Herman Fuller Presenta: La Enviada de Dios
Puntuación: +6+x


La Enviada de Dios

¡ELLA VUELA!

¡ELLA CURA!

¡ELLA PROTEGE!

¡DOMADORA!

¡JUNTO A SU MANTÍCORA!



¿HUMANA?

¿AVE?

¿MILAGRO?

¿ÁNGEL?

¡ALMA!

Enviada desde los cielos y lanzada a las calles, ahora ha decidido crear el mejor espectáculo de todos.

Prepárate para ver la virtud en persona y deleitarte con su poder, ¡Disfruta cuando te muestre su espectacular poder y controle a las bestias como si fueran cachorros!

¡Prepárate para que tu vida mejore, con esta experiencia única!

¡No te lo pierdas!

SOLO UN DÍA
10 PM este domingo.
¡Vengan, vengan todos!

Lo siguiente es una página de una publicación titulado Nacidos del Circo: La Colección de Fenómenos de Herman Fuller. No se han establecido las identidades de los editores ni de los autores, y se han encontrado páginas dispersas en libros de temática circense en bibliotecas de todo el mundo. La persona o personas detrás de esta diseminación son desconocidas.

La Enviada de Dios

Nacidos del Circo

Pobre chica, ella nos acompañó mucho tiempo en el circo, siempre nos ayudó, realmente no merecía todo lo que le pasó. La verdad, imaginar a esa pequeña niña, llegada casi de la nada, viviendo tantas cosas con nosotros me fue imposible el día de su llegada. Pero aun más difícil será olvidar ese momento. La hermosa luz de la luna sobre las carpas, el cielo estaba despejado, lleno de estrellas, y vimos a una figura entrar al campamento. Una mujer alta y rubia llegó a nosotros, ella se dirigió directamente a hablar con Fuller. La mujer dejó una bebé esa noche, luego de conversar con Fuller un poco desapareció. Claramente él iba a tener a la pequeña en el circo como una inversión a futuro. Aunque no fuera algo útil en esos instantes, si iba a ser de ayuda para el negocio en unos años. Por otro lado, Fuller no tenía intención de cuidar personalmente a la joven, así que, le pareció adecuado dejarla al cuidado del domador de mantícoras. Él domador siempre fue muy amable con la niña, cuidándola de cualquier cosa, también protegiéndola cuando enfermaba. Asimismo, para ella, él era como un padre y la única familia cercana en el circo. Aun con esas, y siendo un poco menos apegada a nosotros, la chiquilla siempre se paseaba por todos lados y nos alegraba el día a todos, ya que éramos como su grupito de amigos. No obstante, a Fuller le parecía que tener la niña todo el día jugando en el circo era una perdida de tiempo y recursos, por eso le dijo al domador que la pusiera a trabajar en algo. A causa de eso el domador se puso manos a la obra y empezó a entrar a escena con la pequeña. Ella disfrutaba de ver a los monstruos jugueteando, siendo más pacíficos, menos asustadizos, y sobre todo, siendo felices. Aunque, el domador la dejó más bien como un acompañamiento adorable para el acto. Imaginen, "la pequeña Niña Ángel domando a una cría de mantícora," era algo bastante atractivo como entrada, y ya luego entra la gran bestia junto al domador para hacer su acto. De esa manera la niña empezó a trabajar en las presentaciones del domador, todo un encanto para la gente del público y ayudando mucho a su "padre" en cada acto.



Ese fue el inicio de la carrera circense de la pequeña, así duró años y años. Siempre apoyando al domador en cada espectáculo y siendo la co-estrella durante estos. En sus momentos libres se la pasaba con la cría de mantícora, era como una mascota para ella, y siempre andaban juntas. Incluso le puso un nombre, Milanesa. Se lo puso porque escucho por ahí la palabra y le gustó. A todos nos pareció muy tierno cuando le pusó ese nombre, ya que ella ni siquiera sabía el significado de la palabra. Por otro lado y siendo algo que nos causaba mucha alegría, la chica mejoraba más en su acto cada día, hasta el punto en el que los clientes llegaban más por ella que por el mismo domador. Fuller no tuvo otra opción más que darle su propio show a la chica. Oh, y enserio que fue fantástico para todos nosotros ver como el mismo Fuller le decía que ella sola iba a hacer su propia presentación. Verla abrazar al domador con toda la alegría del mundo, fue algo espectacular. Ella le decía que por fin iba a ser como él, iba a ser una gran domadora, pero en su propio show. Iba a lograr ser igual de buena a él. Ese siempre había sido su sueño, y el domador estaba demasiado orgulloso por ella. Él siempre nos hablaba de como su chiquita iba a tener el mejor espectáculo de la historia del circo y eso por fin llegaba a ser realidad.

289


La Enviada de Dios

Nacidos del Circo

Ambos empezaron con las prácticas del nuevo gran show, la chica aún era algo torpe cuando se movía por todo el escenario, supongo que eso era un poco los nervíos de que iba a estar ella sola en el escenario. Pero eso no era impedimento para seguir practicando y planeando todo, incluso mientras revoloteaba de alegría por el lugar nos comentó a todos nosotros que iba a hacer con su acto y toda la emoción que tenía esperando el día de montarse en escena. Su acto era algo "peculiar" por no decir más, pero bastante atractivo para cualquier persona en el público. Consistía de lo siguiente; Primero ella estaría entrendo por la puerta principal, luego de eso haría una reverencia a todo el público, mientras Herman la presentaba en el altavoz. Lo siguiente que la gente podía ver era a nuestra querida chica elevarse desde el suelo y pasar alrededor de todas las personas cercanas. Después, ella elegiría a la persona del público que más dolor sentía (extrañamente ese era el don que más me fascinaba, el poder ver todo el dolor de las personas). Cuando seleccionase a alguien, iría por él y lo levantaría junto a ella, mientras aleteaba con gran fuerza. La chica volaría hasta lo más alto de toda la carpa y se detendría unos segundos, justo antes de descender en picada y dejar a la persona del público sobre el escenario. Justo en ese momento comenzaría lo verdaderamente impresionante. Nosotros dejaríamos pasar a una gran mantícora al escenario y ella llevaría a la persona del publico justo frente a ese gran monstruo. La persona estaría muy nerviosa, pero de repente empezaría todos se llevaban un gran susto, pero, la bella detenía a la bestia usando sus alas, la rodeaba con estas mismas y la hacía ver como un simple cachorro, con esto la gente enloquecía de emoción, y ella de alegría.



Los entrenamientos seguían, pero la chica parecía no mejorar demasiado. Estaba un poco frustrada, con el día acercandose cada vez más, pero aun mantenía un espíritu alegre. Más que nada porque Milanesa y el Domador siempre la acompañaban, y ella siempre estaba calmada junto a ellos. Los problemas empezaron faltando casi 2 semanas para la presentación. La chica enserio no lo lograba y Fuller se había dado cuenta de eso, lo que más lo había molestado era ver que la chica seguía paseando alegre por todo lado, aunque la presentación estuviera yendo mal. Todos sabíamos que cuando algo molestaba a Fuller, las cosas se iban a poner tensas, y eso fue justo lo que pasó. Un día vimos a la chica realmente preocupada corriendo por todo el campamento. Milanesa se había perdido y no la encontrábamos por ninguna parte, hasta que llegó Fuller. Él traía a la pequeña mantícora en sus brazos. El pequeño animal estaba casi irreconocible, no tenía alas ni cola, y tenía una amplia herida en el centro del rostro. Fuller le dejó el cuerpo del animal a la chica, que estaba totalmente destrozada y entre llantos. Él le dijo que esperaba que ella se tomara eso como un "incentivo" para ponerse a trabajar de verdad.

290


La Enviada de Dios

Nacidos del Circo

Desde ese día la chica no salió de su carpa y se la pasó practicando día y noche. No dormía, y comía solo lo mínimo posible, ella no quería tener a nadie cerca mientras entrenaba, no podía distraerse con ninguna persona, ni siquiera con el Domador. Casi era imposible tenerla en frente, pero cada tanto nos turnábamos para pasarle la comida, y era bastante triste ir a verla. Ninguna de las veces que fui ella hacía otra cosa más que entrenar. Ni siquiera nos saludaba, o nos daba una mirada, solo seguía su coreografía, sin siquiera darse cuenta de que habíamos entrado. En su cara se notaba todo su cansancio, grandes ojeras y un cabello desgreñado la delataban. Todos los días la veíamos un poco peor, las piernas y los brazos le tabaleaban, pero no se veía en ella intención de parar nunca. El Domador estaba también muy preocupado, pero no tampoco podía hacer mucho. El rezaba porque esto acabará con un buen show y que todo volviera a la normalidad. Las cosas se mantuvieron así, hasta que llegó el día del espectáculo.



La joven apenas y se podía parar del agotamiento, y su mirada se veía perdida, pese a esto, el show debía continuar. Todo empezó como había sido planeado, desde la entrada hasta la presentación. Luego de eso llegaría la hora de volar por los aires en búsqueda de una persona en el público. La pobre casi no logra elevarse del suelo, cada aleteo le pesaba más y más, y moverse le era prácticamente imposible. Aun así, la chica voló y con torpe movimiento tomó a la persona que más cercana que encontró. Ella en un momento estuvo a punto de caer, pero con un poco de guía del domador pudo retomar el equilibro. La joven hizo como si eso fuera parte del espectáculo, dio un respiro con fuerza y se movió rápidamente hacía el escenario, dejando a la persona a su costado. Ella apenas aterrizó, no pudo contenerse y estuvo hiperventilándose varios segundos, sosteniendo sus brazos y las alas, ambos bastante dolidos. En ese instante nosotros le abrimos la puerta a la mantícora y la joven se puso frente a la persona que había traído del público. Ella abrió sus alas e intentó rodear a la bestia con ellas, pero estaba tan débil que un pequeño empujón de la bestia la lanzó hacía el costado. Él monstruo no se contuvo en lo más mínimo y arrancó hasta el último pedazo de carne de esa desafortunada persona. Todos empezaron a huir despavoridos, mientras el domador y unos ayudantes metían a la bestia de nuevo en su jaula. La chica acostada boca arriba en el escenario, escuchaba los gritos y los rugidos, de la peor noche de su vida. Trabajó tanto solo para fallar y ver como lo que fueron sus sueños y esperanzas desaparecían entre sus manos.

291


La Enviada de Dios

Nacidos del Circo

Mientras todo el caos pasaba a su alrededor ella solo caminaba a su carpa, resignada con que ya había perdido todo su futuro. Luego de ayudar a encerrar a esa mantícora el domador fue a ver a la chica, que el siempre vio como una hija. Se oyeron llantos y risas dentro de esa carpa toda la noche. Ella lloraba diciendo que había arruinado su vida, que ella solita se había dañado la vida, mientras que el domador la consolaba diciéndole que solo había sido una mala noche y contándole historias de como el había empezado. Un poco más tranquila y luego de que el domador le limpiará las lagrimas, la chica pudo por fin descansar plácidamente, abrazada junto a su papá. Al día siguiente ambos encontraron a un Fuller sumamente furioso, que les diría a los 2 que lo acompañaran. Él los guío hacía el mismo escenario de la noche pasada, pero ahora todo el lugar estaba lleno de matones. Fuller ató a la chica a una silla y la puso en el centro del escenario. El Domador miró aterrorizado a Fuller mientras este le daba un cuchillo y lo acercaba a la chica. Fuller obligó al Domador a que le cortará las alas a la joven. Fuller hizo que le cortará cada pluma lentamente, mientras la pobre chica no paraba de gritar. El Domador intentó cerrar los ojos mientras hacía tal barbaridad, pero Fuller no lo dejó, e hizo que observará todo lo que él mismo le estaba haciendo a chica que había criado desde hace casi 19 años. Luego de horas y horas de cortar, cayeron ambas alas y Fuller las tiró a la basura como simples desechos, igual que hizo con ella. El circo la dejó atrás en un bosque ese mismo día y jamás la volvimos a ver.

292

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License