Primer Día
Puntuación: +1+x

Joshua Thomas Eichburg miró con incredulidad en la habitación frente a él. Era más pequeña que cualquier otra oficina que hubiera visto en el FBI, tal vez del tamaño de un dormitorio. Era la única que había visto sin ventanas. Dos de las siete luces del techo se habían apagado. Seis escritorios habían sido empujados contra las paredes. En una de ellas, una mujer bajita con un traje azul estaba tecleando en una computadora. En otro, un hombre de mediana edad estaba leyendo un libro y fumando un cigarrillo. Una segunda mujer, alta y de piel oscura, estaba leyendo el contenido de un sobre manilla. Ninguno de ellos lo notó. Él buscó un buen lugar para poner la caja de suministros que llevaba.

“¡Oye, debes ser el chico nuevo!” Joshua sintió que alguien le daba golpecitos en el hombro. Se giró y vio a un joven escuálido con cabello rubio desordenado sonriéndole. “Joshua, ¿cierto?”

Joshua asintió. “Sí”.

Las tres personas en la oficina se volvieron para mirarlo ahora. Le dieron una media señal de saludo. Volvieron a sus escritorios.

“Ah, ignóralos”, dijo el joven. “Solo están celosos”. Él extendió una mano. Joshua tendió la suya. “Bueno, mi nombre es Isaac. Yo era el más nuevo, hasta que llegaste. Ella es Sabrina”, él señaló a la mujer de piel oscura, “Jessie”, a la mujer que tecleaba, “y Matthew”, el otro tipo. “¿Alguna pregunta?”

“No pueden ser todos”.

“Son todos. Nosotros cinco, nos encargamos de manejar todos y cada uno de los "incidentes inusuales" en la costa este”.

Sin mirar, Matthew gruñó, “Cinco ya son muchos”.

Isaac negó con la cabeza. “Matthew tiene algunas opiniones fuertes sobre la utilidad de nuestro grupo. Lo mejor es ignorarlo. Ese es tu escritorio”.

Joshua puso la caja en el escritorio indicado. Al igual que los demás en la habitación, estaba hecho de plástico barato, con una marcada falta de integridad estructural. Uno de los cajones solo se cerró a la mitad. Cuando la caja cayó sobre ella, emitió un largo ruido. Joshua rápidamente tomó la caja y la colocó en el piso.

“Quiero mostrarte algo”, dijo Isaac. Estaba de pie al otro lado de la habitación, en otro escritorio. Joshua se acercó y vio tres objetos sobre él, un centavo, una copia del número 430 de Action Comics y una estatuilla de bailarina.

“Esto”, dijo Isaac con un dejo de orgullo, “es la colección”.

“¿La colección de qué?”

Isaac solo sonrió. Levantó el penique, lo giró para que Joshua pudiera ver ambos lados. “Te presento un penique normal”.

“Sorprendente”, dijo Joshua.

“Se pone mejor”. Isaac lo tiró contra la pared. Cayó sobre el escritorio, e hizo un dramático barrido con sus manos hacia él. “Contempla”.

Joshua contempló. En lugar de cara o cruz, el penique mostraba un tercer lado, un ojo grande. Joshua lo recogió y lo dio vuelta. El lado inferior era cruz. Lo giró hacia atrás y vio que el ojo había vuelto a ser cara. “¿Qué demonios?”

“Y se pone más cool”, dijo Isaac. Estaba sonriendo como un niño que acaba de salirse con una travesura particularmente desagradable. Lo volteó de nuevo, y mostró una imagen de George Washington en lugar de Lincoln. Un tercer lanzamiento reveló un pavo con una rama de olivo y un manojo de flechas en las garras. “Salvaje, ¿eh? Esta es nuestra colección”.

“Su colección”.

Nuestra colección. Eres uno de los nuestros ahora, hombre. Estás contemplando 20 años de herencia de la UdII”.

“Bien. Pero solo hay tres cosas”, dijo Joshua. Miró el cómic y a la bailarina.

“Tres cosas inusuales”, dijo Isaac, y puso el centavo de nuevo en la mesa. “Hemos encontrado otras cosas, pero normalmente no conseguimos quedárnoslas”.

Joshua se rió. “¿Qué, alguien te quita eso? Grandes hombres de negro que dan miedo y tienen acentos divertidos?”

Antes de que Isaac pudiera responder, sonó el teléfono de Joshua. Él respondió, y una voz dijo “Hola Joshua. Este es Escape”. La voz era masculina, suave, cortante y profesional. En el fondo, Joshua podía oír a dos personas charlando.

“No conozco a nadie llamado Escape”, dijo Joshua. Cuando lo hizo, el cuerpo de Isaac se apoderó de él. Sabrina y Jessie se levantaron y corrieron hacia él. Matthew los ignoró.

“¡Dame el teléfono!” siseó Sabrina. “Déjenme hablar con él”.

“No le des este teléfono a nadie más”, dijo la voz. “Sólo escucha. Probablemente estés enojado y frustrado. Entendemos eso. Tu futuro acaba de ser aplastado. Has sido transferido a una unidad con fondos insuficientes, donde las carreras de los agentes van a morir. Crees que estarás atrapado por el resto de tu vida persiguiendo fantasmas y a Pie Grande y otras fantasías. ¿Es esto correcto?”

“Quizás”, dijo Joshua. Los otros lo miraban solemnemente. “Eso depende de quién sea”.

“Joshua, somos la gente que está aquí para decirte que estás equivocado. El trabajo que harás en la UdII importa mucho. Todo lo que te han dicho, todo es real. Y vas a ayudar a proteger al mundo de eso”.

“No estoy seguro de si lo entiendo”.

“Llamaremos. Cuando lo hagamos, asegúrate de responder”. La voz colgó. Joshua miró su teléfono. “¿Qué carajo fue eso?”

“Ah”, dijo Isaac.

“Una gran pila de mierda, caído justo en tus jodidos pantalones,” dijo Matthew. Él apagó el cigarrillo y se puso de pie. “Voy a dar un paso aquí y decir que te dijeron un poco acerca de "salvar el mundo". De que nuestro trabajo es "importante". ¿Es eso?”

Joshua asintió.

“Déjame decirte lo que realmente querían decir. Somos sus idiotas. Estamos aquí para besarles el trasero, sonreír, decir 'gracias señor, puedo tener otro', luego ir a buscar un gran paquete de uvas y dárselo. Llamarán, nos enviarán a algún maldito recado, luego nos darán palmadas en la espalda y nos enviarán con una paleta en la mano”.

“Eso… no creo que responda mi pregunta”, dijo Joshua.

“Lo que Matthew está tratando de decir, en su propia manera poco elegante”, dijo entonces Jessie, “Es que la persona esa miente. No sabemos quienes son exactamente, pero son inmensos. Con recursos e influencia a escala gubernamental. A veces llamarán, siempre con una tarea de baja categoría con la que no se van a molestar. Ellos son los que se llevan la mayor parte de lo que encontramos, como decía Isaac”.

“Maravilloso”, suspiró Joshua. “Justo cuando pienso que esto no podría ser más degradante”. Sacó su teléfono y tecleó el *69. No pasó nada. Lo arrojó al escritorio. “¿Entonces eso es todo? Todo lo que buscamos es real, y no podemos hacer nada al respecto”.

Jessie asintió.

“A veces hacemos cosas al respecto”, repicó Isaac. “Podemos hacer cosas por nuestra cuenta. Simplemente no es muy efectivo”.

“¿Cosas como encontrar centavos, dices?”

“¡Sí! Exactamente. Hacemos replanteos algunas veces. Quiebres. Es uh, normalmente nada. Pero a veces, ya sabes, tenemos suerte”.

Joshua se frotó las sienes y miró a Sabrina. “¿Y tú? ¿Qué piensas de todo esto?”

Ella se encogió de hombros. “Creo… es bueno que no seamos las únicas personas que manejan esto. Si fuéramos lo mejor que la humanidad tenía para ofrecer, esa no sería una muy buena señal, ¿verdad?”

Matthew resopló.

“Bueno. Bueno. Tal vez esto podría ser algo bueno”. Joshua se pasó los dedos por el pelo. “Al menos significa que no estamos persiguiendo nada ¿no?”

La habitación estaba en silencio.

“Maldita sea, tiene que haber algo que podamos hacer. Debemos saber algo, ¿verdad? Tenemos algún tipo de presupuesto, incluso si no es nada. Somos agentes del FBI. Eso significa algo, ¿verdad?”

La habitación estaba en silencio.

Se dirigió a su escritorio y comenzó a desempaquetar la caja. “Claro”.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License