Hiperborea
Puntuación: +11+x

Hace una semana terminó una expedición a las cuevas Bev dirigida por el investigador Karreg con el objetivo de encontrar el lugar conocido como Hiperbórea dentro del cual se hallaba la ciudadela Cofán, sin embargo, en el transcurso del trayecto ocurrió un incidente en el cual se separaron los Investigadores Ernesto Navarro, Frederick Forbes y el Agente Ender. Originalmente se les clasificó como perdidos en acción hasta que recientemente se descubrió una señal de auxilio emitida desde el casco del Agente Ender, dado a que los miembros perdidos son de suma importancia para el Sitio-34, se conformó un pequeño equipo de rescate conformado por los Agentes Samantha Gutiérrez, Mikaelo Costello y Jeffrey Campbell con tal de recuperar a los miembros anteriormente mencionados.


Un grupo de solo 3 personas eran transportadas dentro de un vehículo, cada uno estaba concentrado en sus propios asuntos, hasta que el transporte se detiene y las puertas se abren –hemos llegado– dijo el conductor del vehículo a la par que una mujer de cabello negro y un mechón blanco bajaba del trasporte para realizar estiramientos ya en el exterior.

–Ya era hora– exclamó un hombre con acento canadiense, de cabello castaño rojizo, ojos azules y pecas.

–Es momento de trabajar– agregó una voz energética de acento argentino, la voz era de un hombre con gabardina con mascara, visor color rojo y una gorra con el estampado de un tiburón.

Los agentes portaban mochilas con suministros, armas y equipo táctico para la ocasión que se presentase repartidas entre ellos.

–No perdamos más el tiempo y vayamos a buscarlos– dijo la mujer con mucha determinación.


El pequeño equipo ingresó con éxito a una de las entradas la cual reducía el camino hacia la posición de los objetivos, ya en el interior, los 3 agentes se adentraron a las profundidades de la caverna, pasada una hora, Jeffrey habló –Esta muy callado– mencionó con clara confusión

–Obvio, es una cueva– contestó Mike con burla a lo que el canadiense respondió

–Es raro, ya había escuchado de las cuevas Bev, sobre que eran ecosistemas enteros llenos de vida, pero esto…

–Es a causa de Carter & Dark– Interrumpió Samantha antes de que Jeffrey continuase.

–No me sorprende, prefieren destruir antes que renovar, a todo esto ¿Cuánto nos falta para encontrar a– Jeffrey fue interrumpido por el abrupto alto de Samantha?

–¿Sucede algo?– Preguntó Mike.

Samantha se detuvo frente a un pequeño acuífero al cual entró rápidamente y se agachó para recoger un fragmento verde, un “No” ahogado fue lo único que pudo salir de los labios de la mujer mientras apretaba con fuerza dicha pieza.

–¡Sam! ¿¡Eso es!?— Jeffrey decía con preocupación y un solo asentimiento de la chica confirmó sus sospechas, el fragmento que tomó Samantha era un pedazo del casco de Ender, pieza la cual emitía la señal de rastreo, un viaje que inició con esperanza de encontrar al personal perdido se transformó en una amarga decepción.

Mike se acercó a Samantha y tomó una roca para después arrojarla al acuífero, luego de un suspiro le dijo –Quizás no todo esté perdido, podríamos regresar, juntar más personas y– antes terminar la frase, una piedra golpeó a Mike en la cabeza –¿Que chucha?– dejó escapar Mike– Es mi idea o ¿esa piedra regresó del agua?– ante la pregunta de Jeffrey, Mike agarró la piedra que le había golpeado y volvió a lanzarla hacia el acuífero, los 3 agentes se acercaron un poco, esperando que algo sucediese.

Sin previo aviso, 6 manos salieron del agua para agarrar a los agentes quienes fueron arrastrados a las profundidades del lago, extrañamente, fueron soltados y ascendieron a la superficie, nadaron lo más rápido posible hacia la orilla, ya en tierra firme sacaron sus armas apuntando hacia el agua, movían sus linternas en todas direcciones esperando algún indicio pero solo había silencio, antes de siquiera ponerse de pie escucharon un chapoteo al cual apuntaron rápidamente –¡Soy humano, no disparen!– gritaba un joven asustado mientras se tapaba el rostro con los brazos en señal de estar desarmado.

–Identifícate– dijo Samantha con firmeza.

–Soy Ernesto Navarro.

–¿Navarro? ¿Qué demonios haces aquí?– Preguntaba Jeffrey con incredulidad.

–No es el único en este lugar– Dijo esto Frederick mientras salía del agua.

–¡Forbes!– Mike decía sorprendido.

–Lamento el susto, pero no había mucho tiempo, Forbes puede explicarles mejor.

La última voz que se escuchó era inconfundible para el grupo, era la del mismo Agente Ender quien estaba saliendo del agua, le faltaba la parte inferior del casco dejando al descubierto su mentón, boca parte de las mejillas, pero sosteniéndose por una especie de collar que parecía incómodo, al fin y al cabo, él estaba vivo y en buen estado como los investigadores. –Ender, más te vale tener una buena explicación para darnos un susto de muerte– expresó Samantha con claro enojo.

–Y la tengo… pero Forbes les puede explicar mejor.– decía Ender mientras señalaba al investigador.

Forbes suspiro para dar la siguiente explicación –Bev está en un desbalance criticó, las acciones de Marshall Carter & Dark para extraer los minerales generan alteraciones en la taumaturgia presente del lugar, lo que genera anomalías como las de ese lago, el cual es un portal que cambia de ubicación cada tanta hora. Por eso esta caverna es diferente al resto.–

Navarro continuó con la explicación diciendo –Al separarnos del grupo de Karreg, vagamos durante un tiempo y fuimos perseguidos tanto por criaturas del lugar como los propios Kelt, durante una huida caímos dentro del acuífero y aquí terminamos, cuando nadamos para intentar salir, aparecimos en un lugar distinto, todo apunta a que este es un punto intermedio para viajar entre los distintos canales subterráneos, hasta el momento solo conocemos 5 posibles lugares por los cuales salir de aquí.–

–Como nuestros comunicadores murieron, tuve que ingeniármelas para desprender una parte de mi casco y usarla como una señal de rastreo, no había garantía de que nos encontrasen, pero aquí están– interrumpió Ender a la conversación.

–Cierto, esto es tuyo– Samantha le entregó el fragmento que había recogido a Ender y este lo reintegró al casco.

–Vaya lío en el que los metió Stephan– Agrego Jeffrey

–Oye, de no haber sido por el Klasz no seguiría vivo… o eso espero, a todo esto ¿cómo sabes que Stephan nos enemistó con los Kelt?– Ender preguntaba sorprendido.

–Yo rescaté al grupo de Karreg y puse al día a estos 2– agregó Mike.

–¿Karreg? ¿Cómo está? ¿Qué hay de Klasz también? y– Navarro no pudo contener sus dudas al escuchar el nombre de su amigo, por lo que Mike tuvo que silenciarlo un momento.

–Están bien, Navarro, todos menos Stephan–

–¿Que le sucedió a Stephan?– Preguntó Ender

–Prefiero contarles en la salida y– Mientras Mike tomaba sus cosas fue interrumpido.

–¡Aún no podemos!– Forbes le dijo al grupo –Es mejor que lo vean ustedes mismos– seguido de aquello, Ender, Forbes y Navarro condujeron al trío de agentes por un pasillo a la derecha, al salir de él, lo que vieron fue impresionante.

Del otro lado del pasillo, el grupo de rescate observó una luz y al salir admiraron un nuevo ambiente, el lugar era más amplio que cualquiera de las recamaras conocidas en Bev, se encontraban rodeados de vegetación, algunas zonas estaban abiertas y llenas de pasto, otras estaban cubiertas por helechos, árboles y raíces, gracias a la iluminación del techo y los alrededores, el lugar parecía estar iluminado por luz de luna.

–Bienvenidos a Hiperbórea… o suponemos que este lugar lo es– Dijo Navarro al grupo recién llegado.

El grupo de rescate quedó asombrado por el lugar, habían visto fotos de cómo era el ambiente de las cuevas Bev, pero nada de lo que los rodeaba se parecía remotamente a lo que hubieran visto en dichas imágenes, de izquierda a derecha no podía apartar su mirada de la vegetación y cosas luminiscentes hasta que voltearon hacia arriba.

El techo era tan alto que no podía verse a simple vista, algo que llamó la atención de Jeffrey, fue que las fuentes de luz que había en el techo se estaban moviendo, al percatarse de aquello, usó la mira telescópica de su rifle para observar mejor aquellas luces móviles descubriendo algo sorprendente.

–¡Son peces!– dijo Jeffrey con claro asombro, no eran solo peces luminiscentes flotadores, literalmente había un río flotando sobre sus cabezas dentro del cual nadaban a gusto las criaturas de Bev.

Los recién llegados admiraron el reciente descubrimiento de un techo con agua flotante lleno de vida acuática, un espectáculo visual el cual se turnaron para observar

–¿Cómo es esto posible?– preguntaba Mike,

–La propia taumaturgia de Bev, no era mentira que Hiperbórea estaba bajo el agua, pero no esperaba esto tampoco– aclaraba Forbes al grupo de rescate, Frederick recordó el momento en que cruzaron un canal durante su viaje en Bev, quizás ese mismo canal que habían atravesado, era el mismo que se encontraba sobre ellos.

–Malditos piratas– dijo para sí mismo.

Luego de admirar el espectáculo del techo, el grupo puso su atención en sus alrededores. En medio de los claros despejados, quizás a unos 200 o 300 metros, se podía observar un gran templo, dicha edificación resaltaba alrededor de todo el lugar. Sin lugar a dudas, estaban frente a la tan ansiada Ciudadela de Cofan.

–Por ese templo de allá, es el por qué no podemos irnos aun– Mencionó Ender.

–Cuando lo descubrimos, pensamos en explorar el templo, pero… hay un problema– Le dijo Fobes al grupo.

–¿Qué problema?– Expresó Mike. Al terminar dicha oración, una criatura alada bajo desde las alturas para tomar de los hombros al investigador Navarro y levantarlo al mismo tiempo, Ender intentó aturdir a dicho animal con su modo Taser del casco, pero fue en vano puesto a que se alejó del rango que Ender podía permitirse, la bestia estuvo a punto de llevarse al investigador hasta que se escuchó un zumbido y el animal fue abatido en el aire cayendo junto a Ernesto.

Mike salió corriendo a la posición de Navarro para atraparlo, al estar a nada de impactar con el suelo, el agente dio un salto para atrapar al investigador y amortiguar su caída, fue gracias a las mejoras de los implantes de Mike que pudo lograr atraparlo sano y salvo, ambos estaban bien, pero la bestia no contó con dicha suerte al caer a solo unos pocos metros del dúo, Navarro y Mike inspeccionaron al animal y notaron 2 cosas, la primera era que fue tenía un orificio de bala en la cabeza y la segunda era más desconcertante, se trataba de un ave rapaz de gran tamaño similar en apariencia a un búho.

–¿No se supone que las aves no existen en Bev?– preguntaba Mike desconcertado.

–Si… eso también nos tomó por sorpresa la primera vez– Contestó Navarro
un poco mareado por el ajetreo del momento.

–Amigo, esa sí que es un ave gigantesca– decía Jeffrey mientras llegaba con el resto del grupo.

–¿Quién de ustedes le dio a esta cosa?– Mike preguntaba.

–Jeffrey, puede ser algo idiota a veces, pero es el mejor francotirador de nuestras filas– Contestó Ender.

–Oh vamos, no fue para tanto, este bebé (sosteniendo su rifle modificado) es casi la perfección hecha arma– Afirmaba Jeffrey con alegría.

–Aprovechando el momento, si, aparentemente Hiperbórea está repleto de aves, tanto terrestres como voladoras, hemos sobrevivido al alimentarnos de algunas de estas aves a la par de raíces y algunas plantas– Comentaba Forbes.

–Con ayuda del casco puedo saber cuáles son comestibles y cuáles debemos evitar– Agregó Ender.

–Igualmente les das buena sazón– Exclamó Navarro. El grupo se quedó en silencio unos momentos para luego echarse a reír. –Esta ave parece comestible ¿Quién quiere una probada de Hiperbórea?– Dijo Ender con mucho entusiasmo. El grupo volvió a reír e iniciaron los preparativos para cocinar al animal, iniciaron una fogata para alejar a las criaturas, Ender cocinó a dicho animal asándolo a las brasas a la par de sazonarla con algunas de las provisiones del grupo de rescate.

La comida estaba lista, para las bebidas habían traído jugos en polvo entre las provisiones, tenían mal sabor, pero hacía más amena la experiencia y extrañamente combinaba con la carne del animal, comieron y bebieron un rato a la par de risas e historias. Por un momento se habían olvidado de su situación, pero estaba bien, o eso pensaban, en la naturaleza, el relajarse es un lujo que pocas especies pueden darse, dicho lo anterior, un ente apareció de entre los arbustos haciendo acto de presencia ante el grupo.

Todos lo vieron, era un animal de cuerpo humanoide, pero con cabeza de ave, cubierto de plumas que aparentaban ser cabello, por la oscuridad bien podrían ser un azul oscuro o negro totalmente su color, su cabeza tenía un gran pico que podía recordar al de un tucán, pero este tenía forma de cono, no tenía alas o al menos no visibles y sus ojos reflejaban la luz que emanaba del fuego.

Mike intentó alzar su arma, pero fue detenido por Ender, este último hizo una seña para que Samantha y Jeffrey tampoco sacasen sus armas, posterior a esto, él junto a Forbes y Navarro tomaron lo que sobraba del ave para dejarlo frente a la extraña criatura. Solo habían pasado unos minutos desde que se hizo presente dicho animal, pero se sintieron como horas, hasta que la criatura tomó los restos del ave cazada y comenzó a retirarse, no sin antes tomar un bocado del muslo que sostenía Navarro en su mano derecha, después de aquello el ser volvió a las profundidades de la espesa vegetación. Y el grupo se quedó en silencio unos momentos.

–¿Qué era esa cosa!?– Samantha fue la primera en hablar.

–La razón por la que no vamos al templo– Contestó Forbes.

–Y tuvimos mucha suerte– Agregaba Ender.

–¿Qué tiene de especial esa criatura?– Preguntó Samantha nuevamente

–Acaban de conocer al depredador ápice de Hiperbórea– Dijo Navarro mientras sostenía lo que sobraba del muslo en su mano. La criatura había devorado la mayor parte incluso con hueso, arrojó el pedazo de hueso sobrante y procedió a hablar sobre la extraña criatura.

–Cuando llegamos a Hiperbórea, esa… bestia, fue de las primeras criaturas que encontramos por la zona, de haber querido pudo asesinarnos a todos– dijo Navarro mientras le temblaban las piernas.

–Ok, pero eso no explica por qué es tan peligroso– Agrego Jeffrey

–Es un ser anómalo, cuando se encuentra con otro de su misma especie, generan una especie de “aura intimidatoria”, todos los animales que llegan a sentirla huyen despavoridos y los que no lo hacen, los ve como rivales, osease, los de su propia especie– Explicó Forbes.

–¿Cómo sabes que lo hace con su propia especie?– Mike preguntaba.

–Hiperbórea es un lugar increíblemente grande, a tal grado que hay más de esas cosas rondado por allí, hace unos días uno de color gris llego al territorio del azul, fue allí cuando sentimos su “aura”, el otro hizo lo mismo y no puedo describirles el pavor que sentimos en esos momentos, como ninguno cedía comenzaron a pelear y termino ganando el azul, el gris… parecía carne molida en vez de una criatura– Relató Ender.

–Son ágiles, resistentes y muy agresivos cuando cazan o estas cerca de su territorio, es casi como si tuviesen un comportamiento explosivo, por eso les di el nombre científico de “Avis nitrum”– Explicó Navarro

–Lamentablemente, el templo es donde habita, por lo que intentar estudiar la estructura es casi un suicido– Termino de agregar Forbes.

Después de lo acontecido, el grupo se planteó la siguiente situación: Dejar Hiperbórea o intentar a explorar el templo, cualquiera de las opciones era riesgosas, la primera por estar siendo cazados por los Kelt mientras que en la segunda opción se exponían ante la criatura misteriosa.

–Bueno, propongo dejar Hiperbórea y regresar con más gente– Jeffrey

–Los Kelt aún nos persiguen y no es buena idea entrar en combate con ellos– Ender respondió.

–No importa, ya tenemos potencia de fuego más que suficiente– Agregó Mike.

–El problema es que sólo empeorará aún más las relaciones con esta tribu– Afirmó Forbes.

–Exploremos el templo, no habrá necesidad de enviar más gente si reportamos lo que hay– propuso Samantha.

–Oh no, para nada, por mucho que quisiera estudiarlo, es demasiado riesgoso– Expresó Navarro.

–Es una total locura, primero me hacen dar un estúpido seminario un día antes– Decía Forbes exaltado.

–Luego nos mandan a una expedición con lo mínimo para estar vivos– Agregó Ender.

–¿Qué rayos le pasó a la Fundación? ¿Esto no es nada típico de ellos?– Continuó Navarro con claro disgusto.

–No lo sé, pero si encuentro a quien lo hizo, voy a meterle tremendo golpe a ver si vuelve a hacer algo como esto– Termino Forbes.

–Oigan, no pueden culpar a la Fundación por todo esto, a fin de cuentas, casi todos los recursos son destinados a las ubicaciones ya controladas en Bev o con los grupos encargados de lidiar con Marshall Carter and Dark. Su grupo era meramente de exploración científica y en estos precisos momentos no es la prioridad– Afirmó Mike.

A pesar de las palabras de Mike, el grupo aún seguía molesto por la poca profesionalidad y la pobre cantidad de suministros entregados a los exploradores, continuaron despotricando un rato más acerca de los eventos sucedidos hasta que una vez calmado el asunto anterior, retomaron el tema para infiltrarse en el templo o salir de Bev.

–Bien ¿alguien tiene alguna idea para salir de aquí o para entrar al templo?– Preguntó Forbes ya cansado de la discusión.

–Para salir podríamos aprovechar las aguas– Decía Jeffrey.

–Es buena, pero tendremos que esperar mucho hasta que nos lleve a un buen sitio– Contesto Ender.

–Estoy seguro que con suficiente plomo derribaremos a ese pajarraco– Afirmó Mike.

–Oh podemos hacerle una ofrenda– Dijo Samantha.

–¿Ofrenda?– preguntaron todos los presentes –Si, que tal si lo alimentamos y luego nos infiltramos en el templo– La idea de Samantha pareció convencer a todos, después de todo, qué mejor manera de ganarte la confianza de un animal que dándole comida.

Luego de ponerse de acuerdo, el grupo de rescate distribuyeron las armas y suministros a los miembros de la cueva, Ender obtuvo una escopeta junto a su fiel prototipo de puño hidráulico cortesía de Santarrosa y Cameron, Forbes recibió un subfusil Mp5 mientras que Navarro obtuvo una pistola glock de 9mm, Mike limpió su M60 a la par de lustrar su hacha de mano, Jeffrey ajustaba su rifle a la par de asegurar su pistola y Samantha preparó su fusil de asalto Xiuhcoatl al igual que otro puño hidráulico, todos ya se encontraban armados pero también recibieron comunicadores y cámaras para la misión.

El equipo logró cazar con éxito una de las aves de gran tamaño y la llevaron hacia la entrada de la Ciudadela Cofán, esperaron a que el ser aviar apareciese, más temprano que tarde hizo acto de presencia, nuevamente se volvió a sentir la presencia del depredador, el plan era más que simple, mientras la bestia comía, Forbes, Jeffrey y Navarro deberían escabullirse para estudiar el templo mientras que el resto vigilaba a la bestia, con nuevos comunicadores, proporcionados por el grupo de rescate, la situación debería estar totalmente controlada.

La bestia, se acercó a la presa que habían logrado cazar, este comenzó a comer tranquilamente, ya había mordido el anzuelo, el grupo del templo comenzó a movilizarse de poco a poco, hasta entrar a la estructura con éxito y comenzar a recorrerlo, mientras tanto, el grupo de Ender vigilaría a la bestia.

El grupo de Forbes avanzó hacia las profundidades de la edificación mientras eran apoyados por linternas y cámaras de mano para registrar todo aquello que pudiese ser de interés, los pasillos eran sofocantes, pero nada que no pudieran lidiar, lo único que temían era de la remota posibilidad de hallar trampas, pero si una criatura como la del exterior vivía en estos lares quizás no hubiera algún tipo de peligro más allá de dicho animal.

Con cada paso fueron encontrando artículos de su interés, desde glifos hasta cerámica antigua, definitivamente alguna civilización llegó a habitar este lugar que seguramente fuera el centro religioso de dicha civilización perdida en el tiempo. –Chicos, vengan a ver esto– Dijo Navarro al grupo.

–¿Qué encontraste?– Decía Forbes mientras se acercaba.

–Oh dios– Fue lo único que pudo decir Jeffrey al contemplar lo que yacía frente a sus ojos.


En el exterior, el grupo de Ender se mantiene vigilando al “Avitrum” como bautizó Navarro, dicho animal se sentía a gusto devorando la ofrenda que le habían realizado ignorando a los agentes que lo vigilaban. –Sorprendente que pueda comer tan despreocupado frente a nosotros– Mencionaba Mike.

–Así es la cadena alimenticia, el más fuerte come frente a los débiles– Afirmaba Ender.

–No tenemos nada de débil– Respondió Mike.

–Pero esa cosa nos ve así– expresó Samantha.

Antes de continuar con la charla, el Avitrum asomo la cabeza en dirección al templo y sin previo aviso corrió hacia el interior. La acción provocó la respuesta de los agentes quienes abrieron fuego contra el animal, al sentir los impactos la bestia se detuvo en seco, en ese instante liberó su “aura” amenazante mientras volteaba a ver al grupo, tal como habían descrito, Samantha y Mike sintieron un pavor nunca antes experimentado a tal grado que la todos quedaron paralizados del susto, tras confirmar que ya no eran una amenaza, el Avitrum volvió a correr al interior de Cofan.

Samantha cayó de rodillas intentando recuperar el aliento, Mike espabilo y continuó corriendo hacia Cofán, Ender se quedó un momento para revisar a Samantha y advertirles a sus compañeros por el comunicador. –Forbes, el Avitrum ha entrado a Cofan, repito, entró al templo, salgan de allí de inmediato– Los miembros del interior escucharon el mensaje de Ender por el comunicador, era hora de retirarse, pero el camino sería un problema, no sabían si la ruta por la que planeaban regresar era la más segura pero tampoco podían arriesgarse a tomar otro camino.

Rápidamente tomaron la decisión de tomar un camino alterno, un plan arriesgado, pero mejor que volver sobre sus pasos y encontrarse con su cazador. Todos se dirigieron por un pasillo a su izquierda, mientras corrían escuchaban el sonido de la bestia, la situación no mejoró cuando la vieron detrás de ellos, la criatura avanzaba en cuatro patas ya sea en línea recta o dando saltos entre las paredes para ganar impulso.

Jeffrey sin pestañear apuntó directo al animal y realizar 3 disparos, 2 de ellos lograron impactar y detener el avance por unos instantes, al darse la vuelta para continuar corriendo sintió el aura de intimidación, el agente se quedó paralizado al igual que sus colegas, el Avitrum ahora tenía la total intención de asesinar a los presentes, Forbes y Navarro estaban luchando en sus adentros si continuar corriendo o sacar a Jeffrey de su parálisis.

–¡Corre Navarro!– Gritaba Forbes mientras iba hacia su compañero canadiense.

Navarro hizo caso a las palabras de su amigo y continuó su trayecto, Forbes logró sobreponerse a la intimidación por lo que se volvió el objetivo de la bestia, Forbes logró alcanzar a su compañero y sacarlo de la parálisis, pero el Avitrum se lanzó en dirección de Forbes y Jeffrey, Forbes logró alcanzar a su compañero y sacarlo de la parálisis.

Ambos agentes abrieron fuego, pero de poco les servirá, aparentemente las balas lograron impactar, pero no penetrar en la bestia, esto solo enfureció más al animal quien ahora extendió su pico horizontal de lado a lado dejando ver su lengua bífida a la par de rugir estruendosamente –¡Vete, Navarro te necesita!– Gritaba Forbes a Jeffrey, pero él no quería irse, no dejaría morir a su compañero.

–¡Agáchense imbéciles!– Gritó otra voz al otro lado del pasillo, rápidamente una serie de detonaciones se pudo escuchar por todo el lugar, los agentes hicieron caso de la advertencia y realizaron hicieron pecho a tierra mientras una lluvia de balas pasaba por sus cabezas y otras tantas más impactaron el lomo del Avitrum.

El autor de aquello fue Mike quien no dejó de disparar hasta agotar su munición, sin embargo, el Avitrum se mantenía en pie –Más vale que sepan cómo matarlo– decía Mike mientras sacaba un revólver de alto calibre de su gabardina y su hacha de mano –¡No tengo idea!– gritaba Forbes angustiado y estresado –Entonces será a la antigua– acto seguido, Mike se desplazó contra el Avitrum, quien se dio la vuelta para comenzar su lucha.

En este punto los presentes optaron por sobreponerse a la intimidación de la criatura mas no por eso seguían aterrados del animal, Mike disparaba y golpeaba con su hacha mientras intentaba no ser golpeado por los ataques del Avitrum, la bestia hacia movimientos rápidos y ágiles, de los golpes que acertaba en las paredes o el suelo dejaba marcas de sus potentes ataques, incluso con sus mejoras, Mike no quería ser golpeado por aquellos ataques.

Poco o nulo tiempo tenía Mike para pensar en una estrategia, poco a poco se fue quedando sin balas en su arma y el filo de su hacha estaba destrozado, la bestia era más que dura y se le acaban las opciones, Jeffrey y Forbes sólo podían contemplar la batalla –¡Tengo una idea!– dijo Forbes antes de salir corriendo en la dirección por la que huían del animal –Forbes, espera– Fue lo que alcanzó a gritar Jeffrey.

Forbes pasó corriendo al lado de Mike y el Avitrum, Mike se percató de ello y centró su atención en el investigador para redirigirla hacia su oponente, en aquel momento estuvo a punto de recibir un puñetazo en la cara, pero pudo quitarse a tiempo, sin embargo, no fue lo suficientemente rápido y el golpe impactó en su máscara la cual salió volando, ahora cada respiración quemaba el interior de Mike, si ya estaba en una mala situación ahora estaba peor.

Mike ya no podía seguir el ritmo por lo que terminó de rodillas por no poder respirar bien, antes de ser ejecutado por el Avitrum Jeffrey volvió a arremeter con múltiples disparos de su rifle, incluso su arma modificada no podía penetrar la dura piel del animal, más no iba a dejar que asesinaran a su compañero, del otro lado se volvieron a escuchar disparos, esta vez eran Ender y Samantha quienes arremetieron contra la bestia.

Ender tomó la máscara de Mike y se la devolvió mientras que Sam y Jeffrey continuaban peleando contra la bestia –¿A dónde demonios va Forbes?– preguntaba Ender conmocionado.

–No lo sé, pasó a mi lado y allí perdí la máscara– respondió Mike.

–Según él tiene un plan, pero no me dijo que era– Gritaba Jeffrey del otro lado.

–¿Por qué no lo detuviste?– Decía Mike

–Nos dijo que ustedes estaban luchando con el Avitrum– respondió Ender

–Oye Ender, veamos si esto puede matarlo– Mike sacó una de sus granadas modificadas de la gabardina.

–Será difícil atinarle– respondió Ender al ver el arma.

–No si se lo traga– Mike estaba convencido de su plan, pero por muy desquiciado que fuese ya se estaban quedando sin oportunidades.

Ender ayudó a amigo a ponerse de pie y retomaron su lucha contra la bestia, a pesar de su superioridad numérica no lograban grandes cambios o avances, cada oportunidad que intentaron Ender y Samantha de someter al Avitrum era en vano, los disparos de Jeffrey resultaban inefectivos y Mike no podía desperdiciar su último recurso, los golpes de los puños hidráulicos tampoco surtieron efecto, la desesperación era cada vez mayor.

En dado momento, la criatura lanzó un puñetazo hacia Samantha, gracias a su experiencia en Judo pudo aprovechar la fuerza cinética del golpe para tomar del brazo al Avitrum y lanzarlo unos cuantos metros por detrás del grupo, los presentes tomaron un ligero descanso para recuperar el aliento, incluso el Avitrum ya se notaba cansado, pero sin intenciones de ceder.

El momento fue interrumpido por unos chillidos que venían en la dirección por la cual llegaron todos los individuos, la bestia pájaro dirigió su atención hacia dicha dirección, de entre el pasillo salió Forbes, este último sostenía lo que aparentemente era una cría de la bestia pájaro, si las miradas mataran, Forbes ya hubiese sido brutalmente asesinado por la bestia pájaro al ver como sostenía a una de sus crías.

Sin previo aviso, Forbes arrojó a la cría detrás de él mientras que se echó a correr, la bestia aviar se lanzó en dirección a su prole, los agentes no esperaron tampoco, Mike le dio la granada a Samantha quien le quitó la hebilla mientras la lanzaba con ayuda del puño hidráulico hacia la entrada el techo, Ender haciendo uso de su casco, generó un láser con el cual siguió la trayectoria de la granada para detonarla en el momento exacto ocasionando que derrumba la estructura sobre el Avitrum y su cría.

La explosión de la granada fue más poderosa de lo esperado, lo que generó un gran derrumbe del templo los 5 comenzaron a correr intentando evitar los escombros y el polvo a su alrededor. Navarro, quien ya se encontraba en el exterior escucho la explosión y se preocupó, al poco rato vio como la estructura comenzaba a desmoronarse, al notar aquello fijó su mirada en la entrada mientras rogaba para que sus compañeros salieran a salvo.

Mientras se levantaban nubes de polvo y escombro, Navarro pudo observar cómo llegaban corriendo sus acompañantes hasta que la salida también se derrumbó. Después del derrumbe y que se disipara el polvo, se pudieron observar los daños, la mayoría del grupo logró salir con moretones y rasguños, pero la pierna izquierda de Mike quedó atrapada en un pedazo de la estructura.

Samantha y Ender ayudaron a levantar la piedra mientras que Jeffrey y Navarro sacaban a Mikaelo, la pierna de Mike estaba rota pero fue tratado de inmediato, ya una vez reunidos evaluaron la situación, –¿Qué demonios con esas granadas, Mike?– Ender preguntaba sorprendido –No se suponía que fueran tan potentes– Contestó Mike desconcertado –Es inficita– el grupo miró en dirección a Forbes quien sostenía un pedazo de escombro y continuó su diálogo –El templo está hecho de dicho material, es gracias a este mineral que la magia en Bev es estable, la carencia del mismo ocasiona estos desbalances–

–Eso no explica la explosión– Dijo Samantha.

–La infinita es un mineral muy estable, pero con el estímulo correcto se vuelve increíblemente volátil, es por eso que la explosión fue más fuerte– Contestaba Navarro.

–¿¡Pero qué demonios contigo, Forbes!? ¿Como se te ocurre ir por una de sus crías?– Gritaba Jeffrey.

–¿De verdad era una cría?– Dijo Samantha sorprendida.
–¡Si! encontramos el nido y decidimos que era mejor dejarlo tranquilo.– Comentaba Jeffrey.

–Pero llamaron a su madre…– Agregó Navarro.

–Me sigo preguntando, ¿Cómo es que esa cosa tenía esa habilidad de intimidación?– Preguntaba Mike.

–La Inficita afecta a los seres vivos, es por eso que muchos animales de la zona son diferentes a sus contrapartes de la superficie– Agregó Forbes.

–Entonces… ¿Esa cosa era tan peligrosa por vivir literalmente dentro de una casa de inficita?– Preguntaba Jeffrey.

–Ahora que lo mencionas… ¿no sienten más ligero el ambiente?– Ender le hizo notar aquel detalle a todo el grupo, quizás habían logrado matar a la criatura o simplemente era un efecto secundario del templo cuya entrada yacía desmoronada, en cualquier caso, estaban agradecidos que el techo de agua no cayera sobre ellos en ese instante, pero, la entrada al templo había sido perdida, la bestia pájaro aparentemente se quedó enterrada junto a su cría, todos estaban exhaustos y con motivos más que suficientes para abandonar Hiperbórea de una vez por todas.

–Bien, es hora de ir– Antes de terminar su oración, Forbes vio entre la maleza a un grupo de Kelts.

El grupo eran los mismos que los habían perseguido al haber llegado a Bev, fueron rodeados al momento y eran apuntados por todas direcciones, ya no había lugar para escapatoria y esta vez serían ejecutados.

El gran Keldan salió de entre el grupo dirigiéndose hacia el templo y contemplando las ruinas en silencio por unos momentos –Humanos… ustedes no se cansan de destruir, ¿verdad?– decía con clara tristeza y nostalgia, a pesar del repentino cambio de actitud a cuando se lo encontraron, sabían que ya estaban condenados, puesto a que ya no podían pelear debido al agotamiento.

–A pesar de todo, solo por esta ocasión los dejaré marchar– las palabras del Keldan conmocionaron al equipo –Señor Keldan… ¿Por qué?– Preguntaba Forbes mientras era apuntado con una lanza, el Keldan hizo que su acompañante bajase su arma y se dispuso a responder la pregunta del investigador.

–Hace mucho tiempo atrás, antes de mi padre y del padre de mi padre, esta era una tierra próspera para nuestro pueblo, hasta que los descendientes de Umbactu contaminaron descendieron a este lugar infundiendo terror con su sola presencia, ninguno de nosotros podía seguir viviendo aquí a causa del terror, los pocos que se oponían eran asesinados y devorados. Este templo no nos pertenecía, pero fue construido en honor a Ikilim por lo que al destruirlo pierde poder, eso no quita que asesinaran al hijo de Furlukin, pero con este acto solo lograron enmendar su error– el Keldan le hizo unos gestos al grupo para que se fueran.

–Keldan, nosotros no somos sus enemigos, pero si compartimos un enemigo en común, enemigo el cual solo busca saquear y destruir su hogar– Forbes interrumpió al Keldan antes de que se marchase.

–Humano, todos ustedes son iguales, da gracias que los estoy dejando marchar a pesar de su sacrilegio anterior– Forbes estuvo a punto de hablar nuevamente, pero fue detenido por Navarro, sabía que forzar las cosas no los iba a llevar a ningún acuerdo y simplemente continuarán empeorando la situación.

Samantha viendo la situación, arrancó cuidadosamente el parche de la Fundación del uniforme de Ender y se acercó al Keldan, la mujer se puso de rodillas ofreciéndole el parche al líder de los Kelt –Por favor, solo le pedimos que acepte este regalo– el Keldan dudo por un momento –¿Qué es esto?–

–En nuestra cultura, este es un símbolo de lealtad, todos nosotros lo portamos porque confiamos los unos de los otros, nuestra sociedad se une por los lazos de amistad y compañerismo por lo que lo usamos con gran orgullo, si esto no es prueba suficiente de que confiamos en ustedes y su gente, no sé qué pueda hacerlo cambiar de parecer– fueron las palabras de la mujer que hicieron reflexionar al Keldan por un momento, aunque dudoso, tomó el parche que le ofrecía Samantha.

–Está bien, afín de cuentas su grupo no tuvo intenciones de luchar con nosotros desde el inicio, si quieren que confiemos en ustedes lo haremos, pero con unas condiciones–

–Si garantiza la paz entre nosotros, dígala– Dijo Ender.

–Quiero un altar a Furlukin y también a todos los Kelt que murieron durante nuestro encuentro, eso es todo lo que pido con ustedes– Luego de aquellas palabras, los Kelt comenzaron a retirarse, mientras avanzaban el Keldan volteo a ver al grupo por última vez, los miembros del equipo señalaron al logo de la Fundación en sus trajes, miro al suyo que tenía en su mano y finalmente se retiró.

Después del encuentro el grupo descansó un poco, tomaron sus cosas y se fueron de donde vinieron, esperaron un tiempo en la cueva con el acuífero, al llegar el momento apropiado, todos ingresaron y salieron en la zona con la salida más cercana donde tomaron el trasporte original por el cual llegó el grupo de rescate, ya en el vehículo pusieron rumbo hacia el Sitio-34. Karreg se sintió aliviado al ver bajar a Ernesto y lo recibió con un cálido abrazo correspondido por el joven, Forbes se alegró de volver a ver a Klasz, ambos se alejaron del grupo para ponerse al día, Mike fue llevado a la enfermería mientras que Ender y Samantha se retiraron a su recámara para descansar.


La expedición a Hiperbórea comenzó como un fracaso, pero al final se logró el objetivo de encontrar tanto la locación como la ciudadela Cofán, no obstante, se generaron daños considerables recalcados a continuación:

  • La incapacitación temporal de dos miembros.
  • Extravío de 3 elementos valiosos. (Afortunadamente recuperados)
  • Daños físicos y psicológicos.
  • Pérdida de una valiosa locación.
  • Pérdida de nuevos especímenes para su estudio.
  • Pérdida de recursos.

Entre otros. A pesar de lo acontecido, cabe la posibilidad de restaurar completamente la relación con la tribu Kelt local siempre y cuando se cumplan sus demandas de la construcción de un altar tanto para su deidad como de sus miembros abatidos.

Este informe está hecho con motivos de denunciar a aquel que organizó dicha expedición y de igual forma a quien la haya aprobado, esta expedición ha demostrado que la exploración científica de Bev es vital por lo que debería recibir la misma cantidad de recursos como las zonas ya controladas o las que están en lucha contra las ubicaciones de MC&D o en su defecto, recibir equipo de calidad a comparación del recibido durante la expedición, sin más por el momento.

Firman: Karreg y Forbes

« La búsqueda de Cofan | Hiperborea ||

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License