La Luna es un Mundo Muerto

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x






Año 1,600,000


Talloran se inmola. Por cada mes que lo queman, puede ver morir a dos seres queridos.

Está bien; todavía están allí con ellos.





Año 1,659,455


Talloran se ahoga. El océano arruina su cuerpo, la vida marina los escupe y se convierten en parte del ciclo vital.

Está bien; se convierten en esencia.





Año 1,736,442


Talloran se estrella. Su corazón corre cien latidos en un mes, luego una semana, luego un día, luego una hora, luego 30 minutos, luego un minuto, luego 30 segundos, luego uno, luego uno y medio, luego un cuarto, luego un octavo, luego —

Está bien; Su corazón siempre ha estado latiendo demasiado rápido de todos modos.





Year 1,777,777


Talloran experimenta la adivinación. Despierta mi amor, el llora.

Está bien; He despertado.





Año 1,786,108


Talloran se quiebra. Pierden su voluntad otra vez.

Está bien; nos veremos otra vez.





Año 1,786,109


Talloran revive. Vuelven a recuperar su voluntad.

¿Vez? Todo funcionó.





Año 1,831,537


Talloran sufre. Se empieza a aburrir.





Año 1,840,622


Realmete aburrido.





Año 1,892,777


Ese es el problema con el sufrimiento. Solo hay tantas formas bastardas de morir, tantos castigos justos que sufrir, tanto límite para el abuso, que pronto se convierte en nada más que un problema pasajero. Solo el que está a cargo del infierno puede mantenerse al día con ese tipo de historial, y el [[[scp-3999|Unico]] que lo supervisa ahora ha perdido su toque.

Debido a que el único que puede mantener ese brillo vivo es el mismo, y Talloran tiene mejores maneras de pasar su tiempo.




Porque, ¿quién querría seguir insistiendo sobre la tortura? Ciertamente nadie con una conciencia sana.



Enero 3, 2017

Dos personas se acurrucaban en la cama. Eran más que amantes; Eran bastiones cosmológicos de seguridad el uno para el otro. Investigador James Talloran y Agente Draven Kondraki tienen un momento de paz entre sus agitados horarios. Medio dormido, y las únicas cosas de interés son la nieve afuera iluminada por las luces del balcón, y el uno al otro.

Talloran siente que el corazón de Draven sube y baja. Es obvio lo que esto significa, haber estado juntos durante tanto tiempo.

"La transición al Sitio-118 no será tan mala para mí. Me concentraré casi exclusivamente en los objetos Keter, pero el personal sabe a qué me asignarán. No estaré en riesgo."

"Simplemente ya no estarás por aquí por más tiempo." Draven besa el cuello de Talloran, una reafirmación de la puesta a tierra.

"Sí. Voy a hacer videollamadas todos los días."

"¿Y si tu horario es muy diferente?"

"El Sitio-17 no está tan lejos de donde voy, ya sabes. Incluso si lo es, ninguno de los dos dormimos mucho más."

"Solo hace un mes que nos mudamos a este apartamento. Te extrañaré."

"También te extrañaré, Draven, cariño."

"Mmhmm. ¿Quién va contigo?" Tenía curiosidad por saber; sabía que había algunas reasignaciones, pero para el Sitio-118 en particular era extraño. Parecía tener suficiente personal.

"Te acuerdas de la Dra. Yamada, ¿verdad? Ella vendrá conmigo…Supongo que me vigilará. Glass ya no me verá, pero veré a alguien allí. Puedo mantenerme lo suficientemente cuerdo."

"Por supuesto." Beso en el cuello.

Permanecieron en silencio durante otra media hora. La cancion que la nieve hizo cuando cayó rivalizó con la de cualquier músico, y su existencia hizo que la temporada fuera más colorida para ellos. El silencio persistente nunca molestó a ninguno de los dos en presencia del otro, ni a ninguna de sus características y rasgos mentales que hicieron que a los demás les resultara tan doloroso lidiar con ellos. No eran puros, pero todo lo que necesitaban era ser transparentes.

Talloran se dio la vuelta, mirando a Draven ahora. Los dos estaban agotados, pero Talloran…estaban casi dormidos. Incluso con los ojos medio abiertos, Draven…era lindo. Hay tanto amor para dar y mucho espacio para ese amor y tan poco tiempo para amar y es un poco doloroso no poder seguir dando ese amor tanto como quisieron. Sin embargo, en el gran esquema de las cosas, 95 km en última instancia no sería tan devastador como podría serlo. La Fundación, tan agotadora como era, al menos se aseguró de considerar a la familia de Draven.

"Todavía no estoy seguro de un nombre, cariño. Creo que James no me queda bien." Murmura.

"Demasiado apegado a tu antiguo yo, o algo u otro." Masculla.

"¿Qué piensas de Jasper?" ellos cuestionaron.

"Joyce."

"Jaden."

"James. No, espera, ese ya es tu nombre." En respuesta al error de Draven, Talloran intentó abrir los ojos y exagerar una mirada decepcionada. risa, luego ambos compartieron la misma risa. "¿Jules? ¿Por qué quedarse con J de todos modos? Ve en grande, ve en negritas. Avery."

"Alex."

"Erin, con una E."

"Jules, Aiden, Blake, Ari, Devin, E… Eli, Kai. Gr…ey… S… ky……lar……… J…………" Talloran se quedó dormido.

ronquido

Draven sonrió y se levantó de la cama. Cansado como estaba, todavía había algunas cosas de las que tenía que ocuparse antes de que su novio se transfiriera de sitio en un par de días. Ya no podía permitirse el lujo de dejarse intimidar por las minucias del trabajo diario. Había asuntos que atender.

Deambuló por el apartamento, uno heredado de su difunto padre, tropezando en la oscuridad. Estar cansado y aún no familiarizado con un nuevo lugar no era la mejor opción. Cuando cada paso adelante también era uno para enfrentar un trauma aún en proceso, las cosas eran aún más difíciles. Por suerte para él, tenía la tenacidad de un perro enojado y hambriento, por lo que problemas menores como "adaptarse a las habitaciones oscuras" y "evitar los golpes con los objetos" no suponían ningún problema.

Es decir, hasta que se golpeó el dedo del pie con toda su fuerza en una placa de metal.

"G-gah, mie—" Se golpeó la boca con la mano, tratando de no gritar y despertar a Talloran. Dolía como un hijo de puta. Aunque una vez que dobló la esquina en un intento de encontrar el baño, logró tropezar con él. La puerta tenía una placa de identificación en ella.

Doctor Benjamin Kondraki

Llamarlo médico siempre lo exageraba, y tal vez no se merecía por completo el honor de ser empleado de la Fundación a veces. Pero lo hizo. Él absolutamente lo hizo. Era un padre tan bueno como cualquiera y, lo que es más importante, era su padre.

Draven entró en la habitación, y su corazón se detuvo por un breve segundo. En cierto modo, casi se parecía a la antigua oficina de su padre. Todavía estaba siendo desempacada, y la mierda estaba esparcida por todo el piso. Que estaba bien. El escritorio estaba colocado frente a la ventana, de la forma en que a su padre le gustaba trabajar. La luz de la luna era potente esta noche, y brillaba directamente sobre la silla en ruinas. Por un breve momento, podría haber jurado que vio a su padre allí, mirando algunos documentos con bourbon en el escritorio, antes de volver a mirar a su hijo y sonreír.

El parpadeó.

Su padre se fue. Sólo quedó el bourbon.

Draven sabía dónde podía encontrar lo que necesitaba para confundir a Talloran lo más que podía con el desorden de una habitación. Necesitaba mantenerlo en secreto, después de todo. El escritorio de su padre tenía un cajón, que contenía un sobre de papel manila. Y allí estaba, en el mismo lugar donde lo puso. Ninguna manipulación tampoco. Al menos su novio no lo encontró.

Todavía era extraño para Draven que su padre dejara esto para ellos. Ni siquiera se encontró hasta el traslado al nuevo apartamento. Su padre era misterioso en formas que no se ajustaban al adjetivo, pero este era quizás el más extraño. Talloran pensó mucho en su padre a pesar de sus problemas, porque los dos se llevaban bien (o más bien, bastante bien), porque Ben era su padre e incluso porque había cierto nivel de comprensión por debajo de todo. Pero el hecho de que pensara en Talloran de la misma manera, lo suficiente como para dejar esto atrás, era extraño. Al menos él era considerado.

Cerrando la puerta y sofocando los sollozos de nuevo, Draven regresó al dormitorio con un talón de dedo menos esta vez. Sería un poco patético despertar a su novio llorando nuevamente por los acontecimientos recientes, pero seguramente lo entenderían.

"Buenas noches, bollo." Draven les besa la frente y se aferra a él, y se duerme poco después.

Al menos siempre se tendrán el uno al otro.





Año 1,996,437


"¿Por qué sigues presionando?"

Todavía no estoy seguro.

"Dime. ¿Temes ser paranoico?"

Creo que sí.

"¿Temes ser perseguido?"

yo…si.

"¿Temes lo que la vida trae para aplastarte?"

…sí.

Me alejo de las afiladas garras de su odio, y veo la galería de vidas que alguna vez pudo haber sido. Si fuera otro momento, otro lugar, otro universo, una vez podría haber vivido otra vida. Ya sea que sean solo mis deseos e imaginaciones, o realidades reales, ya no estoy seguro, pero para alguien, son reales.

  • Veo a una niña y a su abuelo, que viven felices mientras desafía al cielo.
  • Veo a una familia unida, tan unida como siempre lo serán.
  • Veo a un escritor, intentando llenar sus historias con amor.
  • Veo a una niña escapando del abuso que su padre sigue trayendo.
  • Veo que la tecnología se está volviendo crítica, adquiriendo conocimiento sobre temas menores.
  • Veo que una empresa de robótica apuesta por sus productos.
  • Veo que la desilusión, la duda y la frustración se afianzan en un mundo personal donde la conexión en línea muestra tanta frustración como fuera de línea.
  • Veo a alguien que trasciende el cuerpo y el espíritu para volverse feliz y afable.
  • Veo a una adolescente, deseando ser una princesa, atrapada en su propia cabeza.
  • Veo a los alienígenas como mascotas.
  • Veo que la Fundación se convierte en nada desde los canones principales.
  • Veo la realidad distorsionándose a sí misma, hasta que es simplemente ficción.
  • Veo a una mujer tomada por el miedo y el odio para existir solo en los sueños de los intermediarios.
  • Veo a un artista esforzándose por demostrar su valía.
  • Veo meandros nacidos de una relación rota.
  • Veo que los olvidados son recordados de otras maneras.
  • Veo muchas muertes a manos de anomalías, si no estuvieran en manos de la Fundación.
  • Veo a Nerón quemar Roma hasta las cenizas.
  • Veo gente, el mundo se volvió contra ellos, sin saber cómo lidiar con todo esto, trata de animarse mutuamente.
  • Veo a un hombre malvado matar por su propia gratificación.
  • Veo a los artistas como activistas.
  • Veo a Nadie buscando su linaje.
  • Veo a una escritora que lucha por mantenerse en el mundo de más de una manera, su resolución es desafiada en muchos aspectos.
  • Veo un editor de noticias que recopila las últimas noticias del mes para los interesados.
  • Y muchos más.

Mi situación es absurda. Aceptaré eso. Sonrío y me dejo ir. El fondo se rompe.





Año 2,500,000


El tribunal está en sesión.




¡Todos levantencen! Prepararse.


Estamos apretando el acelerador con este, huh.




Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License