Los Monstruos Reales
Puntuación: +3+x

Cuando yo era un niño, tenía miedo de los monstruos.

Ellos siempre acechaban en los lugares oscuros, donde la luz no llega. No importaba cuántas veces mi padre iluminaba con una linterna en los rincones oscuros de mi armario; Yo sabía, que en el momento que la luz se iba, los monstruos volverían. Ellos se esconden en la oscuridad y me susurran. Me encojo bajo mi manta y espero que se vayan. Algunas veces, lo hacen, cuando llega la mañana, pero yo sabía que en el momento en que la oscuridad regrese, los monstruos volvería también.

Y siempre lo hacían.

Cuando crecí, aprendí qué: los verdaderos monstruos no se esconden en los rincones oscuros y armarios. Los verdaderos monstruos son los que viven detrás de los ojos, en la oscuridad de tu mente, y se necesita más que una linterna para ahuyentarlos, más que una manta para esconderse de ellos. Siempre están allí, susurrándote, diciendo cosas terribles que los niños no entienden.

Después de escuchar lo suficiente, usted haría cualquier cosa para que se detengan.

Usted encontrará lo que usted está buscando en el sótano de la casa abandonada de Murphy. Ella todavía está viva - o por lo menos, las partes que todavía estaban vivas la última vez que la visité - pero los otros ya están muertos. He mantenido sus dientes en bolsas ziploc en en un viejo archivador. Tal vez usted pueda identificarlos a partir de registros dentales.

De todos modos, ella no ha comido en días, y ha perdido mucha sangre, pero ella todavía podría vivir si se da prisa. Es decir, si ella quiere vivir. Al final, los otros no quisieron hacerlo.

Todo lo que pido es deje la luz encendida cuando se vaya. Esta celda de la prisión es muy oscura, y me temo que los monstruos saldrán cuando se vaya.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License