Incidente 784: Parte 5: Punto de Ruptura
Puntuación: 0+x

Parte 4: Brecha

"Negación Plausible"

Entrevista Post-Incidente, ██-██-████


"¡A QUÉ MIERDA TE REFIERES CON QUE NINGÚN APOYO LLEGARÁ!” Gritó Takahashi. “¡TENGO A UN MALDITO SCP KETER ROMPIENDO SU CONTENCIÓN, AL MENOS UN POSIBLE REHÉN, Y TENGO CUATRO CHICOS CON LANZA GUISANTES QUE INTENTAN CONTENERLO!”

"Teniente, lo siento, pero todos los refuerzos han sido enviados a otro incidente. Puedo otorgarle un equipo de apoyo alrededor de una media hora…”

"¡No HABRÁ necesidad de un equipo de apoyo en media hora porque todos estaremos MUERTOS en media hora!” Había estallado Takahashi.

"¡Teniente! ¡Ahí viene!” Gritó Chang.

Takahashi blasfemó y tomó su ‘nine mil’, revisando la cámara y los cartuchos. Treinta rondas no iban a ser suficientes. Rayos, mil rondas no iban a ser suficientes para éste. Ella se cubrió detrás de una máquina de sodas, los llamativos colores blanco y rojo de la caja aparentaban un extraño contra punto a las luces de emergencia ámbar. El rifle que estaba en sus manos lo sintió pequeño e inadecuado comparado con lo que se estaba aproximando.

La primera señal de problemas fue Valentine. La vieja mujer estaba desnuda, su piel pálida con marcas alargadas y venas azul pálido, y se estaba tambaleando lentamente fuera del oscuro corredor, cuerpo pálido encajado con sangre. “¡Dios, ella esta viva!” Vicks gritó.

"¡Colócate rápido, Vicks!” Ordenó Takahashi. “¡Aquí viene la Directora Valentine¡”

La vieja mujer se giró lentamente, luego se desplomó contra la pared. Takahashi blasfemó otra vez, se giró a Vicks y a Chang .Ella se apuntó a sus ojos con dos dedos, luego gestó debajo del corredor y golpeó su puño una vez. Vicks y Chang inclinaron su cabeza sombríamente y se dirigieron debajo del corredor, barriendo las esquinas con sus linternas y pistolas.Tomaron posiciones en cada lado del pasillo, luego se inclinaron hacia Takahashi.

"Thomas, estás conmigo.” La Teniente corrió al lado de Valentine, La cabeza de la mujer estaba recostada en sus hombros, y su cuerpo estaba cubierto en un delgado lustre de sudor, cubriendo desde su cabello hasta su esqueleto. “¿Hey, perra, estás viva?” Susurró Takahashi.

Los ojos de Valentine se abrieron: el claro de sus ojos estaba rojo por los vasos de sangre rotos, y su habla estaba cortada “Teni… entee…” La vieja mujer tosió sangre.“Váyanse… le di con los pulverizadores pero él salió de su contención… él podría estar en donde sea justo ahora. Maldición… estúpido de mí. No hice… pensé que lo tenía revisado… golpea la tierra duro, sentir mal…”Ella se desplomó adelante. Toda su espalda estaba cubierta de sangre, y ahí parecía haber una gran roncha formándose atrás de su cabeza.

"Mierda, mierda, mierda, mierda, mierda… Thomas, ayúdame a ponerla en el piso. Tenemos que inmovilizar su cabeza.”

"¿Piensas que es una concusión?”

"Concusión, contusión, aneurisma, cualquiera que sea, ésta perra golpeó duro su cabeza.” Los dos colocaron a Valentine boca arriba. Takahashi tecleó su comunicador. “Éste es Delta-Nueve a Sitio de Control, tenemos un hombre herido, solicitamos atención médica inmediata.”

"Delta Nueve, se le notificó que estamos en medio de…”

"¡Ya sé que están teniendo un Momento Kondraki, idiota, pero pueden enviar a un par de camilleros para llevar a una mujer a la enfermería! ¡Takahashi fuera!”

"¡Teniente!” Un hombre alto estaba corriendo hacia ellos, resoplando bajo el peso de varias bolsas de nylon. Él estaba cercanamente seguido por dos paramédicos, llevaban una camilla, un collarín y un equipo contra traumas.

"¡Roybal! ¡Gracias a dios que estás aquí! ¿Cuál es la situación?”

"La situación está jodida. Las bajas son el doble ahora. Alguien dejó la maldita Bola Sharpie fuera de su contenedor y arrolló a un Destacamento completo.” Él tiró una de las bolsas al piso. “No vamos a tener ningún apoyo.”

"Bien, si solo somos nosotros, entonces estaremos bien.” Dijo Takahashi. Ella abrió la bolsa y sacó un arma larga, se miraba como una pistola de rayos sacada de una película de ciencia ficción. “Somos la Locura de Feynman. Estamos entrenados para este tipo de escenario. Eso es lo que hacemos.”

"Ya veo… ¿estamos fuera del récord, señor?”

"¿Fuera del récord? Estamos en contra de un ex miembro de Omega-7 en el cuerpo de un SCP Clase-Keter.” Takahashi espetó un paquete de energía en su arma HERF.“Estamos jodidos.”

"También lo creo,” confesó Roybal.


Ellos se habían movido a través de los corredores del oscuro pasillo por quince minutos hasta que Chang levantó la mano, señalando a los demás a detenerse.

Takahashi lo observó un momento después: una masa gigante enrollándose en una esquina como una pila de espagueti de acero, latiendo lenta y rítmicamente, así como también una respiración lenta y suave. Una garra salió y tocó la pared, desgarrando el yeso y dejando el acero que lo componía. Ya listo, la porción del acero parecía pulsarse y disolverse, derritiéndose en otro tentáculo que se incorporó a la masa

Ella desenfundó su arma lentamente, hizo señales a los otros tres miembros de su equipo de ataque. Línea de fuego. Formación estándar. Disparen a mi señal. Los cuatro soldados levantaron sus armas hacia la criatura.

"¡AHORA!”

Se escuchó un chillido bajo, como la carga de un flash de una cámara fotográfica, excepto que era muy, muy fuerte, y luego se escuchó un fuerte crujido de un trueno como una ráfaga de Radiación Electromagnética de Alta Frecuencia que pulsó a través del aire, ionizando toda la atmósfera. Cuatro pulsos de energía crepitante de color azul blanquecino abrieron la masa de nanobots, arrancando grandes trozos de los tentáculos de acero.

El monstruo dejó escapar un rugido, y luego se lanzó a gran velocidad, era terriblemente veloz, él iba cruzando los treinta metros entre él y el destacamento en una sola movida. Chang cayó primero, fue aplastado bajo la masa de acero, su cuerpo dejó una mancha roja cuando la cosa salió disparada, pero haciendo explotar su HERF después de que otro HERF hizo otra explosión, los poderosos pulsos de energía le hacían daño, pero no el suficiente, no lo suficiente como para detener al monstruo que formaba una zumbante motosierra con uno de sus tentáculos y lo usó para cortarle las manos a Vicks antes de pasar por sus tripas, no era lo suficientemente rápido como para evitar que tomara el tobillo de Roybal y golpearlo contra el techo hasta que dejó de gritar y comenzó a agitarse y hacer sonidos como cuando dejas caer un saco de cemento, no era lo suficiente como para evitar que tomara el cuello de Takahashi y la levantara en el aire, asfixiando la vida de la joven mujer.

Ella sintió que su visión empezaba a ponerse borrosa, como su mundo empezaba a oscurecerse. Ella podía ver a las nanomáquinas cayendo sobre el armamento del escuadrón que estaba aparte, incorporándolo a su propia masa. A medida de que su visión se perdía y su consciencia la dejaba, la última cosa que escuchó fue una voz burlona y siniestra en su oído…

Siempre te dije que te faltaba sutileza y gracia.

Takahashi aún tenía la presencia de su mente para darse cuenta de lo que eso significaba… y usar el último aliento de su vida gritando de horror y consternación.

El ultimo sonido que haría como un ser viviente.


Diez minutos más tarde, la mujer que Thomas y los dos paramédicos habían llevado a la enfermería abrió sus ojos. Ella se quitó la intravenosa de su brazo, cortando el flujo de analgésicos (tuvo un dolor por dejar la morfina) y se puso en pie.

Uno de los médicos trató de detenerla, pero ella lo ignoró, caminando a través de los pasillos de la enfermería hacia al tercer piso, el lugar donde ella estaba tratando de ir. Ella colocó su mano sobre el pomo de la puerta, y un zarcillo de nanomáquinas delgado salió por detrás de su cabeza, ella había ocultado cuidadosamente una placa con una parte de su cráneo, a pesar del hecho de que toda la parte posterior de su cráneo había sido revisada y el contenido eliminado. Las nanomáquinas destruyeron la cerradura en unos pocos momentos, y los que llevaban el cuerpo de Valentine entraron en la unidad de Cuarentena de Cuidados Intensivos.

Caminó hacia la parte posterior de la instalación, directamente a una pequeña cama en la parte de atrás, donde una joven mujer yacía dormida. Colocó sus manos sobre su cara, los zarcillos se extendieron a su cuello, penetrando la parte posterior, examinó delicadamente alrededor de las conexiones. Sí, como lo esperaba. Las heridas podían ser fácilmente curadas.

El medico estaba gritando, mientras tenía un teléfono y gritaba por ayuda: sus gritos lo molestaban, así que tomó una parte de una tubería de acero, la usó como una tosca lanza y la arrojó a la garganta del medico. Una por una, sus nanomáquinas sustituyeron las neuronas rotas, reparando cuidadosamente el daño al cerebro de su ser querido.

Unos minutos después, la Agente Beatrix Maddox abrió sus ojos por primera vez en meses. “¿Qué… quién…”

"Soy yo, B,” susurró Valentine. “Vine aquí por ti.”

Hubo una tos suave, Clef aclaró su garganta. El Subdirector pasó por encima del cuerpo del paramédico y se enfrentó a la pareja – una en un cuerpo viejo recién reparado y la otra en un nuevo cuerpo que no era el suyo – y sonrió.

"Agente Andrews," él dijo. “Se la está pasando muy bien.”

Parte 6: Escape

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License