Saltando a Través de los Mundos
Puntuación: 0+x

"Magnífico trabajo, Agente Hopper. El resto de los Archivistas van a tener un día de campo". La Archivista Silvia Haven sonrió al Agente Hopper desde su escritorio. "Admito que no estaba segura de ti cuando L.S. te trajo, pero nada se gana más mi respeto que un montón de archivos".

Hopper se rió. "Me alegro de que por fin salga algo bueno de mis excursiones. Estoy súper agradecido a ti y a L.S. por la oportunidad de estar aquí".

Haven negó con la cabeza. "En absoluto, somos nosotros los que deberíamos estar agradecidos".

Una tablet que estaba sobre el escritorio entre ellos sonó. Haven la cogió y miró la pantalla.

"Hablando del rey de Roma, L.S. quiere que les entregue un informe sobre ese universo no enmascarado que visitaste para mañana. Te sugiero que te dirijas a tus aposentos y descanses, seguro que te lo has ganado. En cuanto a mí, estos documentos no se van a arreglar solos".

Hopper se levantó de su silla. Abrió la boca para despedirse de Haven, pero ella ya estaba leyendo atentamente los documentos.

Al salir del despacho de Haven, Hopper fue recibido por el laberinto de interminables estanterías que llenaban la gran Biblioteca de los Errantes. En las paredes revestidas de madera había amplios ventanales que ofrecían una visión clara del vasto cosmos que atravesaba la biblioteca.

Hopper llevaba poco más de una semana viviendo en la biblioteca. Le costaba acostumbrarse a la arquitectura serpenteante, y las repetidas filas de libros idénticos encuadernados en cuero hacían que un tramo del pasillo de la Biblioteca de los Errantes fuera indistinguible de otro. Paseó sin rumbo entre las estanterías, deteniéndose a mirar algún que otro libro, hasta que dio con un lugar que reconoció y giró a la derecha hacia sus aposentos.

Dejó de caminar y se estremeció cuando una náusea familiar se apoderó de él. Una fuerte migraña estalló en su cabeza, los colores se derramaron ante sus ojos. Tratando de mantenerse en pie, se apoyó en una estantería y su cuerpo cayó a través de ella sobre un suelo blando, muy distinto del suelo de madera de la Biblioteca. Cuando las imágenes caleidoscópicas se desvanecieron, Hopper descubrió que el mundo que le rodeaba había cambiado por completo. Se había desplazado.

Hopper se levantó del barro en el que había aterrizado y se limpió como pudo. El suelo, tierra oscura cubierta de hierba más oscura, se extendía hasta el horizonte sin que hubiera nada más a la vista. El cielo era azul, con nubes blancas y brillantes que lo cruzaban. Al inspeccionar más de cerca, se dio cuenta de que algo estaba mal. Los ojos de Hopper se abrieron de par en par. No eran nubes. Eran enormes agujeros en el cielo. Cada agujero era rectangular, con formas oscuras que se arremolinaban en el vacío lechoso detrás de ellos.

Hopper apartó los ojos de la extraña visión que había sobre él. No había casas, ni torres de alta tensión, ni siquiera caminos trillados. Hopper no podía controlar cómo se desplazaba, pero normalmente aterrizaba en una ciudad o, como mínimo, en algún lugar con signos de habitabilidad; dicho esto, no era imposible que hubiera un páramo sin nada ni nadie a la vista. La mejor estrategia en estas situaciones era caminar en línea recta hasta encontrar un asentamiento o algún otro lugar en el que pudiera acampar hasta que cambiara al lugar de donde venía.

Hopper caminó durante unas horas. Arbustos y árboles con un follaje enfermizo y de color verde oscuro empezaron a salpicar el paisaje a su paso. Las cómodas zapatillas que llevaba en la biblioteca se empaparon en el barro, así que las tiró a un lado y se descalzó. La fría suciedad le rechinaba bajo los pies, pero al menos se movía más rápido.

Una rama crujió justo detrás de él, y Hopper se giró para encontrarse con el cañón de un rifle.

"¡Espera! ¡Por favor, no dispares!" gritó Hopper, levantando las manos.

El rifle giró y la culata se clavó en su mandíbula. Gritó y cayó al barro por segunda vez. Volvió a levantar la vista, tratando de ver a su agresora.

Era una mujer alta, con rasgos demacrados por el hambre. Tenía la cara pintada de suciedad y el pelo revuelto como si lo hubieran cortado con un cuchillo. Llevaba un grueso y sucio abrigo y una voluminosa mochila.

La mujer lo miró de arriba abajo. "No pareces un superviviente. ¿Qué eres?"

"Estoy perdido, lo siento si estoy en tu tierra…"

"No me gustan las tonterías. Te voy a volar los putos sesos", interrumpió la mujer.

Observando su mochila rellena, junto con los agujeros en el cielo, el aspecto enfermo de las plantas y la palabra que ella había dicho: "superviviente", Hopper dedujo que éste era un mundo apocalíptico. Algo había ido mal aquí, destruyendo el mundo.

No tenía sentido andarse con rodeos. "Vale, he venido aquí desde otra realidad. Yo también puedo probarlo".

Metiendo lentamente la mano en el bolsillo, sacó una barra de chocolate que había guardado. Se la lanzó a la mujer, que la atrapó en el aire. El rifle permaneció apuntando a Hopper mientras ella pelaba el envoltorio con una mano y lo devoraba.

"Mierda, qué bueno está. Y fresco, además", dijo entre bocado y bocado. "Me llamo Micha". El rifle se alejó de la cara de Hopper. "Muy bien, te creo. Cosas más raras han sucedido, de todos modos". Agarró firmemente el brazo de Hopper y lo puso en pie. "Entonces, ¿qué trae a un turista a este nido de ratas como realidad?"

"Bueno, um, es una especie de larga historia. Suelo cambiar al azar entre mi realidad y otras. No quería ir aquí, simplemente lo hice".

"Eh, qué divertido. Ojalá pudiera saltar fuera de este universo". Micha se colgó el rifle al hombro e hizo un gesto a Hopper para que le siguiera. "Vamos. Háblame de ti en el camino. Tengo que ir a un sitio".

Salieron en dirección a un grupo de árboles desfigurados. Hopper se dio cuenta de que, a pesar de su actitud relajada, los ojos de Micha no dejaban de escudriñar los alrededores. Incluso se alejó de los arbustos, como si algo pudiera abalanzarse si bajaba la guardia.

"Bueno, supongo que no has oído hablar de la Fundación". preguntó Hopper.

"¿Esos idiotas? Sí. Aparecieron cuando el mundo ya se había desmoronado y la mayoría de la gente había muerto. En realidad no hicieron mucho más que dejar escapar a sus prisioneros mágicos y quejarse de cómo los gobiernos estaban manejando las cosas. ¿Los tienes en tu universo?"

"Sí. Resumiendo: intentaron contenerme, pero me escapé. Me uní a un grupo llamado La Mano de la Serpiente, y ahora vivo en una enorme biblioteca. Anoto información sobre los universos a los que voy para que la Mano la archive".

"¿Vivir en una biblioteca? Y yo que pensaba que mi mundo era malo". Micha se rió. "Así que si tienes que conseguir información para la Mano de la Serpiente, ¿significa eso que vas a hacerme preguntas irritantes sobre mi mundo?"

"Si te parece bien".

"Dios, sí. Hacía mucho tiempo que no hablaba con alguien que no fuera homicida". Micha sonrió.

"Me llamo Hopper, por cierto".

"¿Solo Hopper? No suena como un nombre de pila".

"Mi verdadero nombre ya no significa nada para mí. El nombre Hopper está relacionado con la forma en que salto entre realidades".

Se rió. "Eso parece un poco dramático si me preguntas. Así que, dime, Hopper, ¿cómo te trata mi magnífico universo?"

"Es bastante siniestro, para ser sincero. ¿Qué pasa con los agujeros en el cielo? ¿Son normales?"

"Son nuestras encantadoras grietas de realidad. No me preguntes por qué están ahí, o a dónde llevan. Cuando aparecieron por primera vez, hace unos siete años, la Fuerza Aérea Británica intentó volar a través de ellas. Un año después, los aviones fueron encontrados sobresaliendo de un acantilado en Islandia".

"Interesante". Señaló un árbol cercano y preguntó: "¿Y las plantas? ¿Normalmente tienen este aspecto o es nuevo?"

"Desde que se jodió el sol, todas las plantas tienen ese aspecto. No soy bióloga, pero me imagino que le hace algo a la clorofila".

Hopper entrecerró los ojos hacia el sol, sombreando sus ojos con la mano. "No veo nada malo en el sol".

"Bueno, se mueve en el cielo de forma aleatoria, hubo un periodo divertido en el que derritió a la gente hasta la muerte, y joder, incluso se volvió verde durante un año o dos. Tú acabas de llegar, así que no sabrías que el sol ha estado atascado en ese punto del cielo durante los últimos tres días".

"¿Cómo ocurre eso?"

Micha puso los ojos en blanco. "Todo lo que sé es que hace que dormir sea una mierda. No exagero cuando digo que esta realidad está hecha trizas. Realmente no sé nada de lo que está pasando. Solo vivo aquí".

"¿Hay alguien más vivo aquí, además de nosotros?"

"Probablemente algunos, aquí y allá. Cuando las cosas se pusieron realmente mal, con gente loca con superpoderes, ciudades enteras muriendo sin razón, y la Fundación jodiendo a lo grande, la mayoría de los lugares realmente poblados fueron evacuados. Empaqué todas mis cosas y viví en una cabaña en el bosque durante un año, así que no sabía lo que estaba pasando en el resto del mundo. No me quedaba familia, y no tenía mucha prisa por dejar mi cómoda caja de astillas. Hace unos meses, unos grandes incendios forestales me obligaron a salir y a meterme en una comunidad con unas cuantas personas más. Pasaron algunas cosas, nos atacaron y pude escapar. Todo lo que he conocido desde entonces son unos cuantos locos que intentaron matarme, así que tuve que actuar primero".

Se quedó sin palabras y caminaron en silencio. Unas horas más tarde, Micha se volvió y le miró con cautela. "Escucha, quiero una respuesta de sí o no. Lo último que quiero es una falsa esperanza. ¿Puedes llevarme contigo, lejos de este mundo?"

Hopper asintió, había estado esperando que llegara esta pregunta. "Sí. Si estoy tocando a alguien, puedo llevarlo conmigo".

Tan pronto como dijo esto, Micha extendió la mano y le agarró el brazo, sus dedos se clavaron en su piel.

"No vas a pensar siquiera en dejarme ir. ¿Entendido?" Su voz estaba llena de desesperación. "¿Cuánto tiempo tardas en volver a tu universo?"

"Um, varía. Desde unas horas hasta unas semanas".

"Bueno, ninguno de los dos se deja ir por el tiempo que sea necesario, entonces. Salgamos de aquí".

Aumentaron su ritmo, dejando los pastizales fangosos muy atrás. Cruzaron una colina y un bosque apareció en la distancia. "Cambio de plan. Allí debe haber una vieja choza", explicó ella. "Podemos aguantar allí hasta que nos saquen de este vertedero".

Se acercaron al bosque, y el aire se vio repentinamente dividido por un chasquido ensordecedor. Los temblores sacudieron el suelo a su alrededor y la tierra se abrió, marcando el paisaje con profundas fisuras. Micha echó a correr y Hopper solo consiguió saltar por encima de un hueco que se abrió a sus pies. El temblor disminuyó hasta detenerse y el limo gris comenzó a salir de las lesiones, acumulándose en el suelo. Micha instó a Hopper a que corriera más rápido, pero él ya iba tan rápido como sus piernas podían llevarle.

Poco después de que pasaran por el último de los agujeros, el líquido empezó a coagularse, convirtiéndose en montículos amorfos de carne gris. No se veían ojos ni oídos, pero sabían exactamente dónde se encontraba la pareja mientras ondulaban hacia ellos a velocidades asombrosas.

"Oh, mierda. ¿Por qué ahora?" Micha siseó.

"¿Qué es esa cosa?" gritó Hopper.

"¡No lo sé!", gruñó ella. "Por supuesto que algo tiene que salir mal justo cuando tengo algo de maldita suerte. Vamos a intentar perderlos en el bosque. Si no podemos hacerlo, tendremos que seguir avanzando".

Hopper jadeaba demasiado para decir algo. Incluso después de haberse puesto a cubierto de los árboles, las abominaciones seguían siguiéndolos, sus enormes formas se mantenían bajas en el suelo del bosque. Micha y Hopper todavía tenían ventaja sobre los perseguidores que iban detrás de ellos, pero en las sombras de los árboles que había delante, más formas enormes se deslizaban por el suelo. Estaban rodeados. Micha dejó caer su mochila al suelo y se subió a un árbol, luego tiró de Hopper tras ella. Se sentaron en una rama cerca de la copa del árbol, manteniendo los ojos clavados en el suelo.

Un dolor de cabeza cegador cubrió la visión de Hopper de estrellas. No sabía si era culpa de la larga carrera o del comienzo de un turno. Gimió y se agarró la cabeza.

"Micha, creo que estoy a punto de cambiar".

"Al menos tu poder tiene un horario dramático", murmuró ella.

Una de las manchas más grandes, del tamaño de una furgoneta, se abrió paso desde detrás de una arboleda. Se quedó en la base, tratando de mantener una forma estable durante el tiempo suficiente para alcanzarlos y agarrarlos, antes de colapsar en el exudado de nuevo. Micha apuntó su rifle y disparó contra la criatura. Un fluido gris goteó de las heridas en su suave membrana, pero no pareció darse cuenta. A su vez, la masa amorfa de carne disparó una protuberancia con púas, rápida como un rayo, y atravesó la pierna de Micha. Ella gritó y el arpón carnoso se retrajo, arrancándola del agarre de Hopper. La sangre salpicó la cara de Hopper, que se lanzó hacia delante por la rama; en ese intento desesperado por tirar de ella, perdió el equilibrio y cayó, rompiendo las ramas que tenía debajo…

Cayó con fuerza sobre un tablón de madera maciza. El bosque se había convertido instantáneamente en hileras de estanterías. Con la mano temblando, Hopper se llevó la mano a la cara, sintió la cálida pegajosidad que lo cubría y se desplomó.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License