Inmemorable
Puntuación: +2+x

"¡Sra. Wheeler! ¡Sra. Wheeler!"

Marion Wheeler acaba de terminar una inspección programada de SCP-8473 y está a punto de ir a fumar un cigarrillo. Alguien corre a su encuentro fuera de la unidad de contención de SCP-8473. Wheeler la reconoce como la Dra. Eli Moreno, una investigadora de campo en prácticas que se incorporó a la División Antimemética hace solo seis meses.

"Dra. Moreno. ¿Puedo ayudarte en algo?"

"Uhm". Moreno entrelaza los dedos nerviosamente. Es una cabeza más alta que Wheeler y tiene la mitad de su edad, con el pelo revuelto y unas gafas excesivamente gruesas. Le falta experiencia. Pero es muy inteligente y está aprendiendo muy rápido. Dentro de un año, será una de las mejores personas que tiene la División, o que ha tenido alguna vez, y Wheeler lo está deseando. A Wheeler no hay nada que le guste más que la gente competente.

Sin embargo, a medida que la pausa se alarga, ese día de competencia parece estar en el futuro. "Dra. Moreno, normalmente espero que mi gente vaya al grano un poco más rápido que esto".

"Hay… una piedra en el bosque detrás del Sitio", suelta Moreno. "Es monumental. Es como un rascacielos, tapa el Sol. ¿Sabes de qué estoy hablando?"

"Sí."

"Pero nunca la había visto. No entiendo cómo es posible que nunca la haya visto. Proyecta una sombra en todo el Sitio. Quiero decir… ¿Siempre estuvo ahí?"

"Sí."

"¿Esto se debe a que…"

"…Tomaste su primera dosis rutinaria de mnésticos de nivel operacional esta mañana, sí."

Moreno parece alarmada. "¿Así es como funciona? ¿Algo tan grande puede estar ahí y no lo vemos?"

"Sí." Wheeler comprueba su reloj, y mueve mentalmente algunos compromisos programados. Extender esta "pausa para fumar" al resto de la tarde. Dejar la inspección programada de SCP-3125 donde está. Revisar los casos de promoción después del gimnasio en lugar de antes. La cena… a este paso, nunca…

Moreno, asfixiada bajo el peso de las preguntas de seguimiento, finalmente pregunta: "¿Qué es?".

Wheeler hace un gesto hacia su izquierda, por el pasillo, indicando que se dispone a caminar, y que Moreno debe seguirla. "Te lo mostraré".

*

En la base de datos se encuentra SCP-9429. Moreno no ha leído la entrada; no tiene acceso.

La piedra es un único cubo vertical de 91 por 91 por 147 metros de basalto antiguo, erosionado y oscuro. Está ligeramente inclinado hacia el norte. Sus ángulos regulares indican claramente que es un objeto tallado, un artefacto hecho por el hombre. Se eleva en el bosque al este del Sitio 41 y domina, por no decir que borra, las vistas en esa dirección desde las ventanas del bloque principal del Sitio. Por su volumen, es mucho más grande que el propio Sitio, incluso si se incluyen sus extensiones subterráneas. Se impone. Es absolutamente imperdible. Wheeler tiene que admitir que la idea de que alguien pueda no darse cuenta de su presencia durante algún tiempo es más que desconcertante.

Wheeler conduce a Moreno por la corta pista forestal hasta el perímetro de la piedra, y luego a la derecha, siguiendo su perímetro, a su sombra. Es un día lluvioso, y la lluvia gotea desde el borde superior del cubo, así como desde las coníferas que crecen justo al lado. La lluvia produce un silbido blanco constante, que amortigua otros sonidos.

"Hay un débil efecto de enturbiamiento antimemético que lo rodea", explica Wheeler mientras avanza por la pista delante de Moreno. "Para la mayoría de la gente es efectivamente invisible. Seguro que has subido a la cima de algunas de estas otras colinas. Deberías haberlo visto claramente desde allí arriba, pero miraste de frente. Eso es normal. Hay un efecto relacionado que elimina los recuerdos de la gente después de haber visitado la piedra. Ese efecto es mucho más fuerte. Eso acaba con tu régimen de drogas mnésticas y el mío".

"¿Así que nos olvidaremos de todo esto?" pregunta Moreno.

Wheeler sostiene un pequeño cuaderno maltratado y un bolígrafo azul barato. Moreno comprende; ella también lleva un cuaderno y un bolígrafo. La supresión de información es un espectro complicado. A veces, una nota escrita es lo único que consigue salir de una zona que suprime los recuerdos, los datos electrónicos, las señales de radio e incluso el sonido audible. Además del obligatorio "teléfono ladrillo" de la Fundación, muchos agentes de la División Antimemética llevan habitualmente una combinación de cámara instantánea, un dictáfono mecánico de cinta, un cuaderno, un walkie-talkie…

No es que Moreno esperara necesitar nada hoy.

"Por supuesto", continúa Wheeler, "un efecto secundario del enturbiamiento es que no recuerdo exactamente el camino. Supongo que podríamos poner postes de señalización, pero de alguna manera nunca se hace… no por efectos antimeméticos, entiendes, solo por simple pereza… ah, este parece el camino hacia arriba".

Llegan a un pasaje en el lado de la piedra. En realidad no es un pasaje, sino una ranura tremendamente profunda, cortada desde la parte superior del cubo hasta su base, una ranura con una delgada línea de cielo encapotado visible en lo alto y escalones que suben. Wheeler comienza a subir y Moreno le sigue. Suben en silencio durante algunos minutos. Moreno se detiene un par de veces para anotar una o dos notas, encorvándose para proteger su cuaderno de la llovizna. Luego se apresura a alcanzar a Wheeler, que mantiene un ritmo constante e indiferente.

Algún tiempo después de que Moreno haya perdido la cuenta de los pasos, el surco escalonado hace un giro de noventa grados a la izquierda y continúa ascendiendo. Wheeler se detiene aquí, por encima de Moreno, y se gira para interrogarla.

"¿Qué tienes hasta ahora?"

"¿Qué es este lugar?" pregunta Moreno.

"Dímelo tú".

"Uhm". Moreno vacila un momento, sin saber a dónde va esto. Revisa sus notas. "Uhm, bueno. Geológicamente hablando, esta piedra es un alienígena. Al principio pensé que había habido una montaña en este lugar que fue excavada con esta forma por manos humanas. Pero la roca en sí es errónea. Es diferente de las montañas y colinas cercanas. Habría que viajar al menos quinientos kilómetros para encontrar basalto como éste. Lo que significa que debe haber sido excavada en otro lugar, tal vez tallada allí, y trasladada aquí".

Wheeler no dice nada, pero su actitud parece indicar que Moreno va por buen camino.

"Lo cual no es posible", continúa Moreno. "Esta es una sola piedra. A juzgar por sus dimensiones y densidad, debe tener una masa de más de tres millones de toneladas. Eso es ahora, después de tallarla. Y eso no se puede hacer. La civilización humana no puede mover objetos de este tamaño. No en una sola pieza. La tecnología no existe".

"Correcto."

"Entonces, ¿cómo llegó aquí?"

"Buena pregunta".

Moreno espera. No tiene la respuesta a la pregunta, así que espera a que Wheeler se la proporcione.

Pero Wheeler no lo hace. "¿Qué más?"

"…Ha sido tallado", dice Moreno, indicando las paredes del pasaje escalonado. "Utilizando herramientas. Y me he dado cuenta de que las paredes exteriores son iguales. Hay mucha intemperie, pero aquí y allá, entre la mugre biológica, hay este patrón muy claro y regular. Justo aquí, ¿ves? Pequeños rectángulos verticales. Como un… cursor de ratón en una vieja terminal de ordenador".

█ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █

█ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █

█ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █ █

"O una lápida en tipografía", sugiere Wheeler.

Moreno parpadea. "…Sí. Es un patrón uniforme. Un trabajo muy detallado, que requeriría herramientas bastante buenas incluso para los estándares modernos. Creo que este patrón se supone que cubre todo el exterior de la piedra. Y si ese es el caso, los bloques son tan minúsculos y la piedra es tan grande que originalmente debe haber cientos de millones de ellos."

"Correcto", vuelve a decir Wheeler. "¿Algo más?"

Moreno piensa durante un minuto. Se queda mirando la lluvia, reflexionando sobre la atmósfera que proyecta la piedra, o la escultura, como supone que sería mejor describirla. Soledad, silencio, desolación, asombro… intimidación. Y algo de miedo. Aunque, con esa atmósfera intimidatoria y temerosa, no hay sensación de peligro. No hay amenaza.

"'Nos consideramos una cultura poderosa'", dice en voz alta.

Wheeler la escucha, pero no hace ninguna pregunta de seguimiento. Aparentemente satisfecha, se da la vuelta y continúa subiendo los escalones, y Moreno la sigue.

El pasaje da varias vueltas más, esculpiendo un garabato errático y cuadriculado. Moreno no toma más notas. Sus rodillas están a punto de estallar cuando llegan a la cima.

Emergen, parpadeando a la luz, en una meseta húmeda, barrida por el viento y ligeramente inclinada. Hay más hendiduras de las pequeñas lápidas bajo los pies. Los bordes del cubo están a cierta distancia, pero no están marcados; la superficie gris oscura solo termina en una línea recta no muy lejana, y el propio horizonte está por debajo, no es visible. Esto da a Moreno cierto vértigo, sobre todo porque la superficie se inclina hacia una esquina, y el basalto grabado bajo los pies está resbaladizo, húmedo y cada vez más mojado.

Aquí arriba hay un pequeño grupo de equipos científicos de la Fundación, gruesas unidades resistentes a la intemperie apiladas bajo un toldo. Hay una mesa, con un robusto y maltrecho terminal de ordenador, apagado. Más allá hay un generador diesel.

Wheeler ignora el equipo y camina en otra dirección, alejándose de Moreno y mirando al cielo, jugando con su encendedor, aunque sin encender nada. El mechero es en realidad un pequeño quemador de propano destinado a encender estufas, que le regaló su madre antes de morir. Wheeler ya no lo recuerda.

Moreno espera un rato, con los brazos cruzados para calentarse, mojándose poco a poco. No busca refugio bajo el toldo, porque Wheeler no lo ha hecho. Presiente que algo está a punto de suceder. Wheeler es normalmente bastante tranquila y difícil de leer, pero parece aprensiva; incluso molesta. Centrada en la llama del mechero, Wheeler parece incapaz de mirarla a los ojos, como si no quisiera seguir adelante con la siguiente parte de lo que sea que se supone que es esto. ¿Orientación? ¿Iniciación? ¿Novatadas?

¿Qué era eso de ir al grano?

"Es un monumento", dice Moreno.

"Hhn". Wheeler cierra el mechero y se lo guarda en el bolsillo, moderadamente impresionado. Aunque solo moderadamente. "Así es. Por supuesto, prácticamente te lo dije, cuando mencioné las lápidas…"

"¿Cuántas guerras antimeméticas ha habido?"

Eso la atrapa. "Maldita sea. Demasiado para la teatralidad lenta. ¿Alguien te lo dijo? ¿Has leído la entrada?"

Moreno se mira los zapatos. "Uhm. No. De verdad, nunca había visto este lugar. Solo estaba adivinando".

"Pareces avergonzada", dice Wheeler. "Estás avergonzada de haber dado con la respuesta correcta treinta minutos antes de lo que yo esperaba. Crees que me has puesto en evidencia. ¿Verdad? Eli. Mírame".

Ella mira.

"Sigue trabajando a ese nivel. No te ralentices en mi beneficio, ni en el de nadie. Es importante".

"¿Me vas a decir por qué estamos aquí?" Moreno pregunta, por lo que espera que sea la última vez. Y en otra parte de su mente se inicia una fatal cadena de cálculos.

*

"El problema", dice Wheeler, "es que todas las personas del mundo con acceso fiable a fármacos mnésticos de alta calidad trabajan para mí, aquí. Y la División está lamentablemente falta de personal. Somos cuarenta personas, incluyéndonos a ti y a mí, y cuarenta pares de ojos no son suficientes. No podemos mirar lo suficiente del mundo a la vez. Hay un porcentaje terriblemente grande del mundo que ningún humano ha mirado nunca de manera apropiada. Esto es insoportablemente limitante para todas las formas de investigación antimemética. Biología antimemética, paleontología antimemética, cosmología antimemética, arqueología antimemética… Estas disciplinas, todas ellas, apenas existen. No están en ninguna parte.

"Sin embargo, hemos visto las ciudades de esta cultura. Una o dos todavía existen. Pura suerte tonta es como las encontramos. Un investigador de la División se toma unas vacaciones, conduce a través de Nevada mientras sigue con la dosis… ve algo en el horizonte. Ese tipo de cosas. Las ciudades están físicamente arruinadas, y hay fuertes efectos antimeméticos que las envuelven que las hacen casi imposibles de estudiar, incluso para nosotros. Las cosas grandes y sencillas, como esta piedra, sobrevivieron mejor, pero aun así… Creemos que esta piedra fue una de las últimas cosas que construyeron antes de extinguirse.

"Eran humanos. Probablemente eran significativamente más avanzados tecnológicamente que nosotros. Existieron hace decenas de miles de años; quizás cientos de miles, no podemos saberlo con seguridad. Es difícil determinar lo que realmente les ocurrió porque toda su memoria cultural fue letalmente irradiada. Sus conceptos culturales fundamentales, las cosas que crearon, defendieron y valoraron mucho, no pueden volver a conocerse ni a propagarse.

"Creemos que una idea se introdujo en su cultura de la que no tenían adaptaciones para defenderse. Un complejo de ideas. Un escenario del fin del mundo de clase Memepléctico/Keter".

Wheeler hace una pausa, dejando que la lluvia repiquetee durante un momento significativo.

"…¿Y simplemente nos olvidamos?" pregunta Moreno. "El resto de nosotros. Los que sobrevivimos a la Guerra, y nos convertimos en la humanidad moderna. Tú, yo y todos. Nosotros, ¿qué, miramos hacia otro lado? ¿Y nos alejamos y 'seguimos adelante'?"

"Sí".

Moreno se tambalea, el vértigo se agranda y se apodera brevemente de ella. "¿Cientos de millones de personas murieron y nos olvidamos? ¿Es eso lo que querías mostrarme? ¿Quieres que lo escriba?"

"Sí", dice Wheeler. "Sí. Anota esto. Es lo primero que vas a aprender hoy. Los humanos pueden olvidar cualquier cosa. Está bien olvidar algunas cosas, porque somos mortales y finitos. Pero algunas cosas debemos recordarlas. Es importante que recordemos. Escribe para ti algo que te haga recordar".

Moreno asiente. Está lloviendo mucho, así que se retira bajo el toldo y utiliza la mesa. Aun así, algunas gotas de lluvia salpican sus notas. Escribe atenta y rápidamente, durante algún tiempo. Lo que escribe es apresurado y poco refinado, con grandes partes tachadas. Se pregunta cómo reaccionará cuando lo lea por primera vez.

Después de un rato, Wheeler se une a ella bajo el toldo.

Moreno, mirando fijamente sus notas, le pregunta a Wheeler, como si no supiera ya la respuesta: "¿Y lo segundo?"

Dice Wheeler:

"Es posible que su cultura tuviera un equivalente a la Fundación. Puede que incluso tuviera una División Antimemética. Si la tenían, su Fundación, y su División Antimemética, les fallaron.

"Es una gran realidad. Es una gran Fundación. Hay muchos Keters y muchos escenarios de clase Keter. Así que, tal vez el fin del mundo sea el problema de alguna otra División. Y sí, una gran parte del trabajo para el que te contratamos es la investigación básica. Trabajo de laboratorio, tan seguro como puede ser. Y sí, han pasado miles de años, y puede que pasen miles de años más.

"Pero tal vez no sea así. Y tal vez será nuestro problema. Para responder a tu pregunta original, ha habido una Guerra Antimemética que conocemos. Potencialmente otras que no conocemos. Y hay, sin duda, una por venir".

Moreno no dice nada. Parece consternada, rota. Tiene razón en estarlo, y Wheeler está familiarizada con la reacción. De hecho, esto forma parte de la orientación de todo nuevo operativo de la División Antimemética. La magnitud de la responsabilidad puede ser difícil de manejar. Debería serlo.

"Bienvenida a la División Antimemética", dice Wheeler. "Este es tu primer día".

*

Moreno escribe durante algún tiempo más. Wheeler espera, en silencio. La lluvia no cesa.

"¿Pero qué era?" pregunta Moreno. "¿Cuál era la idea?".

"SCP-9429-A", dice Wheeler. "Aislamos el propio complejo memético en los años setenta. Lo tenemos en una losa en una sala Vegas, en el nivel dos del sótano. Ahora es casi inofensivo. Es tan culturalmente extraño para los humanos modernos que es casi incoherente. Piensa en los jeroglíficos egipcios. Te lo mostraré otro día".

"Puedo leer los jeroglíficos egipcios", dice Moreno. "¿Estás diciendo que no podría volver?"

"En esa forma, es muy poco probable".

Moreno señala algo, muy lejos en el cielo.

Wheeler mira. No hay nada ahí fuera. Solo cielo nublado y lluvia. "¿Qué ves? Bajo fuertes dosis de mnésticos, algunas personas dicen que ven fantasmas aquí. Incluso tenemos unos supuestos registros de entrevistas. Personalmente, creo que su veracidad es dudosa…"

"Um. No parece un fantasma. Parece un… un kaiju… anoréxico. Un monstruo. Un pilar hecho de arañas. Es más alto que esta piedra. Al menos el doble de alto. Viene hacia aquí. ¿Esto es normal?"

"No." Wheeler ya está corriendo a través de la lista de verificación.

"¿Qué es?"

"No lo sé".

"¿Esto no es parte de la novatada?"

"No. Nunca te mentiré, Eli. Lo juro". Una entidad antimemética que parece tan monstruosa como la que describe Moreno tiene aproximadamente un cero por ciento de posibilidades de ser benigna. Necesitan apoyo. Wheeler descubre que su teléfono no tiene señal. Comprobar el de Moreno es inútil, ella ya lo sabe. La única manera de sacar un mensaje de aquí es con una nota escrita. ¿Un avión de papel, lanzado desde lo alto al bosque?

"Se está agachando. Creo que me está mirando", dice Moreno, observando un espacio en el aire que desciende. Ni siquiera hay un hueco en la lluvia que pueda percibir Wheeler. "Su cabeza es gigantesca, debe tener diez metros de ancho. Tiene… pinzas y patas de artrópodo por todas partes. Docenas de ojos. Algunos de ellos están cegados. Hay alguien que lo monta".

"¿Qué? Describe al jinete".

"Hombre caucásico, veinteañero, delgado. Vaqueros, zapatillas deportivas, pelo castaño sucio, necesita un corte de pelo. Le han disparado. Está sangrando por todas partes, pero no parece darse cuenta. En el hígado, y de nuevo en la garganta, justo encima de la clavícula. Está sonriendo. Él… dice, 'No. Eso nunca sucedió'".

Wheeler dedica una fracción de segundo a preguntarse si las heridas de bala son un detalle intencionadamente espeluznante, o si el hombre está utilizando realmente algún tipo de poder antimemético avanzado para ignorar una herida mortal. Y, si se trata de esto último, cómo y de qué manera la sufrió originalmente. Pero hay preguntas más urgentes. "¿Te ve?"

"Sí".

"¿Me ve? ¿Me oye?"

Moreno está paralizada y empieza a parecer realmente asustada. "Quiere saber con quién estoy hablando".

"No se lo digas. No recibe información sobre nosotros, ¿entendido?". Wheeler saca su walkie-talkie de la cintura, lo pone a emitir una baliza de emergencia, se gira y lo lanza por encima del brazo lo más lejos posible, en dirección al edificio principal del Sitio 41. Con suerte, aterrizará intacta en el bosque, fuera de la zona de supresión lanzada por SCP-9429, convocando a un Destacamento Móvil. "Pregunta quién es".

Moreno se queda muy quieto, con los brazos apretados rígidamente a los lados. "¿Quién es usted? Dice… dice que está a punto de morir. Dice que me va a matar".

"Como el infierno. Eli, escúchame. Vamos a correr por él. Bajemos las escaleras. Si logramos llegar al perímetro de la piedra, se borrarán nuestros recuerdos".

"No puedo moverme".

Wheeler tira de uno de los brazos de Moreno. No se puede mover. "¡Pon un pie delante del otro!"

"Me tiene agarrado". Moreno tiene los ojos saltones y empieza a hiperventilar.

Wheeler se desprende y examina la situación. No puede ver ni tocar las patas de la araña, ni la cara monumental de la que Moreno no puede apartar la vista, ni al jinete. Pero cree que Moreno está allí, real por algún valor de "real". Se lleva una mano al costado; pero, por supuesto, no lleva su arma de mano, porque se trata de un SCP seguro en un sitio seguro, y ¿por qué habría de hacerlo? No es que suponga una diferencia cuando este mítico jinete es capaz de reírse de las heridas de bala. No hay suficientes opciones frente a ella. Tiene muchas ganas de maldecir, y se muerde la lengua con fuerza.

Moreno grita.

"¡Eli!" Wheeler grita. "No lo mires. Mírame a mí".

"No puedo".

"Eres más fuerte que esto".

"No lo soy", grita Moreno.

"Eres lo mejor que tenemos", dice Wheeler. "No me lo estoy inventando. Estás viendo esta cosa cuando nadie más pudo hacerlo. Eso te hace más inteligente y más fuerte. Puedes luchar contra ella. ¡Simulacro de invasión!"

"Nos odia tanto", dice Moreno. "No puedo pensar en ello. No puedo ver. Por favor. Por favor, no lo hagas".

Wheeler la deja fuera de combate. Da vueltas detrás de Moreno, le pone una mano en el hombro para darle estabilidad y le da un puñetazo detrás de la oreja. Moreno se hunde en su sitio y cae de rodillas. Wheeler casi logra atraparla antes de que su cráneo se estrelle contra el suelo.

Pero no la golpeó lo suficientemente fuerte. Moreno queda inconsciente solo por un segundo. Se debate mientras se recupera. Es como si despertara de una pesadilla a otra pesadilla. Se aferra a la mano de Wheeler. No puede gritar. Su corazón se detiene.

Wheeler le da la vuelta y le administra la reanimación cardiopulmonar, pero sin equipo hay muy pocas posibilidades de que vuelva a poner en marcha el corazón de Moreno.

No viene nadie. No ha lanzado el walkie-talkie lo suficientemente lejos.

Pasan casi quince minutos antes de que se rinda.

*

Y entonces Wheeler se desploma contra la pared del pasaje, en el penúltimo escalón, a punto de salir del campo de influencia de SCP-9429, tratando de averiguar qué diablos puede escribirse a sí misma.

¿Qué demonios era esa cosa? Todo lo que Moreno hizo fue pensar en ello y la mató. Ella era tan buena como cualquiera de nosotros. Era tan capaz como lo iba a ser siempre y no era lo suficientemente buena. ¿Cómo luchas contra un monstruo antimemético que solo se come a los mejores antimeméticos?

Tú… podrías intentar construir algún tipo de contrameme. Pero necesitarías un escudo mientras trabajas en él. Necesitarías un laboratorio hermético y autosuficiente tan grande como una arcología. Como los que Bart Hughes solía construir. Como… el que está bajo el Sitio 41.

Dios. ¿Cuánto tiempo hemos estado luchando contra esta cosa?

Se escucha un murmullo detrás de ella. Se gira para mirar. A lo lejos, subiendo los escalones, está el jinete que describió Moreno. Un joven escuálido con el ceño fruncido y, sí, dos heridas de bala que rezuman constantemente. Sus zapatos están empapados de sangre.

Grita: "¡Marion Wheeler! Te debo una por el lago".

Wheeler se levanta. No sabe de qué lago está hablando. Pero no dice nada.

El jinete hace un gesto. Arañas azules, marrones y negras de todos los tamaños caen en cascada por la esquina, inundando el pasillo hasta las rodillas, derramándose sobre sus hombros, cayendo hacia Wheeler. Producen un extraño y orgánico murmullo mientras caen, como hojas mojadas. Debe haber millones de ellas. Las arañas probablemente serían mucho más eficaces si les tuviera algún miedo.

Es una pena. Acaba de aprender mucho sobre esta entidad; que tienen una historia juntos, y que a ella le desagrada personalmente, y que aparentemente tiene un portavoz humanoide… y una pésima imaginación. Pero solo tiene un segundo antes de que la cascada de arácnidos la supere, y eso no es tiempo suficiente para escribir una sola palabra. La muerte de Moreno, entonces, fue para nada.

Da un paso atrás, cruzando el umbral.

*

La lluvia por fin está amainando. Wheeler enciende un cigarrillo y se dirige al edificio principal. Es casi la hora de su inspección programada de SCP-3125.

Siguiente: CASO ODIO ROJO

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License