Mire el rostro del todo y nada y volví con vida
Puntuación: 0+x

Tres meses después de la desaparición de su compañero, lo primero que Draven Kondraki recibió fue una Estrella de la Fundación enviada a su residencia, y tuvo miedo porque nunca había oído hablar de una persona viva que recibiera una Estrella de la Fundacion antes.

Pero estaba bien, le dijeron, solo estaba en evaluación.

Qué habia pasado, preguntó.

Clasificado, respondieron. Pero cuando detuvo a uno de ellos y preguntó de nuevo de una manera más parecida a gritar que a decir una oracion, "no lo sabemos" fue todo lo que obtuvo.

Nadie lo sabía, al parecer, a excepción del propio investigador James Martin Talloran. Unos días más tarde, Draven descubrió que habían encontrado a James a punto de morir dentro de una celda de contención a un kilómetro del suelo, con anclas de realidad explotadas y custodiado por cuatro guardias amnésicos. Salvó al mundo, alguien con suficiente empatía y decencia finalmente le dijo después de que se presentaron demasiadas solicitudes. Con una sola mano revirtió un XK, así le dijeron.

Pero eso no era lo que él quería escuchar.

James estaba vivo. Pero Draven también estaba temeroso y enojado, porque por qué tenía que ser él, por qué James tendría que enfrentarse solo a una entidad XK, y cómo incluso sucedió ya que el era solo un Investigador Nivel 3 transferido al Sitio-118 y asignado a un trabajo completamente normal. Pero, sobre todo, solo quería ver a James otra vez.

Un mes después, James llegó a casa.

Abrió la puerta y James le sonrió, y era suave y dulce como siempre. Firmó apresuradamente un montón de documentos y se le dio un permiso, pero cuando se despidió del personal y solo estaban él y James otra vez, Draven comenzó a llorar. Abrazó a James, un fuerte agente del DM en brazos de un ágil investigador, pero James le dio unas palmaditas en la espalda y le dijo que estaba bien.

Y por un tiempo, estuvo bien. James estaba sorprendentemente bien en forma y espíritu. Aparte de algunos rastros de grandes heridas en su rostro, casi sentía que James no había desaparecido en absoluto.

Le dieron un mes (y extendio sus vacaciones y lo hizo durar el doble); James tenía un año o más y una gran suma de dinero de recompensa que venía con la Estrella. James no habló sobre lo que sucedió, y estuvo bien, Draven no estaba dispuesto a presionarlo. Así que se quedaron en casa, conversaron y cocinaron e incluso vieron la televisión e hicieron todas las cosas que nunca tuvieron el tiempo o la oportunidad de hacer.

Pero un día, dos semanas de vacaciones juntos, él estaba sentado a la mesa y James estaba cortando tomates en la cocina. Cuando el corte se detuvo, Draven apenas lo notó, demasiado absorto en un libro que había obtenido de la colección de su padre. Levantó la vista brevemente cuando James se volvió hacia él y caminó hacia la mesa, todavía sosteniendo el cuchillo. Él levantó una ceja y estaba a punto de preguntar; pero sus ojos se encontraron con una expresión en blanco y eso lo horrorizó.

Sin previo aviso, el Investigador James Talloran acuchilló a Draven con el cuchillo de cocina, con una extraña facilidad que ningún investigador sentado en los trabajos de escritorio habría podido, como si hubiera practicado muchas, muchas veces. Gracias a su entrenamiento, Draven se apartó del camino y el cuchillo impactó con la mesa.

Por un momento, entre la sorpresa y el pánico, Draven esperaba otro ataque. Pero James solo miró el cuchillo, luego la mesa en la que estaba pegada, y luego el cuchillo nuevamente, como si fuera lo más interesante del mundo.

"¡James, baja el cuchillo!" fue todo lo que logró decir. James se giró para mirarlo y se obligó a si mismo. Él soltó, el cuchillo todavía estaba pegado a la mesa.

Draven estaba asustado. Pero actuó sin darse cuenta, quitó el cuchillo y lo puso fuera del alcance de su compañero. Unos momentos más antes de que recuperara la compostura, y reconoció lo que había sucedido. Su corazón todavía estaba acelerado, y su voz se quebró: "¿Qué? ¿Qué diablos fue eso?"

"No se derritió", dijo James.

"¿Qué?" apenas exprimió la palabra.

"La mesa no se derritió. El piso no se derrumbó. Todo esta bien."

"¿De qué estás hablando? Las Mesas… ¿no hacen eso?"

"Exactamente", James sonrió suavemente. "Solo tengo que asegurarme."


Tres días después, Draven estaba sentado con el psicólogo principal, el Dr. Simon Glass, y lamentablemente se le informó que "es mucho peor de lo que pensaban." Glass le dijo que habían sospechado la condición del investigador Talloran, por supuesto, pero después de una serie completa de evaluaciones, parecía haberse recuperado lo suficiente. Y Draven tuvo que aceptar porque durante dos semanas completas, todo estuvo bien. Había sido extremadamente cuidadoso y sabía que James fue a ver a su psicólogo asignado cada dos días. Habían estado juntos por… ¿qué, un poco menos de una década? Y él no notó nada ni siquiera ligeramente erroneo.

"Parece que de alguna manera había fingido un estado mental estable." Glass lo miró disculpándose (y Draven odió esa mirada), "Esto no debería haber sucedido…Usamos un grupo de tres hombres y aplicamos procedimientos estrictos", hizo una pausa, y agregó. "Era casi como si supiera lo que se le preguntaría y qué respondería…"

Como si hubiera pasado por la misma evaluación cientos de veces más.

Mientras el Dr. Glass continuaba explicando, diseñando las medidas necesarias para tomar después y disculpándose por su supuesta descuido, Draven se sentía entumecido. Las palabras golpearon su pecho y forzaron su corazón mientras todo lo demás se desvanecía.

Fingió su estado mental. Él fingió estar bien. ¿Cómo? ¿Por qué tendría que hacer eso? ¿Por qué tendría que hacer eso? Lo abrazó y sonrió, le dio unas palmaditas en la espalda y le dijo que todo estaba bien. Pero luego lo atacó con un cuchillo y le dijo que la mesa podría derretirse. Él sonrió tan suave y dulcemente, pero no estaba bien.

No estaba bien, y él lo odiaba.

Cuando dejo de pensar en ello, estaba parado frente a la celda temporal de James (para una mayor observación y reevaluación). Recordó fugazmente que Glass le había dicho que si se demostraba que Talloran ya no era un peligro para él y para los demás, se lo trasladaría a un área restringida de dormitorios en el sitio. Y Draven podría visitar e incluso quedarse, pero no mas quedarse en casa, en vacaciones y cocina.

Miró a su compañero desde el otro lado de una mesa estándar emitida por la Fundación, solo para ver a James devolviéndole la sonrisa. Y Draven de repente se sintió muy enfermo. Porque, ¿cómo podía mirarlo con esa sonrisa suave y reconfortante cuando estaban en una celda de la Fundación, junto a dos guardias armados? ¿Cómo podría seguir siendo así cuando todo no estaba bien?

Fue su padre una vez más.

Ellos hablaron. O James habló y asintió, y la voz de Draven se llenó con un poco de ira.

"¿Por qué no me dices? ¿Por qué harías esto? ¿Qué pasa? Por favor, déjame ayudarte", preguntó. Él sostuvo sus manos; los guardias no lo detuvieron.

"Lo siento. Solo quiero estar seguro, ¿sabes? Todo está bien. Se acabó todo", respondió. Las manos estaban frías.

Draven sintió que aumentaba la frustración y la ira dentro de él. Pero James lo miró con una mirada demasiado cariñosa y habló con una voz demasiado reconfortante, y Draven se rompió debajo de ellos. Sintió la impotencia de nuevo, su amor justo frente a él, pero no había nada que él pudiera hacer. Debería haber sido el que consoló a James, no al revés. El miedo, el vacío y muchas otras cosas que no pudo describir gradualmente se acumularon y se sintió débil.

Eventualmente, se las arregló para hacerse preguntas. "¿Qué ha terminado? ¿Qué pasó?"

De repente, hubo una mirada severa en la cara de James. Su sonrisa era más triste. Unos momentos más tarde, él habló. "ya sabes, miré la cara de todo y nada y volví con vida."

Draven abrió la boca, pero no hubo palabras. Él no entendió lo que significaba y deseó no tener que hacerlo.

Pero entonces, James bajó la vista hacia la mesa y continuó. "Solo tengo que asegurarme de que estoy realmente de vuelta."


Intentos tras intentos, finalmente le dieron a Draven lo que él quería. Tal vez porque era demasiado persistente o tal vez porque no había mejoras en la condición de James y se estaban quedando sin opciones. Draven había pasado su tiempo entre el deber de visitar a James todos los días y el resto solicitando la documentación de SCP-3999, el SCP que James había encontrado y neutralizado durante los tres meses que faltaba.

Había documentos para firmar y agentes de muerte memética para eludir, e incluso después de todo eso, trozos y trozos de información redactados, pero Draven se sentó y leyó.

Draven estaba horrorizado.

En los documentos, él no era James, sino el investigador Talloran. Y el investigador Talloran iba a ser,

Aislado. Asesinado. Derretido. Comido. Amnesteciado e vuelto otra persona. Hecho para ver morir a sus seres queridos. Torturado. Arrojados al fin del mundo. En el vacío, con el monstruo.

El investigador Talloran rogó. Lloro. Llamo por ayuda. Él murió. Se suicidó. Pero él también luchó. Él no se rindió.



El gano.

Cuando finalmente dejó el documento, Draven se encontró incapaz de comprender todo esto. O nada de eso, en serio. Las palabras lo ahogaron cuando se dio cuenta de que era mucho más que los monstruos en las celdas o la realidad que había encontrado en las misiones. Estaba entre las cosas que estaban ocultas profundamente detrás de las capas de niveles de eliminación y contraseñas y agentes asesinos.

James se había enfrentado a un dios.

Esa noche, no pudo dormir. Y cuando lo hizo, soñó con James cortándose la garganta con el cuchillo de cocina frente a su cama, con la sangre derramándose en su rostro. Se despertó gritando.


Al día siguiente, corrió hacia donde estaba James, una celda más grande y un poco más cómoda, y se sentó en una mesa similar. No hay guardias esta vez, solo la cámara grabando en silencio. Fue saludado por la misma sonrisa suave pero ahora, la sonrisa lo estaba asfixiando, como las palabras que leía una y otra vez la noche anterior.

Así que tomó las manos frías y heladas de James, y le preguntó si quería ser anestesiado, porque esto le estaba pasando factura y no podía fingir que nada estaba mal.

Pero James gritó.

Fue la segunda vez que James lo asustó después del incidente, y brevemente volvió a parpadear cuando sostuvo el cuchillo de cocina. Pero Draven no lo soltó.

"No", gritó James, desesperado, con el rostro lleno de pánico y rabia. "Nunca olvidaré esto, no puedo olvidar esto!"

Draven se apretó las manos y supo que ambos estaban temblando. Finalmente, James dejó de temblar. Eventualmente, dejó de gritar. Finalmente, dijo: "Si lo olvido, ¿cómo puedo saberlo?"

¿Si esto es real o no?


"No podemos amnesticizarlo". Dr. Glass dijo.

"¿Por qué diablos no? ¿Ahora estás respetando los deseos de la gente?" Había odiado la burocracia de la Fundación, pero esto era una bofetada. Sintió que la ira ardía dentro de él.

"…Porque ya lo hicimos."

Draven miró al médico con confusión y sorpresa.

"Cada vez que le daban amnésicos, recuperaba su memoria durante la próxima semana. Parece que…ha desarrollado una resistencia sobre ellos."

El Investigador Talloran debe ser amnestizado.

El Investigador Talloran debe ser amnestizado.

El Investigador Talloran debe ser amnestizado.

"Nunca hemos visto algo como esto antes." La voz del psicólogo parecía distante.

"No." Draven dijo. Su propia voz se quebró.

"Lo siento", fue todo lo que el Dr. Glass pudo decir.


Las cosas no mejoraron mucho desde allí. Seis meses después, trasladaron a James al dormitorio del sitio, y Draven fue a quedarse con él. Otros tres meses y fue liberado del sitio porque hubo una brecha de contención y James pensó que la realidad se rompió de nuevo y casi apuñala a alguien con una pluma.

Regresaron tambien cuando James volvió por primera vez, pero esta vez, Draven sabía que las cosas no estaban bien. Porque de vez en cuando, James verificaba si las mesas se fundían, si el cielo ya no estaba allí, o si un transeúnte era en realidad un agente talentoso que se disfrazaba de madre con un perro en la espalda. Se mordió una o dos veces para asegurarse asi mismo por que Draven se habia llevado todos los objetos afilados.

Pero también sonrió, habló en voz baja y preguntó si el día de trabajo de Draven estaba bien y el corazón de Draven le dolía.

Háblame. Por favor, sólo háblame.

Pero James no lo haría; en lugar de eso, habló sobre las noticias de la noche y los programas de televisión, fingiendo que su vida aún era normal, lo que nunca fue. (Nunca hablaron de la televisión antes; apenas la vieron).

Pasó un año y Draven se despertó de la misma pesadilla gritando, y encontró a James delante de él, con la garganta no cortada, sosteniendo su mano en silencio.

Las manos estaban frías, pero más cálidas que las suyas.

Y ese fue el punto que rompió. Había intentado tantas veces, pidiéndole a James que hablara sobre eso, que creyera en él, pero nunca fue efectivo. Esta vez, la visión de la sangre por toda la cama todavía se demoraba, y se parecía mucho a esa otra habitación llena de sangre y carne.

Draven se derrumbó y comenzó a despotricar incoherentemente. Lloró y le rogó a James que solo hablara con él, que simplemente dejara de fingir que estaba bien, porque no era así, y los estaba rompiendo a ambos. Porque era muy similar a la noche en que su padre le dijo que estaba bien cuando no lo estaba, y que esta vez no podía darse el lujo de dejarlo ir.

Él habló de cómo James se enfrentó a grandes monstruos, y él nunca podría ser tan valiente y persistente, y realmente no podía imaginar lo que James estaba pasando. Solo deseaba que hablara, aunque le pareciera falso y distante. Deambulaba por el tiempo que pasaron juntos, aunque sabía que no serían capaces de convencerlo. Hablaba de lo asustado que estaba durante los meses que faltaba, pero ahora estaba aún más asustado. Mencionó a su padre nuevamente y no tenía idea de a dónde se dirigía, pero sabía que tenía miedo de perderlo como lo hizo con su padre. Habló sobre los documentos y las palabras del Dr. Glass y muchas otras cosas de las que había acordado no hablar; pero lo hizo de todos modos porque no podía pensar, respirar o dejar de temblar. Le pidió una y otra vez que solo, por favor, hablara con él.

Realmente hablara con él.

Cuando finalmente se le secó la garganta y vio que James lo miraba, se sintió asustado, tonto y desesperado por decir que estaba bien otra vez.

Pero esta vez, James lo abrazó y lloró también. Con una voz suave, le dijo que no eran tres meses, sino vidas, y que había vivido tantas veces antes. Fue una entrevista completamente normal hasta que el médico se convirtió en un lobo y flotaron en el vacío. Fue un viaje con su familia hasta que llegó una unidad de contención y les disparó a todos en la cabeza. Fue su victoria hasta que regresó a un mundo con gente sin rostro y el monstruo se burló de sus inútiles intentos. Tantas veces había visto cómo la cara de Draven se derretía y su cuerpo se rompía y todas las cosas terribles salían. Tantas veces más había creído que todo se había derretido. No podía permitirse creer que era real.

Él estaba asustado. Ambos lo estaban.

Finalmente, se sentaron juntos junto a la cama, se tomaron de la mano y se quedaron mirando la habitación sin encender las luces. Todavía estaban temblando, pero por primera vez, se sintió un poco tranquilo. Se despertaron el uno al otro a la mañana siguiente y decidieron quedarse un poco más.

James no dijo que le creería, pero le creyó un poco más después de eso. Todavía no estaba del todo bien, pero ahora James a veces hablaba y lloraba por encima del hombro y se permitía preguntarle a Draven si las cosas eran reales en lugar de agarrar un cuchillo de cocina. James se quedó en casa y trabajó en algunos proyectos no relacionados con la Fundación. Y leían y miraban televisión como nunca antes lo hacían y disfrutaban de la compañía del otro.

Todavía no estaba bien, en realidad no. Pero las cosas iban a mejorar.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License