Tierra-Control
Puntuación: +1+x

La oscuridad lentamente se convirtió en luz una vez más. Cegadora, rojo, luz ardiente. Al principio era asombroso, el sol que se levantaba para saludar su visión, calentando sus huesos. Así como todo lo demás desde el accidente, sin embargo, fue un falso calor, un falso sentimiento de esperanza.

Déjalo ir.

Claro que las primeras dos veces que consiguió girar la cabeza para ver la Tierra estaba lleno de la esperanza de que lo trajeran, que de alguna manera sus compañeros lo encontrarían y lo traerían a casa. Ahora, se alegra de que no lo hicieran. Habría significado su fin.

Puedes volver a casa.

De alguna manera estaba sintonizado en la radio también. A lo largo de los años escuchó un flujo constante de emisiones de su casa, oh, en lo que el mundo se había convertido. Eso era probablemente sólo para atraerlo, sin embargo, hacer que cayera. Pero no lo haría, no ahora, nunca.

Ellos te quieren en casa, mira cómo lo intentan…

No estaba seguro de exactamente cómo sucedió, o exactamente lo que era. Un día estaba en un transbordador, un vuelo secreto al espacio, y el siguiente… Bueno, él estaba donde está ahora, y esta Presencia estaba con él.

No puedes aguantar más tiempo…

Al principio sólo pensó que era un producto de su imaginación. Una forma de mantenerse cuerdo en el frío vacío del espacio. Pero cuando empezó a desplazarse hacia la Tierra empezó a darse cuenta de que no estaba a la deriva. Estaba siendo jalado, y cuanto más se acercaba, más fuerte era la Presencia, y se sentía… mal.

Mal. Mal. Mal.

Así que lo detuvo. Tampoco está seguro de cómo hizo esto. Se detuvo, detuvo su inercia antinatural. Atrapado en la órbita de la Tierra. Oh, la Presencia se enfureció… Pero lo que él no esperaba era que se defendiera tan bien.

No puedo parar… Cosa débil y lamentable.

Se envolvió alrededor de él y su traje, no algo sólido, sólo una Presencia. Y fue esa Presencia la que lo hizo imparable. Cualquier cosa que tocó se rompió ante su velocidad y densidad. Incluso aquellos que fueron enviados para recogerlo no podían hacer más que fallar y morir. Pero sabes que…

Caerás.

La detuve. Salvé a mis compañeros, los salvé. O mejor dicho, simplemente detuve lo inevitable. Pero no voy a dejarlo ir. A pesar de que estoy atrapado en este cuerpo, en este pleito, no lo dejaré ir. A veces incluso ganar el control, aplastar mi visera. Exponerla al vacío del espacio cuando estaba tan profundamente arraigada en mí, nos mataría a los dos. Pero es demasiado inteligente para eso. Demasiado vieja, y demasiado inteligente. Así que seguiré aguantando. Seguiré siendo el precursor de la muerte cuya cuchilla asoma sobre la garganta de la Tierra. Y el día en que este hijo de puta muera, el día en que esta Presencia se dé cuenta de que no puede vencernos… Por fin llegaré a casa.

Casa.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License