Hiccup Jacet
Puntuación: +3+x

Heh. Es gracioso. Siempre les digo a mis chicos, no den su vida por la Fundación. Hagan que otro bastardo de la suya. Pero aquí estoy. Pinche hipócrita, eso es lo que soy. Pero nadie me prometió un retiro, así que esta bien.

Parece que tendré otros diez minutos antes de que atraviesen la puerta. El refuerzo más cercano esta a cincuenta millas de distancia, y se que Barnes no llegará a ellos a tiempo. Hey Barnes, si aún me escuchas, asegúrate de lograrlo, maldito cabrón. ¿Me oyes?

Este lugar va a volar muy pronto. Hay abundantes protocolos de seguridad en estas plantas, pero sé exactamente cuales errores cometer y en que orden. No se cuando lo hará, pero se llevara un buen pedazo del campo cuando lo haga. Esperen hasta que ocurra para entrar. No hay tiempo para que vengan por mí. Nadie saldrá vivo de aquí, si debo decir algo al respecto. Tengo una última bala, y que me condenen si la desperdicio en esos cabrones.

Así que, no sé quien me escucha. Los hijos de puta destruyeron el receptor, pero hasta donde puedo decir, el transmisor aún funciona. Así que, quiero decirles algo al resto de ustedes.
Somos nosotros los que salvamos al mundo. Ni los doctores, ni el concilio, ni nadie más. Nosotros. Somos la última línea de defensa. La única línea. Recuerden eso. No mueran por la Fundación. No luchen por la Fundación. Luchen por las seis mil millones de personas que no despertaran mañana si no lo hacen. Por eso vale la pena morir. ¿Un viejo chiflado quiere jugar con escapes? Que se vaya a la chingada.

No son máquinas. No son soldaditos de plomo. Son personas, hombres y mujeres que hacen la mierda que nadie más puede hacer. Y las personas toman decisiones. Hay una gran puta diferencia entre hacer las cosas porque se te ordena, y hacerlas porque deben hacerse. No me importa si es el mismo chingado trabajo, hay una puta diferencia. Tiene que haberla, ¿o por que diablos estamos peleando?

Y quiero que recuerden, todos y cada uno de ustedes, que no están solos. ¿Me entienden? Ninguno de nosotros esta solo alguna vez. Nos tenemos los unos a los otros. Todo agente que viva esta ahí para cuidarte la espalda. Sin importar lo que pase, tú eres uno de nosotros. No importa si eres un santo o un hijo de perra, eres familia. Tienes cientos de hermanos y hermanas allí en la mierda, listos para sacarte.

Y aún cuando estas solo, no lo estás. Todos los agentes que vinieron antes, y todos los que vienen después de ti, están contigo. Todos con los que has entrenado, todo el que te ha cuidado la espalda o te ha molestado en el almuerzo está contigo. Los llevas contigo, siempre y cuando recuerdes que no estas solo. Y transmitirás eso a todos los que conozcas. Cuando vamos a morir, merecemos saber que no estamos solos. No importa lo que pase. Nos tenemos los unos a los otros.

Oh, y una última cosa. Estoy orgulloso de ustedes. Si alguna vez trabajamos juntos, no importa que otra cosa les haya dicho, estoy orgulloso de ustedes. Incluso aunque nunca los haya volteado a ver, sólo por hacer el trabajo, estoy orgulloso de ustedes.

Ha sido un honor, chicos. Y cuando lleguen, si esto no los acaba… Denles un infierno por Max Lombardi.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License