Incidente 784: Parte 2: Negociación
rating: +1+x

Parte 1: Contacto

"Cuando miras al abismo, el abismo te mira de vuelta”

En retrospectiva, no estoy seguro de lo que pensaba que iba a pasar cuando esa perra loca le mostró a 784 la foto. Si tuviera que apostar, sería a partes iguales entre que le gritaría por ser una mentirosa y volverse completamente loco y matarnos a todos.

Nadie, creo yo, podría haberse atrevido a apostar que dijera, “sssssssiiiiiiiiiiiiiiiiiii. lo sé.”

Valentine, esa perra loca, ni siquiera pestañeó. “Pensé que sabrías. ¿Cómo lo has adivinado?” preguntó.

"bbbb-b-beatrixxx madadadadadox es un activo de fundaciónn. Fundación no o la dejjaríaiaiaiaia morir sin sin p-pe-p-p-peleaer,” rugió el monstruo.

Ella miró con severidad a los fríos ojos azules de la masa turbulenta de silicio y acero. Noté, que sus labios, estaban ligeramente fruncidos, más de lo normal. Los gestos de 784 eran más difíciles de ver, pero después de meses de observar esa cosa, pude notar la apertura y el cierre rítmicos de sus espiráculos acelerarse, solo un poco. “Sí, por supuesto,” dijo Valentine. “Al igual que no estamos dispuestos a dejar a un activo como tú quedarse sentado dentro de esta caja.” Se apoyó en la barandilla, alcanzando un cigarrillo, pero se dio cuenta de que llevaba el traje contra materiales peligrosos, y solo se cruzó los brazos. “El cuerpo de Beatrix Maddox fue recuperado del lugar del incidente y regenerado,” explicó Valentine. “Sin embargo, el proceso fue… incompleto. Creo que el término técnico es ‘síndrome de cautiverio’. Las funciones de su cerebro y cuerpo están bien, pero no se conectan el uno y el otro. Ella está completamente despierta, pero es incapaz de controlar su cuerpo.”

784 no respondió a eso. Sus ojos azules se abrieron de nuevo. “La Fundación ha determinado que el único método que nos queda es una dosis de Quinientos,” explicó Valentine. “Como SCP-500 es un bien finito, estamos… digamos que… se puede decir que hay una oposición a la idea de usarlo en una simple agente. Especialmente en una que está oficialmente muerta.”

"N-nnnnegociando ee-eesssccc-aaaaapppeeee."

"Ya lo captas, entonces.” Valentine se rió entre dientes. “Se me ha autorizado a formar un nuevo Destacamento Móvil, designación Delta-Nueve: La Locura de Feynman. Un equipo de doce miembros, asignado a apoyarte en el campo. Tú llevarás a cabo misiones de contener y capturar SCPs particularmente difíciles. Como ex miembro de la Caja de Pandora, esto debería ser familiar para ti. A cambio, se le otorgará a la Agente Maddox una dosis de SCP-500 y será restaurada a su estado anterior. ¿Es eso suficiente?”

"¿P-p-ppppodré v-vvvverla?” Preguntó 784.

"Por supuesto que no. No seas ridículo,” se burló Valentine. “Se le administrará un Amnéstico Clase A y se le implantarán recuerdos falsos bajo una nueva identidad. Por otra parte, ella estará con vida, y será feliz. Y al final, ¿no era lo que tú querías? ¿Qué ella sea feliz?”


Cuando yo era un niño, estaba sentado en el asiento delantero del auto cuando una camioneta nos cortó el paso en nuestro carril en medio de una fuerte tormenta. Mi madre pisó el freno, pero el auto patinó y se estrelló con el camión antes de girar dentro del desnivel.

Incluso ahora, lo que más recuerdo no es el momento del impacto, sino ese momento cuando el auto empezó a patinar: La sensación de malestar cuando pensé que íbamos a chocar y nada ni nadie que pudiera detenerlo.

“!Golpéalo¡ ¡Golpéalo ahora!” grité. Los Deltas se miraron unos a otros, dudando solo un momento. Eso era todo lo que 784 necesitaba.

"no."

Solo una palabra, hablada con claridad cristalina en medio de su inhumana y zumbante voz… entonces los tres Clase-D cayeron muertos con picos de nanomáquinas atravesando sus frentes. Valentine gritó, y entonces los zarcillos se lanzaron hacia adelante y se envolvieron a su alrededor, levantándola del suelo. Mil hojas crueles como hoces se formaron alrededor de ella como una doncella de hierro, apenas rasgando contra la superficie del traje contra materiales peligrosos. “¡SEGURIDAD!” grité. “ROCIADORES DE EMERGENCIA, COMPLETO…”

"¡ESPEREN! ¡ESPEREN! ¡ESPEREN!” gritó Valentine. “¡RETÍRENSE!” Se volvió a los fríos e implacables ojos de la óptica de 784, sin miedo a las cuchillas afiladas. “espera…” repitió ella.

"carneeee rne carne impopopopoportttta carne no importa,” 784 gorjeó. “solo solo memmmmente.”

"No puedo dejarte verla,” dijo Valentine, “pero puedo cancelar la orden de administración del Amnéstico Clase A ¿Podría ser eso suficiente?"

"suficiente,” susurró 784. Las navajas se retractaron, y los zarcillos de nanomáquinas bajaron a la Directora al suelo.

" Estaremos en contacto contigo con respecto a tu primera misión,” dijo Valentine.

"wwuwuwuuwuna pesttttttttttición,” siseó 784 “nnnononono más baño de acetetetetetona. No neinnnnnneecesito.”

"De acuerdo. Señor Lorenzo, usted mantendrá la cámara de contención de 784 fuera de la piscina de acetona siempre y cuando siga cooperando con nosotros,” ordenó Valentine.

"Señora, con el debido respeto, eso está completa y jodidamente loco,” siseé. “¡Esa piscina de acetona es la única cosa que puede detener su crecimiento descontrolado!”

"Ya no más. Ahora quiere cooperar ¿verdad, Andrews?” preguntó Valentine.

“cooppippppperaré” siseó 784. “mannnntén tu palabraaaaaa hastaaa el final.” Los zarcillos regresaron al contenedor de concreto, como una anémona retrayendo sus pólipos.

"Seguridad, desbloquea las puertas principales. Vamos, Lorenzo.”


El baño de solventes lavó nuestros trajes aislantes de plástico, limpiando cualquier rastro de nanomáquinas restantes de nuestros cuerpos. Valentine pasó los cinco minutos apoyada contra la pared, con los brazos extendidos, con la cabeza echada hacia atrás y con la mirada fija al techo. Honestamente, fue algo espeluznante.

"Es hermoso ¿no es así?” dijo Valentine, mientras nos cambiábamos nuestros trajes especiales.

"¿Disculpa?” me detuve en medio de colocarme mi bata de laboratorio.

"Ese cuerpo suyo es… maravilloso.” Valentine tocó su garganta mientras ella ajustaba su collar, entonces se pasó una mano por su pelo gris-acero, el cual estaba empezando a soltarse de su moño severo. “Nunca envejecerá, nunca se pudrirá. Limitado solo por su fuerza de voluntad y su mente… y vaya una mente que tiene. ¿Puedes imaginarte lo que podría lograr, si él lo pudiera dominar?”

"Señora,” dije, lentamente. “¿Se siente bien?"

"Sí. Mejor que bien, creo.” dijo Valentine. Se colocó su bata de laboratorio. “Llevaré un reporte al Director Clef. La primera misión asignada debería llegar esta semana. Asegúrate de que esté listo para ello.”

"Como usted desee, señora.” Espere a que se fuera, luego me dirigí al centro de control lo más rápido que pude. “¿Herrera?” Le dije a mi asistente. “Quiero turnos dobles durante todo el día. Por lo menos dos pares de ojos sobre esta cosa todo el tiempo, y un sujeto con la mano en los controles de rociadores: Quiero que esta cosa sea vigilada más de cerca que 173. Y ponga una solicitud de reemplazo de Deltas, y haga que retiren a los viejos antes de que yo vuelva.”

"Seguro que sí jefe. ¿A dónde se dirige?”

"Iré a hablar con Smiley,” le dije. “Si no vuelvo en una hora, dígale a los médicos que hay un hombre muerto con una herida de escopeta en la oficina de Clef.”

Parte 3: Escalada

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License