La Oda Del Personal Y Revueltas
Puntuación: +5+x

Al personal que viven por tener este mundo unido
Que se esmeran por investigar coros anómalos
Que se estresan por olvidar recuerdos vividos
A ellos les traigo estos versos por su esfuerzo y dolor

Paren y oigan
Que en sus mentes la vida corra
Que los reproches no vengan
Porque eso me molesta.

Y sin mas preámbulo a este gozar literario
Empecemos con este poema diario
Porque si no me doy prisa
El universo se vuelve trizas.

Vean allá al doctor de la mente
Aquel dictador de semblante fuerte
De memoria que huele a muerte
Y de sonetos destructores del subconsciente.

Miren al doctor ocultista
El casi perfeccionista,
El que mira mas allá de lo real
El que busca la grandeza irreal.

Allá caminando, el doctor medieval
Aquel que domina este cabal,
El que detiene los pleitos
Bajo el sombrío lento.

Ser amable no es su virtud
De recorridos bovinos
Aunque de amigable virtud
Su hablar es venenoso.

Aquel de semblante griego
El arduo trabajador
La carne de cañón
Y de alegría y sudor.

Tomando por los cabellos a mente
El hombre de andares tranquilizantes
El que parece un ángel enteramente
El solo que pule sus lentes.

Vean a ese indulgente
El de nombres exóticos
El del mundo grotesco
Un hechicero en frente.

El patriota comprometido
Sabiondo responsable
Extravagancia chorreando
Y la dureza insoportable.

El testarudo tranquilo
El renaciente entre cenizas
El hombre de mil noticias
El que rompe estereotipos.

Un millar de entidades trabajadoras
Un millar de aficiones agotadoras
Un millar de cosas sin sentido
Para mantener este mundo vivo.


— Venga hombre, que es bueno.

— Calla Braun, si lo veo lo mato.

— Pero que clase de mie… ¿Medieval? ¿Yo? Por dios, preparen los trinches chicos.

— Cuando quieras Merlín, ese me las pagara ¿doctor de la mente? Wuao, hay que ver que cosas inventan para dejarnos en ridículo, aunque siendo sincero, mi linea tenia estilo.

— Calla Reach, hay que ver que te gusta conspirar.


— Pero que coño, a ese maldito lo mato, al desgraciado juro que lo mato. — Reprochaba el hombre.

— Hey, hey, hey, inventor, tranquilo, a mi me dijo que era un dios griego, a ti un toro amigable, ¿que no es bueno?

<Suena Intercomunicador>

— Aquí Dome reportándose

— No, no es bueno y te equivocas.

<fin de llamada>

— Pero qué… ¡¿Que coño tío?! Hoy comemos pájaro mitológico.

— Vale, ¡Metamoles una lanza entre los glúteos máximos Dome! — Un estallido de risa lo invadió.


— Pero si yo no estoy solo, siempre ando acompañado… — levanto su cabeza de la mesa redonda. — ¡¿Por qué coño no hay nadie en esta sala?!… Ha claro, les dije que tenia asuntos importantes… ¡Maldito afamado al purismo! ¡Hoy mueres!


Del cielo cayo una rosa
Mi madre la reco-

El locutor escucho como la puerta del cuarto fue tocada insaciablemente y se levanto a abrir la puerta, él no esperaba lo que iba a ver del otro lado de esa puerta.


Entre trinches y fuego
El renacido se volvió cachitos
Y el personal se asombro
Por lo medieval del conflicto.


— Bien merecido se lo tenía, para que siga hablando de mis pociones mágicas, porque yo soy el Elegido de Ziracuza, Erudito de Cul-X'sa'pn, Abogado de K'sko'x y-

— Callate Heimdall, ya se sabe que eres un loco transdimencional que conspira en la Fundación y le das información a la COG.

— ¿¡Cómo lo descubrístés!?

— Telepatía.

— No seas pendejo Zakeo.

— Jajaja, ven, sigamos con los pulsos.

— Venga.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License