Joey Fucknuts Construye una Máquina Voladora
Puntuación: +2+x

desert.jpg

Joey Fucknuts encendió tres cigarrillos y miró el cielo azul y caliente, preguntándose qué habría allí arriba.

Le parecía lógico que tuviera que haber algo ahí arriba que no pudiera ver. El cielo era lo más grande que conocía. Estaba bastante seguro de que el cielo era incluso más grande que el suelo, que ya era muy grande. Y sabía que había cosas allí arriba. Veía cosas allí arriba todo el tiempo. Algunas de ellas incluso se quedaban allí arriba, lo cual era raro, porque él no podía hacer eso. Había intentado lanzar cosas y hacer que se quedaran allí arriba, pero nunca funcionaba.

Empezó a hacer una lista detallada de lo que sabía con certeza que estaba allí arriba, para organizar sus pensamientos cuando los sentía demasiado grandes para su cabeza. Estaba escrita en un lado de las ruinas del Comedor de Vic en Vulture. Joey había visto utensilios de escritura antes, pero se había olvidado de ellos después de su muerte. La grasa le servía bastante bien, y hacía que las letras fueran más grandes y fáciles de leer para él.

1 - PÁJAROS

PEQUEÑO. BAJA A VECES. COME COSAS. ¿¿¿UTILIZA BRAZOS DE PÁJARO PARA MANTENERSE EN PIE??? PREGUNTA A UNO COMO HACERLO

Joey ya había visto varios pájaros, y había comprobado que podían subir al cielo más o menos cuando querían. Sabía que estaban vivos, casi de la misma manera que él. Sin embargo, sabía que bajaban, probablemente porque tenían que hacerlo. Pensó que cualquier cosa que pudiera permanecer en el cielo todo el tiempo que quisiera probablemente nunca bajaría a propósito. Además, pensó que si los pájaros estaban vivos, y podían moverse y comer cosas como él, lo más fácil sería simplemente hablar con uno y preguntarle cómo subía al cielo tan fácilmente, o al menos preguntarle dónde había aprendido a hacerlo para que Joey también pudiera aprender.

A Joey le gustaba aprender, por eso era alcalde.

2 - NUBES

PROBABLEMENTE GRANDE. MUY ALTO. NO BAJA. SE VA A VECES. CAMBIA DE FORMA TODO EL TIEMPO. ¿DA UN POCO DE MIEDO? TAMBIÉN ES PROBABLE QUE SEA MÁGICA.

Fue aquí donde Joey comenzó a adentrarse en un territorio intelectual peligroso y algo aterrador. Las nubes inquietaban a Joey, ya que violaban flagrantemente lo que él entendía como algunas constantes universales. Todo lo demás que conocía, salvo algunas excepciones críticas, bajaba después de subir. Las nubes no. Los objetos con los que estaba familiarizado no cambiaban de forma a menos que se les hiciera algo. A las nubes no parece importarles. Además, desaparecían y reaparecían, aparentemente al azar, negándose a seguir cualquier cosa que se pareciera al sentido común o al orden que Joey entendía. Joey no se fiaba de ellas y sospechaba que las nubes eran cosas creadas por los magos o, lo que era más horrible, que eran los propios magos.

3 - SOL

JODER, JODER, JODER, MIERDA, AU, JODER

Joey se había pasado un día entero, desde el amanecer hasta el atardecer, observando el sol para ver qué hacía realmente durante todo el día, y se había hecho daño en los ojos. Esto le enfadó al principio, porque no le había hecho nada al sol y no veía ninguna razón por la que tuviera que hacerle daño, y luego le dio miedo, porque si podía hacerle daño sin ni siquiera tocarle qué más podría hacer. Entonces pasó un rato mirando directamente al chorro de una manguera de jardín para refrescarse los ojos, preguntándose a qué se enfrentaba exactamente y si debía parar. El sol era más misterioso y amenazante que incluso las nubes, y empezó a pensar que el sol era el jefe de las nubes, probablemente. Por eso era tan fuerte y brillante, como su Jefe.

4 – COSAS DE FLECHAS DEL CIELO

COMO LOS PÁJAROS, PERO MUY ALTO Y SIN ALETEAR. RUIDOSO. NO ESTOY SEGURO DE SU TAMAÑO. NO BAJA. ¿A QUÉ APUNTAN?

Estas eran quizás las cosas más misteriosas que Joey había visto. Estos objetos aparecían, a menudo emitiendo un sonido muy fuerte y retumbante como el de un trueno, y señalaban en una dirección del cielo mientras se movían en esa dirección. Evidentemente, intentaban llamar su atención, pero no tenía ni idea de qué mensaje intentaban enviar. Además, a veces señalaban en distintas direcciones, lo que resultaba muy confuso. Joey supuso que había piezas de este mensaje que le faltaban, pero estaba decidido a averiguar qué era exactamente lo que estas cosas estaban tratando de decirle.

Joey estaba sentado en una pila de neumáticos ardiendo, disfrutando de la sensación de calor en su trasero, y mirando esta lista que había hecho en el lado del edificio. Fumaba y pensaba. Había tantas cosas que no entendía. Quería llegar a entenderlas todas, para ser inteligente y enorgullecer al Jefe, pero lo que más le interesaba eran las cosas del cielo. Estaba bastante seguro de que aprender sobre lo que había en el cielo le haría feliz, y también haría feliz al Jefe. Eso estaría bien.

Pero no tenía ni idea de cómo llegar allí.

"¡Joey! ¡Joey, ayuda!"

Dos hombres y una mujer muertos se acercaron a Joey en su trono de goma ardiente. Uno de los hombres tenía cuatro brazos y llevaba un delantal de chef. Este era Chef, y hacía la mejor sopa de aceite y las mejores chatarraburguesas de la ciudad. El otro medía más de dos metros y era lo suficientemente musculoso como para partir físicamente un coche por la mitad, cosa que hacía a petición de alguien cuando estaba demasiado impaciente para desatrancar todo normalmente. Se llamaba Awesome, porque era impresionante.

La mujer llevaba lo que a Joey le pareció un vestido amarillo muy bonito y llevaba un paraguas con un pequeño lanzallamas instalado en él, que, según le había explicado a Joey anteriormente, debía quemar la lluvia antes de que pudiera mojarla. Joey pensó que eso era muy inteligente. Su natural y humilde inteligencia, combinada con sus ojos lechosos y sus labios ausentes, la hacían imposible de resistir. Se llamaba Flower, porque era muy guapa. Joey estaba enamorado de ella pero era demasiado tímido para decir algo.

Chef estaba al frente, y llevaba una pequeña caja de cartón con dibujos y escritos. Se la acercó a Joey.

"Joey, hemos encontrado esto, pero no sabemos qué es. Mira, espera, mira, mira esto".

Chef agitó la caja y se oyó un sonido de traqueteo.

"¡Joey qué coño es eso, siquiera! No quiero abrirlo por si tiene bichos, y los bichos me dan mucho miedo. Sin embargo, tiene palabras, así que tal vez podrías mirarlas y decirnos qué hay dentro".

Joey asintió, no queriendo parecer un estúpido delante de Flower. "Bien, déjame ver".

Chef se lo entregó y Joey lo miró.

Decía: "LEGO" en letras blancas sobre un fondo rojo y amarillo, y las palabras "Boeing 787 Dreamliner", que no tenían ningún sentido para él. Pero en la parte inferior y en otras partes podía ver las palabras "construcción" y "kit" y "juguete", que conocía.

El dibujo de la parte delantera era casi idéntico a una de las flechas del cielo. Y estaba en el cielo. Estaba volando.

Awesome decía en voz muy alta: "¡¿Qué dice, Joey?! ¿Hay bichos ahí, o es, como, una comida? Espera, ¿los bichos son comida a veces?"

Flower se rió. "No, tonto, los bichos no son comida".

La risa de Flower sacó a Joey de su ensimismamiento.

"Es un juguete. Está hecho de un montón de piezas, y las juntas para hacer… esta cosa".

Flower levantó los puños. "¡Genial! Esto va a ser muy divertido, probablemente".

Awesome hizo crujir sus nudillos, lo que produjo chasquidos tan fuertes como disparos, y respondió: "¡Sí! Y después de construirlo, ¡podemos destrozarlo! La parte de la destrucción es siempre la más divertida."

Chef entrecerró los ojos. "Espera. ¿Pero está hecho de piezas pequeñas? Pero eso significa… eso significa que después de destrozarlo podemos construirlo de nuevo."

Flower jadeó y sacudió a Chef por la camisa. "¡Santo cielo, Chef! ¡Podemos seguir haciéndolo! ¡Es como los coches! De acuerdo, yo me encargaré de construir, Awesome puede encargarse de destrozar, ¡y Chef puede ser el jefe!".

El trío se alejó, hablando con entusiasmo sobre la perspectiva de pasar una tarde divertida construyendo y destrozando cosas.

Joey estaba confundido.

Eso era una flecha del cielo, lo sabía. Y esa caja tenía piezas, para de alguna manera hacer una de ellas. Si ese era el caso, y la gente hacía juguetes con las flechas del cielo, entonces era posible que las flechas del cielo fueran en realidad máquinas.

Y puedes hacer máquinas.



Piensa, Joey. Puedes verlo. Reúne tus herramientas.

Forja a tu pueblo alas de hierro incandescente, y vuela.

Sé que puedes hacerlo.




Joey expulsó una columna de humo por la nariz que le faltaba y frunció el ceño con determinación.

"No le defraudaré, Jefe".




Joey Fucknuts Construye una Máquina Voladora | Joey Fucknuts Surca los Cielos »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License