Larga Vida a la Reina
/* ---------------------------------
War on All Fronts (Sigma-9)
2020 Wikidot Theme
Created by stormbreath
Header image created by EstrellaYoshte
--------------------------------- */
 
/* -------------- ROOT -------------- */
@import url('https://fonts.googleapis.com/css?family=Saira+Stencil+One&display=swap');
 
:root {
   --deepsea: linear-gradient(to bottom,
       rgb(0,0,101),
       rgb(23,0,82),
       rgb(0,0,0))
}
 
/* -------------- HEADER -------------- */
div#container-wrap {
    background: url(none);
}
 
div#extra-div-1 {
    height: 140px;
    width: 100%;
    top: 0;
    position: absolute;
    background-color: rgb(23,0,127);
    background-image: var(--deepsea);
}
 
div#extra-div-2 {
    height: 23px;
    width: 100%;
    top: 140px;
    position: absolute;
    background: linear-gradient(to top,
      rgb(59, 59, 59),      
      rgb(83, 83, 83));
    border-bottom: 2px solid rgba(188, 184, 185, 0.5);
}
 
#header {
    background-image: url("http://scptestwiki.wdfiles.com/local--files/component%3Awoaf-theme/mksjr2.png");
}
 
#header h1 a {
    color: transparent;
    text-shadow: none;
    font-family: 'Saira Stencil One', cursive;
}
 
#header h1 a::before {
    content: "Guerra en Todos los Frentes";
    color: rgb(173,171,181);
    text-shadow: 3px 3px 5px #000000;
    font-variant: small-caps;
}
 
#header h2 span {
    color: transparent;
    text-shadow: none;
    font-family: 'Saira Stencil One', cursive;
}
#header h2 span::before {
    content: "Vamos a necesitar un barco más grande";
    color: rgb(173,171,181);
    text-shadow: 1px 1px 1px rgba(0,0,0,.8);
    font-variant: small-caps;
}
 
/*-------------- LOG-IN INFO -------------- */
#login-status {
    font-weight: bold;
    color: rgb(173,171,181);
}
 
#login-status a {
    color: white;
}
 
#login-status ul {
    background-color: rgb(23,0,127);
    background-image: var(--deepsea);
}
 
#login-status ul a {
    color: rgb(173,171,181);
    background: transparent;
}
 
#login-status ul a:hover {
   color: white;
}
 
/* -------------- SEARCH-BAR -------------- */
#search-top-box-input {
    background-color: #003;
}
#search-top-box-input:hover,
#search-top-box-input:focus {
    background-color: #336;
}
#search-top-box-form input[type=submit] {
    background-color: #336;
    background: linear-gradient(to bottom, #669, #336, #003);
}
 
#search-top-box-form input[type=submit]:hover,
#search-top-box-form input[type=submit]:focus {
    background-color: #669;
    background: linear-gradient(to bottom, #99c, #669, #336);
}
 
/* -------------- TOP-BAR -------------- */
#top-bar ul li ul {
    background-color: rgb(23,0,127);
    background-image: var(--deepsea);
    border: solid 1px rgb(0,0,102);
}
 
#top-bar ul li:hover a[href="javascript:;"] {
    background: rgb(41,41,41);
}
 
#top-bar ul li.sfhover ul li a,
#top-bar ul li:hover ul li a {
    border-top: 1px solid transparent;
}
 
#top-bar ul li.sfhover a,
#top-bar ul li:hover a {
    background: transparent;
    color: rgb(173,171,181);
}
 
#top-bar ul li ul a {
    color: rgb(173,171,181);
}
 
#top-bar ul li.sfhover a:hover,
#top-bar ul li:hover a:hover {
    background: rgba(195, 200, 220);
    color: #10b;
}
 
/* -------------- BODY -------------- */
body {
    background: linear-gradient(to bottom,
        rgb(200,200,200),
        rgb(245,245,245) 400px
    );
}
 
h1, #page-title {
    color: rgb(44,46,100);
}
 
#page-title {
   border-color: rgb(44,46,100);
   font-family: 'Saira Stencil One', cursive;
   text-align: center;
}
 
::-webkit-scrollbar {
    width: initial;
    height: initial;
}
 
::-webkit-scrollbar-thumb {
    background-color: rgb(175, 175, 175, .7);
    border-radius: 5px;
    border: 1px solid black;
}
 
::-webkit-scrollbar-track {
    background-color: rgb(23,0,127);
    background-image: var(--deepsea);
}
 
::selection {
    background: rgba(35, 35, 180, 0.25);
}
 
/* -------------- SIDE-BAR -------------- */
#side-bar a,
#side-bar a:visited,
#side-bar a.newpage {
    color: rgb(173,171,181);
}
 
#side-bar .side-block {
    background-color: rgb(23,0,127);
    background-image: var(--deepsea);
    border: 1px solid black;
    box-shadow: 0 2px 6px rgba(0,0,102,.5);
    color: white;
}
 
#side-bar .side-block.media,
#side-bar .side-block.resources {
    background-color: rgb(23,0,127);
    background-image: var(--deepsea);
}
 
#side-bar .heading {
    color: white;
    border-color: white;
}
 
iframe.scpnet-interwiki-frame,
.side-block .menu-item > .image {
    filter: grayscale(100%) invert(1);
}
 
/* -------------- FOOTER -------------- */
#footer {
    background: rgb(23,0,82);
}
 
/* -------------- LINKS -------------- */
a {
    color: rgb(17,0,187);
}
 
a.newpage {
    color: rgb(17,102,221);
}
 
a:visited {
    color: rgb(17,0,153);
}
 
/* -------------- PAGE EDITING OPTIONS -------------- */
.buttons .btn,
#lock-info {
    border-color: rgb(100,100,100);
    background-color: rgb(235,235,235);
}
 
/* -------------- RATING MODULE -------------- */
.page-rate-widget-box .rate-points {
    background-color: #336 !important;
    border: solid 1px #336;
    text-transform: capitalize;
}
 
.page-rate-widget-box .rateup,
.page-rate-widget-box .ratedown {
    background-color: #f0f6ff;
    border-top: solid 1px #336;
    border-bottom: solid 1px #336;
}
 
.page-rate-widget-box .rateup a,
.page-rate-widget-box .ratedown a {
    color: #336;
}
 
.page-rate-widget-box .rateup a:hover,
.page-rate-widget-box .ratedown a:hover{
    background: #336;
    color: #f0ffff;
}
 
.page-rate-widget-box .cancel {
    background-color: #336;
    border: solid 1px #336;
}
 
.page-rate-widget-box .cancel a {
    color: #669;
}
 
.page-rate-widget-box .cancel a:hover {
    background: #336;
    color: #f0ffff;
}
 
/* Info Module */
#page-content .rate-box-with-credit-button{
    background-color: #336;
    border: solid 1px #336;
}
 
#page-content .creditButton p a {
    border-left-color: #669;
}
 
.close-credits,
.credit-back {
     filter: hue-rotate(260deg)
}
 
#page-content .modalbox {
    box-shadow: 0 2px 6px rgba(0, 0, 100,.5);
    background: linear-gradient(
        rgb(200,200,200) 51px,
        rgb(240,240,240) 51px,
        rgb(240,240,240)) !important;
}
 
.heritage-rating-module { display: none !important}
 
.info-container {
    --barColour: #336;
}
 
/* -------------- OTHER ELEMENTS -------------- */
blockquote,
div.blockquote,
.code {
     background: rgb(235, 235, 235);
}
 
table.wiki-content-table th {
    background-color: rgb(225,225,225);
}
 
.scp-image-block {
    border: solid 1px rgb(0,0,102);
    box-shadow: 0 1px 6px rgba(0,0,0,.25);
}
 
.scp-image-block .scp-image-caption {
    background-color: rgb(235,235,235);
    border-top: solid 1px rgb(0,0,102);
}
 
div.woaf-hr {
     height: .3em;
     background: linear-gradient(to right,
         rgb(0,0,0),
         rgb(23,0,82),
         rgb(0,0,101),
         rgb(23,0,82),
         rgb(0,0,0));
     margin: 1em 0;
     border-radius: 5px;
}
 
div.woaf-hr p,
div.woaf-hr ul {
    display: none;
}
 
/* -------------- TABS -------------- */
/* Tab CSS is taken from the Black Highlighter Theme and minified to reduce length. */
.yui-navset .yui-content{background-color:inherit}.yui-navset .yui-nav a,.yui-navset .yui-navset-top .yui-nav a{background-color:inherit;background-image:inherit}.yui-navset .yui-nav .selected a,.yui-navset .yui-nav .selected a:focus,/* no focus effect for selected */.yui-navset .yui-nav .selected a:hover{background:inherit;color:inherit}.yui-navset .yui-nav a:hover,.yui-navset .yui-nav a:focus{background:inherit;text-decoration:inherit}.yui-navset .yui-nav,.yui-navset .yui-navset-top .yui-nav,.yui-navset .yui-nav,.yui-navset .yui-navset-top .yui-nav{border-color:inherit}.yui-navset li{line-height:inherit}.yui-navset *{transition:background-color 80ms cubic-bezier(0.4,0.0,0.2,1),color 80ms cubic-bezier(0.4,0.0,0.2,1)}.yui-navset .yui-nav,.yui-navset .yui-navset-top .yui-nav{zoom:unset;display:flex;flex-wrap:wrap;border-color:#19148c;width:calc(100% - 0.125rem);margin:0 auto;border:0;box-shadow:0 calc(0.0625rem * 5) 0 0 #19148c}.yui-navset .yui-nav a,.yui-navset .yui-navset-top .yui-nav a{zoom:unset;background-image:none;background-color:#f4f4f4;border:unset;color:#0c0c0c}.yui-navset .yui-nav a:hover,.yui-navset .yui-nav a:focus{zoom:unset;background-color:#0f0364;color:#fcfcfc}.yui-navset .yui-nav li,.yui-navset .yui-navset-top .yui-nav li{background-color:#f4f4f4;border-color:transparent;max-width:100%;padding:0;margin:0;zoom:unset;display:flex;position:relative;flex-grow:2;box-shadow:0 0 0 .0625rem #19148c}.yui-navset .yui-nav li a,.yui-navset-top .yui-nav li a,.yui-navset-bottom .yui-nav li a{display:flex;vertical-align:bottom;zoom:unset;width:100%;align-items:center;justify-content:center}.yui-navset .yui-nav a em,.yui-navset .yui-navset-top .yui-nav a em{padding:.35em .75em;white-space:nowrap;text-overflow:ellipsis;overflow:hidden}.yui-navset .yui-nav li em{border:unset!important}.yui-navset .yui-nav .selected,.yui-navset .yui-navset-top .yui-nav .selected{padding:0;margin:0;flex-grow:2;background-color:#19148c;}.yui-navset .yui-nav .selected a,.yui-navset .yui-nav .selected a em{border:none;border-color:transparent}.yui-navset .yui-nav .selected a{color:#fcfcfc!important;width:100%;background-image:none}.yui-navset .yui-nav .selected a:focus,.yui-navset .yui-nav .selected a:active{background-color:#19148c;color:#fcfcfc}.yui-navset .yui-nav .selected a:hover{cursor:default}.yui-navset .yui-content{background-color:rgb(235,235,235); box-shadow:inset 0 calc(0.0625rem * 5) 0 0 rgba(25,20,140,.75);}.yui-navset .yui-content,.yui-navset .yui-navset-top .yui-content{border-color:#aaa}.yui-navset-left .yui-content{border-left-color:#f4f4f4}
 
/* -------------- MOBILE VIEW -------------- */
@media (max-width: 767px) {
    #side-bar {
         background-color: rgb(23,0,127);
         background-image: var(--deepsea);
     }
 
    .open-menu a {
        border: 0.2em solid rgb(0,0,102) !important;
        color: rgb(0,0,102) !important;
    }
}
/* source: http://ah-sandbox.wikidot.com/component:collapsible-sidebar-x1 */
 
#top-bar .open-menu a {
        position: fixed;
        top: 0.5em;
        left: 0.5em;
        z-index: 5;
        font-family: 'Nanum Gothic', san-serif;
        font-size: 30px;
        font-weight: 700;
        width: 30px;
        height: 30px;
        line-height: 0.9em;
        text-align: center;
        border: 0.2em solid #888;
        background-color: #fff;
        border-radius: 3em;
        color: #888;
}
 
@media (min-width: 768px) {
 
    #top-bar .mobile-top-bar {
        display: block;
    }
 
    #top-bar .mobile-top-bar li {
        display: none;
    }
 
    #main-content {
        max-width: 708px;
        margin: 0 auto;
        padding: 0;
        transition: max-width 0.2s ease-in-out;
    }
 
    #side-bar {
        display: block;
        position: fixed;
        top: 0;
        left: -20em;
        width: 17.75em;
        height: 100%;
        margin: 0;
        overflow-y: auto;
        z-index: 10;
        padding: 1em 1em 0 1em;
        background-color: rgba(0,0,0,0.1);
        transition: left 0.4s ease-in-out;
 
        scrollbar-width: thin;
    }
 
    #side-bar:target {
        left: 0;
    }
    #side-bar:focus-within:not(:target) {
        left: 0;
    }
 
    #side-bar:target .close-menu {
        display: block;
        position: fixed;
        width: 100%;
        height: 100%;
        top: 0;
        left: 0;
        margin-left: 19.75em;
        opacity: 0;
        z-index: -1;
        visibility: visible;
    }
    #side-bar:not(:target) .close-menu { display: none; }
 
    #top-bar .open-menu a:hover {
        text-decoration: none;
    }
 
    /* FIREFOX-SPECIFIC COMPATIBILITY METHOD */
    @supports (-moz-appearance:none) {
    #top-bar .open-menu a {
        pointer-events: none;
    }
    #side-bar:not(:target) .close-menu {
        display: block;
        pointer-events: none;
        user-select: none;
    }
 
    /* This pseudo-element is meant to overlay the regular sidebar button
    so the fixed positioning (top, left, right and/or bottom) has to match */
 
    #side-bar .close-menu::before {
        content: "";
        position: fixed;
        z-index: 5;
        display: block;
 
        top: 0.5em;
        left: 0.5em;
 
        border: 0.2em solid transparent;
        width: 30px;
        height: 30px;
        font-size: 30px;
        line-height: 0.9em;
 
        pointer-events: all;
        cursor: pointer;
    }
    #side-bar:focus-within {
        left: 0;
    }
    #side-bar:focus-within .close-menu::before {
        pointer-events: none;
    }
    }
}
Puntuación: +2+x

Miniatura para crom

armssmall.png

.

Cuando todo haya sido dicho y hecho, cuando los monstruos hayan desaparecido y los mechas se estén oxidando en el océano, o en vertederos, o en muchos, muchos contenedores de almacenamiento, la gente hablará del Proyecto Armada. Entrelazarán recuerdos desgastados para crear historias, creyendo plenamente que Armada simplemente surgió de la tierra un día de 2014-2015. Pero el Proyecto Armada se remonta más atrás. Llevaba existiendo desde justo después del ataque del '88, desde que algunos investigadores echaron un buen vistazo a los sismógrafos y se dieron cuenta de que hay cosas moviéndose ahí abajo. Cosas grandes. Aquellos miembros del personal tenían otro nombre entonces, cuando eran una cuadrilla mínima de científicos que miraban el fondo del océano con cualquier instrumento que tuvieran. Y a nadie le importó demasiado hasta que los científicos revisaron todos sus datos y se dieron cuenta de que las criaturas que había ahí abajo estaban empezando a subir. Su mejor estimación fue que todos tenían 30 años para prepararse. 30 años para construir los centinelas de la humanidad.

Los científicos tuvieron suerte al principio. Antes de que tuvieran algo más seguro que la energía nuclear, antes de que hubieran inventado las aleaciones ligeras y los mecanismos de control no intrusivos, ya tenían un prototipo de mecha listo para luchar, en caso de que los científicos se equivocaran y la horda llegara antes.

No hubo una devastación temprana por parte de las criaturas. Las pocas criaturas que aparecieron eran… inofensivas. Sin verse amenazados y siendo poco amenazantes, los gigantes pesados que destruyeron el Velo estaban más interesados en ser atracciones turísticas que en luchar. Cuanto más insistían los científicos en que las criaturas que acechaban allí abajo seguían siendo una amenaza, menos le importaba a nadie. Necesitaban demostrarle al público que eran algo más que un mal chiste en una caricatura política. En lugar de eso, su prototipo dejó de comunicarse con los científicos y se adentró en el océano. Cuando miles de millones de dólares y más de dos décadas de tu trabajo se esfuman, te conviertes en un chiste mucho mejor.

Pero siguieron construyendo. A pesar de las burlas, construyeron como si fuera lo único que sabían hacer. Después de todo, tenían mucho trabajo que hacer. Un solo mecha no iba a ser suficiente en el momento más decisivo. Tenían que construir una flota, cada miembro especializado en algo para que, sin importar la amenaza, siempre hubiera algo que le hiciera frente.

Fue entonces cuando empezaron a llamarse Proyecto Armada.

Andrew Morales mira fijamente la pantalla en forma de pecera de la sala de simulación. Lo que antes era una imagen panorámica de la playa se había convertido en una niebla de color azul apagado y nuboso. Delante de la niebla se ve un número en letras blancas: 16/20.

—Debería haber conseguido 19. —Refunfuña.

—No hay ningún "debería". —La voz de Lucie resuena ligeramente al salir por los altavoces de la cabina—. Tú podrías conseguir 19. Solo tienes que dejar de ponerte obstáculos tú mismo.

—Bien. Dame otra oportunidad.

—Todavía no. Quiero que te calmes un poco.

—Pero si estoy en una situación real y las cosas se tuercen-

—Todavía no estás en una. —En el complejo se rumorea que Lucie fue negociadora de rehenes antes de convertirse en piloto. Eso explicaría la precisión de su voz, la forma en que cada gramo de tensión que se incluye y que no se incluye parece intencional—. Te desvías de tu propio ritmo cada vez que empiezas a meter la pata o cuando te emocionas. Si no te doy un reinicio mental…

—… Solo llevaré la carga mental a la siguiente ronda.

Por los altavoces, la risa de Lucie suena como un cubo de plástico siendo empujado por un suelo de baldosas.

—Suenas ansioso por volver a hacerlo. Mira, te voy a ejecutar otra ronda, pero en lugar de ir a tu ritmo…

El sonido de Lucie rebuscando en sus bolsillos no es muy diferente de su risa.

—Puedes ir al mío. ¿Qué te parece 45 PPM?

El sonido de un metrónomo se traga la cabina. BUM, BUM, BUM, BUM.

—¡Un poco más bajo! —Andy grita—. Y también un poco más rápido.

—70 PPM. —Bum bum bum bum.

—Mucho mejor.

La pecera se atenúa por un momento mientras la simulación de entrenamiento se prepara para otra ronda. Un momento más y la costa de California vuelve a estar enfocada, ahora con el añadido de una descomunal criatura marina. Desde su perspectiva, Andy está a 50 metros del suelo, en la cabina del Mecha Número 14, más conocido como Reina de Misisipi. Quien diseñó la simulación no tenía en mente la fidelidad gráfica, pero no se necesitan miles de polígonos para mostrar que un monstruo marino quiere atacarte.

El monstruo comienza con cuatro patas, y se alza en dos a medida que se acerca. Es, más o menos, un esturión moldeado en forma de caballero con armadura. La mayoría de las escamas parecen duras, y las filas de escudos óseos en sus extremidades serían imposibles de romper para el Reina de Misisipi. Serían aún más difíciles de atajar.

Siete golpes, seis atajadas, siete esquivadas. Sigue el ritmo.

Morales golpea cuando puede y hace maniobras cuando no puede. Golpear, golpear, esquivar. Golpear y desviar el ataque. Todo siguiendo el ritmo. La criatura se aferra al antebrazo derecho del Reina de Misisipi y lo jala hacia el suelo. Se inclina. Agarrando, retorciendo y desgarrando, se libera. La criatura lanza su cola con escamas hacia la parte posterior de las piernas del Reina. Se tambalea.

—No te agobies. Encuentra tu ritmo.

El Reina de Misisipi se da la vuelta. La criatura está justo detrás de ella, con dos puños escamosos levantados hacia el cielo. bum bum. El Reina de Misisipi salta a un lado. Bum. Los brazos de la criatura pasan volando. Bum. El Reina echa el brazo hacia atrás. Dos golpes resuenan en el cráneo de la criatura. Bum bum.

La imagen de la pecera se difumina mientras un número se enfoca: 18/20.

—Podría-

—Lo hiciste mejor. —La voz de la negociadora ha vuelto—. No te preocupes por lo demás.

—¿Puedo al menos preguntar qué tan bien te va a ir en este simulacro?

El altavoz hace que el suspiro de Lucie suene como… bueno, los suspiros son difíciles de malinterpretar.

—Cuando estaba tan verde como tú, estaba más que feliz de conseguir un 16.

—Pero, ¿qué consigues ahora?

Cada vez que Lucie guarda silencio, Andy jura que puede oír un sutil zumbido. Es casi lo suficientemente mecánico como para ser un ventilador, pero nunca parece lo suficientemente importante como para que valga la pena preguntar por él.

—Normalmente 20, pero no debería tomar mucho más tiempo para que tú también lo logres.

—¿Crees que debería haber usado las otras armas?

Otra vez el ventilador de "probablemente no está en un escritorio".

—No sé. El Reina de Misisipi es un poco una navaja suiza, pero nunca tengo que preguntármelo, ya que lo único que tengo son las jabalinas. Date tiempo y descubrirás cuándo debes usar qué.

Una campana suena 12 veces por el intercomunicador. Hora de la comida.

INFORME PREVIO A LA CLASIFICACIÓN

Nombre Provisional: Gigante del Lago Ness

SCP-KAIJU.jpg

Fotograma de la grabación tomada entre las fallas de la cámara.

El Gigante del Lago Ness fue descubierto el 05/03/2017 en la playa West Kelp de Hy-Brasil. El personal de la Fundación fue alertado de una presencia anómala cuando varias cámaras de la Fundación dejaron de transmitir simultáneamente. Tras confirmar que estas cámaras no habían sido manipuladas físicamente, se realizó una inspección de todos los datos recibidos por las cámaras afectadas. Todas las cámaras afectadas habían sido deshabilitadas manualmente con las credenciales de acceso del difunto Ken Porter, un piloto de mechas anterior al Proyecto Armada. Se revocó el nivel de autorización de Porter y se reiniciaron las cámaras afectadas. Las cámaras afectadas se desactivaron rápidamente por segunda vez mediante las credenciales de la difunta María de León, una piloto de mechas anterior al Proyecto Armada. El procedimiento realizado tras el primer apagado de las cámaras volvió a repetirse. Se ha dado una orden de evacuación a los civiles en la zona.

Posibles Propiedades/Fenómenos Anómalos:

  • Colosal
  • Digital
  • Afecta información
  • Espectral

Última actualización realizada hace 13 segundos…

Una docena de miembros del personal alrededor de una mesa de la cafetería. Hablan de cómo han dormido, de quién les espera en casa, lo usual. En algún momento habían decidido colectivamente no hablar nunca sobre si los pilotos habían sido seleccionados deliberadamente para los diseños finales de sus mechas, o si los diseños de sus mechas habían sido modificados para adaptarse mejor a los pilotos. De lo contrario, las discusiones no habrían terminado nunca. Hoy, un nuevo tema flota en la corriente de la conversación casual: ¿Cómo van a lidiar con la nueva anomalía? Si esto era eso, si esta era la lucha para la que Armada había pasado 30 años preparándose, entonces quienquiera que el director enviara se convertiría en un héroe internacional. Las Lucies y los Morales se encontraban en el recinto, pero la mayoría de las personas presentes en la mesa no sabían cuál de los mechas había sido autorizado para el combate (si es que había alguno). Después de todo, Hy-Brasil era más un campo de entrenamiento que otra cosa. Habitable, despoblado, oculto (cuando el Velo era una preocupación), no había ningún lugar mejor para probar los diseños de los mechas.

El intercomunicador se activó con un tono agudo.

—Todo el personal, por favor, prepárese para el despliegue del Mecha Número 14.

—Es la primera vez que oigo a la directora decir por favor. —Andy murmura para sí mismo mientras coge su bandeja con puré de papas.

—Olvídate de las papas, hombre. —Ken arrebata la bandeja de las manos de Andy—. Yo me encargaré de ellas. Tú céntrate en prepararte para pilotar el RM.

—Y en acordarme de mantener mi ritmo, —añade Andy.

—Y en acor- ¿qué?

—No importa. Luego hablamos.

Andy se abre paso entre el caos de personas con batas de laboratorio y uniformes de oficiales que se dirigen a la salida de la cafetería. Oye a Ken gritar una última cosa sobre hacer que el equipo se sienta orgulloso mientras se escabulle por el concurrido pasillo.

La multitud fluye por el complejo como una avalancha que desciende por la ladera de una montaña: Un estruendo continuo de pasos, superándose a sí mismo constantemente a medida que los caminantes más rápidos se desplazan hacia la parte delantera de la formación y los más lentos quedan en la parte trasera. Es igualmente difícil de combatir, una lección que Andrew aprende mientras se fuerza a salir del camino de la avalancha y dirigirse a su habitación. Pronto, el revuelo de insignias y credenciales es sustituido por el suelo de baldosas blancas y las paredes grises que hace tiempo aprendió a… apreciar. Amar es una palabra fuerte.

Ponerse el equipo de conducción otra vez no se siente especial. Incluso en una emergencia, la rutina hace que el pico de adrenalina se convierta en un muñón corto y plano. Andrew coge una jeringuilla de plástico del botiquín, sin molestarse en comprobar el descolorido conjunto de instrucciones que había pegado en el interior de ese mismo botiquín hace una eternidad. Se lava las manos, asegurándose de no tocar nada antes de ponerse los guantes cubiertos de sensores. Entonces llega el momento que los pilotos llaman "sopa pegajosa". Caliente, conductora y ligeramente viscosa, Morales coge su jeringuilla y pone 3 mililitros del producto en cada uno de los agujeros de los guantes. La sopa se extiende en una fina capa al entrar en contacto con el agua de su piel. Cuanto más mueve los dedos, mejor es la cobertura. El chaleco es relativamente sencillo. Una vez que las correas están ajustadas y los guantes están conectados, está listo para ir al hangar.

Fuente: Registro de audio, teléfonos seguros suministrados por la Fundación.


Lucie Boshe, Piloto: ¿Está segura de que Morales es la elección correcta?

Amanda Kohen, Directora del Proyecto: ¿Me llamaste durante una emergencia solo para cuestionar mi toma de decisiones?

L. Boshe: Escuche, Kohen, es que- él ni siquiera ha estado dentro del Número 14.

A. Kohen: Bueno, mi suposición era que lo habías entrenado lo suficientemente bien como para que sepa lo que está haciendo. Si me equivoqué-

L. Boshe: Ni siquiera sabemos a qué nos vamos a enfrentar.

A. Kohen: Así que enviaremos a nuestro mecha más versátil.

L. Boshe: Pero-

A. Kohen: He tomado mi decisión, Lucie. No tengo intención de repetirlo.

A pesar de todas las veces que Morales vio el cuerpo metálico del Número 14 a través del punto de vista de la pecera, nada transmitía su escala como verlo en persona. La imagen del titán montado en la pared, imponente e inmóvil, hace que los fantasmas que rondan el recinto entren en el diálogo interno de Morales. Una voz le dice a Andy que se tire al suelo, que se postre ante cualquier dios de la guerra, o del acero, o del cataclismo que esta máquina representa sin lugar a dudas. Otra le dice que escupa a sus pies, que maldiga a cualquier tirano que haya construido este monumento a sí mismo con los huesos de su propio pueblo. En lugar de eso, Morales sube una escalera cada vez más alta, ascendiendo en espiral desde los pies del Reina de Misisipi hasta la parte posterior de su cabeza. Dos asistentes y Lucie le esperan en la cima. Mientras los asistentes comprueban las constantes vitales de Morales y comprueban dos veces que todos los aparatos están conectados y funcionan, Lucie trabaja en silencio cerca de la parte trasera de la cabina, con una memoria USB pasando de su bolsillo a su mano y llegando a un panel de control en la pared. Es la última en dejar a Morales en la cabina.

—Me costó un poco de programación básica y un poco de esfuerzo, pero conseguí que el archivo de audio se reprodujera en bucle. —Dice mientras sale—. Así que si estás ahí fuera durante mucho tiempo, no tienes que preocuparte por perder el metrónomo. —Un asistente cierra la escotilla tras ella.

La pantalla de la cabina cobra vida, el timón de espadas del Proyecto Armada aparece en la parte superior derecha mientras los diagnósticos del sistema se desplazan por el cristal. 10 líneas imperceptibles aparecen y desaparecen con cada parpadeo. En algún lugar del corazón del coloso, los ventiladores comienzan a zumbar. Un tambor familiar se abre paso a través de los altavoces. Bum, bum, bum.

—Bienvenido al mundo del pilotaje real. —La voz de la directora Kohen se impone sobre el metrónomo—. No sabemos exactamente a qué nos enfrentamos, pero nuestra mejor conjetura es que es grande, probablemente humanoide, y camina en dos piernas. ¿Crees que puedes manejar eso?

—¿Qué se supone que significa "probablemente humanoide"?

—Esta cosa, para la que hemos estado usando "Gigante del Lago Ness" como nombre provisional, no deja huellas de pies. En su lugar, deja huellas de botas. ¿Aún crees que estás a la altura?

—Yo… ¿supongo? Sí, puedo manejarlo.

—Me alegra escucharlo. Esperamos cosas buenas de ti, Morales.

Morales no sabe si el calor dentro de la cabina es lo que le hace enrojecer la cara.

La cabina se estremece cuando el gemido de las viejas articulaciones metálicas sorprende a Morales desde atrás. Las sujeciones que atan al Reina de Misisipi a la pared comienzan a soltarse, un estridente centímetro a la vez.

—No te habría enviado a ti si no lo esperara.

El peso del Reina de Misisipi se desplaza ligeramente cuando se libera de la pared. Se desplaza mucho más cuando da un paso. Luego otro. Luego otro. Para Morales, es una segunda capa de piel, inmune a todas las espinas y palos y piedras del mundo. La puerta del hangar se abre a un mundo diferente. Un mundo en el que los peñascos que a Morales le habría costado escalar, y las calles que habría dudado en cruzar, se superan sin esfuerzo con unos pocos pasos. Aquí, el mundo es su territorio. Frente a él está la playa de West Kelp. Hace 30 años era una de las playas más bulliciosas de Hy-Brasil. Ahora, está llena de toallas de playa abandonadas. Quemadas por el estallido nuclear, semienterradas por el tiempo, olvidadas por personas cuya lucha por ponerse a salvo fue probablemente en vano. Un buggy abandonado descansa muerto en la acera mientras el Reina de Misisipi cruza la carretera y llega a la arena.

—El Gigante del Lago Ness se acerca desde el norte, —dice Kohen—. Queremos que lo interceptes, pero no intentes matarlo inmediatamente. No sabemos si es hostil.

Morales oye un bum procedente del exterior de la cabina mientras se dirige al norte. Luego otro. Las pisadas del gigante chocan contra el sonido de las olas una y otra vez. Cada vez, el gigante avanza un poco más. Los golpes se hacen más fuertes. Las olas pasan a ser un ruido de fondo en favor de las pisadas. Morales respira profundamente. Entonces, el gigante rodea el acantilado que tiene delante.

Es un buque de guerra andante. Las placas grises de la armadura curvada se mueven de un lado a otro mientras el gigante se desplaza por la arena. Incluso con la armadura, está claro que no se trata de una de las bestias marinas para las que Morales fue entrenado para luchar. Donde podría verse carne bajo la armadura, hay pistones, conductos de ventilación y todos los demás órganos de la maquinaria que permiten a un hombre gigante de metal caminar sobre dos piernas. No todo es artificial: el cuerpo del gigante está salpicado de percebes y empapado de una sangre azul oscuro que brilla al Sol como una mancha de aceite. No ha terminado de secarse.

—¿De dónde-? ¿Qué es eso? —Pregunta Morales retóricamente.

—Estoy haciendo que un par de personas rebusquen en los archivos, pero podría ser el Hijo de Manhattan. —La directora Kohen responde. Por un lado, tiene sentido: El Hijo de Manhattan, uno de los prototipos construidos antes de que el Proyecto Armada tuviera su nombre. El que se adentró en el mar y desapareció. Por otro lado, habría sido necesaria una larga serie de milagros para que hubiera sobrevivido tanto tiempo—. Si es el Hijo de Manhattan, entonces… —El resto de la frase de Kohen se ahoga en la retroalimentación del micrófono mientras su mano se aprieta alrededor de éste—. Ten cuidado ahí fuera.

—Lo intentaré.

El gigante no se acerca como un luchador. No levanta los brazos ni adopta una postura firme. Después de todo, el gigante no está seguro de que haya que luchar. El robot que se encuentra frente a él es… desconocido, pero parece otra pieza elegante del equipo de la Fundación. La misma Fundación que le dijo al gigante que se fuera a matar monstruos y luego se quedó extrañamente callada. La misma Fundación que había estado del lado del gigante antes de cambiar sus cerraduras digitales y enviar a un centinela colosal a recibirlo. Las cámaras del gigante se fijan en la cabeza del Reina de Misisipi, con un piloto humano ligeramente visible a través de las ventanas polarizadas de la cabina. Como si la Fundación hubiera sido capaz de trabajar con pilotos vivos. Como si pudieran interconectar a un humano con un mecha sin El Juego Más Largo, El Juego de la Eternidad, El Último Juego que Jugaré. Como si algo de eso fuera posible sin la fusión de la mente y el mecanismo, o sin las fichas extra, piezas extra y jugadores extra que usaba el gigante. No podían. El gigante no puede ser el único pilotado por almas. No pueden.

Dentro de la cabeza del gigante hay una maraña de cables y sensores. En el centro de esa maraña hay una caja negra lo suficientemente pequeña como para caber debajo de un árbol navideño. Esa caja recoge todos los datos, todas las imágenes de las cámaras y el audio y las grabaciones que ha recogido durante los últimos 14 años, y hace su jugada:

Alfil a e16 — "Equipamiento y/o personal de la Fundación comandado por fuerzas desconocidas. Atacando."

El brazo del gigante se dirige al hombro del Reina de Misisipi. Morales lo aparta. El brazo izquierdo del gigante se echa hacia atrás. El Reina se inclina hacia un lado y envía un golpe al torso del gigante. Es hora de que Morales actúe.

Primero viene la sección de percusión. Andrew puede ver al monstruo del entrenamiento en su mente. Su cuerpo recuerda qué golpes debe lanzar. Su mecha le sigue. Adelante, desvía, contraataca. El Reina de Misisipi golpea en un solo paradiddle: Derecha, izquierda, derecha, derecha, izquierda, derecha, izquierda, izquierda. El gigante vuelve a fallar. Morales da otros dos puñetazos. La rutina le dice que apunte a cualquier cosa que pueda causar una hemorragia interna. El gigante no sangra. En su lugar, una luz brillante se escapa a través de los huecos en el torso de la armadura. La luz es un cian nuclear. Con cada golpe, crece como una llama avivada por un resoplido.

El gigante retrocede un paso. Luego otro. El Reina acorta la distancia cada vez. A la armadura del gigante le salen hendiduras. Luego abolladuras. Luego hoyos. Es demasiado lento para escapar, demasiado grande para ponerse a salvo, el gigante da una patada a la cadera derecha del Reina. La rutina le dice a Morales que ataje la pierna. Movimiento equivocado. El Reina de Misisipi se aleja a trompicones con más inercia de la que esperaba. Haber sido construido antes de la invención del blindaje ligero hizo algo más que hacer que el gigante fuera lento. Hizo que el gigante fuera casi imparable.

El Reina se recupera y se da la vuelta. Es el turno del gigante de acortar la distancia. Sus puños caen, el Reina intenta esquivarlos. Una placa de armadura en su brazo queda atrapada. Se dobla. El mecha se retira. Todavía le queda algo de retroceso.

—¿Vas a dejar que dos golpes te asusten? —Kohen grita.

—¡Estoy buscando mi ritmo! —Morales grita de vuelta.

Mientras el gigante le persigue, Morales se da cuenta de que apenas se ha vuelto más lento. Todas las abolladuras que le había hecho, todas las marcas de garras y dientes que había recibido de enemigos anteriores, solo importaban cuando hacían que las placas deformadas de la armadura chocaran entre sí. Si quería vencer al gigante de esta manera, tendría que pulverizar la armadura y entonces destruir lo que hubiera debajo. O bien, podría intentar otra cosa.

El gigante se lanza hacia Morales, con su puño cerrado ansioso por retener su retirada. Morales se adelanta y se hace a un lado. Esquiva el golpe. Todo lo que puede ver es el flanco expuesto del gigante. Morales estaba listo para sacar la sección de cuerdas.

El meñique derecho del Reina de Misisipi cae hacia la tierra. Un trozo de metal que se extiende todavía lo conecta a su mano. Para un humano, es el cable de un puente. A la escala de un mecha, es un cable de garrote. Morales no podría asfixiar al gigante mecánico, pero podría derribarlo. Hace un movimiento de muñeca. El dedo meñique pasa por el cuello del gigante antes de ser atrapado por la mano izquierda del Reina. El gigante siente un tirón desde atrás. Apenas se tambalea. Es demasiado pesado.

—¿Qué demonios? —Pregunta Andy al aire.

El codo del gigante se estrella en la barbilla del Reina. El gigante no la deja caer. Un tirón del cable la lanza de nuevo contra el hombro del gigante. Un gancho izquierdo choca con su sien. Su mano izquierda suelta el cable. El gigante lo agarra con más fuerza.

La directora Kohen quiere gritarle a Morales que se libere. Se detiene. Él sabe lo que tiene que hacer, solo que ninguno de los dos sabe cómo hacerlo.

El Reina de Misisipi es jalado hacia arriba para recibir otro golpe. Morales pone el brazo del Reina delante de su cara para bloquearlo. Ayuda. Apenas.

La pantalla de Catherine Clarke parpadea con advertencias. Está mirando un diagrama del Reina de Misisipi. Todo por encima de los hombros está cambiando de amarillo a naranja, a rojo. Los conectores, las articulaciones mecánicas, los estabilizadores del cuello, todo está empezando a fallar. Activa el interruptor de control por si tiene que usarlo. Reza para que no sea así. Reza para no tener que eyectar a Morales remotamente.

Morales perdió la cuenta de cuántos golpes había recibido desde que el gigante convirtió el brazo derecho del Reina en una correa. Mientras lucha contra otra ola de náuseas, una epifanía: Chaikovski. La parte superior de los soportes del riel del Reina se desplega. Debajo hay dos cañones de artillería. Todo lo que necesita es un blanco claro. Todo lo que necesita es ponerse perpendicular al gigante. Y tiene que hacerlo mientras el brazo derecho del Reina está siendo sujetado.

La cabeza del Reina de Misisipi se balancea fácilmente ante los golpes del gigante. Morales trata de cerrar todo. Pensar durante los latigazos. Cerrar los ojos solo empeora las náuseas. ¿Cuánto más vómito puede soportar la cabina? Se quita las manos de la cara. La Reina deja caer su hombro izquierdo, su palma cae hacia el suelo. Ahi.

El primer disparo se estrella en la cara del gigante. El segundo disparo encuentra la parte inferior del torso. Dos impactos directos. Morales oye al gigante retroceder. Siente que suelta al Reina de Misisipi. Comienza a incorporarse-

—TIENES QUE HACER MÁS ESPACIO, —grita la voz de Kohen dentro de la cabina. Morales levanta la vista. El gigante ha terminado de tropezar. Está apenas a un brazo de distancia. El impulso del pie trasero del gigante cubre la mayor parte de la distancia. Se balancea-

Lo que ocurrió después fue una cuestión de perspectiva:

Morales ve un puño, luego el cielo, luego el suelo, luego el cielo, y así sucesivamente. Ve la palanca de eyección, ubicada imposiblemente lejos de él por la fuerza centrífuga. Sus manos están inmovilizadas.

Clarke ve una advertencia de daños críticos en las articulaciones, y luego un error. El sistema de diagnóstico no fue construido para manejar este tipo de incidentes.

Kohen ve la primera mitad del mayor fracaso de su carrera.

Todos los demás en la sala de mando ven cómo la cabeza del Reina de Misisipi vuela por los aires mientras su cuerpo permanece relativamente inmóvil.

Fuente: Sala de Mando, cámara instalada en la pared.


Clarke pulsa el botón de eyección remota.

REINA DE MISISIPI no responde.

Clarke presiona el botón de eyección remota dos veces más.

REINA DE MISISIPI no responde. La mano de Clarke cubre lentamente su boca.

A. Kohen: ¡Sácalo! ¡¿Qué te pasa?!

La directora Kohen se extiende por encima del hombro de Clarke y pulsa el botón de eyección remota.

REINA DE MISISIPI no responde.

C. Clarke: El receptor de la señal está en el torso…

Esa es la segunda parte del mayor fracaso de Kohen.

Lo último que vio Andrew Morales fue el suelo, pero todos se convencieron a sí mismos de que fue el cielo. De alguna manera, se sentía mejor así.

Y entonces se acabó.

Algunas personas en la sala de mando rezan. A Dios. Al universo. Al descomunal robot que apareció de repente, casi por arte de magia, saliendo del mar justo antes de que le llegara la hora de morir a Morales. Ahora está ahí, inmóvil, con el cuerpo del Reina de Misisipi apoyado en él como una amante cansada. El lado derecho de su cara está abierto, con cables de colores y cinta magnética colgando de la herida. El revestimiento de su pecho está perforado y desgarrado, el metal abollado se convierte en cintas deformadas y retorcidas. Sus cámaras en funcionamiento se fijan en la cabeza mecánica que contiene el cadáver de Andrew Morales. La caja negra de la cabeza del gigante se estremece contra sus sujeciones cuando un nuevo jugador entra en su juego.

Catherine cierra la ventana de diagnóstico y hace una pausa. Hay una solicitud para cambiar la base de datos del Proyecto Armada. En la mayoría de los casos, se trata de actualizar el nivel de autorización de un investigador o de cambiar las medidas de una pieza que ha sido rediseñada. Estas solicitudes son el tipo de cosas que ocurren en los días lentos de la semana, no durante una emergencia. La abre mientras Kohen mira por encima de su hombro.

—Así que realmente es… —Kohen mira la pantalla de la sala de mando. La cabeza del Hijo de Manhattan se ha volteado. No hacia las cámaras, sino hacia el propio recinto de la Armada—. Clarke, ¿tiene el Hijo de Manhattan el mismo mecanismo de montaje que nuestros mechas actuales?

—Yo… —Clarke entrecierra los ojos ante la pantalla de la sala de mando—. Desapareció antes de que me contrataran, así que no puedo asegurarlo. Los raíles de montaje parecen iguales, pero incluso la más mínima diferencia puede impedir que se ensamble correctamente.

Kohen asiente.

—Abran las puertas del hangar. Modificaremos al Hijo de Manhattan según sea necesario.

—Abrir la… Directora, no puede hablar en serio. —Una línea de fuego se dispara desde los ojos de Kohen a los de Clarke—. Usted… ¡Eso es una anomalía hostil! Ha matado a nuestro-

—¡TODAVÍA NO SE HA IDO! —El dedo de Kohen corta el aire entre ella y Clarke, unos mechones del pelo pelirrojo de Clarke se balancean mientras Kohen señala al Hijo de Manhattan—. Morales no se ha ido todavía. Así es como lo salvaremos.

Clarke no se mueve.

—Abre la base de datos. Actualiza el hangar. Es una orden de tu comandante. —La mano de Kohen cae a su lado mientras considera agarrar a Clarke por el cuello. Clarke abre el hangar antes de eso.

Y así, el Hijo de Manhattan, el primogénito, el prototipo, el barco fantasma, el titán del lago Ness con corazón de uranio, remonta los pasos colosales de Andrew Morales hasta el hangar. El cadáver del Reina de Misisipi no tiene tanta suerte. Es despojado de sus piezas útiles, y abandonado para que se pudra, es azotado por los elementos y tragado por la arena. Y cuando todo esté dicho y hecho, cuando Hy-Brasil vuelva a ser un lugar en el que un niño pueda crecer, el armazón vacío del Mecha Número 14 del Proyecto Armada, y las placas de blindaje olvidadas, se convertirán en un gimnasio selvático prohibido para los niños más atrevidos de Hy-Brasil. Algunos de los más creativos contarán historias sobre la cabeza del robot. Algunos dirán que recibió un golpe tan fuerte que aún se puede oír su eco, otros dirán que su cerebro tiene una persona viva atrapada dentro, que está desesperada por salir. Independientemente de cómo empiecen las historias, todas terminarán de la misma manera: Si acercas tu oído a la cabeza del robot en una noche silenciosa, podrás escuchar un golpeteo leve.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License