Incidente 784: Parte 1: Contacto
Puntuación: 0+x

Incidente 784-1

"… una vez que los dos Clase-D haya terminado de enjuagar el exterior del contenedor usando mangueras contra incendios, un tercer miembro del personal Clase-D se aproximará al contenedor, y entonces fijará el modulo a la parte exterior de la estructura. El micrófono debe recoger cualquier vocalización hecha por Siete-Ocho-Cuatro.” El Doctor Lorenzo indicó a un micrófono y un altavoz situado en la consola. “Habla a este micrófono. Se transmitirá al altavoz en el modulo de comunicaciones. Siete-Ocho-Cuatro debería ser capaz de captar las vibraciones a través del contacto.”

"Eso no será suficiente, Doctor Lorenzo.” Los ojos de la Subdirectora Valentine eran duros como el pedernal, coincidiendo con el gris acerado de su cabello, y su voz llevaba varios años de autoridad. “Yo necesito entrar en la celda de contención y hablar con Andrews directamente.”

Lorenzo vaciló “Señora,” él dijo con su cadencioso acento castellano teñido de dudas, “Siete-Ocho-Cuatro es un SCP Clase-Keter altamente peligroso que ya cobró la vida de algún otro ser humano. No puedo permitirle que entre ahí.”

"Tus objeciones son debidamente notables y anuladas.” Ella abrió su portapapeles y le entregó un sobre de manila al científico perplejo. “Mis documentos. A partir de las 0600 horas de esta mañana, Overseer Once me ha otorgado autorización para el acceso directo de este artefacto.”

El español observó los papeles. “Parece que todo está en orden,” suspiró. “Excepto por el hecho de que está absolutamente loca. Muy bien. Hay una habitación para cambiarse a la izquierda de la entrada principal para el personal de la Fundación. Quítese toda su ropa y los objetos personales y el cambio en la friega. Angie le otorgará un respirador y unas gafas y le informará acerca de los procedimientos de seguridad.”

“Gracias, Doctor Lorenzo.”


Ella tenía la expectativa de que el interior de la cámara de contención sería oscuro y sombrío, lleno de sombras y mugre, un hogar monstruoso para el monstruo que lo contenía. La cámara iluminada era menos dramático, pero puesta a elegir entre el drama y la seguridad, Valentine prefirió el que la dejó salir caminando con vida.

La tendencia de Siete-Ocho-Cuatro de asimilar cualquier material de silicio y metal que entre en contacto con él viene del acero y vidrio que era prohibido. El acrílico transparente y el concreto eran los materiales de elección. El pesado contenedor de concreto reposaba en el fondo de una profunda piscina de acetona, el fuerte olor del solvente cortaba a través de su máscara respiratoria de papel y tela. La acetona era una medida segura: las nanomáquinas que componían al artefacto eran muy similares a las proteínas, y se desintegrarían bajo el calor y los solventes fuertes

Ella trató de no pensar acerca de la medida de autoprotección en el que se basó el primer método.

"Tú no tenías que haber venido aquí conmigo,” ella dijo.

La figura en el traje contra materiales peligrosos de color azul junto a ella sacudió la cabeza, el gesto se silenció por la capucha suelta. “Soy responsable de este artefacto,” dijo Lorenzo. “No voy a dejar a una extraña aquí sola.”

"Ya veo. Por favor informe a los Deltas de elevar el artefacto.”

Lorenzo hizo una señal a las dos figuras con trajes especiales color naranja, quienes empezaron a girar el torno del anclaje en el lado lejano de la cámara. Una serie de cuerdas y poleas, todas hechas de materiales no metálicos, elevaron el pesado contenedor de concreto afuera de su baño de acetona como un monstruo emergiendo de las profundidades marinas. Un tercer miembro del personal Clase-D, llevando un rociador en su espalda, estaba de pie con nerviosismo, jugueteando con los controles de su dispositivo. “Si me permite preguntar, ¿Cuál es la razón de todo esto?” Preguntó Lorenzo.

"Análisis psicológico," dijo Valentine. "Los Overseers quieren encontrar qué está pasando en su cabeza.”

"¿En serio? Porque te lo puedo decir justo ahora. Nada. Él es como un animal, todo lo que él sabe es comida y dolor. Yo sé que él era algún tipo de agente antes, pero él es un monstruo ahora.”

"Él no era solo ‘un tipo de agente,’ Lorenzo, él era un miembro de Caja de Pandora. Él fue quien detuvo a Muñeca de Acero. Él ayudó a capturar a más de una docena de SCP’s en estado salvaje, tres Clase-Keter. Él era… él ES un héroe, y él se merece algo mejor que ser tratado como una bestia enjaulada.” Sus últimas palabras fueron interrumpidas por el pesado ruido sordo de la cámara de contención siendo bloqueada en el lugar, suspendida justo sobre la piscina de solvente.

El labio de Lorenzo se torció en mitad sonrisa burlona, mitad sonrisa. “Lo siento. Me aseguraré de mostrar el debido respeto,” él dijo.

"Mira, no lo hagas. ¿Es posible para mí hablar con él directamente?” Preguntó Valentine.

"Hay un puerto en la parte superior de la cámara para la reposición de la bañera de nutrientes. Normalmente la mantenemos sellada excepto cuando unimos el tubo, pero…”

“Hágalo”

Lorenzo asintió y le grito algo en español a las figuras de traje naranja. Se estremecieron notablemente. Uno de ellos protestó en el mismo lenguaje, solo para ser gritado por Lorenzo. Hubo una breve vacilación, entonces uno de los miembros Clase-D comenzó a acercarse con cautela al cubo de concreto, mientras que los otros dos tomaron sus rociadores y observaban con nerviosismo. “Por favor manténgase detrás de la línea amarilla, Directora,” Lorenzo dijo. “Nosotros hemos intentado entrenarlo de no cruzar la línea utilizando la terapia de aversión. Ha sido…bueno, hemos tenido algo de éxito.”

"Gracias.” Valentine dio un paso atrás sobre la línea pintada con spray en el suelo. “¿Hay alguna razón por la cual el equipo de contención en su mayoría hablan en español?”

"Fácil de adquirir. ¿Acaso algunos dictadores del tercer-mundo necesitan de unos cuantos alborotadores desaparecidos? Necesitamos de cuerpos calientes. Un acuerdo mutuamente beneficioso.” Lorenzo sonrió. “Yo pienso que el sujeto que está subiendo las escaleras está aquí por llamar a Hugo Chávez gordo bastardo en televisión nacional.”

"Hm." Valentine cruzó sus brazos. "Conveniente."

"Absolutamente. Oh, espera, aquí viene. Esto es realmente genial,” dijo Lorenzo mientras reía nerviosamente.

El miembro Clase-D abrió el puerto, luego corrió a toda prisa por la escalera y regresó con sus compañeros, tomando un depósito de rociado y colocándolo en su espalda. Lento al principio, un zarcillo de acero y vidrio emergió de la abertura, balanceándose hacia adelante y hacia atrás como una serpiente. Un bulbo apareció al final, luego se abrió para revelar una pequeña gema azul del tamaño de una canica. “Estamos seguros de que eso es un receptor visual de algún tipo,” susurró Lorenzo. “Parece estar hecho de miles de pequeños fotorreceptores y lentes, como el ojo de un insecto.”

"¿Qué tan bien ve?” Preguntó Valentine.

"Bastante bien."

El zarcillo serpenteaba hacia los dos científicos, se acercó a la línea amarilla, vaciló. El ojo azul zafiro se volvió hacia los Clase-D, quienes se apoderaron de sus rociadores con fuerza. La cosa hizo una pausa, luego se retiró un metro de la línea. Los hombres de traje color naranja se relajaron visiblemente.

"Si eso cruza la línea, obtiene un chorro continuo de solvente, reduciendo la nutrición a una semana,” explicó Lorenzo. “Esa parece ser la única manera para que eso obedezca.” Sonrió hacia Valentine. La mujer solo le devolvió una mirada llena de frialdad, y el joven científico tosió y se aclaró la garganta.

Valentine volvió su atención de Nuevo a Siete-Ocho-Cuatro, el cual debía estar reconfigurándose a sí mismo. Una gota de nanomaterial rezumaba por el largo del zarcillo (como un ratón siendo tragado por una serpiente, pensó ella), luego se formó a sí mismo en un rostro vulgar, un segundo ojo se abrió cerca del primero. Valentine había visto fotografías del Agente Andrews antes de su accidente, y reconoció las mejillas regordetas y los labios fruncidos: el resto de él, sin embargo, era vulgar, una aproximación vaga de un rostro humano formado por una mente que casi se había olvidado de lo que era.

"Andrews," dijo Valentine. "¿Puedes oírme?"

"Siete-Ocho-Cuatro puede recoger las vibraciones del aire,” intervino Lorenzo. “Habla de nuevo mediante formar y vibrar…”

"Cállate.” Valentine calló a Lorenzo con ira. “Andrews,” ella repitió, “¿Puedes oírme?”

La boca se abrió, y una membrana que se extiende por la parte de atrás, justo después de los dientes, empezó a vibrar. “sssiii,” dijo, en un zumbido, como una aproximación electrónica de una voz humana. “pppppppuedo escuchaaarte.”

"¿Sabes quién soy yo, Andrews?” Dijo Valentine.

"anddddddrrrrrers está muertomuermuermuerto yo soy sietesieteete—“

"¿Sabes quién soy yo, Andrews?” Valentine repitió severamente.

Los ojos se volvieron y evaluaban a Valentine de cerca. “dirrreccctora jjjjjanice valenvalentine. Tttú errrrrrrrassss la que la que me recluclcluclutó de em em ojo si lalalaaazo.”

"Si, Andrews," dijo Valentine sonriendo. Sus ojos brillaban con triunfo. “Así que recuerdas cosas del pasado.”

"rrrrrecordar. Nnnonono mássmássss cuiiiidado. Yo soy de aceacacacacero ahora. Aceeero. Perfecto. Yendo más allá de la mera carnecarne a la perfección.”

"¿En serio?” La sonrisa de Valentine se amplió a una sonrisa triunfante feroz. Ella se quito el guante del traje contra materiales peligrosos, y antes de que Lorenzo se diera cuenta de lo que estaba haciendo, había sacado una pequeña fotografía desde el guante, lo sostuvo en alto delante de los ojos de la criatura. Mostraba a una joven mujer que llevaba una bata de hospital color azul tendida sobre una cama, conectada a un respirador, con sus ojos observando fijamente al flash de la cámara. “¿Y qué si te dijera,” la Directora dijo, “que Beatrix Maddox sigue con vida?”

Parte 2 :Negociación

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License