Tercera Cita

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

"¿Hay una botella en su pene?"

"Hay una botella en su pene," Clef confirmó.

La voz al otro lado de la línea mantuvo silencio. Entonces, dando un suspiro exasperado, preguntó lo que cualquier persona razonable o no-muy-razonable persona preguntaría en esa situación.

"¿CÓMO?"

"Ni idea. Oye, 'Draki, ¿cómo mierda te las arreglaste para meter tu pene en una botella?" Clef preguntó.

"Que te jodan," Kondraki refunfuñó.

"No quiere decirlo," Clef dijo al teléfono. "De todas formas, Solo me estaba preguntando, ¿esto es algo común con tu padre? ¿Hay alguna clase de procedimiento en esta clase de situaciones? No sé, ¿ustedes tienen el número de un remueve-botellas o algo así? ¿Algún tipo que normalmente llamen en estas situaciones?

"Alto…"

"Mira, descubrí que un remueve-botellas es como un plomero: no quieres llamar a alguien más si ya conoces a una persona, porque el segundo tipo no lo hará de la misma manera que la otra per— y él simplemente colgó. Ben, tu hijo es un puto amargado."

"Juro por Dios que si no haces algo sobre esto ahora, No solo te voy a matar, me voy a asegurar que sea doloroso," Kondraki gruñó.

"Oye, ¡no te preocupes de eso!" Clef dijo. "No es un gran problema. Simplemente te llevaremos al Sitio-69, y tendremos un médico que corte esa botella de tu pene con qué demonios es ese puto sonido, ¿eso es una alarma de incendios?"

"Es la maldita alarma de incendios," Kondraki confirmó.

Clef se dirigió cuidadosamente a la puerta del apartamento y asomó su cabeza fuera. Cada puerta del piso estaba abierta, y todos los vecinos de Kondraki estaban caminando, hablando entre ellos mientras llenaban el pasillo hasta las escaleras. "Oye," Clef preguntó. "¿Sabes por qué está pasando esto?"

"No sé exactamente," una anciana en un camisón estampado con flores azules dijo. "Yo creo que debe ser una falsa alar —"

Hubo un grito alarmante en el final del pasillo mientras la puerta hacia las escaleras se abría, revelando una nube de humo blanco espeso.

"—o no, ¡santo cielo!" la anciana gritó. "Salgamos de aquí!"

Clef cuidadosamente cerró la puerta y volteó hacia su novio, que de alguna manera se las arregló para ir verde por nauseas, pálido por el miedo y rojo por el enojo, todas al mismo tiempo. "El edificio se está incendiando," dijo él, innecesariamente.

Kondraki miró abajo viendo la botella Aquafina en su pene, luego a la puerta de su apartamento, después atrás a la ventana, y finalmente de nuevo a su pene. "Déjame morir," él gimoteó. "¡sálvate!"

"Tonterías," Clef respondió rápidamente. "Cabalgamos juntos. Morimos juntos. Tú vienes conmigo incluso si tengo que noquearte y cargarte en mi espalda."

"No me noquearías incluso si lo intentaras," Kondraki replicó. "Te mataré primero."

"Oh, aquí vamos de nuevo con lo de matar y apuñalar. Dios, Ben, tienes una mente muy cerrada. Solo olvídalo y ve por una gabardina o algo así. Nadie lo sabrá."

Kondraki volvió corriendo a su habitación. Hubo un sonido de alguien rebuscando en el armario. Salió con una gabardina negra con un bulto gigantesco en forma de tienda de campaña en la parte delantera a la altura de la entrepierna. "Guau", dijo simplemente. "Esto ayudó mucho. Nadie notará nada malo ahora, sí señor."

"Mierda…" Clef se asomó a la puerta. El humo comenzaba a acumularse de a poco, y los últimos vecinos que quedaban estaban caminando rápidamente, con las cabezas bajas y trapos mojados sobre sus rostros. "Muy bien," Clef dijo. "No quería hacer esto… pero no tenemos otra opción." Él tomó un respiro profundo. "¿Dónde está la despensa?"


"Guau, por todos los cielos," Él Capitán Buchanan dijo. "No se ve muy bien."

El fuego estaba contenido en gran parte en una unidad en el lado norte de los apartamentos, pero era claro por las llamas que consumían las cortinas y el terrorífico resplandor rojo anaranjado que se podía apreciar a través de las ventanas que no se trataba de un simple fuego producido por una caneca de basura, un hecho evidente para las personas en pijamas paradas en la acera. "Muy bien," dijo en la radio. "Vamos a quitar a esta gente del camino primero. Quiero…"

La voz de Buchanan se cortó.

Ahí había dos hombres caminando por la acera, ambos vistiendo bufandas alrededor de sus cabezas y sombreros de ala ancha. Solo bufandas en sus cabezas y sombreros de ala ancha.

Y una cosa más.

Botellas de agua.

Cada hombre en cuestión tenía una botella en la punta de sus penes.

La radio del capitán Buchanan cayó de sus temblorosos dedos. Sintió que su mundo se desplomaba hacia adentro. El fuego, sus bomberos en espera, los transeúntes parados en la acera… todos cayeron, dejándolo solo a él mismo, sus ojos, y dos hombres completamente desnudos alegremente caminando por la calle con sombreros en sus cabezas, bufandas en sus rostros, y botellas en sus pipís.

Los dos hombres se montaron en un carro. Uno de ellos se giró, hicieron contacto visual, y disparó al capitán Buchanan con sus dedos.

El carro se encendió y condujo lejos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License