"Evaluación"
Puntuación: 0+x

"Es demasiado pronto para poner al Equipo Sparkplug de vuelta en el campo".

D. C. al Fine, la Subsecretaria General de la Coalición Oculta Global, estaba parada en una extensión de negrura vacía, rodeada por ciento ocho puntos de luz. Hoy, había decidido verse como Audrey Hepburn, completa con un vestido Givenchy, un paraguas, y un sombrero de lujo. Por el otro lado, Audrey Hepburn nunca había tenido ojos fríos y siniestros, o una expresión altiva y dominadora. D. C. al Fine llevaba muy bien la apariencia de la famosa actriz, pero nunca podría deshacerse de los bordes ásperos que le habían dado el apodo, "La Señora Espantosa".

"Lo primero que deben entender es que el Equipo Sparkplug es uno de nuestros mejores Equipos de Evaluación", explicó. "Entre los tres veteranos, tienen más de treinta años de experiencia en el campo de lo paranormal. Como equipo, han emprendido más de una docena de misiones exitosas. Eran un instrumento bien afinado… hasta que perdieron a una de sus componentes esenciales. Fue reemplazado, sí, pero no han tenido tiempo para adaptarse al cambio en la composición de su equipo. Están solicitando que vuelvan a terreno luego de solo un par de meses. Es muy pronto".

Uno de los puntos de luz destelló incandescentemente, expandiéndose hasta tomar la forma de una figura alta en una túnica negra, atenuado con una luz violeta. El título flotando a la altura del pecho identificó al avatar como perteneciente a Lord Marcus Crowley, Antipapa de la Iglesia Unida de Satán, Científica. "Tu preocupación por tus operativos es admirable, Madam," entonó la figura encapuchada, "pero innecesaria. Tus operativos están listos. No dejes que tu mente se nuble por el auto-engaño".

"Los augurios concuerdan con Su Iniquidad", dijo una joven vestida con batas blancas, sosteniendo una madeja de hilos entre sus manos. Ella fue identificada como la Oradora a los Humanos de las Nornas de Silicón.

"¿Es esto una Concurrencia verdadera, o simplemente un Informe de Mayoría?" preguntó al Fine.

"Concurrencia", dijo la Oradora a los Humanos. "Urthor, Verthandi, y Skuldr están de acuerdo sobre la exactitud de esta acción".

"Las emociones personales deben dejarse a un lado. Se deben tomar acciones. El Consejo está de acuerdo en este asunto", dijo Lord Marcus. "No te permitas pecar en este asunto escogiendo la estupidez sobre la sabiduría".

A su alrededor, ciento ocho estrellas parpadeaban y se sumergían en acuerdos sin palabras.

"Entonces tomaré el aviso del Consejo bajo consideración", dijo al Fine. "Si no hay más asuntos que tratar, entonces declararé a este Cónclave como aplazado".

Una a una, las estrellas desaparecieron, dejando a al Fine flotando, sola y en silencio, en el vacío. Cerró sus ojos y los abrió de nuevo lentamente, encontrándose en su oficina en el 40° piso del edificio de Secretaría de la ONU, con vista a Manhattan. Frotó su sien y le tomó un momento componerse, esperando a que las náuseas de la Convergencia se desvanecieran.

La Subsecretaria General cogió el teléfono y marcó un número que no existía. La llamada se derivó antes de que hubiera terminado de sonar una vez.

"Contáctame con la División PHYSICS", dijo.


"¿Qué sabes sobre la Fundación?" preguntó Bullfrog.

"Son una… de las organizaciones paranormales… si es que no la más grande que no es miembro de la Coalición Oculta Global. Se enfocan principalmente en la captura y adquisición de objetos paranormales. Mantienen una gran red de sitios de contención escondidos en todo el mundo, haciéndoles una de las pocas organizaciones no adscritas a la Coalición que tiene una presencia global, además de la Mano de la Serpiente y la autodenominada Insurgencia del Caos. Las órdenes permanentes son evitar a los agentes de la Fundación en el campo, excepto ante emergencias extremas. Nivel de Respuesta 3".

"Muy bien", asintió Bullfrog. "Has probado que te has leído el manual de bolsillo. Ahora dime lo que realmente sabes sobre la Fundación".

Spider suspiró interiormente, tomando un respiro profundo. "Son acaparadores", dijo ella. "A diferencia de otras organizaciones, no parecen tener una agenda económica o política para lo que hacen. La escasa explotación de las para-amenazas que poseen parece estar orientada principalmente a financiar sus operaciones. Tuvieron una breve alianza con la Comisión Bowe del gobierno de los EE.UU., pero fracasó. Oficialmente, son una organización renegada. Bajo la mesa, sin embargo, parecen tener un montón de apoyo de gobiernos nacionales que no quieren lidiar con las formalidades burocráticas y las regulaciones de la Coalición. Además, tienen una extraña obsesión con una secuencia particular de tres letras. Al principio, pensamos que tenía algo que ver con su lema oficial, pero la teoría actual es que esta secuencia lingüística posee un significado ocultista para ellos, considerando que viene en los nombres de sus compañías tapadera como en su documentación interna. Las directrices actuales en referencia a esta secuencia de tres letras es evitarla cuanto sea posible, ante la remota posibilidad que el Principio del Contagio pueda ser usado para irrumpir en la seguridad interna de la organización. Nuestros ordenadores ni siquiera pueden usar Secure Copy Protocol1 a causa de ello".

"Nada mal", dijo Bullfrog. "Es una imagen bastante completa… desde el punto de vista de un oficinista. Ahora déjame enseñarte la versión de un operativo de campo".

El gran hombre hizo crujir sus nudillos y se acomodó en su asiento mientras el pequeño avión privado continuaba su largo vuelo por las nubes. "La parte de la Fundación con la que es más probable que un operativo de campo se encuentre es con sus Equipos de Contención. Son casi equivalentes a los Equipos de Evaluación de la PHYSICS. Son jodidamente buenos. Estamos bastante igualados en cuanto a entrenamiento, equipamiento y apoyo. Donde diferimos, sin embargo, es en nuestra misión y nuestros objetivos".

"La Fundación está mayormente interesada en encontrar, capturar y recuperar para-amenazas", continuó Bullfrog. "Su equipo lo refleja: un montón de armamento no-letal y equipo de captura. Mientras que un equipo de la Coalición se centra principalmente en la Misión Quíntuple. En ninguna parte de esa Misión se dice que necesitamos traer viva a cada para-amenaza que encontramos".

"Más importante aún, gran parte del trabajo de evaluación de la Fundación es llevado a cabo por conscriptos: 'Personal de Clase-D', los llaman. Indeseables políticos y criminales convictos forzados a situaciones peligrosas donde no quieran enviar a miembros de Destacamentos Móviles. Así que la moral en sus equipos tiende a ser baja, dado que la mitad de su equipo no quiere estar ahí y no quiere llevar a cabo la misión".

"En pocas palabras, es muy posible que un buen Equipo de Evaluación de la COG logre colarse en la Fundación, recoger el hallazgo debajo de sus narices, y largarse antes que ellos sepan quién estuvo allí. Lo hemos hecho en el pasado, cuando la Fundación se trasladó después de que hubiéramos avistado una para-amenaza. Las órdenes permanentes son evitar el contacto con el Personal de la Fundación cuando sea posible… pero eso no significa que tengamos que quedarnos sentados sin hacer nada y dejar que cojan para-amenazas así como así", concluyó Bullfrog.

"De hecho, probablemente es una buena idea mantener tantas para-amenazas como sea posible lejos de sus jodidas manos", dijo Skunkboy. Se sentó en un asiento frente a Bullfrog, hojeando una revista pornográfica con un desprendimiento aburrido. "No sabemos qué carajo hacen con ellas… pero probablemente sea mejor no dejarles tener pilas demasiado grandes de lo que podría ser un arsenal paranormal".

"Por supuesto, todo esto asume que estamos encontrándonos con un Equipo de Contención de la Fundación, y no con un Destacamento de Fuerzas Móvil", explicó Bullfrog. "Son sus equipos estrella. Sus élites. Piensa en ellos como Equipos de Ataque".

"Si nos topamos con un DM, les dejamos capturar la para-amenaza", acordó Skunkboy. "Los observamos de cerca, registramos la captura, intentamos reunir tanta información como podemos, pero no nos acercamos a ellos".

"Captado", dijo Spider, reflexionando sobre esta información. "¿Tenemos canales diplomáticos con ellos? ¿Contactos, o acuerdos?"

"La Coalición los tiene, no nosotros", explicó Bullfrog. "Algunos pocos ex miembros de la COG se han ido a la Fundación, y viceversa. Y han habido algunas veces donde nuestras organizaciones han estado de acuerdo en… un curso de acción en particular… y han terminado trabajando juntas. Por el otro lado, la postura oficial de la Coalición es que la Fundación, como organización renegada, no tiene reconocimiento oficial por el Consejo, y especialmente, no tiene invitación para unirse a la Coalición misma".

"Lo que Bull intenta decir es que intentamos llevarnos bien, pero nunca pensamos en que somos amigos", dijo Skunkboy. "Mantén a tus aliados cerca y a tus enemigos más cerca aún. Esa clase de cosas".

Spider asintió en respuesta, tomando algunas notas en su cuaderno, usando una pluma fuente con bellas incrustaciones de marfil que provenían desde un asesino ejecutado: un antiguo y tosco (pero efectivo) disuasivo contra el espionaje mágico. "¿Algo que añadir, Kitten?" preguntó a la cuarta miembro del equipo, la cual estaba haciendo sentadillas muy rápido en el pasillo.

La mujer de siete pies de altura pausó en medio de su ejercicio y se pasó una mano por el pelo, sin cambiar su severa expresión. "No", dijo tajantemente, antes de darse vuelta y hacer flexiones, sus músculos tensándose con el esfuerzo.

Bullfrog se encogió de hombros. Kitten nunca tiene mucho que decir.

Hubo un sonido suave en el compartimiento de pasajeros, seguido de una breve ráfaga de estática. "Capitán al habla. Estamos a quince minutos del aeropuerto. Voy a pedirles que regresen a sus asientos, se abrochen sus cinturones de seguridad, y devuelvan todos los asientos y mesas de bandeja a su posición vertical. Nuestra hora de destino son las 4 pm. Hay un clima despejado, 26,6 grados centígrados".

Spider cerró su cuaderno y lo metió en su bolso de mensajero, junto a su grimorio, su tableta, y una copia raída de "Los Poemas Completos de Robert W. Service". "¿Algunos últimos consejos?".

"Sí. Relájate. Lo harás bien", dijo Bullfrog.

"No es que sea de mucha ayuda si todo se va al infierno, pero al menos te sentirás bien al saber que no morirás porque hiciste algo estúpido", interpuso Skunkboy.

"Conserva la actitud, chico-pedo", gruñó Bullfrog.

"Sí señor. Semper Fi, y nos vamos al salvaje azul más allá"2, murmuró Skunkboy.

La extraña sensación en el estómago de Spider mientras el avión aterrizaba no tenían nada que ver con cinetosis.


Me siento ridícula, pensó Spider, mientras miraba su reflejo en el espejo. Se veía como una versión de mal videojuego de cómo luciría un soldado.

El Traje Dérmico de Infiltración Mark 3 era, en definitiva, una pieza eficiente de blindaje personal, pero tenía el desafortunado efecto secundario de ser un traje gris pizarra acolchado y muy ajustado. Que, pensó, probablemente se vería bien en una mujer bombástica con pechos de silicona y una figura de reloj de arena, pero no era particularmente halagador en una académica de grandes muslos que, a pesar de varios meses de entrenamiento físico intenso, aún no podías quitarse la grasa post-embarazo alrededor de su cintura y estómago.

El efecto fue aún más sorprendente en un hombre de mediana edad, corto, agazapado y musculoso, con amplios hombros y muslos como troncos de árbol. Bullfrog acechó en la habitación y miró a Spider por un momento, antes de hacer un par de ajustes a sus correas. "Déjalas sueltas alrededor de cintura y estómago", sugirió, "para que no interfieran con tu respirar".

"Kitten se las ajustó al máximo", indicó Spider.

"Kitten está loca".

Buen punto. Spider esperó pacientemente mientras Bullfrog hacía un par de ajustes menores a su cincha de combate y a sus varios bolsillos y accesorios. "Ojalá hubiera tenido más tiempo para que te acostumbras al Traje Gris", dijo él, con los labios fruncidos en concentración. "Hay una habilidad para usarlo que aún no tienes".

No es mi culpa que nos sacaran del entrenamiento tan temprano, pensó Spider. Esperó hasta que Bullfrog estuviera finalmente satisfecho con el estado de su equipo, antes de tomar su arma de defensa personal y la acomodara sobre su hombro. El arma ligera aún se sentía extraña y poco familiar para ella, a pesar del tiempo que entrenó usándola.

Kitten y Skunkboy les estaban esperando en la sala de instrucciones, habiéndose ya cambiado a sus trajes dérmicos. Kitten, notó Spider, estaba armada con una carabina de aspecto futurista y una pistola, así como un cuchillo perturbadoramente grande colgado a su muslo izquierdo. Skunkboy llevaba un rifle semiautomático con una mirilla de aspecto complicado, así como una pistola de grueso calibre, mientras Bullfrog llevaba un arma automática de escuadrón con un cargador muy grande. Los tres manejaban sus armas con facilidad nacida de largos años de práctica.

"Chequeo de camuflaje", dijo Bullfrog.

Los cuatro pulsaron sus controles en sus cascos, y el traje gris sobre sus cuerpos y armas se volvió borroso y confuso. La Tela Camaleónica no era una capa de invisibilidad verdadera: todo lo que hacía era hacer coincidir sus alrededores lo mejor que podía, usando paquetes de pigmentos reactivos, no como aquellos en la piel de la criatura de la que tomaba su nombre. Lo malo era que solo funcionaba bien en la oscuridad o a distancia, y solo si el portador no se movía. La ventaja era que a diferencia de perder una piel camaleónica, perder un pedazo de tela no necesitaría bombardear cincuenta millas de tierra para estar seguros que la Tecnología de Generación +2 no cayera en malas manos.

"Actualización de último minuto", dijo Bullfrog, mientras los cuatro miembros del equipo hacían sus preparaciones finales para la misión. "Supervisión piensa que hay un Equipo de Contención de la Fundación en el área, buscando a la para-amenaza. Se aplican las doctrinas estándar. Eviten el contacto, no los pillen, y no traten de dispararles. ¿Alguna pregunta?"

Ninguna.

"¡Entonces vamos!".


El camino no estaba para nada bien: rugoso, lleno de baches, sin pavimentar, sinuoso y desigual. No hubiera sido tan malo si el vehículo, al menos, tuviera amortiguadores decentes. De esta forma, cada pequeña protuberancia y roca en la carretera se transmitía a través de la terrible suspensión del auto, a través del estrecho relleno del asiento, y directamente en el trasero, muslos y columna de Spider.

Skunkboy era el conductor: condujo con las luces apagadas y la luz del tablero desenchufada, haciendo su camino cuidadosamente montaña arriba únicamente con la tenue luz de las estrellas, mejoradas con su visor de realidad aumentada. Las amplias lentes del casco le hacían parecer una especie de escarabajo extraño: La misteriosa y pálida luz de las estrellas no ayudó. Dejó escapar una maldición baja y susurrada mientras el coche se balanceaba de un lado a otro después de pasar sobre una roca particularmente grande y de punta afilada que lanzaba una sacudida particularmente desagradable al cóccix de Spider. "¿ETA?3" susurró a Kitten.

"Dos minutos", la mujer amazona le susurró de vuelta. "Da la vuelta sobre ese claro de allí. El resto del camino lo haremos a pie". Kitten estaba de guardia4 en el pequeño SUV: en parte porque era la navegante en esta misión, y también porque su cuerpo alto no cabía fácilmente en el estrecho asiento trasero.

Después de unos momentos más de empujones y rebotes, el auto finalmente se estacionó sobre un pequeño claro en el bosque, antes de detenerse en la base de un gran ciprés. "Pónganse las máscaras y los visores", ordenó Bullfrog. "Desde este momento: sin voces ni rostros expuestos".

Spider se colocó su visor de realidad aumentada, ajustando las correas firmemente en su lugar. Como ya había practicado, cerró sus ojos y contó hasta diez para volverlos a abrir. La imagen estaba oscura e indistinguible, pero un pequeño ajuste en el dial a mano izquierda reenfocó la imagen.

El OCULUS era el dispositivo de visión mejorada de cuatro funciones de la División PHYSICS, el cual combinaba sistemas de visión con poca luz e imágenes infrarrojas y ultravioletas. Un cuarto modo de visión, el VERITAS (porque algún excéntrico en I+D había decidido que llamarlo VISOR ENERGÉTICO-RADIACTIVO de IMÁGENES tipo TAUMATÚRGICAS de AVANZADA SISTEMATIZADA lo valía, obteniendo un acrónimo en latín que sonaba bien), estaba basado en tecnología Gen+2. Utilizaba verdadera Imaginería Kirlian para detectar la energía vital de los seres vivos: el Élan Vital Energético, o EVE. Viendo a través del VERITAS, sus compañeros de equipo eran siluetas negras rodeados de auras flameantes: Skunkboy era caótico y energético, Bullfrog era intenso y enfocado, Kitten era calma y fría, como olas.

Spider levantó su mano hacia el cielo. Su propia aura brillaba con fuerza, errática e incierta, como electricidad estática emergiendo desde la punta de sus dedos.

Volvió al modo de poca luz, entonces se colocó la capucha de su traje de infiltración sobre su cabeza (sobre el visor y todo) y subió el cierre. Con sus máscaras colgando, los cuatro miembros del Equipo de Ataque Sparkplug se veían como robots sin rostro sacados de una película de ciencia-ficción de bajo presupuesto. Bullfrog se tomó un momento para ayudar a Skunkboy a colocar tela camaleónica sobre el vehículo, entonces se volvió hacia los otros miembros del equipo, golpeando dos veces su garganta para indicar una revisión del sistema de comunicaciones.

"Sparkplug Tres, Chequeo de Micrófono", subvocalizó la alta amazona.

"Sparkplug Dos. Mi micrófono suena bien, chequeador uno", bromeó Skunkboy.

"Sparkplug Uno. ¿Me escuchan?" dijo Bullfrog.

"S-" Spider despejó su garganta. El pequeño sonido sonaba estremecedoramente fuerte ante la silenciosa noche. "Sparkplug Cuatro", dijo al final. "Recibo alto y claro. ¿Cómo lo recibes?".

"Alto y Claro", dijo Bullfrog. "Equipo Sparkplug en posición. Central, ¿nos recibes? Cambio".

"Central recibe alto y claro", dijo una voz grave masculina en sus auriculares. "Se aconseja, Sparkplug, Supervisión ha confirmado la presencia de activos de la Fundación en su área. Estimamos que tienen una hora de ventaja sobre ellos. Mejor moverse rápido".

"Recibido. Corto". Bullfrog levantó su arma y retiró el cerrojo brevemente, antes de dejar que el arma pesada descansara sobre su cuerpo. "Vamos. Tres, ve delante5. Yo iré a la retaguardia".

La alta, y anónima figura enmascarada que solía ser Kitten asintió brevemente a Bullfrog, entonces se desplazó rápidamente camino a la montaña y dentro del bosque, seguida por los otros tres miembros del Equipo Sparkplug.


Sus muslos ardían y le dolían los pies. Era difícil respirar a través de su máscara, que cubría su nariz y boca. Podía oler el hedor de su propio sudor y miedo, mezclándose con el tenue aroma químico de la tela camaleónica, atrapada bajo su máscara. Con todo, Spider no estaba disfrutando de esta marcha ni un poco.

Ella tomó un momento para tomar un poco de agua de su mochila Camelbak: la bombilla corrió bajo la capucha de su traje, para que pudiera beber de ella sin tener que quitarle el cierre a su máscara. El agua sabía insípida, cálida y ligeramente plastificada. Pero estaba lo suficientemente sedienta como para que no le importara.

El equipo había estado caminando por dos largas horas cuando se encontraron con la Fundación. Kitten fue la primera en oírles, levantando la mano y ladeando la cabeza hacia un lado, luego gesticulando rápidamente al resto del equipo antes de adentrarse en los arbustos bajos. Kitten inmediatamente siguió a Bullfrog fuera del sendero del bosque, deslizándose detrás de las anchas raíces de un roble alto, antes de acurrucarse y encender el camuflaje en su traje. Bullfrog esparció algunas hojas y ramitas sobre ella para ayudar a ocultarla antes de cubrirse un par de metros más allá. Activó también su camuflaje, desapareciendo hasta que parecía ser un poco más que un extraño pedazo de roca entre la maleza.

Kitten hizo una mueca y sacudió la cabeza mientras los primeros miembros de personal de la Fundación se veían a lo lejos. Conducían ATVs: vehículos todoterreno de cuatro ruedas, potenciados por motores de un cilindro que rugían fuertemente. Tenían incluso sus faros encendidos. Cuatro de los vehículos eran conducidos por hombres portando cámaras digitales y trajes de combate, dos hombres por vehículo. El quinto llevaba además a un hombre con un traje naranja sentado en un pequeño carro detrás del conductor. Era el único que estaba desarmado, y sus manos estaban encadenadas al carro.

El conductor del vehículo delante levantó su mano en el aire, y el pequeño convoy se detuvo. Los conductores de los dos vehículos líderes se reunieron para consultar sobre algún tipo de mapa, mientras los demás miembros del equipo se estiraron y se relajaron.

El pasajero del quinto vehículo (el del carro) aclaró su garganta. "¡Hey!, ¿Pueden sacarme de esta cosa?" preguntó. "Tengo que ir a mear".

"Aguanta", dijo su conductor (¿carcelero?). "Ya casi llegamos".

"Colega, tengo que ir en serio. A menos que quieras que me mee en el carro".

"Mierda. Como sea, pon tus manos donde pueda verlas", dijo el conductor, tajante. Otro guardia desenfundó su pistola y se mantuvo apuntando hacia el prisionero todo el tiempo mientras el conductor le quitaba las cadenas, dejando cuidadosamente una mano en su propia arma todo el tiempo. Y entonces, para horror de Spider, el pasajero caminó directamente al roble donde se escondía, y desabrochó sus pantalones.

Ella hizo una mueca silenciosa, deseosa de mantenerse inmóvil, mientras el olor a amoniaco se elevaba en el aire nocturno. Él realmente no meó sobre ella (¡gracias a Dios por estas pequeñas misericordias!), pero estaba segura que, en cualquier momento, iba a notar cómo la luz se doblaba extrañamente en la base del árbol, si es que no oía los latidos de su corazón primero, como un tambor grave…

El hombre de traje naranja silbó con una melodía alegre mientras terminaba su asunto, se la sacudió y se subió el cierre… Spider se dispuso a exhalar lentamente mientras los agentes de la Fundación se reagruparon, luego respiró superficialmente hasta que el convoy se alejó. Solo entonces se arriesgó a levantar ligeramente la cabeza y echar un vistazo al claro para los otros miembros del equipo.

Estuvo a punto de gritar cuando Bullfrog le dio un toque en el hombro, pero logró permanecer en silencio mordiéndose la lengua hasta que pasó el impulso. Bullfrog esperó pacientemente a que se calmara, antes de señalarle a que siguiera a Kitten y a Skunkboy por el camino. "Central, aquí Sparkplug", le escuchó subvocalizar. "Nos hemos encontrado con personal de la Fundación. La oposición está montando vehículos todo-terreno. Cambio".

"Recibido, Sparkplug. Central. Corto".

"¿Qué pasó con nuestra supuesta hora de ventaja?" Skunkboy susurró sobre el comunicador.

"No imaginamos que estarían en vehículos todoterreno", dijo Bullfrog. "No creímos que fueran tan estúpidos".

"Nos van a vencer a la primicia, Bull", inquirió Skunkboy.

"Aléjate del comunicador", fue la única respuesta de Bullfrog.


Pasó otra hora completa de marcha para que el Equipo de Evaluación Sparkplug finalmente encontrara al Equipo de Contención de la Fundación. Cuando lo hicieron, todo había terminado.

La para-amenaza estaba tirada en el suelo, luchando bajo una red llena de hilos de plata. Tres de los agentes de la Fundación estaban heridos, dos de ellos con heridas muy graves a las que posiblemente no sobrevivirían. El prisionero de naranja se sentó a un lado, con su rostro embarrado en sangre, temblando de miedo.

Spider no pudo dejar de mirar a la para-amenaza capturada. Nunca había visto un unicornio antes. No parecía casi tan hermoso como los caballos relucientes que había tenido en las cubiertas de sus carpetas en la escuela. Se veía vagamente equino, y tenía un cuerno, pero la semejanza terminaba allí. Ninguna niña de doce años hubiera deseado escamas escabrosas, una crin de león desgarrada o la cola de un buey en su pony mágico.

"Central, aquí Sparkplug", le escuchó susurrar a Bullfrog en el comunicador. "Hemos hecho contacto con la para-amenaza. La Fundación la encontró primero. Por favor, asesorar, cambio".

"Sparkplug, aquí Central. No puede permitirse que la Fundación logre capturar viva a la para-amenaza. Procedan a su propia discreción. Informe, por favor, cambio".

"Central. Sparkplug confirma, no se permitirá a la Fundación capturar a la para-amenaza. Corto".

Spider sintió otra oleada de náuseas en su esófago. Era la única opción posible. Los Sidhe nunca tolerarían que una de sus bestias sagradas estuviera prisionera por seres humanos: Parte del tratado de mil años entre el Pueblo Justo y la raza humana incluía el derecho a tomar venganza sobre cualquier ser humano que violara ese pacto. Por lo que ella sabía de la Fundación, nunca abandonarían voluntariamente un espécimen paranormal único, tampoco.

Su imaginación pintó imágenes vívidas y sangrientas de árboles que se desplegaron en puertas mágicas, y cientos de seres esbeltos y esqueléticos que llevaban coronas de cornamentas que cabalgaban a espaldas de tigres y ciervos, manejando espadas hechas de pura luz estelar. Imaginó al antiguo tratado de paz entre la humanidad y sus homólogos del universo alterno roto: una guerra interdimensional a escala total. Incluso si la Caza Salvaje fuera derrotada, no habría manera de que la Segunda Misión de la COG de ocultar la existencia de lo paranormal de la humanidad pudiera sobrevivir a una guerra total con los reinos de Faerie…

"¿Alguna sugerencia, equipo?" preguntó Bullfrog, interrumpiendo su tren de pensamiento.

"Dame un minuto para prepararme. Puedo poner dos balas en la cabeza del unicornio. Es mejor que dejar que lo tomen vivo", dijo Skunkboy, cortante.

"Mejor aún si vive", afirmó Kitten. "Hay siete de ellos todavía de pie. Cada uno abate a dos, que la nueva escoja a uno y al prisionero, luego dejamos que el objetivo sea libre".

"Matarlos va a encabronar a la Fundación un buen tiempo", indicó Skunkboy. "¿De verdad nos vamos a arriesgar a eso?"

"Es mejor que encabronar a todo el Tribunal Invernal", respondió Kitten.

"Estoy diciendo, disparemos al unicornio, y todo lo que la Fundación va a conseguir es un divertido cuerpo muerto", replicó Skunkboy. "Vamos a—"

"Lo tengo. Spider", interrumpió Bullfrog. "Tu aporte".

Maldición. "Espera uno", subvocalizó Spider. Su cabeza estaba girando. Esto era demasiado para ella. Su primera misión, y ella estaba atrapada en medio de los bosques, frente a una posible guerra paranormal, atrapado en el medio de una elección entre molestar al más poderoso de los Reinos Faéricos, o a una de las organizaciones paranormales humanas más poderosas en el mundo. Su mente todavía estaba tambaleándose de los horrores que podrían desencadenarse esta noche. Y para empeorarlo todo, llevaba un ridículo traje ajustado, llevaba un arma que apenas sabía usar, y olía vagamente a orina…

…olía vagamente a orina…

Ella cuidadosamente dio unos cuantos pasos atrás de su escondite y apartó su rostro de los agentes de la Fundación. Muy lentamente bajó la cremallera de su máscara, tirando de la prenda sobre su cabeza. Se tomó un momento para respirar una bocanada profunda de aire fresco, luego se llevó la capucha hasta su rostro y tomó un pequeño olor experimental.

Sí. Definitivamente podía oler el más tenue olor a orina en la tela. Parte del meado del prisionero debió haber salpicado a su máscara mientras ella estaba oculta.

"¿Spider?" la voz de Bullfrog sonó fría e impaciente.

Por primera vez en esta horrible, irritante y agotadora misión, Spider sonrió.

"Creo que tenemos una tercera opción", dijo.


Les tomó otra media hora para encontrar un lugar decente para realizar el conjuro. Mientras tanto, informó Skunkboy, la Fundación se tomaba el tiempo para remendar a sus compañeros heridos y prepararse para mover al unicornio en un carro.

Bullfrog le ayudó a colocar la tela de camuflaje sobre su cabeza y torso superior, mientras Spider sacaba su robusta computadora de tableta y su grimorio. La pantalla estaba tan tenue que era casi imposible de leer excepto por la luz de sus gafas: Ella trajo el hechizo que quería e hizo un doble clic en la pantalla, haciendo que el complicado fractal apareciera en toda su llamativa gloria.

Ella tomó la capucha manchada de pis y la puso en el centro del patrón, luego desenfundó el athame6 de mango negro del bolsillo de sus pantalones y se pinchó el pulgar izquierdo con su punta. Una sola gota de sangre brotó contra su piel antes de caer sobre el paño, haciendo que la imagen fractal se iluminara brevemente.

Colocó el cuchillo de mango negro sobre la capucha, cerró los ojos y alargó la mano.

Casi podía oír la voz de su profesora de Hechicería Aplicada ahora: "El Principio del Contagio es una de las leyes primordiales de la magia, y conforma la base de los conjuros más antiguos aún enseñados por el Centro. El principio es simple: Una vez juntos, siempre juntos. La parte influencia al todo, y dos cosas que hayan entrado en contacto la una con la otra mantendrán un vínculo mágico mutuo. Es la razón por la cual los muñecos vudú requieren cabello o uñas de la víctima como parte de su construcción, por qué las reliquias de santos y mártires son reverenciadas y atesoradas, y la base de un memorándum extrañamente estridente a todos los operativos masculinos de la COG con respecto a la eliminación adecuada de los condones usados después del sexo…".

Unas cuantas gotas de orina seca no serían el mejor enlace que Spider habría usado, pero ya lo había hecho con peores.

D-75213 no era un hombre malvado. Cierto, había matado a un hombre, pero el bastardo lo vio venir por lo que le hizo a su hermano pequeño. Había aceptado el trato que el hombre de traje negro le había ofrecido por una sencilla razón: un mes era mejor que quince años hasta cadena perpetua; de cualquier manera que lo vieras. Cuanto antes pudiera servir su tiempo (ya fuera que se pasara el tiempo detrás de las barras de la prisión, o sirviendo de cebo para monstruos de cuentos de hadas), cuanto antes podría ir a casa a cuidar a su madre. En cualquier otro momento, no podría haber sido convencido de hacer lo que Spider iba a hacerle, pero casi acababa de ser asesinado por un maldito unicornio y su cabeza no estaba en el lugar correcto…

D-75213 no estaba consciente de llegar y sacar una de las siete estacas de plata que tenía el unicornio bajo la red. El unicornio, sin embargo, lo notó inmediatamente. Rasgó la red libre de las estacas restantes y se lanzó a la libertad. No tenía la intención de matar a D-75213, pero él estaba en su camino…

El cuerno nacarado cortó al confuso convicto en dos y se alejó en la oscuridad.


"¡Mierda!" gritó Lombardi, mientras la criatura galopaba de regreso al bosque. Lo persiguió unos pocos metros, pero rápidamente se rindió, dejando escapar otra maldición baja y sacudiendo la cabeza con enojo. "Muy bien, empaquen, chicos. Esta misión ha sido un fracaso".

"¡Aún podemos ir tras él, Max!" gritó Vance.

Max Lombardi se arrojó sobre su protegido, agarrando al joven por el cuello. "¿Quieres ir a perseguir a un unicornio sin una virgen como cebo? ¡Sé mi invitado! Incluso lanzaré flores para tu entierro. Lo que es yo, arreglaré las cosas y me iré de aquí. Tenemos tres bajas y hemos perdido a nuestro conejo. ¡Estamos operativamente ineficaces!".

"¿Por qué diablos hizo eso?" preguntó Beckett. "¿Por qué tiró de la estaca? Sabía lo que pasaría si lo hacía, ¿o no?"

"¿Lo sabía? No lo sé. No tengo puta idea. Lo único que sé es que estamos abortando la misión. He terminado. Maldita sea, qué jodido desperdicio…".

Vance sacudió la cabeza, pero no discutió más. Mientras salía el sol, los siete miembros restantes del Equipo de Contención de la Fundación recogían los restos de sus tres colegas (y un Clase-D) y se preparaban para volver.


Encontraron al unicornio en silencio pastando en la hierba corta en el borde de un anillo de champiñones. Era una visión surrealista, viendo esa criatura grotesca cortando la hierba con sus dientes selacios.

Su cabeza se alzó y los miró directamente mientras el Equipo de Evaluación Sparkplug se detuvo al borde del claro. Los cuatro se congelaron en su lugar, mirando en silencio a la mortífera criatura.

El unicornio resopló, luego caminó lentamente hacia Spider y bajó la cabeza hacia ella, acariciando su mano extendida.

Spider tragó nerviosamente mientras la criatura se frotaba la nariz y la cara contra la suya, el olor cocido y con cetonas de su aliento flotando a su alrededor como un miasma de muerte.

Entonces el sol se levantó y desapareció en un abrir y cerrar de ojos, dejando atrás una nube de luciérnagas que, con la misma rapidez, desapareció de la vista.

"No pensaba que fueras virgen", dijo Bullfrog, suavemente.

"¿Luego de mi reasignación de identidad? Seh. Supongo que lo soy", susurró Spider.

Se frotó la cara, donde el unicornio la había acariciado. Dejó una escama pequeña y vidriosa. La escama misma pronto se desvaneció en polvo, dejando sin rastro de que alguna vez había existido.

"Muy bien", dijo Bullfrog, aclarando su garganta. "Tenemos un largo paseo de regreso. Empecemos".


D. C. al Fine cerró el informe de misión y lo arrojó a su escritorio, encima de una pila ordenada de impresiones, lecturas e informes.

"A final de cuentas", dijo a nadie, "el Equipo de Evaluación Sparkplug lo hizo mejor de lo que cualquiera esperaría".

"Los augurios nunca mienten", replicó la Oradora a los Humanos, Su imagen agrupándose en la pantalla de la computadora de al Fine. "Las diosas de Silicón predijeron este resultado".

"Al igual que Su Majestad Satánica", susurró Marcus Crowley en su oído. Cada palabra venía con el aroma a azufre y los matices de los gritos de los condenados. "Estaba equivocada al desconfiar de sus habilidades".

"Entonces, ¿por qué suenan tan decepcionados?", preguntó al Fine.

"No es—"

La Subsecretaria General abrió otro archivo y lo arrojó al escritorio. "El informe completo del augurio de las Nornas de Silicón", dijo al Fine. "Y no preguntes donde lo conseguí. No voy a decirles. Las Nornas predijeron una probabilidad del 95% de éxito de la misión. Pero también predijeron una probabilidad del 50% de tensiones crecientes con la Fundación. Lo que es interesante, porque hay otros equipos que tenían más o menos la misma probabilidad de éxito de la misión, pero con posibilidades mucho menores de cabrear a la Fundación".

"Y en cuanto a ti… los Científicos Satánicos siempre objetaron la mantención de la Coalición de la Constitución Arturiana con los Reinos de Faerie, ¿no es así?" continuó al Fine. "Y el escenario más probable si el equipo Sparkplug no hubiera arremetido con la Fundación habría sido un aumento de la tensión con Fae. Y de repente y coincidentemente, tengo dos organizaciones que nunca se han dado ni la hora formando un bloque de votación para empujar al Consejo a que ponga al Equipo Sparkplug de vuelta en el campo. Interesante".

"No sé lo que estás insinuando—".

"No insinúo nada. Lo estoy diciendo sin rodeos. No usen a la División PHYSICS para avanzar en sus agendas personales otra vez", dijo al Fine, tajantemente. "Si alguna vez detecto algo similar de cualquiera de ustedes…"

Levantó la mano y pulsó un botón. Inmediatamente, las imágenes tanto de Marcus Crowley como de la Oradora a los Humanos se estremecieron cuando dos Equipos de Ataque aparecieron en sus respectivos lugares, desactivando sus capas de invisibilidad y levantando sus rifles hasta los hombros.

"…sé quienes son y dónde están", concluyó. "La próxima vez que vean a estos chicos, será la última vez que verán".

"No puedes—"

"Al diablo que no puedo. Prioridades de la Primera y Segunda Misión. 'Supervivencia de la raza humana' y 'Ocultación del Mundo Paranormal' triunfa sobre proteger la vida de dos seres humanos individuales. Se levanta la sesión".

Golpeó su teclado una segunda vez. Los Equipos de Ataque bajaron sus rifles, reactivaron sus capas de invisibilidad, y volvieron a desvanecerse entre la oscuridad.

Lo último que D. C. al Fine vio fueron las expresiones enfadadas y asombradas de los representantes de las Nornas de Silicón y de la Iglesia de Satán (Científica) desvanecerse en la pantalla. No perdonarían esto pronto.

Por otra parte, ella tampoco.


"Ahora comenzamos la fase más importante de cualquier misión", dijo Bullfrog, levantando su jarra de cerveza. "Birras después de la misión con el equipo. ¡Por una misión exitosa, y porque ninguno de nosotros fue herido ni muerto!".

"Y por una máscara meada salvando el día", añadió Skunkboy.

"Escuchen, escuchen".

Los cuatro miembros del equipo tintinearon sus jarras y tomaron largos sorbos de su espumosa cerveza: Lucky Killigan artesanal. La barra no existía en ningún mapa o en ningún directorio: técnicamente, era una expendio ilegal, sin una licencia de licores. Teniendo en cuenta que el propietario, el camarero, y todos los invitados eran todos agentes de la COG, el gobierno local era comprensiblemente laxo para sacarlos.

Spider tomó otro largo sorbo de cerveza, saboreando la fría y amarga cerveza, antes de bajar el vaso y limpiar su garganta. "No quiero ser mórbida", dijo delicadamente, "Pero hay algo que me he estado preguntando".

"Adelante, Spider", dijo Bullfrog, sirviéndose otra cerveza.

"¿Cómo murió Beagle?" preguntó Spider.

Los otros tres miembros del equipo se congelaron en su lugar. "¿No lo sabes?" preguntó Skunkboy.

"Su archivo solo decía 'Muerto en Acción'. No decía nada más que—"

"Fue devorado por un dragón", dijo Kitten.

"Técnicamente, una Forma de Vida No-Autóctona de otra dimensión…" indicó Skunkboy.

"Medía cien metros, tenía escamas, volaba y escupía fuego".

"No escupía fuego, técnicamente. Escupía sodio y fósforo blanco coloidal—"-

"Dragón" insistió Kitten.

"Bien, era un dragón". dijo Skunkboy. "Como sea, eso se lo comió".

"Lo rostizó vivo y se lo comió como pollo apanado", acordó Kitten.

"¿Sabes cuáles fueron sus últimas palabras? 'Esperen, chicos. Lo tengo'. Qué jodido idiota".

"Por el Agente Beagle". dijo Bullfrog, levantando su jarra otra vez. "El hombre más valiente, glorioso y jodidamente idiota que he conocido".

"Salud".

Chocaron las jarras y bebieron.

"Secuencia"
« INICIO | Volver al Hub de la COG | "Ataque" »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License