Puerta de Jano
Puntuación: 0+x

Desde que Zhi Xin había regresado de liderar el ataque a Larissa, Arjun la había visto mordisqueando un pedazo de pan viejo. Su rostro estaba arrugado en una expresión que Arjun juzgó como dos partes de frustración y una parte de desprecio. Los dos estaban sentados en la cafetería de la instalación que actualmente sirve como sede de la Insurgencia en Grecia. El Consejo O5 no les había dado los recursos para construir sus instalaciones según los estándares de la Fundación. ¿Y por qué lo harían? La Insurgencia pretendía ser una facción renegada de todos modos, ¿y qué renegado disfrutaría de condiciones de vida superiores a los que están en el poder?

"Extraño la comida de los Supervisores", dijo Zhi Xin. Tiró el pan en su plato.

"Nos inscribimos para esto, Xin."

"¡Completamente falso! Nunca elegimos convertirnos en Clases-D. Tampoco la elección de unirse a la Diestra Roja fue realmente una elección. Eso requiere elecciones aproximadamente equivalentes y atractivas. Las cuales no estaban disponibles."

Arjun suspiró. "Y si no nos registramos para esto, lo hacemos porque es lo correcto."

"Tu lo haces porque tu crees que es correcto."

"Basta", dijo Arjun. "¿Qué pasó durante la redada?"

“No había ningún SS Ahnernerbe que encontrar. El templo estaba vacío.

“¿La Coalición?”

"Tambien ausente, dado que los Ahnernerbe no estaban allí. Derrotamos a la Ahnernerbe en lo que sea que quisieran y al vencer a la Ahnernerbe vencimos al COG."

Xin comenzó a morderse las uñas. Ella se movía constantemente de una posición a otra, encorvándose, recostándose, descansando su cabeza. Arjun pensó en partículas de gas rebotando en una cámara presurizada. Al cabo de un rato, volvió a recoger el pan, lo dio vuelta en sus manos y lo volvió a dejar.

“Tomamos lo que el Ahnernerbe buscaba. Esperamos que vinieran, matamos a la mayoría de ellos. Nos fuimos antes de que la Coalición apareciera. Estándar, cosas de rutina, Arjun. ¿Por qué estás tan interesado?

"Normalmente no actúas tan aburrido, Xin. Me preguntaba si algo estaba mal."

"Era estándar, rutina. ¿Por qué no me aburriría?"

Las palabras de Xin hicieron eco en el vacío de la cafetería. Arjun dejó que su atención se alejara de Xin. Miraba fila tras fila de asientos vacíos, mesas de metal y luces brillantes que parpadeaban de vez en cuando. Había una pregunta molesta en el fondo de su mente, y por más que lo intentó, no pudo tapar la fuga en la presa bloqueando todas sus dudas lo suficientemente bien como para evitar que se escapara.

"Me pregunto qué habría pasado si el Ahnernerbe se hubiera puesto sus manos en la cosa", dijo Xin.

"¿Qué?"

"Quiero decir, ¿nunca te preguntas, a veces? ¿Qué pasaría si los "chicos malos" ganan? Para ser honesto, nos estamos quedando sin ambiguos chicos malos. Ellos son los nazis hechiceros, Arjun. Disfrútalos mientras duren, porque el COG no está teniendo nada de esto."

Arjun negó con la cabeza. "No tienes ningún sentido."

"Mira, si no puedes imaginar el mundo donde ganan los malos, ¿entonces qué? ¿Cuáles son los riesgos? ¿Qué está en riesgo? Por eso la imaginación es importante, Arjun. Porque te enseñará el motivo."

¿Por qué estoy aquí?

La pregunta inundó la mente de Arjun. Arjun intentó repetirse a sí mismo: el Consejo O5 defiende a la humanidad, y si el Consejo O5 necesitaba una organización que hiciera el trabajo de la Fundación al tiempo que lo absolviera de responsabilidad, que así sea. Pero el diluvio arrasó esa respuesta. La ideología se volvió débil y distante ante los ojos de Arjun, y se dio cuenta con una oleada de pánico que sin eso no había nada más a lo que aferrarse. Y luego, tan pronto como llegó, la pregunta retrocedió, dejando atrás una mente que no estaba muy segura de si la pregunta había llegado en absoluto.

"Entonces, ¿En busca de que iba el Ahnernerbe?"

"Un Motor V8 de automóvil."

"¿Propiedades anómalas?"

Xin se encogió de hombros. "No tocar la cosa, no la mirarla. Ya sabes. Protocolo estándar. Estamos probando la cosa ahora. Demonios si quiero estar a cargo, sin embargo. Las pruebas son terribles ".

"Así que no tenemos idea de lo que es la cosa."

"Lo único emocionante de toda esta prueba, sí."

Emocionante. Arjun pensó en los Supervisores. La gloria y el prestigio tenían cierto olor (incienso y rosas, tal vez) cuando ardían y arrojaban humos de humo al aire. Ese olor llenó la nariz de Arjun cuando pensó en su propia posición. Era uno de los elegidos, los pocos elegidos, aquellos que se paraban al lado del O5 y hacían retroceder la marea de…

Emocionante. Pero no había nada que hacer.

"Yo evitaría a Michelle mañana si fuera tú", dijo Xin. Ella bostezó ampliamente.

"¿Por qué?"

Xin se echó a reír, antes de levantarse y volverse para irse. “Su invento maravilloso no funcionó en la redada. Resulta que la memética es una mierda después de todo. Buenas noches, Arjun.

"Buenas noches, Xin."


A los seis pies siete, Michelle Richardson estaba muy por encima de los otros siete miembros del Alto Mando de la Insurgencia. Todos estaban a la vista, por lo que todos sabían que ella estaba perpetuamente hambrienta. Durante años, Arjun había estado vagamente al tanto de que había algo tentador al acecho fuera de los límites trazados por la Fundación, algo poco profesional e insalubre, no científico y muy posiblemente salvaje. Él lo ignoro; Michelle lo ansiaba.

Cuando Arjun la encontró en el techo de su centro de investigación, mirando las luces del horizonte de San Francisco en la distancia, tenía un lienzo de pintura delante de ella. Era imposible ver lo que ella estaba pintando en la oscuridad. Cuando Arjun se acercó, notó varios frascos de vidrio ensuciando el piso.

"¿Cómo estás, Arjun?" Preguntó ella.

"Bien. Gracias."

"¿Puedo hacer algo por ti?"

"No. Solo vine aquí por un poco de aire fresco. A veces se congestiona en el cuartel.”

"Mm"

Michelle se volvió hacia su pintura, mientras Arjun permanecía en silencio detrás de ella. Después de unos segundos, se dio la vuelta y miró a Arjun a los ojos. Sabía que no podía observar a Michelle sin ser observado de nuevo, y más duro. Si ella tuviera las cosas a su manera, el universo se organizaría de tal manera que siempre se vería a través de sus ojos.

"Hablemos, Arjun. No me gusta cuando solo te quedas allí. Quiero que hables. Vamos a tener una conversación. Empezaré: ¿cuál es tu opinión sobre el motor?"

Arjun parpadeó. "No creo que debamos…estar tan seguros de que el motor es realmente…"

“Cada investigador que ha estado expuesto al motor, sin excepción, ha logrado un avance milagroso en un campo de ciencia anómala. ¿Crees que el universo es tan caótico que un resultado probabilísticamente imposible como este simplemente sucede sin fanfarria?"

"No lo sé, Michelle."

La Insurgencia había ido demasiado lejos.

Durante años, Arjun había visto las señales del mundo, había visto esas señales que eran rectas y ordenadas, había visto esos signos que se retorcían y aullaban. Sabía lo que era seguro y lo que era peligroso. Luego se le había ordenado que se sumergiera en la jungla de lo anómalo y en ese corazón de oscuridad de alguna manera trazaba un camino a través de la tortuosa tierra. La voz de guía de lo alto le había ordenado que comiera la fruta prohibida, y así lo hizo, y…

¿Qué significaba usar lo anómalo? Independientemente de los objetivos alcanzados, de la victoria obtenida, lo anómalo era parte de ese resultado. Arjun sabía que lo anómalo comenzaba a echar raíces en su cuerpo. Cuando llegó el día en que ya no podía llamar al alienígena paranormal, cuando vio las señales en su propia alma y estas lo torcieron, Arjun supo que se perdería definitivamente.

"Tienes miedo", dijo Michelle.

"No tengo miedo."

"No me mientas. Puedo ver el miedo en tus ojos. Tienes miedo del motor. Es entendible. Pero nuestro trabajo es usar lo anómalo. Es nuestra tarea.”

“En última instancia, nuestro trabajo es contener lo anómalo porque es peligroso. Porque plantea riesgos inaceptables para la sociedad humana."

Michelle se echó a reír. "¿La sociedad humana? ¿De qué valor es la sociedad humana de todos modos? Por lo que sabemos, la sociedad humana se ha construido sobre una mentira y, personalmente, no me gustan los engaños."

Arjun no sabía si Michelle comprendió la ironía de lo que estaba diciendo.

"Imagina lo que podríamos hacer con el motor", dijo Michelle. “Es una fuerza para el progreso. Si la Fundación utilizara el motor, podríamos lograr cosas maravillosas. ¿Qué entiende ahora la Fundación? Meméticos. Amnesticos. Es por eso que tenemos una sustancia memetoamnésica alucinógena. Nos permite ver el mundo más allá de la realidad, brindándonos una visión sin paralelo del presente y el futuro. ¿Y si entendiéramos el concepto de sapiencia? ¿El alma humana o no humana? ¿Doblar la realidad?

"Entonces, ¿qué ha dicho el Consejo O5?"

"Todavía tengo que presentarles un informe."

Arjun parpadeó.

"¿Qué?"

“Por muy prometedores que sean los resultados, no deseo dar al Consejo O5 ninguna falsa esperanza. Sería embarazoso. Necesito más pruebas y más tiempo. E incluso cuando estoy listo, no se puede enviar un informe de inmediato, especialmente teniendo en cuenta la absoluta seguridad con que deben estar las comunicaciones entre nosotros y el Consejo O5."

"Pero al menos los resultados preliminares, para que sepan."

"Estoy supervisando todas las investigaciones sobre el motor. Los ocho de nosotros habíamos decidido previamente que este sería el caso. ¿Estás cuestionando mi autoridad?

"No. No, no lo estoy, pero…Michelle, estamos en deuda con el Consejo O5. Nos han elegido para ser sus soldados más confiables."

Incluso en la oscuridad, podía sentir la intensidad de la mirada de Michelle. “No estoy haciendo nada más que honrar la confianza que han depositado en nosotros. No sirvo más que para hacer el mejor mañana por el que trabaja el Consejo O5. ¿Tu a qué sirves?

A lo largo de la conversación, Michelle había avanzado lo suficientemente cerca como para que él hubiera tenido que matarla si tuviera alguna duda sobre sus intenciones. Sintió que sus ojos lo agarraban, lo diseccionaban y lo sometían a la fuerza implacable de su voluntad. No dijo nada porque sabía que si se rendía, ella lo liberaría.

Sin decir nada, Michelle pasó junto a Arjun y salió de la azotea.

Arjun se quedó mirando el cielo hasta que el sol salió y la luz se derramó sobre él. Ahora, él podía ver la pintura. En medio del cielo nocturno sobre el horizonte de San Francisco, una estrella brillaba más que todas las demás. Ocho rayos de luz emanaban de la estrella. Cada rayo se curvó y luego se dividió en más y más líneas de luz que se esparcieron por el cielo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License