La UdII, tal vez?" Sokolsky se encogió de hombros. "¿Consiguieron la contraseña?"

"No". Richard puso los ojos en blanco. "Fuiste tú".

"Oh." Sokolsky asintió teatralmente. "Yo también lo hice, ¿no? Sokolsky en la intercepción". Acarició su placa de autorización de Nivel-5 con una perfecta ausencia de despiste.

Veiksaar se había pasado toda la actuación decidiendo si negar haber enviado la llamada, o dar rienda suelta a su curiosidad morbosa y averiguar cómo había salido todo tan horriblemente mal. ¡Estúpida, estúpida, estúpida! Incluso le había dado la oportunidad de culpar a Von Braun, y ella había quemado ese puente antes de intentar cruzarlo. Solo le quedaban dos opciones; una estaba en su bolsillo, y otra en su cabeza. Eligió esta última, casi por capricho: "Mis comunicaciones son instantáneas en distancias cortas, ya sabes".

Sokolsky asintió. "Lo sé".

"Entonces, ¿cómo me has interceptado? Hice rebotar el mensaje en un repetidor de Bogotá, debería haber pasado con la rapidez de un rayo".

Richard se rió. "¿Bogotá? Eso está a ocho mil kilómetros de distancia. Ni siquiera tu sistema puede hacer eso instantáneamente. Lo cogió con facilidad".

Su boca estaba trabajando mucho antes de que saliera cualquier sonido. "Ocho mil… Ocho mil. kilómetros". Se quitó las gafas y se pellizcó el puente de la nariz. "¿Crees que Bogotá está a ocho mil kilómetros de Chile? ¿Quién es este loco?"

"Richard Barnard", dijo Sokolsky. "Director del Área-08".

"Reach", corrigió. "Llámame Reach".

Su cabeza se levantó de golpe, rápido y fuerte. "¿Qué?"

Reach extendió una mano. "Encantado de conocerte".

Sin ninguna razón para no hacerlo, ella tomó la mano y la estrechó. "Sé quién eres", le dijo. "Tú no eres… él es… el Área-08 está en España., o en algo."

Reach le soltó la mano, sonriendo con simpatía. "O en algo." coincidió

Ella negó con la cabeza, pidiendo en silencio una explicación.

"España está a ocho mil kilómetros de Bogotá", explicó Sokolsky, muy suavemente.

Ella se colocó cuidadosamente las gafas, respiró profundamente y suspiró con fuerza. "¿Cómo", les preguntó, lenta y deliberadamente, "estoy en España ahora?"


IT.png

Volvieron a casa en silencio. Ella miraba fijamente por la ventanilla — ahora había ventanillas, ya que nadie intentaba desorientarla — y Sokolsky la miraba fijamente, obviamente desafiándola a que rompiera. Cuanto más tiempo pasaba sin que ella lo hiciera, más cerca parecía estar él de esbozar esa vieja sonrisa de satisfacción personal.

Sorprendentemente, él fue el primero en romper el hielo. "¿Fue la UdII?"

Ella no le miró. "¿A quién le importa quién fue? Eso no es lo que importa".

Se recostó en su asiento y cruzó las piernas. "Las motivaciones, entonces. ¿Cuáles eran las tuyas?"

"Influencia". Todavía no le miró. "Eres peligroso, Daniil. Has visto cómo 5109 jode a la gente, les hace tener un exceso de confianza, les hace correr riesgos. Los dos vimos cómo el Sitio se iba a la mierda cuando todo el mundo intentaba utilizarlo por sus propias razones egoístas — demonios, las tuyas eran más egoístas que las de la mayoría- y me cansé tanto de verlo. Pensé que podría poner a alguien responsable contra ti, asegurarme de que pudieran… pudieran controlarte, si se diera el caso". Ella suspiró. "Pero no, no, por supuesto siempre ganas, carajo".

Él sonrió, ahora, y esta sonrisa era una cosa rara de hecho en su odioso y alegre rostro: una sonrisa triste. "Esto es una pérdida, Eileen, no te equivoques. Te voy a echar de menos".

Ella se rió, igualando su falta de alegría. "Los amnésticos ayudan". Ella se movió en su asiento, una repentina curiosidad abrumando su sentido de la muerte inminente. "De acuerdo, pero ahora en serio: ¿dónde está el puto Sitio-34?"

Él frunció los labios.

"Porque juro por dios, que empecé en Argentina o Chile, pero el cielo en la botánica se veía mal, y esa selva… He visto las noticias, y esa selva tropical podría ser fácilmente Venezuela. Esos eran definitivamente los Andes, no los Pirineos o Sierra Nevada, y España no tiene ninguna selva tropical."

No interrumpió.

"Los técnicos en 34 no son tontos, y estoy cabreado conmigo misma por pensar que era mucho más inteligente que ellos. No habrían configurado sus sistemas en la misma frecuencia si hubiera una posibilidad, cualquier posibilidad, de que entraran en conflicto. Las señales nunca deberían haberse cruzado. Debería haber sido imposible, por muy grande que sea el lugar".

Pero no dijo nada.

"Les hiciste cambiar las comunicaciones, eso lo entiendo. Sabías que me daría cuenta. Sabías que vería la oportunidad y la aprovecharía, sabías que enviaría la contraseña robada desde 34 en lugar de desde 43. Sabías que pensaría que era más seguro, que me había salido con la mía lejos de casa. Tú mismo me hiciste salir".

Por fin, una respuesta: inclinó la cabeza, así.

"¿Supongo que los efectos secundarios más peligrosos fueron provocados? Realmente no harías que esos Berryman-Langfords volaran de esa manera".

Levantó una ceja. "¿Ah, no? Creía que la irresponsable era yo".

Esta vez, ella no contestó. Volvió a inclinar la cabeza, que brilló a la luz de la ventana. "No, tienes razón, por supuesto. Todo lo vital se cambió a sistemas no conflictivos con antelación, y parte de lo que viste se puso en tu beneficio. Los pequeños fallos eran reales; los técnicos querían ver cómo funcionaba su escudo. No muy bien, por cierto, así que todo esto fue muy instructivo".

No se atrevía a enfadarse con él, no después de lo que había intentado hacer, pero seguía desconcertada. "No has respondido a mi pregunta. ¿Cómo es que cada sector de esa instalación está tan malditamente alejado que solo las transmisiones ultrafuertes pueden salvar la distancia? No pueden estar literalmente en países diferentes, Daniil. Diferentes continentes, incluso".

"Por supuesto que no", se burló. "Qué concepto".

De repente recordó las habitaciones sin luz, y las restricciones de COVID. Nunca había visto un mapa completo del Sitio, y recordó la incoherente terminología… ¿y tenía algún sentido que cada departamento tuviera una situación epidemiológica única?

Sokolsky vio claramente la expresión de su cara. "Von Braun te lo dijo, ¿no es así?" Miró por la ventanilla; el llano paisaje boscoso de la parte baja de Ontario aparecía a la vista a través de la capa de nubes que se disipaba. "El Sitio-34 los reúne a todos".

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License