Santo Interior
Puntuación: +4+x

Es Halloween

Cuando los humanos siguen inútilmente una vieja tradición de ahuyentar espíritus con trajes mal hechos.

Bueno, bien. Nosotros seguimos tradiciones inútiles también, como crucificar comida antes de consumirla durante la cosecha. Pero al menos no parecemos un montón de idiotas mal vestidos que creen que se ven como monstruos pidiendo azúcar de puerta en puerta.

Sigh, está bien. Nosotros parecemos monstruosidades mal hechas a veces. Al menos no somos idiotas.

¿Qué quieres decir con que los Halkost son tontos a veces? De vez en cuando se olvidan de tener ojos y caminar en las paredes y asimilarse, pero al menos no hago eso.

No me mires así, juro que ese momento fue un accidente.

Aunque fue una idea bastante idiota tomar esa apuesta, especialmente una durante la víspera del Día de Todos los Santos.

Sí, estoy segura de que ya sabes cómo va esto.

__

Los humanos son idiotas, de verdad. Doy vueltas con la mitad de mi cuerpo siendo una constrictor, y a nadie le llama la atención porque es Halloween. En serio, nadie cuestionó cómo moví esa cosa.

De todos modos, estoy aquí para, cito, "inspeccionar el área circundante".

Estoy bastante segura de que es solo para hacer que me pregunte que pasaría en una área abarrotada con humanos. Nada, aparentemente. Lo que es aburrido, extraño las veces en que los humanos se sacaban sus propios ojos solo por verme. Desastroso, pero no eran humanos muy queridos, de todos modos.

Todo lo que veo son velas dedicadas a los muertos, alineandose en… bueno, toda la Iglesia. Paredes, piso, mesas. Y hay niños con cestas llenas de dulces. Y hay cubos llenos de manzanas. Estoy segura de que si intento sacarlos, morderé el cubo por la mitad.

Es el comienzo de la marea de lo santos, también. Ojalá tuviéramos algo como esto, pero en realidad, no tenemos muchos santos muertos. Prefiero no morir, muchas gracias. Ser celebrada por estar muerta no algo que me gustaría.

Es algo aburrido aquí, tal vez debería regres-

Espera un segundo, ahora ese es un disfraz interesante.

Tiene engranajes aparentemente implantados en el brazo y la cara, con una capa de color cobre para combinar. Definitivamente es una persona normal en Halloween. Quiero decir, hay incluso ruidos de tictac para hacer juego.

Oh, maldición, está mirando en esta dirección. Mejor dejar que la cola se relaje. Este es sin duda un soporte de cola normal. Los cuernos son claramente de plástico, no importa la sospechosa sustancia roja que los cubre. Y es hora de sacar la manzana de emergencia.

"Disculpem- ¡Oh, lo siento! Pensé que eras otra persona ".

Doy una respuesta indiferente de: "Hm, oh".

No soy muy buena conversando.

Silencio. Él todavía está alrededor. Me pregunto porque. ¿Es interesante pararse junto a una mujer-serpiente, con cuernos y garras manchadas de rojo?

Sin pensarlo mucho, le suelto, "¿Estás esperando a alguien?"

"Sí, señorita. A mi hija, verás, dijo que vendría a verme aquí. Fue por una ronda de truco o trato, como todos los demás. Es un buen disfraz que el tienes, por cierto".

"Gracias, lo mismo para ti".

Más silencio.

"Entonces, ¿qué crees que soy?"

"Un sacerdote."

No me di cuenta de mi error hasta mucho más tarde. Quizás soy una idiota.

"Un sacerdote, ¿eh? Interesante respuesta. Supongo que pareces, bueno, cómo digo esto … En español, diría que una santa."

Este tictac se vuelve más desconcertante por un segundo. No me gusta a dónde va esto.

"¿Una santa? Parezco todo lo contrario, ¿sabes?"

"Los santos no tienen que verse bien. Los nuestros definitivamente no".

Oh, diablos. Probablemente ya se dio cuenta.

"Parezco un monstruo. Al menos el tuyo parece algo pulido, literalmente".

"Claramente no lo has visto sin estar pulido. Todos somos humanos dentro después de todo, ¿no estás de acuerdo? Incluso con los disfraces, todos somos iguales. No juzgues un libro por su portada, ni lo clasifiques por el título ".

"Supongo que sí."

Oh mira, su hija está de vuelta, con una capa y con pequeños colmillos que salen de su boca. No escuché ningún tictac.

"¡Papi, mira lo que tengo!"

"Eso es demasiado, Emily, ¿no crees? Le bloquearás el equipo al dentista. Oye, ¿por qué no te llevas algo? Realmente con un diente de caramelo me basta".

Me tomó un poco sorpresa. Nadie me ofreció comida, y mucho menos los dulces de su propia hija. No ese Nadie, eso sería extraño.

"Gracias, supongo. Y no te preocupes, tengo muchos dientes".

"Claro, te veo por aquí".

"Estoy segura de que no lo haremos".

Hice una nota mental de a quién no matar la próxima vez. Mientras tanto, estoy atrapada con muchos dulces y sin papilas gustativas.

¿A los arcontes les gusta el caramelo?

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License